Las protestas con velas, los golpes a recipientes metálicos, el toque de bocina de los autos, el boicot a los negocios de propiedad militar y la renuncia de parte del personal médico de primera línea fueron algunas de las acciones emprendidas por los ciudadanos de Myanmar para exigir la restauración del gobierno civil tras el golpe militar del 1 de febrero.

El Ejército del país, conocido localmente como el Tatmadaw, tomó el poder, impuso un estado de emergencia de un año y detuvo a los líderes de la Liga Nacional para la Democracia (LND), que obtuvo un segundo mandato en las elecciones de noviembre de 2020. El Ejército dijo que el golpe era “inevitable”, y citó la preocupación por el supuesto fraude electoral que dicen que empañó la credibilidad de la reciente votación. Los funcionarios electorales han rebatido estas acusaciones.

Los internautas protestaron contra el golpe en las redes sociales: muchos han puesto sus perfiles de Facebook en rojo, el color del partido, o han mostrado etiquetas con la imagen de la galardonada con premio Nobel Aung San Suu Kyi, emblemática líder de la LND.

A las 18:00 horas del 2 de febrero, muchos habitantes de la excapital, Rangún, encendieron velas como símbolo de resistencia contra el golpe.

Además a las 20:00 horas, los vecinos de varios barrios alrededor de Rangún golpearon recipientes metálicos en señal de protesta, como se muestra en el video a continuación:

Tocar «ollas de hierro»

Durante las protestas, las personas coreaba “Fin a la dictadura militar” y “¡Que May’Amay (madre) Su (Aung San Suu Kyi) esté bien!”.

Rangún está botando a los demonios.
La gente en el centro de Rangún golpea ollas y toca la bocina contra el golpe. Golpe en Myanmar.

El cacerolazo se conoce como Campaña Than Pone Tee. Un manifestante explicó a Global Voices el significado del término:

Traducción
Than Pone significa olla de hierro. Than Pone Tee significa Tocar ollas de hierro. En nuestra tradición se hace esto para expulsar a los espíritus malignos.

Nay Phone Latt, activista y exparlamentario, se inspiró en las protestas pacíficas:

Traducción
La gente está golpeando ollas de metal para derrocar al gobierno militar que tiene hambre de poder. Es desgarrador ver a la gente que utiliza cualquier medio que pueda reunir contra el dictador militar que utiliza las armas. Caída de la dictadura militar.
Golpe en Myanmar.
Salvar al Myanmar
Desobediencia civil

Los médicos se pronuncian

Mientras tanto, las asociaciones médicas y los hospitales de todo el país han emitido declaraciones en las que piden a los médicos que participen en la desobediencia civil y que no acudan a trabajar a partir del 3 de febrero.

La página de Facebook Movimiento de Desobediencia Civil, creada para coordinar el boicot de los médicos, ya tiene más de 150 000 seguidores. También hay grupos estudiantiles que están apoyando a la campaña.

Algunos funcionarios médicos han enviado su carta de dimisión:

Tras el golpe, los médicos lideran campaña de desobediencia civil.
“Tenemos un gobierno que hemos elegido. No permitiremos que el ejército forme un gobierno”, dijo un médico y profesor de la Universidad de Medicina 2 en Rangún.

La organización Justicia para Myanmar también ha pedido a la gente que boicotee al proveedor de servicio de telecomunicaciones MyTel, de propiedad militar, y a otros comercios afiliados con el Ejército. El boicot ha ido adquiriendo fuerza sobre la marcha.

Myanmar estuvo gobernado por una junta militar durante varias décadas, hasta que una transición democrática condujo a la formación de un gobierno civil en 2010. El Partido de la Unión, la Solidaridad y el Desarrollo (USDP), respaldado el Ejército, perdió las elecciones generales de 2015 frente a la LND. Sin embargo, la Constitución de 2008, redactada por los militares, garantiza que determinados puestos del gabinete y el Parlamento se reserven a ellos.

El artículo original se puede leer aquí