Londres Marzo 2020 lockdown

08.08.2020 - Londres, Reino Unido - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Italiano

Londres Marzo 2020 lockdown
(Imagen de Carla Camponeschi)

Por Carla Camponeschi

Así se dice en inglés -lockdown- palabra de la que se han apropiado todos los países del mundo, independientemente de la lengua que hablen. Ciertos términos ingleses logran expresar un sentimiento o condición específica sin tener que usar demasiadas palabras, simplemente dan en el clavo.

Después de pasar meses en mi barrio vagando por todos los espacios verdes, hasta entonces desconocidos para mí, después de haber admirado día tras día árboles, arbustos, flores, ardillas, pájaros y el increíble cielo inglés que con sus nubes siempre cambiantes ha inspirado inevitablemente a los grandes pintores del siglo XIX, decido finalmente dar el gran paso: voy a hacer un recorrido por el centro de Londres.

Estoy casi emocionada pero al mismo tiempo intimidada, tomar un transporte público ha sido una misión imposible durante meses. Pero ya es suficiente, hay que empezar a hacer las cosas de nuevo.

Me dan ganas de ir al corazón de la ciudad, saborear la atmósfera de Londres. Echo de menos las pequeñas galerías de arte independientes que muestran nuevos talentos siempre de vanguardia. Extraño los museos con sus exposiciones muy bien curadas y los increíbles espacios para el arte moderno. Pienso en la turbina a la entrada de la Tate Modern, un espacio que ha albergado grandes obras de arte moderno.

Londres es una ciudad extremadamente estimulante, cuando caminas por ella no puedes evitar deslumbrarte con todo lo que sucede a tu alrededor. La gente en Londres no sigue la moda del momento, cada uno la interpreta según su propia personalidad. Caminas como si estuvieras en una gran pasarela llena de mucha gente excéntrica y multiétnica, vestida de una manera que en otras ciudades sería imposible, por decir lo menos.

Decido tomar el metro que me llevará a Paddington, una de las muchas grandes estaciones desde donde se puede llegar a Hyde Park y al West End.

El primer impacto es sombrío. Todas las tiendas, restaurantes y cafeterías están cerradas. Pocas personas deambulan como si fueran fantasmas en medio de este gran espacio, generalmente lleno de gente, ahora medio vacío.

Me quedé por un momento casi aturdida, sólo que ahora de repente me doy cuenta del impacto que la pandemia del coronavirus está teniendo especialmente en las grandes ciudades. Dejo la estación.

La ciudad parece casi dormida, todo parece apagado. Estoy segura de que las cosas cambiarán una vez que llegue a Piccadilly Circus. Tengo una extraña sensación, casi parece que la ciudad ha perdido su alma, como si de repente Londres hubiera perdido su mirada altiva para dar paso a una ciudad casi resignada, como intimidada. Es difícil de explicar, como si los londinenses hubieran quedado atrapados en las máscaras y su creatividad ya no pudiera manifestarse.

Londres es Londres también por la gente que aquí vive.

Caminando por Oxford Street, una de las calles más comerciales de la ciudad, me sorprende la cantidad de lugares cerrados. Recuerdo lo que ocurrió en los años 80 después de que la crisis financiera arrasara con toda una categoría demográfica de yuppies, jóvenes profesionales con trabajos extremadamente bien pagados en la ciudad. Con ellos el tsunami financiero había arrastrado y se había tragado toda una serie de tiendas, clubes, gimnasios y restaurantes. Toda la infraestructura que se había creado a su alrededor. Un fuerte impacto que se había limitado a una categoría.

Ahora la situación es diferente, la crisis ha afectado a todo el mundo: desde los históricos grandes almacenes británicos hasta los restaurantes de comida rápida. Desde los cafés que nacieron como hongos en cada rincón de la ciudad hasta los pequeños restaurantes independientes y las grandes cadenas. Ha golpeado a las grandes galerías de arte y a las pequeñas, de las que surgían constantemente artistas de nicho. Todos estos lugares cerrados parecen ojos adormecidos, incapaces de transmitir la energía que alimenta a esta ciudad. La crisis parece no perdonar a nadie, es la prueba de que se trata definitivamente de un virus democrático que lo aplasta todo y a todos, independientemente de la clase social, la apariencia, el color o la posición económica.

Sin embargo, debemos ser optimistas, aunque lleve algún tiempo, quizás Londres recupere su barniz. Es de esperar que el próximo golpe que cause el Brexit no precipite inexorablemente la situación aún más.

Good luck Londres (buena suerte).

Todas las fotografías de Carla Camponeschi

 

Categorías: Europa, Fotorreportajes, Opiniones, Salud
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.