El presidente cubano agradece la solidaridad expresada en Cuba y en otras partes del mundo para reclamar el fin del bloqueo “criminal” de EE.UU. contra la isla.

“Gracias a todos los que ayer dejaron su descanso de domingo y salieron a las calles, soleadas o frías de ciudades distantes, para tender Puentes De Amor y exigir en todos los idiomas el fin de un crimen que dura demasiado”, ha afirmado este lunes el mandatario cubano, Miguel Díaz-Canel, en su cuenta de Twitter.

De este modo, el presidente cubano se ha referido a las movilizaciones realizadas durante el fin de semana en más de 70 ciudades del mundo en rechazo a la política de Washington, como parte de la Tercera Caravana Mundial de Solidaridad con la isla.

Con marchas, desfiles y otras iniciativas, los manifestantes reclamaban el fin del bloqueo económico, comercial y financiero que mantiene Estados Unidos contra Cuba desde hace más de seis décadas, recrudecido a niveles sin precedentes en los últimos años pese al repudio internacional a esa política.

En la isla se realizaron también manifestaciones en diferentes provincias, denunciando los efectos de las más de 240 sanciones que en este momento pesan sobre Cuba, aplicadas por la Casa Blanca en los últimos cuatro años. “No al bloqueo genocida e inhumano”, fue una de las consigas de los manifestantes cubanos.

Las relaciones entre La Habana y Washington se enfriaron con el endurecimiento de sanciones del pasado Gobierno de Donald Trump, luego que su antecesor Barack Obama, proyectara un acercamiento.

Pese a que el presidente de EE.UU., Joe Biden, durante su campaña, había prometido revertir las nuevas sanciones de Trump, hasta el momento, todo sigue igual.

Según las autoridades cubanas, entre abril de 2019 y marzo de 2020, la agresión estadounidense a la isla causó pérdidas en el orden de los 5570 millones de dólares, cifra récord para un año, y los daños acumulados en seis décadas ascienden a 144 413 millones de dólares.

El artículo original se puede leer aquí