¿Puede un estado de derecho hacer caso omiso de sus propias normas?

09.03.2020 - Gerhard Mertschenk - Pressenza Berlin

Este artículo también está disponible en: Alemán

¿Puede un estado de derecho hacer caso omiso de sus propias normas?

Cuando los Estados Unidos introdujeron la Ley Helms-Burton en 1996, la Unión Europea aprobó el Reglamento 2271/96, que define claramente que el efecto extraterritorial de las sanciones asociadas con la Ley Helms-Burton no es reconocido por la Unión Europea. De conformidad con el artículo 1 del reglamento, este decreto es aplicable en todos los estados miembros de la Unión Europea sin necesidad de que cada país adopte leyes nacionales para aplicarlo. 

Con el reglamento, la Unión Europea quiere permitir que las empresas y los individuos cuyos intereses se vean afectados negativamente por los Estados Unidos sean indemnizados mediante una compensación.

De conformidad con el artículo 2, todas las partes afectadas están obligadas a informar a la Comisión de la Unión Europea en un plazo de 30 días a partir del momento en que tengan conocimiento de cualquier deterioro de sus relaciones comerciales.

El artículo 4 estipula que las decisiones de los tribunales o autoridades administrativas no comunitarias – es decir, incluidas las de los Estados Unidos – no se reconocen ni son ejecutables.

El artículo 5 prohíbe a las personas y empresas residentes en la Unión Europea cumplir las instrucciones o exigencias de las autoridades estadounidenses basadas en las leyes de bloqueo ilegal. Si lo hacen, las partes perjudicadas pueden denunciarlo a la Unión Europea, ya que tendrían derecho a una indemnización.

En virtud del artículo 6, la indemnización también puede hacerse efectiva mediante «la incautación y venta de bienes… incluidas las acciones» de la parte perjudicada.

El artículo 9 obliga a cada Estado miembro de la Unión Europea a establecer sanciones en caso de infracción de las disposiciones del reglamento. Estas sanciones «serán eficaces, proporcionadas y disuasorias».

Por lo tanto, la situación jurídica es clara.

¿Pero cuáles son las consecuencias? Esta regulación no ayuda mucho en la práctica, porque en las relaciones comerciales internacionales, el poder tiene prioridad sobre el derecho. Las leyes de los Estados Unidos pueden no aplicarse aquí, pero funcionan. Es el miedo al potencial destructivo de la superpotencia militar, industrial, financiera, tecnológica, mediática y de inteligencia de Estados Unidos y sus arrogantes políticas lo que ha alcanzado un nuevo pico bajo Trump.

La agresiva política estadounidense que viola el derecho internacional, y la subordinación de la Unión Europea, tienen consecuencias increíbles que no se mencionan o apenas se mencionan en los medios de comunicación dominantes en el mercado y dependientes del capital. Por lo tanto, es apropiado citar algunos ejemplos.

Estados Unidos ha impuesto y cobrado multas a las autoridades norteamericanas por violar el bloqueo financiero de Cuba, que tiene como objetivo negar a Cuba el acceso a divisas convertibles para estrangular económicamente al país, aunque, como se ha explicado, según el reglamento de la Unión Europea, estas decisiones no son reconocidas y no son ejecutables en la Unión Europea:

  • 2014 PNB París 8,9 mil millones de dólares
  • 2015 crédito Agrícola 2015 787 millones de dólares
  • 2015 Commerzbank 1.710 millones de dólares, por lo que es evidente que la República Federal de Alemania es dueña del 15% del Commerzbank.
  • 2018 Societé Generale 1.340 millones
  • 2019 grupo de Crédito Uni 1.300 millones de dólares

Hace poco, el banco suizo Postfinance detuvo las transacciones de pago con Cuba por temor a represalias de los Estados Unidos, de modo que el grupo de solidaridad suizo MediCuba-Suiza ya no puede transferir dinero para sus proyectos de desarrollo en Cuba. El Banco Postal también se negó a transferir el dinero de la suscripción de Granma Internacional a Cuba. Además, hay otros ejemplos, por no mencionar las empresas y los particulares que, por temor a esas sanciones, se abstienen de establecer o ampliar las relaciones con Cuba, independientemente de su naturaleza.

También hay ejemplos que rozan lo ridículo. Durante mucho tiempo, un empleado alemán de la embajada cubana en Berlín pidió cosas a Amazon con la dirección de entrega de la embajada cubana en Stavanger Strasse. Luego llegó el mensaje de Amazon de que no se harían más entregas a esta dirección de un destinatario cubano. A continuación, la empleada pidió la mercancía a su dirección privada, pero no pasó mucho tiempo antes de que su cuenta en Amazon y la de su marido fueran bloqueadas.

Ya sean los bancos, Amazon o el gobierno federal, todos se acobardan ante el poder de los Estados Unidos en lugar de hacer cumplir la ley. Y es muy posible resistirse.

Cuando el banco austriaco Bawag, tras ser adquirido por un fondo estadounidense, canceló las cuentas y depósitos de unos 200 clientes cubanos, el gobierno austriaco lo calificó de ilegal e inició un procedimiento contra Bawag. Como resultado, el banco revocó su decisión. Por lo tanto, el reglamento de la Unión Europea puede aplicarse si hay voluntad política. Esto obviamente falta en el actual gobierno federal y también ha faltado en todos los anteriores gobiernos federales con diferentes composiciones de partidos.

Ya es hora de denunciar (plantear – expresión más suave) este sometimiento a las sanciones de los Estados Unidos que son contrarias al derecho internacional. Ya es hora de que el gobierno federal actúe como un estado verdaderamente independiente y soberano frente a los Estados Unidos, no haciendo caso omiso de las normas vigentes en su país, sino haciéndolas cumplir.

Se pide al Gobierno Federal que siga su voz contra el bloqueo de los Estados Unidos en la ONU con acciones concretas en la aplicación del reglamento de la Unión Europea. Cuando los ciudadanos comunes violan los reglamentos y las leyes, se les hace responsables y se les castiga con prontitud. No debemos permitir que el gobierno federal viole sus propias leyes con impunidad. Esto es indigno de un estado constitucional. Debemos exigir que se aplique la ley y el orden incluso cuando se trate de medidas de los Estados Unidos que sean contrarias al derecho internacional.

Nos corresponde a nosotros ejercer presión -extraparlamentaria y en el Bundestag- sobre el Gobierno Federal para que finalmente se aplique la ley y el derecho cuando se trate de Cuba y el bloqueo comercial, económico y financiero de los Estados Unidos, que es contrario al derecho internacional, contra este país que, como país independiente y soberano, quiere seguir su propio camino de desarrollo independiente de los Estados Unidos.

Artículo de Gerhard Mertschenk


Traducción del alemán por Sofía Guevara

Categorías: América Central, Economía, Política
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.