Por Marcelo Castillo

Se hace necesario ir más allá de conmemorar … agreguemos también: dialogar, reflexionar. Pese a que han transcurrido 529 años desde el desembarco de Colón, aún nos falta debate en torno al significado del 12 de octubre, desde el punto de vista de la historicidad y a la vez, desde intento genuino de comprender nuestra realidad actual. En este sentido, construyamos una pedagogía descolonizadora que nos permita mayor conciencia de la historia y su relación con las creencias, los valores, la cultura del presente, los determinismos que están en el trasfondo psicosocial. Qué interesante sería acelerar y por qué no, concluir el periodo histórico de descolonización de América respecto al llamado primer mundo.

La llegada de los españoles a fines del siglo XV, sin duda,fue un acontecimiento fundamental para la historia del continente, dicho desde la mirada del invasor. Un acontecimiento traumático, si hago el ejercicio de imaginar cómo lo vivieron y sufrieron los pueblos originarios que fueron arrasados a punta de espada y cruz.Desprecio a la vida humana, robo, saqueo, apropiación de recursos naturales, limitación de la libertad, concentración del poder, uso de la fe para sometimiento y manipulación de subjetividades … me refiero a los periodos de Conquista violenta y colonización sometedora, entre los siglos XVI al XIX … ¿Alguien puede decir que esos tiempos de sometedores y sometidos, no tienen nada que ver con nuestra realidad presente, 5 siglos después?

Esta fecha nos recuerda la necesidad de preguntarnos acerca del aporte que ha hecho la educación para descolonizarnos, como sujetos y como sociedad, para reivindicar nuestro derecho a la autodeterminación, a ser pueblos libres de imposiciones económicas, ideológicas o morales …con soberanía real y no aparente.

Por último, el día 12 de octubre, aparte de contener una memoria histórica ligada a abusos de poder, desde los conquistadores, desde la corona y desde la iglesia, también nos recuerda qué aún falta mucho en el camino de rescatar la memoria de los pueblos originarios, de conocer, comprender y valorar la sabiduría de sus hombres y mujeres. La Educación, en la senda descolonizadora y de la pedagogía crítica, puede abrir caminos paravisibilizar las raíces que sustentan nuestra identidad como pueblo no homogéneo, sino diverso, que se piensa a sí mismo y que continúa en proceso de alcanzar una plena independencia, o mejor dicho, en proceso de alcanzar la desconolización definitiva.

Dicho todo lo anterior, la mejor forma de conmemorar el 12 de octubre desde el ámbito educacional, es dialogar y reflexionar juntos en torno a nuestra soberanía, nuestra convivencia democrática, nuestra interculturalidad y el rol histórico que nos toca, en nuestro paso por este tiempo y espacio americano.