1 de marzo – Contra la represión: amnistía social y abolición de la normativa de seguridad

01.03.2020 - Toni Casano

Este artículo también está disponible en: Italiano

1 de marzo – Contra la represión: amnistía social y abolición de la normativa de seguridad
(Texto de la Imagen: Palermo suprime el decreto de seguridad)

Durante la conferencia sobre «Valsusa: laboratorio de nuevas políticas represivas Luca, Nicoletta y los demás. ¿Qué hacer?», organizado en Bussoleno por el Controsservatorio valsusino, a la pregunta leninista llegó una respuesta procedente de ese no-lugar llamado cárcel, donde los cuerpos pueden ser detenidos coercitivamente, pero donde el pensamiento no puede ser enjaulado.

Una poderosa voluntad libertaria, la de Nicoletta Dosio – «invitada» a pesar de ella en las barricadas de Le Vallette – que, en su carta escrita especialmente para la Conferencia, indica el camino para desmantelar la máquina represiva, ordenada por la Voluntad de Poder declinada por la dominación capitalista a escala mundial. Dosio pone sobre la alfombra la cuestión de la amnistía social «como reconocimiento de la resistencia colectiva contra las ‘grandes obras del mal’, las guerras y los armamentos, la explotación de los trabajadores y las ‘fábricas de la muerte’, por el derecho a la vivienda, a la salud, al trabajo decente, contra el fascismo y la esclavitud, por una cultura de paz y de liberación».

No es la habitual invocación de la clemencia general hacia los condenados, parece más bien un programa político para empezar a traer un mínimo de justicia en la actualidad. La necesidad de una amnistía social, reiterada por Nicoletta, hace que la pareja, sin embargo, con la abolición de los decretos de seguridad, impida la propagación del Estado carcelario como «mediador» de los conflictos sociales. Por eso la movilización para la derogación de la legislación represiva salvadoreña todos -antes y después de los decretos de marca amarilla y verde- «debe ir de la mano de la petición de la llamada ‘amnistía social’: sin la abolición de una, la otra no sería más que un paliativo temporal».

Aprovechando la «experiencia» y la «generosidad» del movimiento NoTAV, Dosio hace un llamamiento a todos aquellos que han apoyado las luchas llevadas a cabo durante todos estos años y han mostrado su solidaridad con las comunidades de resistencia de Valsusine. Por lo tanto, el nuestro, pide un compromiso «en primera persona a favor de esta batalla imparable por la libertad y la justicia y para involucrar en este frente a las personas y realidades hermanas, en todas partes del país». La amnistía social, como se propone con razón, no es simplemente una medida generalizada de extinción para quienes han cometido un delito cuya culpabilidad y daño causado a la sociedad se reconoce, es ante todo un acto político de redención de las condiciones sociales sufridas dentro y fuera de los no-lugares de reclusión, una especie de «extinción también de los ‘delitos de la pobreza’».

De hecho, Dosio nos dice de nuevo: «Dentro de los muros de las prisiones estos son los crímenes más representados, relacionados con la pobreza, la drogadicción, la prostitución, la clandestinidad». En esencia, estamos tratando con un sistema injusto, básicamente «para ser derribado para construir un mundo más justo y vivible para todos». Ciertamente, ¿cómo no estar de acuerdo con Nicoletta Dosio, cuando se oyen voces desde dentro del gobierno de turno anunciando el endurecimiento de las medidas carcelarias, como en el caso de la llamada «pequeña tienda». Estas hipótesis son efímeras y olvidan la declaración de ilegitimidad constitucional de la ley finlandesa sobre estupefacientes, ya pronunciada por el Consejo en febrero de 2014, en virtud de la cual se han restablecido las normas anteriores sobre el tema.

Pero a pesar de ello, tras la normativa de la guerra, la Ministra del Interior, de acuerdo con la Ministra de Justicia, anunció que había encontrado «una solución», es decir, «la posibilidad de detener inmediatamente a los culpables de este delito con custodia en la cárcel [‘el trato de «poca importancia»’ del anterior]». Como han informado algunos comentaristas, pero también Radio Radicale: «Los dos ministros están estudiando la hipótesis de aumentar la pena mínima para los reincidentes, incluso en el caso del pequeño comercio, para evitar que «al día siguiente en la misma esquina de la calle» se vea «al traficante atrapado el día anterior».

