John Shipton: «La opresión de Julián es el gran crimen del siglo XXI»

31.07.2020 - São Paulo, Brasil - Mídia NINJA

Este artículo también está disponible en: Portugués

John Shipton: «La opresión de Julián es el gran crimen del siglo XXI»
John Shipton con el artista Davide Dormino (Imagen de Fraktion DIE LINKE. im Bundestag)

Por Denis Rogatyuk¹/Traducción de Pressenza

 

John Shipton está liderando la defensa de su hijo, Julian Assange, contra los cargos de persecución política, falsas acusaciones de acoso y calumnias impulsadas por figuras políticas, medios corporativos y el gobierno de los Estados Unidos. Julian Assange todavía esta detenido en la prisión de máxima seguridad de HMP Belmarsh en Londres, Reino Unido. A pesar de su mala salud, la audiencia de extradición para los EE.UU. está programada para el 7 de septiembre de 2020. En esta entrevista, John Shipton comparte sus pensamientos y sentimientos acerca de su lucha por llevar a Assange a casa, de vuelta para Australia.

–La lucha por traer a Julián a casa ha sido un desafío monumental desde su injusta condena. Pero seguro que ha sido mucho más difícil desde su expulsión de la Embajada de Ecuador en marzo de 2019. ¿Cuáles fueron las primeras acciones que usted y la campaña llevaron adelante desde entonces?

–Bueno, luchamos contra el Reino Unido, Suecia, los Estados Unidos e incluso parte de Australia. Ellos utilizaron todas las fuerzas y violaron todas las leyes de derechos humanos y del proceso jurídico para enviar a Julián a los Estados Unidos y destruirlo. Ante nuestros ojos, presenciamos el asesinato gradual de Julián por medio de la tortura psicológica, la interrupción incesante de los procedimientos y debido al proceso. Es contra eso que hemos estado luchando.

En la última audiencia, el juez Barrett pidió a Julian pruebas de que no estaba bien porque no haber aparecido en el vídeo. Una vez más vemos un proceso en el que somos testigos repetidamente que la víctima es culpada.

En el caso de Australia, los australianos dicen que ofrecieron asistencia consular. Cuando digo «los australianos», me refiero al DFAT [Departamento de Asuntos Exteriores y Comercio], al Primer Ministro y a la Ministra de Asuntos Exteriores Marise Payne. Dijeron que ofrecieron asistencia consular varias veces. La asistencia consular consiste en ofrecer el periódico de la semana pasada y ver si todavía estás vivo. Este es el escenario.

El DFAT dice que ellos hicieron cien ofertas. Bueno, esto es testimonio de un profundo fracaso.

–¿Cómo describe usted la relación entre la actual campaña por la libertad de Julian Assange y la organización Wikileaks?

–WikiLeaks continúa su trabajo y sigue sosteniendo la biblioteca más extraordinaria sobre la diplomacia de los Estados Unidos desde 1970. Es un medio extraordinario en el que cualquier periodista o historiador, o cualquiera de nosotros, puede buscar los nombres de quienes han participado en la diplomacia de los Estados Unidos, en sus propios países o con los Estados Unidos. Es un recurso increíble que se sigue manteniendo.

–Justamente la semana pasada, Wikileaks publicó otro conjunto de archivos. Así que WikiLeaks continúa su trabajo.

–La gente que defiende a Julian, incluyendo a WikiLeaks pero también a miles de personas en todo el mundo trabajan constantemente por la libertad de Julian y para poner fin a esta opresión sobre la libertad de prensa para publicar, de los editores y periodistas. Trabajamos constantemente para terminar con eso.

Hay alrededor de 80 sitios web en el mundo que publican y luchan por la libertad de Julián. Y cerca de 86 páginas de Facebook dedicadas a Julian y más. El número de personas que apoyan sigue creciendo a pesar de Covid. El Covid nos atrasó un poco, pero ahora que se está ralentizando, el crecimiento de partidarios continúa.

–La última acusación –que se superpone a las anteriores–, se refiere a la supuesta conspiración con hackers aún no identificados, «Anónimos», que parece ser un intento de acelerar la extradición de Julian. ¿Cree que es un síntoma de desesperación por parte del Departamento de Justicia?

–No, no lo creo. Las personas que trabajan en el Departamento de Justicia reciben sus salarios independientemente de si tienen éxito o no; si Julian es extraditado se les paga, si no, se les paga del mismo modo. Ellos todavía vuelven a casa, toman un vaso de vino, llevan a los niños al cine, y al día siguiente van a trabajar y piensan en otro instrumento de tortura para Julián. Este es su trabajo.

