Jesús Rosales Falcón es co-portavoz de Verdes Equo Canarias elegido tras la última renovación de responsabilidades pero, sobre todo, es técnico auxiliar de enfermería de salud mental del Servicio Canario de Salud, donde desarrolla su labor desde hace más de doce años.

Con él, hemos hablado de salud mental en las Islas, de exclusión social y de medidas de fondo que puedan dar respuesta a estas problemáticas.

Pressenza: ¿En qué consiste su labor diaria exactamente?

Jesús Rosales Falcón: Trabajo en un equipo de atención comunitaria de salud mental en Gran Canaria; es un equipo multidisciplinar que utiliza el tratamiento asertivo comunitario como modelo de trabajo, tratamos a personas con enfermedad mental grave que básicamente son personas con esquizofrenia, trastorno bipolar, o sea trastornos psicóticos. Son personas que viven en exclusión social o en riesgo de exclusión social y que no acuden a la red de salud mental.

Nuestro equipo está formado por psiquiatras, enfermeros, trabajadores sociales y técnicos auxiliares de enfermería.

Somos un servicio del Servicio Canario de Salud y trabajamos con los medios que tiene la comunidad en el lugar donde está el usuario, y cubrimos de esa manera todas las necesidades que este necesita para trabajar en su rehabilitación y que pueda volver a los recursos normalizados. Trabajamos literalmente en la calle y con los recursos que existen en ella.

Pressenza: ¿Hay un perfil específico de paciente que se dé con más regularidad? mujeres, hombres, jóvenes, mayores…

JRF: El perfil varía como lo hace el de las personas sin recursos, la mayoría son nacionales que han pasado anteriormente por algún dispositivo de salud mental y más de la mitad con patología dual.

Pressenza: ¿Con qué diferencias, si las hay, se ha encontrado en esta situación de confinamiento, en su trabajo, con la situación antes del estado de alarma?

JRF: Pues la diferencia que hemos encontrado todos en una situación como esta de incertidumbre y tan nueva. No hay unas diferencias muy grandes como se puede creer con respecto al resto de las personas en esta situación. Es más en el confinamiento mi experiencia es que nuestros usuarios lo han llevado mejor que muchos de nosotros. Algunas de las características de nuestros usuarios como el aislamiento, la falta de recursos o el carecer de estructura social o familiar, que hasta ahora los excluía de la sociedad, en el fondo mi opinión personal, es que se les ha normalizado. Incluso creo que la falta de estructura social y ese aislamiento es un factor protector frente al covid.

Pressenza: Como trabajador ¿Cuáles son las principales dificultades con que se encuentra a la hora de realizar su labor?

JRF: Pues las dificultades de trabajar con la pobreza. La falta de recursos adecuados necesarios para trabajar con las personas de exclusión; los recursos no han evolucionado como ha evolucionado la sociedad y también el desconocimiento y el rechazo que existe hacia la pobreza y la locura.

Pressenza: ¿Cuáles son los principales errores que ve en el sistema actual de gestión de la atención a la enfermedad mental y cuáles sus consecuencias?

JRF: Yo creo que un factor importante es la falta de información sobre qué son las enfermedades mentales, es mas yo diría el desconocimiento del trabajo que se hace desde la red de salud mental y sus profesionales. La no normalización de la salud mental como cualquier otro aspecto de nuestra salud y lo importante que es para nuestra vida diaria. También la necesidad de adecuar recursos a las nuevas necesidades sociales y fomentar,. o implantar aún más, el trabajo en la comunidad.

Pressenza: Como miembro de un partido verde ¿cuáles son las medidas que proponen para eliminar la exclusión social, especialmente de los enfermos mentales? ¿es cuestión de dinero?

JRF: La exclusión social en las islas abarca a un perfil muy amplio de la sociedad y se debe tratar, no de manera específica a ciertos colectivos, sino de manera global.

Nosotros tenemos 4 propuestas básicas:

  • Apostamos por una Renta Básica Universal Incondicional, un ingreso básico
  • Un modelo de Atención Social Comunitaria que cambie este modelo asistencialista y burocratizado que está claro que no ha sido útil para combatir la pobreza.
  • La implantación del modelo “Housing Firstque asegure un techo para vivir.
  • También un nuevo modelo de Alquiler público al estilo del modelo Viena . Creemos que es la manera de poder tener acceso a una vivienda que rompa el modelo de viviendas de protección oficial que termina creando guetos de gente con pocos recursos y es además una manera de moderar el precio del alquiler que es un gran problema en Canarias.

