Desandando selectivamente el paso de la Historia

29.10.2020 - Limache, Chile - Howard Richards

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Desandando selectivamente el paso de la Historia
(Imagen de Bo Lind Knudsen)

Me gustaría ayudarlos. ¿Por dónde llegaron?

Me gustaría proponer una forma de hacer posible lo imposible, partiendo desde la premisa de que los principios jurídicos básicos y las condiciones culturales de la economía global, en este momento, imposibilitan que la humanidad y la biosfera sobrevivan a las crisis que causan durante mucho más tiempo. Si superamos las calamidades de hoy, supongo que las mismas causas que las iniciaron, generarán nuevas; a menos que las instituciones humanas se alteren radicalmente. Generarán más incompetencia para hacer frente a nuevos y peores ataques de virus, más incendios forestales, una desigualdad más extrema, más refugiados económicos desesperados que cruzan las fronteras como inmigrantes ilegales y reacciones más hostiles contra ellos, un clima más extremo, más violencia, más políticas insensatas, más racismo … Como metodología para cambiar lo anterior de forma radical sugiero desandar selectivamente la construcción histórica y social de la realidad que nos condujo a ellos.

No es que desconozca los horrores del pasado, o que no esté agradecido por las bendiciones de la modernidad. Entre estas últimas, cuento las lecciones que aprendemos y la motivación que sentimos, debido al eterno fracaso de la modernidad para cumplir sus promesas: su liberté, égalité, fraternité (1789); su gobierno del pueblo, por el pueblo y para el pueblo (1863); su tratado de ilegalización de la guerra (1928); su declaración universal de derechos humanos (1948); su Acuerdo de París sobre el Cambio Climático (2016)… Si las promesas nunca se hubieran hecho, sentiríamos menos inspiración y menos indignación. Sabríamos menos sobre cómo funciona el mundo.

Mientras tanto, la modernidad también ha traído logros concretos por los que agradecer. Sus logros nos aconsejan evitar resolver nuestros problemas aún no resueltos, de manera que resuelvan problemas que ya se han resuelto, como la dificultad logística de abastecer un supermercado con productos de calidad a precios asequibles.

Mi enfoque está en la tradición judeocristiana, porque es la mía, y también por una razón más importante. El sistema mundial moderno comenzó de la misma forma que el sistema universal europeo. La religión europea fue su interlocutor. Partiendo desde Europa y, en cierta medida, de los 13 Estados Unidos originales, se expandió para incluir al resto del mundo principalmente por la fuerza de las armas. La construcción social de la jurisprudencia básica, la economía y la religión civil que constituyen la OMC, el FMI, el Banco Mundial, la OCDE, las bolsas de valores, los bancos, etc… han sido dependiente de dicha ruta. De hecho, todas las organizaciones del mundo que hoy existen, legales e ilegales, públicas y privadas, militares y civiles, son fases finales, por ahora, y al menos en parte, de procesos que comenzaron en Europa. Esta en sí misma no es un verdadero continente, sino una península de Asia que primero adquirió una identidad propia como un cuasi-continente separado porque era “La cristiandad”. Las instituciones del mundo hipermoderno globalizado de hoy, invariablemente tienen su origen en la larga lucha del capitalismo por nacer en el lugar donde nació”. (Monares 2005)

A continuación, defiendo los caminos sin recorrer hacia la hipermodernidad actual, que comenzó en la premodernidad europea, y se remonta a las propias raíces de Europa en el Cercano Oriente. Conozco personas cuyas naciones experimentaron Europa por primera vez al ser conquistadas por ella. Y que también se esfuerzan por lograr lo mejor de ambos mundos, sintetizando lo mejor de lo antiguo con lo mejor de lo nuevo. Sus contextos origen son el africano, el americano precolombino, el musulmán, el hindú y el chino. A juzgar por sus comentarios en 1978 cuando fue invitado a pronunciar el discurso de graduación en Harvard, Alexander Solzhenitsyn buscó una síntesis similar para Rusia. Aprovechó el día de graduación para diagnosticar una sobredosis de modernidad que paralizaba a los Estados Unidos. Demasiados estadounidenses se habían tragado por completo la definición de libertad del siglo XVIII de Diderot: “Libertad significa que eres libre de hacer lo que la ley no prohíba.” (Solzhenitsyn 1978)

