DANZA

 

Por Maria Alice Poppe

Tengo que decir que todo lo siguiente viene de pensar con la danza. Normalmente me acuesto para pensar mejor. Se trata de dejarse caer lentamente. Una caída lenta.

Primero viene esa sensación de alivio, un descanso de los tensores y las fuerzas motoras que nos constituyen. Pesar la cabeza en el suelo o en la mano de alguien no es una tarea sencilla. Todos los que han experimentado esto en una práctica corporal saben lo arduo que es el ejercicio de entregar el peso de la propia cabeza a otra persona.

Un gesto distraído llega de forma natural, ese suave estiramiento en el que los dedos de los pies se abren ligeramente y los dedos de las manos respiran. Entonces, un vago suspiro irrumpe, que retrae los pulmones a la espalda. El cuerpo se ajusta a sí mismo en pequeños movimientos para apoyarse mejor. El pelo se cae.

Un giro alrededor del eje y de repente vienen las torsiones que traen la imagen de este no-lugar, donde el horizonte ya no es asunto mío. En ese momento aparecen rumores de un tiempo en que la gente caminaba por las calles sin preocuparse por el aire que inspiraban, abrazándose como si la exhalación no fuera una amenaza.

El gesto de acostarse de espaldas en el suelo liberando el peso de la cabeza, parece causar la sensación de una escucha dilatada, una especie de apertura de los poros que amplía el espacio de los oídos. El cambio en el ángulo de visión, que difiere del posicionamiento vertical, también se revela. El celular se cae, el ministro de salud se va. Parece una repetición. Hay un espacio entre el cuerpo y el techo.

Foto de Maria Alice Poppe

Es mayo de 2020, un momento delicado en el que los modos de existencia están siendo revisados y resignificados cada día, en todo el mundo. El ojo busca y se da cuenta de la amplitud del espacio que no se percibe mucho cuando está de pie – una masa invisible entre el suelo y el techo. El cielo es azul, las calles están vacías.

El ojo, inquieto y sin rumbo, se mueve hacia afuera y hacia adentro simultáneamente. Pienso en cómo sería el futuro. Parece que así, estirada a lo largo, mi cuerpo y mi cabeza se equilibran entre sí.

La música suena bajo en la casa de al lado. La espalda parece estar más pegada al suelo, las escápulas resuenan con el ladrido del perro de la vecina. No se escucha a nadie. Todo se mueve y el cuerpo puede detenerse, el cuerpo debe detenerse. La profunda relación del cuerpo con el suelo conduce a una intimidad casi desvergonzada que exige la producción de pensamiento con la espalda, con los codos, con los pelos del brazo.

En tiempos de pandemia en los que la noción de futuro se transmuta, privada de planes y de la idea de proyecto, me pregunto cuál sería el modo de acción. ¿Qué se hace sin un reloj? ¿Cómo escapar del progreso y entregarse a una especie de involución que refuta las suposiciones que nos dictan? ¿No sería todo cuestión de caer y levantarse, o de presente y futuro? Así que pienso en lo que dijo el antropólogo Eduardo Viveiros de Castro en una entrevista: «Los indígenas no piensan que el futuro será mejor que el presente, como nosotros, y por lo tanto no se desesperan porque el futuro no será mejor que el presente, como estamos descubriendo. Piensan que el futuro será igual o peor que el presente, pero eso no les impide considerarlo con alegre pesimismo, que es lo contrario del optimismo desencantado, que es un poco el nuestro». (VIVEIROS DE CASTRO, 2014)

La casa muestra el enchapado de un conjunto acumulado por la propagación del virus que cambió la historia. El futuro puede ser retrasado, necesita ser retrasado. El cuerpo se iguala al pensamiento en el plano horizontal. Acostarse aquí tiene el sentido de dejarse caer. Poco a poco; o sin la expectativa de retorno; y caer muchas veces, para sentir su peso. Cuerpo y pensamiento, sin jerarquía.

