¿Una República fundada sobre qué trabajo?

12.07.2020 - Olivier Turquet

Este artículo también está disponible en: Italiano

¿Una República fundada sobre qué trabajo?
(Imagen de Publicity photo of Charlie Chaplin for Modern Times)

Italia es una República fundada en el trabajo. Artículo 1 de la Constitución. Sobre los aspectos exquisitamente constitucionales del tema y sobre el hecho revolucionario, para los tiempos y aún hoy, de esta definición dentro de una Constitución, me remito a los numerosos estudios de los constitucionalistas (1).

Mi reflexión quiere abordar un tema que se ha convertido en una herida abierta en las consecuencias de la crisis del coronavirus: ¿qué es el trabajo?

Porque en la actualidad está claro que cuando hablamos de trabajo estamos hablando de trabajo remunerado; trabajamos por un salario y este trabajo es más remunerado y más prestigioso. La mente se dirige inmediatamente al tema de la reducción del salario de los parlamentarios, o la contratación de Cristiano Ronaldo, o los sueldos y dividendos inasequibles de los presidentes de los consejos de administración.

Es decir, estamos cambiando el enfoque del trabajo al dinero; y lo hacemos casi inconscientemente como si fuera algo obvio, como si fuera algo normal.

Cuando hablamos de la Renta Básica Incondicional nos encontramos con esta objeción: «pero si le damos dinero a todo el mundo, ¿quién trabajará?»; una objeción que se basa, de hecho, en el prejuicio que acabamos de exponer: trabajo = dinero.

Es evidente que el coronavirus ha dañado algunas categorías económicas mientras que no ha afectado en nada otras categorías, hasta las que nos han ganado. Un virus que genera desigualdades económicas. Pero al mismo tiempo la crisis ha puesto de relieve otra concepción del trabajo, precisamente la que los constitucionalistas estaban pensando cuando escribieron el artículo 1.

El trabajo es cualquier actividad de transformación del mundo: este concepto radicalmente diferente del significado del trabajo humano da una perspectiva diferente de las actividades humanas de los últimos tiempos y ofrece una nueva perspectiva para el futuro. Los médicos y enfermeras que salvaron tantas vidas lo hicieron porque no tenían precio así, como la vida humana. Los voluntarios que ayudan, las personas que los acogen, nosotros que escribimos gratis esta agencia de noticias trabajamos para la transformación. Transformación de objetos, transformación de estructuras, transformación de ideas, transformación de afectos.

El hecho de haber vinculado la transformación al salario es un error histórico típico de la era industrial, que continuó en la era postindustrial de la financiación cuando el dinero termina produciendo más dinero, sin otra transformación social que el enriquecimiento. Tal enriquecimiento se convierte en un fin en sí mismo porque a menudo produce una riqueza inapreciable, así como la creación de salarios donde el sentido de la proporción se desliza en un total sinsentido.

Hay que pensar en una sociedad en la que haya un sentido de las acciones: el carpintero transforma la madera para que haya una silla en la que sentarse, el médico trata a un paciente para curarlo, el maestro enseña a formar mejores ciudadanos, las fábricas producen objetos útiles para el bienestar común, los campesinos producen alimentos para los hambrientos, el político gobierna para el bien común…

¿Un concepto complicado? No estamos diciendo que el dinero, como medio de intercambio, no pueda desempeñar ningún papel en todo esto, estamos diciendo que no puede ni debe tener la importancia que tiene en la actualidad, importancia que se convierte en la dictadura del dinero y de la economía en relación con todo lo demás.

La crisis ha demostrado que otros parámetros funcionan y son útiles: la solidaridad, el sentido de la acción, la generosidad, la entrega desinteresada, el cuidado de los demás, la empatía. Sobre estos valores es oportuno y urgente construir otro mundo, un mundo que se preocupe por el Bien Común, empezando por nuestro hogar, la Tierra, enfrentando las verdaderas emergencias que atenazan a la humanidad: la crisis ambiental y ecológica, la crisis del sentido de la vida, la desigualdad de derechos y oportunidades, la persistencia y la escalada de conflictos y guerras, la odiosa amenaza del desastre nuclear.

¡¡Hay mucho trabajo que hacer en estas cosas!! Y sólo la gente sin prestigio ni dinero puede hacerlo bien.

 

(1) Me tomo la libertad de aconsejar, con el fin de profundizar en este tema y en muchos otros, I sentieri costituzionali della democrazia de Filippo Pizzolato, publicado por Carocci en 2019.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Economía, Humanismo y Espiritualidad, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.