No sé por qué, pero puedo especular o tratar de adivinar, si quiere. El Departamento de Justicia quiere posponer la audiencia hasta después de la elección de los Estados Unidos. Por tanto tendrán en los tribunales solicitudes de abogados que no tuvieron tiempo de adaptarse y que van a pedirle al juez que cambie la fecha de la audiencia. Eso es lo que imagino.

Pero no creo en absoluto que sea un acto de desesperación. Se nos dio a nosotros, que estamos defendiendo a Julián, más cosas de las que preocuparnos, nuestra energía no está centrada sólo en liberarlo mientras la conversación se dirija a esta acusación adicional y a quién forma parte de ella.

Ziggy y Sabu, ambos no son testigos confiables. Ziggy es un delincuente sexual condenado, un famoso tramposo que robó 50.000 dólares de WikiLeaks, entre otras cosas. Ellos no son testigos confiables. Creo que esto es para retrasar la audiencia, o para alejar nuestro análisis de lo que es importante.

–Ahora me gustaría pasar a la segunda parte de la entrevista, explorar la vida de Julian. Se han hecho y publicado muchas investigaciones sobre la vida de Julián y los comienzos de su carrera los años 90. Me gustaría discutir aspectos de su vida que le dieron resiliencia y fuerza para soportar los desafíos que ahora enfrenta.

Julian está increíblemente comprometido en decir la verdad en sus entrevistas. Es muy coherente y muy cuidadoso en la comunicación y en la elección de las palabras exactas para describir las cosas. ¿Esto es algo que su familia te enseñó, o es algo especial en Julian?

–Ese es el tipo de talento que me gustaría tener. No sé de dónde vino. Creo que tendría que preguntarle a los dioses, tal vez ellos sepan la respuesta.

Sin embargo, creemos que vamos a ganar. Y Julian podrá volver a casa en Australia y tal vez vivir en Mullumbimby por un tiempo o en Melbourne. Él vivía en una casa a la vuelta de la esquina.

Tengo esperanza… En realidad, no me gusta la palabra. Si pudiera rehacer la frase, no me gusta la palabra esperanza. La esperanza hace un buen desayuno y una pésima cena. Nosotros vamos a ganar esta lucha, eso es lo que quiero decir.

–Julian demostró increíble resiliencia física y mental en los últimos 11 años, especialmente en los casi 8 años que pasó en la embajada de Ecuador y el año pasado en la prisión de Belmarsh. ¿De dónde cree usted que viene esa fuerza? ¿De sus convicciones morales y políticas, o es algo que desarrolló de joven en Australia?

–Creo que es un don que tiene. Se sabe que él seguirá luchando por lo que cree, y si hay elementos de verdad por lo que está luchando, nunca se rendirá. Es una cosa de su carácter.

No me importa pelear. Pero estoy vigorizado por luchar por Julian y cada insulto u ofensa contra él aumenta mi determinación de ganar y la determinación de los quienes lo apoyan, en vencer. Cada insulto aumenta nuestra fuerza.

Y es algo que se puede ver cuando el segundo lote de acusaciones salió a la luz, la semana pasada; sus partidarios en todo el mundo levantaron sus voces incrédulas, y comenzaron nuevamente a aumentar la concientización sobre la situación de Julián.

Así que esto es realmente interesante. El Departamento de Justicia puede pensar que una cosa como esa podría dividirnos, pero lo que realmente sucede es que el crecimiento de los partidarios se mantiene constante.

–John, me gustaría hacerle una pregunta personal. ¿Cómo es ser padre de un hombre como Julián y ver a su hijo pasar por todas estas dificultades y calumnias, y seguir viajando y luchando por su liberación en todo el mundo?

–Es difícil creer lo que la gente dice de él. Esos políticos americanos lo están atacando, y los funcionarios de UC Global en España, que supuestamente debían cuidar la seguridad de la embajada ecuatoriana, eran los mismos que especulaban sobre cómo envenenar a Julián a instancias de la CIA, el Mossad o Sheldon Adelson, o como quieras llamar a este montón de gusanos.

Me sorprende, pero los ignoro. No les presto la más mínima atención. Me sorprende que la gente ponga su energía en insultar a Julian sin siquiera haberse encontrado con él. Nunca lo vieron de frente. Algunas personas encuentran tiempo y energía para escribir cosas difamatorias. Tal vez esa gente no tiene con quien salir. No tienen amigos en casa ni nada por el estilo, o sus esposas no los soportan, así que salen al patio con sus notebooks para calumniar a Julián o al perro del vecino.

