Giulia Cicoli de Still I Rise: «Estamos en el lado correcto de la historia y continuamos»

14.06.2020 - Anna Polo

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Alemán, Griego

Giulia Cicoli de Still I Rise: «Estamos en el lado correcto de la historia y continuamos»

Has estado en Samos durante tres años. ¿Cómo ha evolucionado la situación desde entonces?

Desafortunadamente, la situación sigue empeorando. Desde marzo de 2016, cuando se creó el acuerdo con Turquía, cada vez más personas han cruzado el Mar Egeo y han quedado varadas en 5 islas griegas (Lesvos, Samos, Quíos, Kos, Leros) esperando que se les transfieran los documentos al continente griego o se les deporte.

En el transcurso de los años la situación en estas islas se ha vuelto cada vez más tensa: en este momento en Samos hay alrededor de 6.000 personas en un campamento creado para 650. No ha habido espacio en los contenedores durante años, así que los recién llegados tienen que arreglárselas, ya sea comprando una tienda o construyendo ellos mismos una estructura de madera en el llamado «bosque», la zona que rodea el campamento. No hay duchas en estas zonas y sólo hay retretes químicos instalados por MSF, no por las autoridades.

En Samos sólo hay una instalación para menores no acompañados, así que unos 250 viven en el campo o en el bosque, sin apoyo. Las mujeres embarazadas, las mujeres solteras, los niños se quedan completamente solos. Sucede que las mujeres dan a luz en el campo; las que logran llegar al hospital suelen ser llevadas allí, a las tiendas, con el recién nacido.

Las personas que son víctimas de abusos físicos o sexuales no pueden ser protegidas: incluso si denuncian a su agresor, no hay un lugar seguro donde la víctima pueda ser trasladada, por lo que a menudo se ven obligadas a vivir en el campamento, sin ningún tipo de protección.

¿Cuál es la situación actual de los refugiados?

En este momento (8 de junio de 2020) hay alrededor de 6.000 personas en el área de Samos, construida como dije con una capacidad máxima de 648 personas.

Aunque las restricciones de circulación impuestas por el COVID se han levantado en Grecia desde el 4 de mayo, los puntos conflictivos de las islas siguen estando totalmente cerrados, sin que se hayan producido casos de coronavirus en Samos ni entre la población local ni entre los residentes del campamento. Esto significa que los ya muy limitados servicios han desaparecido por completo.

Grecia gestionó muy bien la pandemia, con menos de 3.000 casos y sólo 180 muertes en todo el país, pero la estrategia del gobierno para «proteger» los campos de refugiados es simplemente mantener a la gente encerrada dentro, donde no hay distanciamiento social ni higiene posible. En al menos tres campamentos en el continente, con casos confirmados de COVID-19, la solución fue poner el campamento en aislamiento y nada más.

Además, desde principios de mes el gobierno ha decidido que quienes hayan recibido el estatuto de refugiados por más de un mes deben abandonar su alojamiento y ya no tienen derecho al dinero de bolsillo proporcionado por el ACNUR con fondos europeos, por lo que miles de personas vulnerables están terminando en las calles porque no tienen otra oportunidad. Esto se debe a que los programas de integración son mínimos en Grecia: aparte del programa HELIOS en la OIM (de difícil acceso debido a la burocracia), sólo unas pocas ONG en algunas partes de Grecia están trabajando seriamente en la integración.

Esto significa que los solicitantes de asilo pasan meses de infierno en las islas en condiciones inhumanas, sólo para ser trasladados a otros campos en el continente donde las condiciones de vida son mejores, pero al estar a menudo en lugares aislados la posibilidad de aprender el idioma, o incluso de ir a la escuela para los niños, es inexistente. Después de uno o dos años de espera sin hacer nada, estacionados en el medio de la nada, son entonces arrojados a la calle. Tengo muchos ex-alumnos, ahora de dieciocho años y otros adultos que conocí a lo largo de los años en esta situación.

¿Puede contarnos algún episodio en particular que le haya afectado?

En estos años he conocido lo mejor y lo peor de la humanidad. Las situaciones cada vez más difíciles son las de los menores no acompañados, jóvenes que llegaron aquí solos sin protección ni apoyo. Uno de ellos tuvo un pasado muy difícil (como desgraciadamente muchos aquí), y después de vivir durante meses en una tienda en el «bosque» trató de quitarse la vida. Se le llevó al hospital y se trataron sus heridas, pero como no había un lugar seguro para llevarlo, se le mantuvo en el piso de la recepción de la comisaría local durante 10 días, con un colchón y un saco de dormir, porque era el lugar más seguro en el que podían tenerlo. Como no había un psiquiatra infantil en Samos, lo llevaron a otra isla para una cita de 15 minutos el mismo día, y cuando regresó simplemente lo dejaron en el campamento sin seguimiento ni apoyo. Para él, con el apoyo de un grupo de abogados, solicitamos al CEDH un traslado inmediato, que fue garantizado, pero ocurrió después de dos meses y medio.

