Encuentro con Marie Doutrepont: «nuestros hijos nos pedirán cuentas por nuestra actitud» sobre el campo Moria y la política de acogida de la UE

27.09.2020 - Bruxelas, Bélgica - Tatiana De Barelli

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Alemán

Encuentro con Marie Doutrepont: «nuestros hijos nos pedirán cuentas por nuestra actitud» sobre el campo Moria y la política de acogida de la UE
(Imagen de Sidi Diarra)

Marie Dutrepont en Moria: «cada pedazo de humanidad desaparece como una gota de agua en una losa de cemento caliente».

Marie Doutrepont es una abogada belga, autora del libro «Moria: Crónicas del limbo de Europa», ediciones 180° – 2018. Después de leer su libro, decidimos entrevistarla. Queríamos conocerla mejor y valorar el trabajo de todos los que trabajan con refugiados. También esperamos que aquellos que no se sientan preocupados hoy, se animen a leer las cartas publicadas en este libro, escritas como un salvavidas cuando estaba en el campo de Moria.

La entrevista se realizó un día antes del anuncio del nuevo Contrato de Migración Europea 2020 (EMC 2020) y a la sombra del incendio que tuvo lugar en la «vergüenza de Europa» en el Centro de Recepción e Identificación / Campamento Moria. Marie Doutrepont habla con sinceridad y corazón de su experiencia en Moria, donde prestó voluntariamente asistencia jurídica a decenas de solicitantes de asilo atrapados entre las restrictivas leyes europeas y la imposibilidad de regresar a su país de origen.

¡Acabamos de enterarnos de esto! Hace unos días, el gobierno griego reemplazó a Moria, que se incendió, por una nueva estructura en Kara Tepe (un lugar cerca de Moria, Lesbos). Esta entrevista expresa la preocupación de todos, no sólo por el cambio de la estructura del campamento (agua caliente, más baños, alimentación y alojamiento adecuados) sino también por los servicios que, según los tratados, la UE está obligada a ofrecer a las personas que se acercan al continente en busca de protección internacional. El derecho de asilo es inalienable y la forma en que este derecho es violado por el acuerdo UE-Turquía y las políticas generales de asilo de la UE hoy en día son una vergüenza y empañan la cultura humana occidental. Como ya hemos escrito en muchas ocasiones, las soluciones existen y se pueden encontrar profundizando en el paisaje humano de estos lugares más remotos.

Vídeo en Francés, la transcripción traducida al Castellano está a continuación:

Transcripción del video

¿Por qué te quedaste en el Campamento Moria?

Llevo trabajando en la ley de extranjería desde el principio. Me especializo en el derecho de asilo.

Durante diez años, he visto a gente venir a decirme las razones por las que huyeron de su país.

Hubo una parte de la historia que sigue siendo un agujero negro, una parte de la historia que, como abogado, no cuestionamos tan a menudo, porque estamos más interesados en la persecución en el país de origen. Esta es la parte de la historia que concierne a lo que llamamos «la ruta de vuelo». Y más concretamente, me interesaba saber cómo se trata a los solicitantes de asilo en Europa, en las fronteras de Europa, en esos lugares que son lugares de anarquía, en esas tierras de nadie que se llaman «puntos calientes» que se crean en las fronteras de Europa.

Y luego circuló un anuncio de una organización que buscaba abogados voluntarios para prestar asistencia jurídica en estos puntos calientes y yo inmediatamente me postulé y tuve éxito. Así es como me fui para allá.

¿El proceso de entrevista para los solicitantes de asilo constituye una violación de los derechos humanos?

Por definición, el proceso, el procedimiento de asilo en Moria es eminentemente cambiante. Los procedimientos son muy confusos, inestables, las reglas cambian todo el tiempo… Es muy difícil poder brindar una consulta legal, aunque sea un poco, a las personas que solicitan asilo, precisamente porque todo cambia. Cuando llegué, hace ya tres años y medio, teníamos una reunión legal al principio de cada semana. Todos éramos abogados especializados en derecho de asilo. Eso significa que todos teníamos nociones bastante precisas del derecho europeo, pero existían todos los procedimientos específicos de Moria que no dominábamos y, de una semana a otra, a veces los procedimientos cambiaban completamente.