Me sorprende mucho que la gente ponga energía en este tipo de cosas.

–¿Cómo se sientes sosteniendo esta campaña para su liberación? Porque usted ha viajado mucho por el mundo; ha defendido su liberación dondequiera que va. ¿Cómo ha sido eso para usted personalmente?

–No me importan los costos ni un minuto. Hago lo que estoy haciendo aquí contigo, hago lo que hay que hacer antes y luego paso a lo siguiente, pero nunca, nunca me fijo en los costos.

–Y para la última parte de nuestra entrevista, me gustaría saber lo que está pensando y cuáles son sus opiniones sobre temas importantes y prominentes de nuestro día.

Desde el comienzo de las audiencias de extradición, el gobierno de los Estados Unidos, en particular Trump, Mike Pence y Mike Pompeo, duplicaron sus ataques a Julián y WikiLeaks. Pompeo llegó a llamarlo «un servicio de inteligencia hostil, no estatal, a menudo alentado por actores estatales como Rusia».

El establishment de los EE.UU. parece ser el más convencido en contra de ambos [Julián y WikiLeaks], y los dos principales partidos están actuando juntos. ¿Qué estrategia cree que debería ser la de los activistas y periodistas de EE.UU. para desafiar todo eso?

–Bueno, en primer lugar Mike Pompeo es un Secretario de Estado fracasado, es un director de la CIA fracasado que le declaró la guerra a WikiLeaks con el fin de obtener el apoyo de la CIA para sus futuras ambiciones de presentarse a la presidencia. Y ahora va a renunciar a su cargo de Secretario de Estado para intentar presentar su candidatura al Senado en Kansas.

La Secretaría de Estado es un puesto importante, pero Mike Pompeo no me parece una personalidad histórica significativa.

El establishment de los EE.UU. tiene que estar alineado con lo que la CIA quiere y piensa. Pompeo en ese discurso del 23 de abril de 2017, el que acabas de citar, quiere el apoyo de todo su personal en su candidatura a la presidencia y también para oprimir e intimidar a los periodistas de todo el mundo –y a los editores y publicaciones. Su único objetivo es arruinar esa capacidad de llevar ideas e información al público, y nuestra capacidad –como parte del público–, de hablar entre nosotros y a través del diálogo resolver qué debemos hacer y cómo debemos conducir nuestras vidas.

Quieren todo a su manera, declarar la guerra a cualquiera, asesinar a más de un millón de personas, destruir al Yemen, destruir a Libia, destruir al Iraq, destruir al Afganistán, destruir a Siria, y la lista continúa. Millones de refugiados, inundando el mundo y yendo a Europa; el Magreb es un caos, el Levantamiento es un caos, los palestinos asesinados… ese es su objetivo.

Dependemos de ustedes para que nos den información verdadera, para que podamos tener opiniones justas sobre cómo se mueve el mundo a nuestro alrededor.

Lo que Pompeo quiere es que su visión del mundo sea aceptada, que se vea la historia con su mirada. Dicen que desde 1991 quizás más de cinco millones de personas han muerto como resultado de la guerra ilegal en Irak por EE.UU. y sus aliados.

Si ve Asesinato Colateral, usted verá a un hombre bueno arrastrando a otro herido a su coche para llevarlo al hospital, llevando a sus hijos camino a la escuela, asesinados frente a sus ojos. Los pilotos del helicóptero implorando instrucciones para dispararles a un hombre herido, a los dos niños y a los dos hombres buenos.

Ellos no quieren que veamos eso. Los pilotos del helicóptero implorando instrucciones a los controladores. No quieren que veamos eso. Dependemos de ustedes, periodistas, editores y publicaciones para que nos muestren los crímenes cometidos por el gobierno, para que podamos sentirnos fuertes e impedir eos asesinatos. Con toda determinación y energía podemos unirnos para prevenir las muertes y la destrucción de todo un país.

Quería recordar que en Melbourne hubo una marcha con miles de personas contra la guerra de Irak. Y en todo el mundo, creo que fueron cerca de 10 millones de personas. No queremos guerra. Nos mienten para crear guerras por cualquier razón. No puedo entender a quién le gusta ver y oír los lamentos de las viudas, los gritos de los niños, los gemidos de los hombres.

–La nueva Guerra Fría entre los EE.UU. y la Unión Europea, por un lado, y China y Rusia por el otro, amenaza con poner a la gente común en otra confrontación debida a las élites políticas y económicas de esos países. A partir de su experiencia en la búsqueda de apoyo internacional para Julián, ¿cuáles son las mejores formas de crear solidaridad a través de las fronteras en este nuevo conflicto que creemos que se está desarrollando?

