Sudáfrica posterior a Mandela, entre Covid y las desigualdades

27.07.2020 - Lorella Beretta

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Sudáfrica posterior a Mandela, entre Covid y las desigualdades
(Imagen de Fundación Gift of the Givers)

En aislamiento, in loan shedding-es decir, corte de electricidad durante horas- con toques de queda desde las 21.00 horas hasta las 4.00 horas y prohibición de la venta de alcohol: así fue como Sudáfrica celebró el fin de semana el Día de Mandela 2020, día en que recordamos el nacimiento, el 18 de julio, del hombre que hizo libre al país. Un día generalmente votado para hacer al menos 67 minutos de buenas acciones para otros, con otros. 67 minutos, en honor al número de años que Nelson Mandela pasó luchando contra el apartheid. 67 minutos que este año, con el pico de Covid en marcha, más que nunca se han dedicado a ayudar a los más pobres. Los pobres que están en aumento como resultado de la crisis económica, décadas de corrupción y ahora por un virus que está poniendo en jaque a los hospitales del país y en particular a aquellos que no tienen la cobertura de las maravillosas políticas de salud.

Porque en Sudáfrica – como en muchas partes del mundo, quizás en todas partes – cada aspecto de la vida, la enfermedad y la muerte se divide en dos: para los ricos y para los pobres. Así que no es coincidencia que este décimo Día de Mandela tuviera como hashtag #Each1Feed1 – cada persona alimenta a una persona – y #ActionAgainstPoverty – acciones contra la pobreza (en la foto). En las mismas horas de las celebraciones, el número de contagios fue creciendo, colocando a Sudáfrica en el quinto lugar entre los países más afectados con 15 mil nuevos casos en el día dedicado a Madiba, para un total de 351 mil personas con el virus. Aun así, se contienen las cifras de muertos, que son poco menos de 5 mil y que en conjunto preocupan menos que las de los nuevos desempleados: hasta 3 millones desde el inicio del encierro, que han pasado a engrosar ese 31% de desempleados. Un porcentaje oficial que va acompañado de una estimación considerada más real y realista: el 38,5% de la población no tendría trabajo.

Precisamente para reiniciar algunas actividades laborales, el presidente Cyril Ramaphosa ha flexibilizado las medidas, al igual que sus «colegas» del resto del mundo, entre las medidas sanitarias y el colapso económico. Un marco nacional e internacional difícil, en el que Ramaphosa trató de jugar la carta ganadora en Sudáfrica: la referencia al icono de la lucha contra la segregación, el hombre indiscutiblemente más querido en el país, incluso por aquellos que eran sus oponentes políticos. «El ejemplo de Mandela nos ayudará a derrotar la pandemia», dijo en su discurso oficial el 18 de julio. El respeto mutuo, la asistencia mutua, la solidaridad son los puntos fuertes. En todo el país más occidental del continente se está avanzando a un ritmo muy lento, las preocupaciones y las tensiones van en aumento e incluso las desigualdades que han profundizado los sucesores de Mandela al frente de los gobiernos democráticos.

Era el 27 de marzo cuando se instaló el nivel 5 y toda la Nación del Arco Iris se acercaba diligentemente, ya fuera una villa faraónica con piscina en Sandton, un ático con vistas al mar en Camps Bay o una choza de hojalata de 20 metros cuadrados con baños compartidos con docenas de otras personas desesperadas amontonadas en las chozas de los municipios en constante expansión.

El nivel al que se celebró este 18 de julio ha bajado a 3, con una moderada reapertura de las actividades económicas, aunque el contagio y las muertes han empezado a aumentar significativamente, tanto que Ramaphosa extrajo a mediados de julio la similitud bélica ya utilizada por otros jefes de Estado: estamos en guerra, dijo, en respuesta a las crecientes protestas sobre las limitaciones de los derechos individuales. Pero también advirtió del peligro que aún no ha escapado, en efecto: «La tormenta está sobre nosotros». 5 mil muertes que según las peores proyecciones podrían llegar a 50 mil, 350 mil infectados con incrementos diarios de hasta 12 mil unidades, hospitales públicos colapsados y la necesidad de encontrar nuevas camas, tanto de cuidados intensivos como de medicina general. Niega los rumores de planes excepcionales de excavación de tumbas: Bandile Masuku, el Ministro de Salud de Gauteng, la región donde se encuentra Johannesburgo y actualmente la más afectada del país, ha hablado de ello. Masuku había mencionado una cifra repentina y aleatoria de un millón de muertes esperadas, un número impresionante que ha viajado por todo el mundo y del que él mismo se ha retractado. El Ministro de Cooperación y Asuntos Tradicionales, Nkosazana Dlamini-Zuma, también señaló en un Tweet institucional que el gobierno «trabaja para prevenir y tratar a los enfermos y por lo tanto NO se esperan un millón de muertes».