La verdadera razón de tal medida represiva sería, por lo tanto, afectar, como parece haber señalado el Ministro Lamorgese, «también a la desmotivación del personal de la policía». Un hecho verdaderamente inquietante de la «desmotivación», tanto que el radical Benedetto Della Vedova se levantó con razón: «Manco Salvini y el gobierno del Conte 1 habían venido a proponer algo así». El secretario de +Europa, justamente alarmado, destacó una perspectiva verdaderamente dramática si la intención del equipo de Giallorossi se hace realidad, es decir, el aumento de la pena mínima por el trato de «poca importancia». Della Vedova dice: «La gran idea del ejecutivo correrá el riesgo de enviar a decenas de miles de jóvenes y ancianos a la cárcel sólo por unos pocos porros en sus bolsillos».

Básicamente este es el marco político en el que se moverá el día nacional de solidaridad el próximo domingo, 1 de marzo, en apoyo a Nicoletta Dosio y a todos los afectados por la represión. Una jornada de iniciativas y manifestaciones que implicará movimientos de base en las principales ciudades italianas.

También en Palermo el movimiento se reunió en la Plaza Massimo para una congregación unitaria a las 6.30 p.m., teniendo como elemento unificador el hastag #PalermoAbolisceIDecretiSicurezza. Se trata de un vasto frente social (formado por múltiples singularidades, tanto individuales como colectivas) que pretende comprometerse con un espíritu unitario en la organización de las luchas, utilizando lenguajes de comunicación compartidos, sin quitarle nada a la plena autonomía narrativa, mediante el uso de los instrumentos comunicativos más acordes con su propia singularidad. Lo que todos esperan, sin embargo, es reconstruir un discurso público común, tratando de coser los procesos temáticos dentro de una narrativa unificadora, sin la pretensión de reductio ad unum.

El hecho positivo del movimiento de Palermo, sobre el que se ha enfrentado durante algún tiempo -incluso con altibajos- es el de querer mantener una práctica comunitaria expansiva, constituyendo un espacio social de referencia para la ciudad, en el que se puedan exaltar las diferencias en antítesis del pensamiento único homologador. No es casualidad que el documento unitario que convoca la congregación del domingo, emitido en estos días por los organizadores singulares, invite «a las organizaciones de migrantes, a los comités por el derecho a la vivienda, a las asambleas de mujeres, a los movimientos antiguerra, a los colectivos, a los partidos, a los sindicatos, a las asociaciones, al pueblo llano, a los ciudadanos de Palermo a unirse y a apoyar esta movilización que tendrá muchas etapas y hablará muchos idiomas».

En este sentido, el 1 de marzo se consideró la inauguración de una campaña política unificada, cuyas acciones se irán definiendo poco a poco en el máximo reparto: «El 1 de marzo marca la primera etapa de una campaña que debemos construir juntos y continuar hasta que los decretos sean abolidos!» Además, se ha programado para el 14 de marzo un seminario sobre Libia y la manifestación por la liberación de Turi Vaccaro. Recordamos que en estos días la Sala Penal Panormita ha solicitado a la Dirección de la Casa Distrital de Palermo información «sobre las condiciones de salud del preso Turi Vaccaro, conocido por sus posiciones pacifistas, por estar en huelga de hambre durante varios días».

En resumen, al compartir la campaña nacional contra la represión, por la derogación de la legislación de seguridad y la liberación de Nicoletta Dosio, Turi Vaccaro y otros militantes, el movimiento de la base de Palermo quiere expresar su solidaridad con todos los trabajadores que sufren acciones represivas (como en el caso de la condena penal de los 15 trabajadores de Gesip) por haber defendido sus derechos contra la explotación, y con los activistas afectados por las denuncias y los juicios en su contra por su compromiso con estos últimos, con el riesgo de sufrir la restricción de su libertad.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Derechos Humanos, Europa
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Search

Mujeres

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.