Des-andar el contrato de status

Mi desandar cristiano (con raíces judías) es paralelo a sus recorridos, en su mayoría poscoloniales. La mía comienza por desviar el camino del estatus al contrato que, según Sir Henry Maine, es el camino que conduce a una sociedad tradicional y define una sociedad moderna. Desandar el camino histórico, desmantelando selectivamente el camino del estatus, al contrato que, según la famosa teoría de Sir Henry Maine publicada en 1861, nos hizo modernos; encontramos que cada victoria de los derechos sociales humanos es una victoria del estatus. Nos acerca al día en que podamos decirle a todo niño recién nacido, cuyo primer impulso es amamantar del pecho de su madre, “Sí querida, el mensaje de tu madre es cierto; Realmente estás a salvo y seguro aquí en este mundo al que has llegado. No estás destinado a crecer para ser un recurso humano que pueda o no tener valor en el mercado laboral. La Declaración Universal de Derechos Humanos es una promesa que la humanidad se hizo a sí misma y está cumpliendo su promesa. Crecerás para tener dignidad, para tener la condición de persona, y por lo tanto tendrás atención médica, tendrás empleo, tendrás educación y una pensión adecuada en tu vejez”. (Maine 1893)

Como han propuesto los obispos de Chile (Santiago 1971), la verdadera libertad no es la libertad del esclavo emancipado, libre de ofrecerse a sí mismo en venta en el mercado laboral, que puede o no encontrar un comprador que calcule que será rentable ofrecerles un contrato de trabajo. Y quiénes pueden tener o no una cama y un dormitorio para dormir por la noche, quiénes pueden o no tener atención médica cuando están enfermos o lesionados, y pueden o no tener apoyo para mantenerse después de la edad de jubilación; dependiendo de si logran venderse en el mercado laboral a un precio lo suficientemente alto como para ganar suficiente dinero para alquilar o comprar una vivienda, pagar las primas del seguro médico y ahorrar para la vejez. La verdadera libertad es la libertad del miembro de la familia amado con amor incondicional. (The Freedom of a Christian, 13)

Des-andar la propiedad como dominación, de regreso a la propiedad como responsabilidad

Para ayudarnos a desandar el camino histórico de la propiedad como dominación, y movernos a propiedad y el talento como dones, para ser administrados para servir a otros (Lucas 12:48; 1 Corintios 4: 7), recurrimos a los historiadores y antropólogos que demuestran con hechos que No hay nada universal o natural en el derecho absoluto a la propiedad que muchos asumen hoy como universal y natural. No solo no es universal. Ni siquiera es nuestra propia tradición occidental.

Digo “con hechos” para contrastar con las ficciones de la jurisprudencia moderna que triunfó en la Europa de los siglos XVII y XVIII. Hoy, mientras luchamos por hacer frente a Covid, economías estancadas y un desempleo masivo que probablemente sea permanente, las primeras ficciones inflexibles modernas compiten con filosofías funcionales y pragmáticas que intentan hacer del derecho parte de la solución y no parte del problema. Un ejemplo de inflexibilidad: la ficción de que nuestros antepasados lejanos fueron nobles salvajes (o una vez hubo razón pura, o verdad evidente, o padres fundadores) en quienes la Naturaleza ya había inculcado el principio de los derechos absolutos de propiedad. Estos se unieron para fundar una sociedad. Lo hicieron firmando un contrato que establecía que los derechos absolutos de los propietarios eran eternos y no podían ser cambiados por sus descendientes. Como ha demostrado Michel Foucault (Society Must be Defended. 1997), la jurisprudencia moderna se ha basado en la ficción de que la base del derecho es tal contrato solo porque los partidarios de esa ideología ganaron las guerras civiles.

Si dejamos atrás la historia europea solo unas décadas más allá de la Revolución Francesa de 1789 y la Revolución Británica de 1689, encontraremos que las tradiciones europeas mismas, y no solo los pueblos poscoloniales que recuperan sus identidades después de la liberación de la dominación europea, apoyan el cuidado y compartir. En Occidente mismo, hoy (2020) hay oleadas de apoyo a las comunidades de solidaridad, emprendimiento social, nuevos acuerdos ecológicos, compartir conectando cosas adicionales con la necesidad de otra persona a través de Internet, software libre y negocios que sirven a todas las partes interesadas, incluido el medio ambiente. Hay oleadas de apoyo para reconstruir las redes de seguridad social, deshacer la captura de ganancias de productividad en un 1% y prohibir todos los muchos fraudes poco éticos pero legales, como la recompra de acciones y la ocultación del dinero en fideicomisos secretos.