Así que, claramente, esta vaguedad legal, esta incapacidad de explicar cómo va a suceder, es ya una enorme fuente de violencia. Así que sólo eso, sólo el hecho de que ni siquiera puedo explicarte en detalle cómo va el procedimiento, está cambiando tanto; cambió cuando yo estaba allí, ha cambiado varias veces desde entonces, ya es una violación básica de los derechos humanos para las personas que están completamente confundidas, que realmente necesitan tener una perspectiva, para entender en qué se están metiendo, de qué forman parte. Claramente ya es una violación. No hay duda de que, a todos los niveles, hay violaciones de los derechos fundamentales.

El primer gran problema es la detección de lo que llamamos gente «vulnerable». En Moria existía un procedimiento para las personas que llegaban a la isla, es decir, las que llegaban a Europa, donde se clasificaban básicamente en «vulnerables» y «no vulnerables». Pero es un poco irónico porque alguien que llegó en una canoa atestada, que pensó que moriría, que a veces vio a la gente a su lado en su bote ahogándose… De hecho, por definición, ¡todos son vulnerables! Pero hay que determinar quién es más o menos vulnerable, y ahí ya fue muy problemático porque la determinación de esa vulnerabilidad se hace en pocos minutos, a veces sin un intérprete, con muchos obstáculos, lo que significa que esas personas a veces no van y dicen que tienen problemas porque temen que si dicen que están enfermos, será perjudicial para su solicitud de asilo.

Recuerdo un ejemplo: un hombre congoleño que había sido horriblemente torturado, tan torturado que todo su cuerpo estaba cubierto de ampollas, y cuando se levantó la camisa y se la mostró al médico que estaba haciendo la exploración, él (el médico) pensó que tenía una enfermedad de la piel y le prescribió una pomada para la piel y lo clasificó como «no vulnerable».

He conocido a gente que estaba en una situación insoportable, pero una vez que han sido mal etiquetados, es muy difícil volver.

También está la cuestión de la demora.

Tengo un amigo que recientemente fue a Moria y dijo que las personas que llegaron en diciembre de 2019 tuvieron sus audiencias de asilo en 2021.

Así que Moria, que pretendía ser un campo de tránsito para gente que sólo se quedaba unos días, o incluso una o dos semanas… Ahora es realmente un campo donde la gente se va a quedar por mucho tiempo. También es una violación de los derechos humanos obligar a las personas a estar en un campo de concentración. Es un campo donde se concentran las personas, porque estamos hablando de 20.000 personas en un campo con una capacidad de 2.500 plazas.

No hay suficiente ayuda legal en absoluto. Cuando estuve allí, había unos seis abogados para, en ese momento, 7-8.000 personas. Por lo tanto, no hay suficiente para que la gente esté preparada adecuadamente. Y no hay asistencia. Aquí en Bélgica, cuando alguien presenta una solicitud de asilo, lo acompaño a su audiencia. Allí era casi imposible, no hay autorización, no se permite que los abogados extranjeros los acompañen, etc. Todo es tan problemático en todos los niveles. Realmente no hay nada que valga, ya sea información, transmisión de información, claridad… incluso para los abogados de asilo, a menudo no entendíamos nada al respecto, sobre la capacidad de las normas que cambian todo el tiempo, sobre el tiempo que toma procesar la solicitud. De hecho, la primera etapa era la vulnerabilidad, la segunda era ver si se podía enviar a la gente de vuelta a Turquía.

Tan pronto como se consideró que uno formaba parte de un grupo con una alta tasa de reconocimiento de la condición de refugiado, como los sirios, por ejemplo, primero se comprobaba si se le podía enviar de vuelta a Turquía. Y tan pronto como se considerara que Turquía era una alternativa segura, que se le podría enviar de vuelta a Turquía con una garantía mínima de que no se le enviaría directamente a Siria. De hecho, ni siquiera estábamos examinando el fondo de la solicitud de asilo, la razón por la que dejaron su país de origen y por lo tanto hay una clara violación de la Convención de Ginebra – la Convención de Refugiados – que obliga a todos los Estados signatarios a examinar, al menos, para decir «¿por qué has venido aquí? ¿Cuál es tu motivo? Y ahí, de hecho, hay procedimientos que se ponen en marcha a nivel europeo, para decir: «no vamos a examinar el motivo de la huida, el motivo por el que las personas presentan una solicitud de asilo», precisamente a las personas que tienen una nacionalidad que, a priori, un alto porcentaje de las cuales requiere protección.

¿El acuerdo de la UE con Turquía tenía como objetivo acelerar el procedimiento?

