La educación de personas jóvenes y adultas no es remedial, sino una educación que garantiza derechos.

El evento consultivo preparatorio para América Latina tuvo la tarde del 28 de julio su primer encuentro promovido por la Plataforma por la Educación de Personas Jóvenes y Adultas (EPJA) hacia la CONFINTEA denominado EPJA, oportunidades para las diversidades más invisibilizadas, se presentaron los aportes de los diferentes sectores de la sociedad civil que hacen parte de la EPJA, y se trabajó sobre los ejes: de educación para personas privadas de la libertad, personas con discapacidades, población LGBTIQ+, personas en situación de movilidad humana, educación campesina e indígena, y personas adultas mayores. Allí se dialogó entorno a los avances, obstáculos y desafíos para la EPJA en el marco de un enfoque de aprendizaje a lo largo de la vida.

El encuentro se desarrolló mediante mesas de diálogo, marcadas por la intervención de invitados e invitadas que desde sus experiencias motivaron los diálogos en busca de evidenciar los aprendizajes y desafíos desde la gestión de experiencias EPJA en procura de consensuar recomendaciones que se propongan a los Estados en el compromiso por este derecho humano.

Para Francisca Morales- de la Asociación para una Mejor Integración Social del Adulto Con Discapacidad (AMISADAC) Hogares Especiales, la importancia de la educación para jóvenes con discapacidad, especialmente de autismo, ha aumentado el 200% en los últimos 2 años, por lo cual requiere de educadores/as especializados/as en abordar las múltiples discapacidades para que tanto como jóvenes y personas adultas con discapacidad puedan acceder a una educación formal de calidad.

Parte de este criterio de educadores especializados también lo compartió Cristiane Fialho – CIEJA Perus I São Paulo, Brasil al mencionar el encuentro de culturas donde se tiene lugar un proceso dialéctico de enseñanza y aprendizaje, donde la mezcla de docentes, estudiantes con la comprensión de la dimensión cultural diversa, posibilitando la expansión de perspectivas.

Para Cristiane, hay varias dimensiones, una de las cuales puede darse de manera orgánica, a través de la interacción de estudiantes y estudiantes de múltiples culturas dentro del entorno escolar. Todo esto puede servir para comprender las diferencias y convergencias que existen con Brasil en relación a Haití, que es la principal comunidad atendida por CIEJA Perus en relación a la movilidad humana.

Por su parte, desde Colombia, Patricia Jojoa, lideresa joven, estudiante EPJA del resguardo Quillasingas Refugio del Sol y participe de la Minga ASOYARCOCHA hizo énfasis en la necesidad de que se reconozcan los conocimientos tradicionales propios y se lleven a una misma balanza. “No debemos caer en el error de darle mayor o única importancia al conocimiento de la ciencia, de la academia o de los modelos. Desde las comunidades y colectivos la vida gira alrededor de muchos conocimientos que hacen que nos desenvolvamos en la vida respetando la sabiduría y reconociendo a los sabios y sabedores” dijo, Patricia.

En la oportunidad, estuvieron presentes Miguel Ángel Muñoz, Técnico Profesional de la Coordinación de Educación Permanente de Jóvenes y Adultos del Ministerio de Educación de Argentina, Emilia Alvear -Directora Nacional de Educación para personas con Escolaridad Inconclusa de Ecuador, por Venezuela, Nancy Ortuño Rojas, Viceministra de Educación Media y Belkis Sánchez, Directora General de Educación de Jóvenes, Adultas y Adultos, directores, coordinadores, referentes y organizaciones de la sociedad civil.

Es importante mencionar que cada una de las modalidades educativas, a pesar de sus particularidades y diferencias encuentren puntos en común que nos lleva a reflexionar sobre la valoración de la educación como un camino de transformación hacia las sociedades. Se hace indispensable la especialización en educación para personas en situación de cárcel, para personas con discapacidad y sobre todo la identificación clara de las barreras existentes para garantizar el acceso permanente a la educación regular para el ejercicio y disfrute del derecho humano a la educación.

Para Miguel Muños, del Ministerio de Educación de Argentina, hay que entender que la educación de personas jóvenes y adultas no es remedial, sino una educación que garantiza derechos. Tiene una impronta propia que sigue construyendo día a día.

Igualmente, se planteó la importancia de la actualización al concepto de alfabetización que abarque también el ámbito digital y la democratización del internet; y dentro de ello la construcción de contenidos a partir de los múltiples contextos territoriales.