Pressenza: Desde hace algunas semanas se vienen sucediendo artículos y noticias sobre el aumento de la problemática mental, y de esta asociada al aumento del riesgo de exclusión social por la crisis del covid-19 ¿cuál es su percepción al respecto?

JRF: Está claro que esta crisis trae también una crisis económica importante y más con la dependencia de un modelo turístico basado en las masas como es el caso de Canarias. Por otro lado, venimos de una situación social en las islas muy difícil con más de un 30% de la población en riesgo de exclusión ya antes de la pandemia.

Con respecto a la salud mental, la vida a nivel mundial nos cambió en un mes, con todo lo que eso significa; nos enfrentamos a una situación de miedo, incertidumbre e inestabilidad de manera rápida y eso requiere un proceso de adaptación que no hemos tenido. Gran parte de la sociedad nunca se ha visto en una situación como esta .

Yo creo que aún estamos viviendo una situación de shock colectivo y no hemos pasado a la fase de adaptación y de asimilación de esta realidad. Tal vez esa fase de shock está durando mucho más de lo que muchos somos capaces de llevar.

Pressenza: Su partido defiende una Renta Básica Incondicional, ¿cree que eso puede ayudar a mejorar la situación de las personas con problemas mentales y en exclusión social?¿de qué manera?

JRF: Pues como le puede mejorar la vida a la gente en general. El hecho de tener un recurso económico incondicional te da tranquilidad y capacidad de elección y de no dependencia de las administraciones o de situaciones laborales de explotación.Tener una vida digna es fundamental en el proceso de recuperación de una persona con enfermedad mental.

Pressenza: ¿Cómo ve el futuro de la atención mental y la exclusión social en España y especialmente en Canarias?

JRF: En realidad dependerá exclusivamente de decisiones políticas, de los recursos que se dedique a este área de la salud, y la planificación que se realice sobre las necesidades de ahora en salud mental . Las diferentes administraciones públicas tienen que coordinarse y dar la importancia que tiene la salud mental para nuestra vida, y la situación que estamos viviendo ojalá sirva para que las administraciones y la sociedad empiece a ver lo importante y necesaria que es. Yo soy optimista, en las islas la red de salud mental tiene profesionales con ganas de hacer cosas, implicados y formados . Algo importante desde mi punto de vista es que se empiece a visualizar el trabajo que se hace desde los dispositivos de salud mental, cómo es el trabajo de los profesionales de la red y cómo influye ese trabajo en la vida de la gente. La salud mental sigue teniendo un estigma y se fomenta ese estigma desde los medios de comunicación y en otros ámbitos de la sociedad pero, desde mi experiencia personal, eso tiene mucho que ver con el desconocimiento en general que hay sobre la salud mental y sobre el trabajo que hacen los profesionales, que es mucho y variado.

La gente en general solo asocia el trabajo de salud mental a psiquiatras y psicólogos clínicos, pero hay enfermeros ( se desconoce que hay enfermeros especialistas en salud mental), técnicos auxiliares de enfermería, monitores, trabajadores sociales, celadores, integradores sociales, educadores etc.. que conforman la red de salud mental en las islas.

Yo creo que el modelo de atención social en las islas tiene que ser cambiado y pasar de un modelo asistencialista a un modelo de atención comunitario.

Si eso se hace y las administraciones se coordinan para hacer planes reales teniendo en cuenta la situación real social en las islas y colocan esto como una prioridad urgente, pues yo creo que sí se puede ayudar a que mucha gente que lo está pasando mal, y que lo va pasar mal, salga de esa situación. Estas dos premisas y la implantación de una renta básica universal en las islas sería lo que desde mi punto de vista puede dar resultado en una situación tan grave como la que estamos viviendo. Esta claro que el modelo actual no funciona ni soluciona las necesidades de los isleños en situación precaria ni les da herramientas para salir de la exclusión social y no volver a caer en ella.