No creo que fuera para acelerar el procedimiento. Era para detener – odio estos términos – estamos hablando de flujos, olas, estallidos, oleadas, etc. Siempre son imágenes como si fuera un tsunami, un desastre natural. Así que, cuando se produjo esta gran «ola» de gente que llegó en 2014, 2015, hubo un deseo de frenar, de ver cómo podíamos ponerle fin. No creo que el deseo principal fuera acelerar el procedimiento de asilo. No creo que esa haya sido nunca la intención. Estoy convencida, y lo estoy aún más cuando leo el testimonio de la gente que me ha buscado. He leído el libro de Ziegler «La vergüenza de Europa» y es interesante ver que realmente tenemos el mismo análisis, decir que Moria no es sólo negligencia, no es sólo mala gestión. Es una política deliberada para dar un mensaje a la gente que quiere venir a Europa diciéndoles: «Miren lo que le hacemos a la gente que viene aquí. Los tratamos mal, los tratamos como perros, los dejamos morir en un campamento» y esperamos que estas personas se lo digan a otros y que tenga un efecto disuasorio. Por lo tanto, el acuerdo UE-Turquía nunca tuvo la intención de acelerar la tramitación de las solicitudes de asilo. Era para tratar de frenar la llegada y dejar que la gente languidezca en una especie de «tierra de nadie» donde la gente está en Europa pero no está del todo allí y como tal, sí, funciona bastante bien.

¿Tiene algún consejo que dar a las ONG presentes en el terreno?

Es una pregunta complicada. Realmente no sé cómo responder. De hecho, es tan complicado trabajar en Moria porque sientes que estás vaciando el mar con una red de aterrizaje. Para mí, hablar de mi experiencia -y así es como escribí este libro- lo que me ayudó, lo que me pareció absolutamente necesario en cualquier caso, fue testificar, decirme a mí misma que, en realidad, lo único que quizás podía hacer era decir lo que está sucediendo, denunciarlo, dar ejemplos y ver que afecta a la gente. Creo que lo que hizo que este libro tocara a la gente es que acabo por contar las historias de la gente, de los seres humanos. Cuando veo los testimonios que leo de otras personas que están en Moria o que han estado allí, a menudo son sólo historias de vida. Conocieron a hombres, mujeres y niños que les contaron sus historias y les contaron cómo iban las cosas en Moria. Y me parece que esto es esencial. Y después, pero aquí es más bien el abogado quien habla, creo que tenemos que pensar en cómo podemos también comprometer la responsabilidad de nuestras autoridades europeas que autorizan, apoyan y permiten todo esto.

Pero creo que hay una responsabilidad de decir lo que está sucediendo en Moria porque hay una voluntad muy, muy decidida de crear una Omerta. No se puede tomar una foto en el campamento, no se puede tomar una foto fuera del campamento; en principio, todas las personas que trabajan en el campamento como voluntarios tienen que firmar un acuerdo de confidencialidad en el que se comprometen a no decir nada sobre lo que sucede en el campamento. Así que hay una voluntad de mantener este secreto. Y funcionó durante un tiempo. Encuentro que en los últimos años, desde que he vuelto, han salido más y más testimonios y la gente está empezando a ser más consciente de lo que está pasando. Pero creo que tenemos que seguir adelante. Tenemos que decirnos a nosotros mismos que es una oportunidad el estar allí; y que tenemos que seguir contando lo que vemos allí.

¿Cuál es la actitud de los belgas hacia los refugiados de Moria?

¡No hay reglas! Sólo mira el paisaje político. Tenemos un país con, al menos en Flandes, una mayoría de extremistas de extrema derecha. Hay gente muy, muy hostil, que tiene mucho miedo a la migración. Y luego hay gente, como por ejemplo la plataforma de ciudadanos, gente que está muy comprometida.

De hecho, lo que es interesante es que se ha creado una conciencia, debido a la negligencia culpable del Estado belga, que se negó a acoger a la gente y, como resultado, hay personas que no tenían antes un compromiso político o una convicción más clara sobre estas cuestiones, que se dieron cuenta de que había algo malo en la forma en que se trataba a la gente. Así que es un poco como en todas partes, no hay reglas. Hay algunas cosas muy, muy bonitas que suceden y luego hay muchos temores, por desgracia, que están muy motivados políticamente.

¿Abrir las fronteras o continuar levantando los muros?