Esto nos sirve para pensar algo que concierne a la relación entre la danza y la filosofía, el peso y el pensamiento, el cuerpo y la presencia. Se trata de creer que el pie piensa, el codo piensa y que no hay jerarquía en relación con el intelecto. La relación horizontal entre la cabeza y el cuerpo puede incitar nuevas fruiciones, proposiciones de otro giro de pensamiento. El cuerpo piensa y el pensamiento se mueve. La cabeza es demasiado pesada, es capaz de causar un desequilibrio en el cuerpo. La cabeza pesa, el cuerpo pesa, el pensamiento pesa y el horizonte no puede llegar. ¿Has pensado alguna vez que la noción de horizonte es una guía para el hombre que se establece verticalmente?

El pensamiento pesa el peso del significado, pesa la historia. Según Charles Feitosa, el filósofo es el que piensa y por lo tanto no se mueve, «no necesita el cuerpo para pensar y, porque piensa mucho, su cuerpo termina por consumirse, por absoluta falta de uso». Más que eso, su imagen quedaría encerrada en su cabeza y su cuerpo estaría enfermo. Inmediatamente me da la idea de que la bailarina tendría la perspectiva opuesta. La imagen de la bailarina estaría destinada a un cuerpo en movimiento que no piensa, que no sabe hablar, que no articula su movimiento al pensamiento y, con ello, su mente languidece. Tal prerrogativa se ha ido desmoronando a lo largo de la historia. La imagen que presupone la dicotomía entre cuerpo y mente, pensamiento y movimiento, desmorona y sopla posibilidades a la danza filosófica y a la filosofía de caminar, correr, saltar, volar, así dijo Zaratustra.

Los espacios están llenos de baches en el cuerpo y el pensamiento, en la filosofía y la danza. El peso es también un tema muy querido por la filosofía, y esto se extiende cuando el pensamiento se mueve, cuando el movimiento penetra en el pensamiento o, mejor aún, cuando el cuerpo y el pensamiento ya no se distinguen y se disponen vulnerables el uno al otro, mientras se tocan, amalgamándose en una entidad inseparable e indistinta. El pensamiento pesa exactamente el peso del significado, por lo tanto, nunca puede ser totalizado, no tiene sentido tratar de totalizarlo. Es decir, como parte de una incesante cadena de signos, es un acontecimiento provisional, en tránsito, no un fin y por lo tanto dotado de un estado incompleto, inacabado, aún por venir.

Todo esto está directamente relacionado con una cierta noción de finitud, con un sentido moderno de finitud, no como una negación del infinito o una privación de lo que es infinito, sino como una exposición del límite de una nueva era atribuida a la opacidad del significado, una cierta resistencia al significado mismo. No sería el caso de tratar el cuerpo pesado y material en oposición a la metáfora del pensamiento ligero e inmaterial. Se trata de identificar una tensión entre lo liviano y lo pesado, entre acostarse y pararse, entre lo horizontal y lo vertical, el cuerpo y el pensamiento, y finalmente, entre la danza y la filosofía para que el futuro pueda ser postergado y el cuerpo pueda acostarse y dejarse caer una vez más.

 

Maria Alice Poppe es Bailarina y Colaboradora en procesos creativos. Doctora en Artes Escénicas por la UNIRIO, Máster en Artes Visuales por la UFRJ, Licenciada en Danza por la Facultad Angel Vianna, Profesora del Departamento de Arte Corporal en la UFRJ y de Arte Corporal en la UFRJ. Es además Coordinadora del Proyecto de Investigación LINHA.

REFERENCIAS:

FEITOSA, Charles. Explicando la filosofía con el arte. Ediouro, 2004.

VIVEIROS DE CASTRO, Eduardo. Diálogos sobre el fin del mundo.

Entrevista de Eliane Brum al Periódico El País. Acceso en noviembre de 2014.