Aunque debilitado por una gestión deficiente, el sistema de salud sudafricano está trabajando realmente al máximo de sus posibilidades para contener la propagación del coronavirus, aunque la incapacidad de asegurar el distanciamiento en los municipios concurridos y las temperaturas frías ciertamente no ayudan. Para empeorar las cosas, como en todos los inviernos, ha reaparecido la descarga, es decir, el corte de la corriente hasta siete horas al día, según patrones inescrutables que varían según las zonas geográficas, tanto en edificios públicos como privados. Es culpa del atraso atávico de una red nacional de energía que una vez fue una pluma en el sombrero incluso más allá de la frontera y luego durante demasiado tiempo abandonada a la peor de las traiciones, la de los principios de Mandela y el hambre de dinero y poder.

Así que, a partir de diciembre de 2014, sistemáticamente, de vez en cuando, especialmente en invierno en casas y fábricas, escuelas y a lo largo de las calles, restaurantes y clínicas, de vuelta a las velas y compresores. Un enorme problema que afecta a la economía y a la supervivencia de las pequeñas y medianas empresas como pocos otros factores, pero también a la vida de las personas, por no hablar de la credibilidad en los mercados y entre los inversores internacionales: Eskom, la empresa nacional de electricidad, representa por sí sola el 15% de la deuda pública de Sudáfrica y revertir esta «espiral mortal», como se ha definido, no es ni será fácil.

Y además del encierro se suma el corte de electricidad y juntos producen más incertidumbre, zonas grises y oscuras, miedo, incomodidad, violencia. Por este motivo, el 15 de julio se rescató del nivel 5 la prohibición de administración y venta de alcohol y se reintrodujo: se suspendió el 1 de junio tras numerosas protestas de productores y vendedores y de los propios consumidores, con un asalto a las tiendas de venta de alcohol. El regreso a los excesos de etilos había provocado, con datos del gobierno en mano, el regreso inmediato a la sala de emergencias de un elevado número de casos relacionados con el abuso de vino y licor. Accidentes de tráfico, agresiones, agresiones sexuales, violaciones, asesinatos: en la primera fase, con la reducción del consumo de alcohol, las admisiones en salas de traumatismo habían disminuido en un 60% y las de cuidados intensivos en un 200%. Por lo tanto, una medida para reducir el impacto en el frágil equilibrio de los hospitales públicos que se ven aún más afectados por la emergencia de la pandemia, pero también una medida para tratar de frenar las ya altas tasas de delitos cometidos en el país.

Ya a mediados de abril se habían enviado casi 100.000 soldados para reforzar los controles en las zonas de mayor riesgo, pero como también tituló la CNN en un informe: «La guerra contra las mujeres no ha disminuido en intensidad debido a Covid». Al contrario. Porque son las mujeres y los niños las principales víctimas de esta violencia. En medio de la pandemia, el presidente sudafricano Cyril Ramaphosa volvió varias veces a mencionar esta herida profunda y abierta: «La violencia contra las mujeres y los niños ha alcanzado una brutalidad incomprensible», dijo. Una situación que también viene de lejos y que atormenta a las comunidades pobres en particular: en 2013 una campaña impactante en las radios nacionales emitió un sonido cada 4 minutos, cada 4 minutos como la cadencia con la que se produce la violencia sexual en Sudáfrica. Pero ni siquiera esa movilización general logró detener esta «segunda epidemia», como la llamó Ramaphosa hace unos días.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Africa, Derechos Humanos, Salud
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.