Dejando de caminar la historia, nos encontramos con que Occidente mismo, como el Este y el Sur poscoloniales, está recuperando su identidad. Ni Jean Calvin ni Martin Luther (y ciertamente no su tocayo Martin Luther King Jr.) estarían en desacuerdo con Santo Tomás de Aquino cuando escribe: todo lo que tienes no es solo tuyo; también pertenece a los necesitados a quienes puedes ayudar con tu excedente. (Summa Theologica, 340)

Des-andar el camino de estar impulsado por el dinero a ser impulsado por la misión

Esta última propuesta se sube a un tren que ya está rodando. Ha estado rodando durante mucho tiempo y recientemente ha ocupado un lugar central como una visión psicológica capaz de resolver los problemas no resueltos de la economía. Estaba listo para rodar cuando Moisés le dijo al Señor: «Aquí estoy» (Éxodo 3: 4).) Se rodó cuando el Señor envió a Moisés en una misión para liberar al cautivo Israel de la servidumbre en Egipto, diciendo “Ciertamente estaré contigo; y esto será una señal para ti, que te he enviado: …) (Éxodo 3:12) La misión de Moisés se convirtió en el tema central de la Torá, y por lo tanto, un componente fundamental del Antiguo Testamento cristiano, y una parte integral del patrimonio común del Pueblo del Libro reconocido por el Islam. En el siglo XX fue la pieza central de la Teología de la Liberación. Anteriormente, cuando los eruditos occidentales habían comenzado a tomarse en serio a Oriente, algunos ya habían planteado la hipótesis de que quizás los conceptos hindúes y budistas del dharma desempeñaban funciones sociales similares y eran más antiguos. Pero no se detiene ahí. Cuanto más aprende la ciencia sobre los seres humanos, más aprende que somos criaturas que necesitan respuestas a las preguntas: ¿Quién soy yo? y porque soy yo Victor Frankl pudo demostrar que las personas que viven con un propósito más allá de ellos mismos son más resistentes. Es más probable que sobrevivan y se mantengan cuerdos incluso en las dificultades extremas y la humillación de un campo de concentración nazi. Otros psicólogos relacionan la motivación con la identidad. Las noticias no siempre son buenas. Aunque el potencial genético humano está codificado biológicamente para ser codificado culturalmente, y las culturas son infinitamente variadas, algunos resultados son más probables que otros. En condiciones favorables, la mayoría de los humanos, independientemente de su cultura, sienten empatía por aquellos que sufren y son leales a las convenciones del clan o nación con la que se identifican. Sin embargo, pueden sentir indiferencia u hostilidad hacia personas que no son como ellos. El concepto de derechos humanos universales no es un instinto. Debe aprenderse. Deberíamos considerar propuestas como las de algunos filósofos africanos para enseñar principios antiguos de Ubuntu (“Yo soy porque tú eres”) como contribuciones a la educación universal en derechos humanos.

La práctica del Apóstol San Pablo, autor de los primeros textos cristianos, hace una contribución especial al tren de hoy que lleva numerosas versiones de una economía responsable y verde impulsada por la misión. El negocio de Pablo era hacer tiendas de campaña. Cuando hubo hecho suficientes tiendas de campaña para ganarse la vida, deliberadamente siguió haciendo más tiendas para crear un excedente para compartir con los necesitados. (Hechos 20: 33-35) En cuanto a sí mismo, Pablo no codiciaba los lujos. Hoy en día, lo que Pablo haría al fabricar carpas se ha transformado en lograr crear valor social.

Des-andando el camino histórico que nos llevó a donde estamos, los humanos debemos aprovechar el día, carpe diem. El desempleo masivo, más el auge actual de una vida ética y con propósito, además de un flujo continuo de tecnologías superproductivas que se ponen en marcha, se suman a la oportunidad. Deberíamos hacer la transición al día en que los seres humanos dedicarán su tiempo a realizar actividades intrínsecamente valiosas (deportes, música, ciencia, filosofía, danza, religión, estudios, jardinería, yoga, etc.) mientras la tecnología avanzada produce más y mejores bienes y servicios, y crea más excedente para compartir.

Categorías: Cultura y Medios, Internacional, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Mujeres

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.