Los vecinos del barrio de Abrantes (Carabanchel) de Madrid se están movilizando para evitar que el centro público de salud sea desmantelado, como ya ha ocurrido con otros centros, dentro de la política privatizadora de la sanidad pública que está llevando a cabo el gobierno madrileño, aprovechando la pandemia.

 

Por Arturo Viloria

Vídeo con imágenes de las movilizaciónes

Los vecinos del barrio de Abrantes en Madrid llevan semanas sufriendo la falta de médicos en su centro de salud. Muchos han tenido que desplazarse a otros centros mas lejanos. Es un barrio de mucha gente mayor y de un poder adquisitivo bajo y los problemas son serios para gran parte de su población, de unas treinta mil personas.

Después de toda la palabrería hueca con que se dirige a los madrileños, el gobierno de Ayuso no ha aportado a este centro, como a ninguno de Madrid, ni refuerzo sanitario, ni rastreadores, ni ninguna ayuda.

Al contrario, son ya treinta centros de salud de la Comunidad que se han cerrado en los últimos meses. Ayuso acelera en su carrera por el desmantelamiento de la sanidad pública mientras favorece las empresas privadas sanitarias donde medran sus asesores.

Pero en esta ocasión se ha encontrado con una respuesta firme de vecinos y organizaciones vecinales. Por ello es importante, como efecto demostración, apoyar a los vecinos y vecinas de Abrantes. Si no paramos esta agresión a la sanidad pública, cerrarán mas centros de salud y también ambulatorios y hospitales. Ésta es una dirección deshumanizadora y violenta que es urgente modificar.

Citando a Silo en “Cartas a mis amigos”, “Si la salud y la educación son tratadas de modo desigual para los habitantes de un país, la revolución implica educación y salud gratuita para todos, porque en definitiva esos son los dos valores máximos de la revolución y ellos deberán reemplazar el paradigma de la sociedad actual dado por la riqueza y el poder. Poniendo todo en función de la salud y la educación, los complejísimos problemas económicos y tecnológicos de la sociedad actual tendrán el enmarque correcto para su tratamiento. Nos parece que procediendo de modo inverso no se llegará a conformar una sociedad con posibilidades evolutivas”.

Los Humanistas de Carabanchel nos sumamos a los vecinos y vecinas de Abrantes en su reivindicación de una sanidad pública universal y de calidad y exigimos el regreso de los médicos a su centro de salud. Y llamamos a toda la población para que difunda, apoye y, si es posible, participe en sus movilizaciones.