Una visión del Premio Nobel de Economía sobre el neoliberalismo y el futuro de Argentina

08.01.2020 - Londres, R.U. - Silvia Swinden

Este artículo también está disponible en: Inglés, Alemán

Una visión del Premio Nobel de Economía sobre el neoliberalismo y el futuro de Argentina
Stiglitz en la reunión anual del Foro Económico Mundial en Davos, 2009 (Imagen de Алый Король. CC BY SA 2.0, Wikipedia)

Joseph Stiglitz es un economista estadounidense que recibió el Premio Nobel de Economía en 2001. Fue vicepresidente senior y economista jefe del Banco Mundial. En los últimos años ha criticado duramente el neoliberalismo globalizado, al que llama «fundamentalismo del libre mercado», y a instituciones internacionales como el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial. No está mal para un conocedor del sistema.

Su reciente e imperdible artículo sobre este tema publicado por The Guardian describe en términos inequívocos cómo: «Décadas de ortodoxia de libre mercado han afectado a la democracia:

«Después de 40 años de neoliberalismo, el veredicto está aquí – los frutos del crecimiento fueron a los pocos en la cima. La credibilidad de la fe del neoliberalismo en los mercados sin restricciones como el camino más seguro hacia la prosperidad compartida está en el soporte de la vida en estos días. Y así debería ser. La disminución simultánea de la confianza en el neoliberalismo y en la democracia no es una coincidencia ni una mera correlación. El neoliberalismo ha perjudicado la democracia durante 40 años.

La forma de globalización prescrita por el neoliberalismo dejó a los individuos y a sociedades enteras incapaces de controlar una parte importante de su propio destino, como Dani Rodrik de la Universidad de Harvard ha explicado tan claramente, y como yo argumento en mis recientes libros “Globalization and Its Discontents Revisited” y “People, Power, and Profits”. Los efectos de la liberalización del mercado de capitales fueron particularmente detestables: si un candidato presidencial líder en un mercado emergente perdiera el favor de Wall Street, los bancos sacarían su dinero del país. «Los votantes se enfrentaron entonces a una dura elección: ceder ante Wall Street o enfrentarse a una grave crisis financiera. Era como si Wall Street tuviera más poder político que los ciudadanos del país.

«Incluso en los países ricos, a los ciudadanos comunes se les dijo: «No puedes seguir las políticas que quieres» – ya sea protección social adecuada, salarios decentes, impuestos progresivos, o un sistema financiero bien regulado – «porque el país perderá competitividad, los empleos desaparecerán, y tú sufrirás».

Ahora ha dado su bendición a la elección del Ministro de Economía por el nuevo Gobierno argentino encabezado por Alberto Fernández. Reconociendo la desastrosa interacción entre el Gobierno de Macri y el FMI, escribe: «Argentina elige al hombre adecuado en el momento adecuado para reavivar la economía.

Martín Guzmán es un destacado experto en deuda soberana y en los problemas que puede causar.

«Cuando el expresidente Mauricio Macri asumió el cargo, su equipo económico admitió abiertamente que si bien habían heredado muchos problemas, comenzaron con una ventaja importante: un bajo nivel de deuda. Apostaron por un conjunto de políticas – haciendo, por ejemplo, recortes inoportunos e innecesariamente grandes en los impuestos a las exportaciones, pagando la vieja deuda impagada a los llamados fondos buitre con rendimientos desmesuradamente altos, y asumiendo nueva deuda de alto interés, a largo plazo, denominada en dólares, todo ello con la esperanza de que las señales favorables al mercado condujeran a una oleada de inversiones extranjeras que estimulara el crecimiento. Incluso en ese momento pensé que era una apuesta arriesgada.

«El resto es historia. No funcionó y a medida que las cosas iban de mal en peor, Macri agravó los errores. Más préstamos, incluyendo un programa de 57.000 millones de dólares con el Fondo Monetario Internacional. Austeridad. Esfuerzos equivocados de esterilización para prevenir la inflación, que generaron un sobreendeudamiento. Lo peor de todos los mundos posibles se avecinaba: más inflación (que alcanza casi el 60% en el año en curso), mayor desempleo (ya a dos dígitos y en aumento) y la reimposición de los controles de cambio, cuya supresión había sido elogiada por Macri al inicio de su administración como la piedra angular de su política económica.

«Como ha dicho Fernández, no se resuelve un problema de endeudamiento excesivo asumiendo más deuda

«Como resultado, Fernández hereda una situación económica mucho peor que la que enfrentó Macri: mayor inflación, mayor desempleo y ahora, una deuda que está más allá de la capacidad de servicio de la Argentina. Doblar una política fallida no funcionará; tampoco lo hará volver a lo que la precedió. Por eso es tan importante que Fernández haya nombrado a un economista conocedor y brillante que combina la energía juvenil con una sabiduría que va más allá de sus 37 años».

Stiglitz es menos expresivo acerca de la forma en que la mayor parte del dinero prestado al gobierno de Macri no fue para tratar los problemas estructurales del país sino para los habituales miembros corruptos de la administración y para muchos inversores internacionales que se aprovecharon de los ya bien establecidos altos rendimientos extraños que han dominado la economía de Argentina durante muchos años. Pero su visión positiva del nuevo Ministro de Economía, a quien conoce personalmente y con quien ha trabajado, abre interesantes posibilidades de asesoramiento sólido.

No se trata de idealizar al nuevo gobierno. Pueden surgir problemas por la mezcla de nuevos nombramientos, como se ha demostrado anteriormente. Y los viejos enemigos, los medios de comunicación de la derecha y la política exterior de Estados Unidos hacia los gobiernos progresistas de América Latina, sin duda reaparecerán con renovada energía.

Pero esperemos que Stiglitz y Cía., si están dispuestos a echar una mano, se den cuenta de que los ciclos de auge y caída del país no son «accidentes» sino una estrategia bien planificada en un país que ha demostrado ser capaz de recuperarse de cada crisis de riqueza robada y que ha producido más riqueza durante los gobiernos progresistas, momento en el que los cleptócratas se preparan para otro ciclo de robo y políticas sociales deshumanizadoras. Cómo romper este ciclo necesitará tanto una buena estrategia local como algún apoyo internacional.


Traducción del inglés por Sofía Guevara

Categorías: Economía, Política, Sudamérica
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 27.02.20

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.