Sol Sun: «Somos chinos, no un virus»

18.02.2020 - Murat Cinar

Este artículo también está disponible en: Inglés, Italiano

Sol Sun: «Somos chinos, no un virus»

Debido a la gran paranoia que generó el Coronavirus proveniente de China, se están desatando numerosos episodios de racismo y violencia contra los ciudadanos chinos en varios países del mundo. El horror generado por un virus desconocido mezclado con la xenofobia (sentimiento anti chino) afecta generalmente a los «ojos almendrados» que son nuestros conciudadanos.

Conocí a Sun, hace unos 18 años, en Siena, en la universidad. Se hacía llamar Sol; un chico muy alegre, joven y brillante. Sun fue objeto de un ataque racista durante el famoso brote del virus Sars. Hoy vive en Shanghai y nos dice con sus palabras lo que significa ser víctima de la paranoia colectiva y lo importante que es saber apreciar el corazón de la gente no definiéndola como una amenaza, o simplemente como un virus.

«En 2003 hubo SARS, yo vivía en Siena y tenía 20 años. En realidad, no estaba muy atento a lo que pasaba, porque en ese momento sólo me centraba en mí mismo. En ese momento estaba estudiando y trabajando por la noche haciendo entregas a domicilio para un restaurante chino. El hecho de tener que hacerlo todos los días me cansó mucho.

Todo sucedió una noche cuando salí del trabajo. Un montón de tipos en el pueblo empezaron a gritarme: «¡SRAS! ¡Chinos, váyanse!» Era joven, y como muchos jóvenes, dije malas palabras, pero lo que pasó después fue algo que superó mis expectativas. Imaginé que a lo sumo nos insultaríamos, pero que terminaría rápidamente. Desafortunadamente, no lo hizo. Estaba rodeado, había seis o siete personas y empezaron a golpearme. Me levanté aturdido, era uno contra todos ellos, ¿qué podía hacer? Así que me levanté con la intención de salir e ir a casa. Pero no tenían intención de dejarme solo. Me siguieron riéndose y burlándose y humillándome con malas palabras. Me enfadé. Y he hecho algo de lo que me arrepiento hasta ahora. Volví a la casa y, cegado por la rabia, cogí un cuchillo de la cocina. Bajé a la calle con ese cuchillo y me acerqué al chico que me había golpeado primero. Por suerte, no le pegué, pero hubo una pelea muy mala, en la que en un momento dado vi a mi compañero de habitación, también chino, que intentaba ayudarme. Entonces llegó la policía; me di cuenta de que estaba sin zapatos y mi ropa estaba completamente desgarrada. Nos llevaron a todos a la comisaría de policía.

Estaba esposado en un pasillo, pero esos tipos estaban frente a mí, junto a la máquina de café, discutiendo. Empecé a asustarme, me metí en verdaderos problemas. Estaban delante de mí y no dejaban de amenazarme, diciéndome que una vez que saliera vería algunos buenos. Los miré y pensé: «Tendrán mi edad, tal vez incluso más jóvenes». Empecé a sentirme avergonzado de mí mismo. Estaba cansado, me sentí herido y salí disparado. Les dije lo que pensaba: «Tienes a tu madre cocinando para ti todos los días, alguien que te lava la ropa y la dobla, ¡no tienes que preocuparte por nada! Tengo tu edad, voy a la universidad todos los días, tomo cursos de italiano, tengo que trabajar para vivir aquí en Italia, todos los meses me preocupo por cómo pagar el próximo alquiler, todos los días tengo que tener cuidado de cuánto gastar en comida… ¿Qué he hecho que te molesta? ¿El hecho de que soy chino?» Cuando terminé de hablar, se quedaron callados. Entonces uno de ellos, un niño rubio, vino e hizo algo que siempre le agradeceré. Se disculpó conmigo. Dijo: «Me disculpo en nombre de todos, pero no deberías haber tomado el cuchillo. Fuiste demasiado lejos. De todos modos, prometo que te diremos más tarde en el interrogatorio cómo fueron realmente las cosas».

Por esta acción suya, evité tres años de prisión. Al final decidimos hacer un trato fuera de la corte, que aún me costó tres mil euros en honorarios legales. En ese momento ganaba quince euros al día, era una vergüenza. Nunca le dije esto a mis padres, por un lado, para no asustarlos, pero por otro lado para no hacerlos sentir mal. No soy una persona que llore habitualmente, pero durante la primera llamada telefónica con mi padre después de lo ocurrido recuerdo haberme mordido los labios para que no supiera que estaba llorando mientras le decía que todo estaba bien como siempre.

En los años siguientes, trabajé duro para pagar esos honorarios legales, descuidando mucho mis estudios. Mientras tanto, mi compañero de cuarto, el que se peleó por mí, había regresado a China. Me dijo que mi impulso lo había llevado a cambiar sus planes. Nunca lo volví a ver. Pero lo que me enseñó profundamente una lección fue cuando, dos años después de ese mal episodio, me mudé a una zona donde, por casualidad, también vivían esos chicos. A menudo, cuando salía me encontraba con ellos y cada vez que los veía pensaba que era por ellos que cada día tenía que ahorrar dinero y trabajar para pagar mis deudas. Los odiaba.

Todavía recuerdo esa mañana de verano. Cuando salía de la casa para ir a trabajar, vi alrededor de la entrada de la iglesia en la zona mucha gente vestida con ropa oscura. Cuando pasé por delante de la iglesia, lo que sucedió luego cambió la forma en que veía las cosas para bien. En la iglesia había una gran foto impresa de un niño. Era el de la pelea, el que había odiado hasta entonces. Pero en ese momento me sentí vacío y perdido. En ese momento, la confusión reemplazó mi sentimiento de odio. Ese chico acababa de cumplir 19 años y perdió la vida en un accidente de coche. Sabía que lo odiaba, pero cuando vi esa foto dentro de la iglesia, pensé: «Conozco a esa persona, pero ahora se ha ido… una vida que debería haber empezado y ya se ha ido». Pensé espontáneamente por absurdo en tener otra pelea con él, porque al menos seguiría vivo. En ese momento, cuando me enfrentaba a la muerte, me pareció que todo lo demás se había vuelto insignificante. Desde ese día, empecé a apreciar a todas las personas que me precedieron. Tal vez los conozcamos durante los eventos felices, o tal vez en esos momentos en que tenemos que ser moldeados y pulidos. Al menos desde ese día ya no deseaba la muerte de nadie, porque esa sensación de vacío era muy mala.

Han pasado 17 años, el Coronavirus se ha extendido en China. En muchos lugares, esas acciones poco amistosas hacia los chinos, que me recordaron esa fase de mi vida, se están repitiendo. Aún hoy seguimos usando esas etiquetas, yo soy chino, él es italiano, los chinos son así, los italianos son así, no tenemos esto en común, él está del lado del mal, no puedes aceptar estas costumbres etc… pero olvidamos que todos somos seres humanos. Elogios y faltas, momentos en los que mostramos bondad y momentos de maldad, a veces somos amorosos, a veces detestables… Esto nos hace humanos y esto nos une: tenemos los mismos sentimientos. El virus es obviamente aterrador, pero si el mundo pierde ese sentimiento de sentido común y se olvida de dar amor, entonces es aterrador. Espero de todo corazón que después de esta desgracia, no sólo nuestros cuerpos se curen, sino que nuestros corazones se reanimen de la insensibilidad.»


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Asia, Diversidad, Humanismo y Espiritualidad, Migrantes, Noviolencia, Salud
Tags: , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

 

#8M

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.