Creo que, en cualquier caso, hay algo malo en la forma en que se está manejando este asunto en este momento. Obviamente. ¡Estamos creando un genocidio en el Mediterráneo! Y espero que dentro de 5, 10 años, nuestros hijos nos miren con miedo y digan «pero, ¿qué has hecho? «Que habrá un Nuremberg del Mar Egeo, del Mar Mediterráneo. Todas las personas que hemos dejado, a veces muy, muy conscientemente, que se ahoguen allí, o cuyo ahogamiento hemos creado. Un artículo reciente del NY Times muestra cómo los funcionarios griegos toman a las personas que a veces tienen la condición de refugiados en Grecia o en lugares críticos, las ponen en botes y las dejan a la deriva y las envían de vuelta a Turquía. Así que hay algo realmente loco, una máquina que se vuelve loca…. Te da la impresión de que no hay límite para lo que puedes infligir a esta gente. Entonces, algo obviamente no funciona, eso es obvio. Y podemos ver que, dondequiera que lo hayamos hecho, la construcción de muros -ya sea en México o en Palestina- sólo exacerba las tensiones, crea más violencia.

Creo que debemos hacer una distinción: hay personas que huyen de su país por razones de asilo, porque están buscando refugio en otro país, y no pueden volver a su país.

También hay personas que huyen por otros motivos y que, lamentablemente, no obtienen protección porque, de hecho, no cumplen plenamente los criterios del Convenio de Ginebra. Huyen porque si se quedan, se morirán de hambre. Y eso no se reconoce como un criterio para obtener protección internacional. Y luego están todos aquellos que quieren arriesgarse y tener un mejor futuro para ellos y sus hijos. ¡O que son curiosos! Es parte de la realidad humana, diría yo, querer ir y ver lo que está pasando al otro lado de la montaña! ¡Y nunca vamos a detener eso! Es intrínsecamente humano.

El problema es que obligamos a la gente a intentar un viaje sin retorno posible. Porque una vez que se van, tienen que vender todo lo que tienen, a veces todo el pueblo ha contribuido. O, simplemente, ya no tienen la posibilidad porque su pueblo ya no existe.

Creo que abriendo las fronteras, siempre habrá gente que venga porque no tiene otra opción. También habría gente que viene porque, de hecho, «quieren probar otra cosa». Y entonces se dan cuenta de que no es lo suyo, o podrían irse más fácilmente.

Esto es lo que China ha hecho. Por lo tanto, no digo que China sea un modelo en este sentido, pero podemos ver que esto es lo que China ha hecho con muchos países africanos: haber abierto las fronteras y ver que, de hecho, hay todo un comercio que tiene lugar con personas que van y vienen.

Creo que estamos un poco centrados en la idea de decir que tenemos que mantener este dique y que el día que se rompa, vamos a tener una especie de inundación sin fin. Creo que podríamos, en cualquier caso, abolir los visados de corta duración. Decir que cualquiera que quiera venir a Europa por menos de tres meses, como nosotros, como europeos. Si queremos ir a cualquier parte del mundo por menos de tres meses, podemos hacerlo. Después de eso, tienes que volver después de tres meses y, si quieres sentar cabeza, puedes considerar otro tipo de reglas. Pero creo que hay algo a lo que renunciar en ese sentido.

Es más belga-belga, pero recientemente leí una entrevista con Louis Michel, que no puede ser acusado de ser un hombre de izquierda y que también aboga por eso. En realidad dijo: «debemos abrir las fronteras a África, eso promovería el comercio y el intercambio».

Puedo ver el número de personas que llegan aquí y que, de hecho, tal vez les gustaría volver a casa pero para quienes no es posible porque su familia está aquí, que saben que, si regresan, ya no podrán ver a su familia; que les gustaría, por ejemplo, poder venir durante dos meses, ver a sus nietos en el verano y luego volver a casa. Así que, hay realmente algo en lo que trabajar, para deconstruir alrededor de esto y aquello, estoy hablando a un nivel más amplio, no estoy hablando sólo de los solicitantes de asilo o los refugiados. Hablo de toda la gente que quiere emigrar.

Pero todo se encuentra bajo el mismo encabezado. Creo que hay algo que debe ser deconstruido a este nivel y no sé cuál será el resultado,

No soy la Sra. Irma (N.d.T. Nombre de un sitio web sobre las artes adivinatorias, la clarividencia y la predicción) pero creo que tenemos que intentar algo más porque lo que estamos haciendo aquí, en este momento: vamos directo a la pared.

¿Tiene algunos ejemplos de actitudes de buen trato, de ayuda mutua dentro del campamento?