En medio de estas tragedias diarias, sin embargo, también hay muchos momentos de alegría. La gran mayoría de estos jóvenes son inteligentes, amables, cuidadosos y muy desinteresados. Dos de ellos, D. de Camerún y O. de Siria, llevan casi un año con nosotros y se han convertido en grandes amigos. Estudiantes diligentes, empapelaron sus contenedores de post-it con palabras en inglés para repetir todas las noches antes de ir a la cama; en poco tiempo llegaron a nuestra clase de inglés avanzado y ahora lo hablan con fluidez. Ambos dejaron Samos hace más de un año: O. después de meses de dolor y tortura en la ruta de los Balcanes, está en Alemania. Obviamente ha empapelado su casillero con palabras en alemán y ya es mejor en alemán que yo. D. se quedó en Grecia en un centro de menores no acompañados: juega al fútbol profesionalmente, habla griego con fluidez y finalmente ha recibido los documentos para quedarse.

Estos son los chicos por los que luchamos: han perdido tanto y se han enfrentado a lo imposible tan pequeños y todo lo que piden es la oportunidad de tener una vida normal.

¿Dónde están los proyectos Still I Rise en Grecia y otros países?

En Grecia, en Samos, tenemos un centro juvenil para chicos de 12 a 17 años que viven en el campamento. En agosto, nuestro centro de Mazì («juntos» en griego) cumplirá dos años. Finalmente, después de 3 meses de cierre debido a la Covid-19, ¡podemos reabrir! Aunque toda Grecia salió del encierro el 4 de mayo, y los chicos griegos volvieron a la escuela el 25 de mayo, en los puntos calientes de las islas el encierro sigue vigente al menos hasta el 21 de junio. Tuvimos que pedir un permiso especial al director del campamento para permitir que los chicos vinieran a nuestro centro y por suerte nos lo dio.

La escuela en Turquía está lista, pero todavía está cerrada debido al coronavirus: ¡esperamos abrirla en septiembre! Esperamos poder abrir en Siria dentro de un mes, pero depende mucho de la reestructuración, mientras que Kenia está todavía en sus comienzos. Desafortunadamente, la pandemia ha interrumpido todos nuestros planes, por lo que continuamos reevaluando y reajustando nuestros planes de semana en semana.

¿Qué te impulsó a iniciar este negocio?

Injusticia. Dejé mi casa y me mudé a Samos porque no podía seguir leyendo, sintiendo, viendo lo que le pasaba a esta gente en mi Europa sin hacer nada. Mazì nació de esto: luchar contra la injusticia de los campos de refugiados y restaurar los derechos básicos de los niños, al menos en nuestro centro.

Es absurdo que un papel como el pasaporte sea un punto de inflexión entre tener todos los derechos fundamentales que tenemos como ciudadanos italianos, por ejemplo, y ser tratados peor que los animales por haber tenido la desgracia de haber nacido con el pasaporte equivocado.

En Europa, que se enorgullece de ser la tierra de la democracia, la libertad y los derechos, esto es inaceptable. Ya no podía seguir disfrutando de mis derechos, siempre dados por sentados y por los que no tenía que luchar, cuando otros seres humanos como yo son tratados como subhumanos. Mis alumnos nos dicen a menudo que los animales en Europa tienen más derechos que ellos: si encuentras un perro en la calle herido y desnutrido, lo alimentas, lo llevas al médico y le encuentras un lugar donde quedarse, pero no para ellos. Lo cual es completamente absurdo.

¿Qué le da la fuerza para seguir adelante en medio de tantas dificultades e injusticias?

Mis estudiantes y saber que estás en el lado correcto de la historia. A pesar de todas las dificultades, injusticias y situaciones aterradoras que veo, siempre me digo a mí mismo que tengo la suerte de no tener que vivirlas yo misma o mi familia en primera persona. Desafortunadamente, es difícil hacer milagros, pero incluso sabiendo que has ayudado a una persona significa que le has dado un buen uso a tu vida, así que ¡continuemos!

Aparte de la foto tomada por el dron, las otras fueron tomadas por los estudiantes como parte del proyecto fotográfico «Through our eyes» (A través de nuestros ojos) https://www.stillirisengo.org/it/progetti/mostra


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Entrevistas, Europa, Migrantes
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.