–Creo que la mejor manera es hablar con tus amigos y discutir las cosas. Reunir a los amigos y discutir, estar al tanto de lo que pasa fuera de lo que los grandes medios de comunicación quieren que veamos y escuchemos.

Por lo tanto, simples conversaciones cara a cara y luego conversaciones a través de las redes sociales son suficientes para ver que en las últimas dos semanas Facebook, YouTube y Twitter están eliminando –como plataformas de discusión– ciertos temas y ciertos canales de YouTube. Los quitan porque estamos teniendo éxito, no porque nadie los vea o ingrese a ellos. Esto es porque estamos logrando educarnos sobre lo que los gobiernos están haciendo en nuestro nombre para traer la paz o relaciones justas entre los miembros de la Unión Europea y Australia y China y Rusia, y la gente común.

La Copa Mundial de Sochi fue un gran éxito, un éxito fabuloso. Todos los que fueron allí regresaron llenos de admiración por Rusia y la hospitalidad rusa. Bueno, eso es lo que hace falta, que la gente normal se conozca y discuta los temas importantes, sin depender de que la CNN o cualquier otra persona le diga cómo debe sentirse sobre esto o aquello. Simplemente hablen con amigos, hablen con grupos de personas, hablen entre si, intercambien ideas, intercambien para obtener buenas informaciones y las cosas cambiarán.

Tengo una creencia eterna en la capacidad y bondad de la humanidad en general, y cada día se demuestra que tengo razón, porque diez millones de personas marcharon contra la guerra de Irak, mientras que unos pocos cientos manipularon a las naciones volando estaciones de tren, lo que ellos llaman terrorismo. Sólo unas pocas centenas han manipulado a las naciones para destruir a Irak.

–Una última pregunta, John: La pandemia de Covid-19 reveló no sólo una insuficiencia en el orden económico neoliberal, sino también su creciente inestabilidad y su desesperación por sobrevivir, y esto vale también para los gobiernos de derecha.

Los Estados Unidos, Brasil y Bolivia tratan de silenciar periodistas y sus informes sobre la mala gestión de la pandemia. Estamos viendo a periodistas independientes bajo ataque en todo el mundo a través de la censura, la intimidación o el asesinato. En su opinión, ¿cuál debería ser la mejor manera de luchar contra ellos?

–Esos gobiernos ni siquiera pueden cuidar a su propia gente, y mucho menos dirigir el mundo de una manera decente. Sus ambiciones son gobernar el mundo, pero no pueden ni siquiera cuidar de la gente de Seattle.

Sería cómico si no fuera trágico. Leerías sobre eso sólo para reírte cada mañana.

Por supuesto que oprimen a periodistas, por supuesto que oprimen publicaciones, por supuesto que se eliminan las garantías que permiten la transmisión de determinados contenidos y se eliminan plataformas, porque seguimos entendiendo y exponiendo sus defectos.

Los defectos son criminales. Realmente consideran la frase «inmunidad de rebaño» como algo científico. Ellos realmente consideran permitir que cientos de miles de ancianos mueran. Y usan frases como «bueno, tenían comorbilidades». Todos los mayores de 60 años tienen una comorbilidad. No te haces más saludable a medida que envejeces. Te haces mayor y te enfermas un poco, eres un poco menos fuerte.

La idea es acabar con una parte que regula la sociedad. Los ancianos calman a los jóvenes, los jóvenes están llenos de vigor y los ancianos están llenos de cautela. Este es un equilibrio justo en la sociedad. Permitir que mueran, por cualquier razón que no podamos discernir, que nosotros no podamos discernir… No cuesta más dinero cuidar de una parte de la sociedad por culpa de Covid. No pierdes nada, de hecho, tienes acceso a la experiencia y al juicio de las capas más viejas de la sociedad.

Es incomprensible. Como el propio neoliberalismo, nadie entiende realmente por qué, pero ahí está.

–John, muchas gracias por su tiempo y esfuerzo. Le deseamos lo mejor.


¹ Denis es un periodista, escritor e investigador independiente ruso-australiano. Sus artículos, entrevistas y análisis han sido publicados en varios medios de comunicación de diferentes países, entre ellos Jacobin, Le Vent Se Léve, Sputnik, Green Left Weekly, The Gray Zone, Links International Journal y Alborada.

Categorías: Derechos Humanos, Entrevistas, Norteamérica, Política
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.