Un artista iraquí, que había creado una especie de evento en su tienda donde pidió – era una tienda donde había doce o quince hombres – les pidió a todos que tomaran una pose ligeramente congelada y luego filmó eso. Lo había convertido en una especie de momento artístico.

Había un peluquero que cortaba el pelo por 3 euros. Estaba a la entrada del campamento con Reggae e incluso había gente que bajaba, gente conocida, pero que volvía a Moria y se cortaba el pelo en su casa porque era aún más barato que en la de Mytilene.

A veces, cuando había una mujer africana que encontraba lana, al día siguiente veías a 25 de ellas con trenzas, o el esmalte de uñas con todas las uñas del mismo color… había esos pequeños momentos en los que te cuidabas.

Había cosas tan poéticas: vi gente que había plantado flores cerca de su campamento, cerca de sus tiendas.

Hubo pequeños momentos como ese, de poesía.

Y también está todo el apoyo desde un punto de vista más estructural. También hay mucha gente que llega allí, que está muy aislada. Hay un apoyo mutuo entre ellos.

Muchas mujeres también, porque un gran problema en Moria es el lugar de las mujeres. Ser una mujer aislada en un campamento como ese… Ya es muy complicado ser una mujer sola y haber hecho todo ese viaje. Pero ser una mujer soltera en Moria es catastrófico.

Aquí hay testimonios de mujeres que usan pañales por la noche para evitar tener que ir al baño de noche porque tenemos de 2 a 4 baños para 20.000 personas. ¡Puedes imaginar lo que eso significa! Por lo tanto, el baño es un lugar extremadamente peligroso, y más aún de noche.

Ha habido mujeres que se han reunido para al menos estar juntas y no estar solas en el campamento.

Como ciudadanos, ¿cómo podemos actuar?

Creo que debemos recordar que la política en Moria es nuestra política, es una política europea; y por lo tanto, no es de «los griegos» o no «que los griegos» en cualquier caso, los griegos son el brazo armado de una política que se decide en Bruselas. Así que tenemos que recordar que somos nosotros, que es cuando votamos, y la democracia no se limita ciertamente al momento en que vamos a votar. Nosotros somos los que decidimos que esta política se lleve a cabo. Depende de nosotros. También tenemos el poder de tomar medidas en esta área. Podemos manifestarnos, podemos escribir peticiones, podemos proponer otras cosas, podemos cuestionar a nuestros líderes, para decir que no estamos de acuerdo con esta política. Eso es lo primero. Es para recordar que esto no es ciertamente un problema griego.

De hecho, es bastante problemático para mí. Hay un trueque malsano con Grecia, que es un país agotado financieramente en el que Europa ha delegado todo el trabajo sucio, diciendo: «mantengan un poco de todos estos refugiados en sus islas, que están lejos de nuestras metrópolis». Hay que hacer algo al respecto. Y luego, también debemos decirnos que esta política europea se reproduce a nivel nacional en muchos niveles.

Me sorprendió ver que, como resultado, también hay un círculo vicioso: los migrantes son criminalizados y luego, ya sea en Europa o en el Estado, también se les prohíbe ayudarlos. En Grecia se prohibió rescatar a las personas que se ahogaban en el mar.

Aquí (Bruselas), también vimos toda la cuestión en torno al Parque Maximiliano: ¿podemos apoyar a las personas que duermen en la calle? Y el tercer paso es que criminalizamos a los que ayudan. Con el juicio de los «refugios» aquí en Bélgica, pero ha habido muchos y todavía hay muchos en Grecia, con Carola Rackete también, la capitana del barco alemán que está siendo procesada porque ayudó a los migrantes. Así que existe este círculo vicioso en el que no sólo se criminaliza a los que huyen o a los que intentan emigrar. Además, el estado está voluntariamente inactivo, y esta inactividad tiene consecuencias muy, muy perjudiciales. Como resultado, se moviliza a los ciudadanos y se les criminaliza.

Creo que apoyar a los inmigrantes aquí en Bélgica o en todos los países en los que vivimos y oponerse a la criminalización de los que los apoyan, son acciones muy concretas. Si apoyamos a los proveedores de alojamiento aquí en Bélgica, estamos conectados con lo que está sucediendo en Moria. Todo proviene de la misma política. Actuar aquí también significa apoyar a la gente que intenta cambiar las cosas en Grecia o en Moria.

Categorías: Asuntos internacionales, Derechos Humanos, Entrevistas, Europa, Migrantes, Video
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.