El encuentro que tendrá lugar el día 06 de octubre, podría ser decisivo para la defensa del bosque Amazónico. Trasciende la religiosidad y merece ser seguido hasta por quién haya votado por Bolsonaro, ya que los efectos catastróficos de esta devastación nos afecta a todos, en el sentido democrático…

Usted puede ser un “petralha”, socialista, comunista, seguidor de la teología de la liberación; puede ser una sandía, verde por fuera y roja por dentro, pero aún así, usted necesita del agua para beber, de alimentos saludables para comer, de aire limpio para respirar y de un clima templado con temperatura óptima para no morir de calor ni de frío.

Usted puede ser un bolsomínion, fascita, nazi, idólatra de torturadores, dictadores, mentirosos y difusores de falsas noticias, pero aún así, usted necesita del agua para beber, de alimentos saludables para comer, de aire limpio para respirar y de un clima templado con temperatura óptima para no morir de calor ni de frío.

Usted puede ser ateo, religioso, evangélico o católico sincero o hipócrita, de otra religión o de ninguna, pero aún así, usted necesita del agua para beber, de alimentos saludables para comer, de aire limpio para respirar y de un clima templado con temperatura óptima para no morir de calor ni de frío.

Incluso pueda que usted no tenga ninguna de estas etiquetas, pero aún así, usted necesita del agua para beber, de alimentos saludables para comer, de aire limpio para respirar y de un clima templado con temperatura óptima para no morir de calor o frío.

La Amazonía es la que aporta, en gran parte, en el ciclo de las lluvias que caen sobre Brasil, la que retiene millones de toneladas de carbono que intensifican el calentamiento global, la que ayuda a regular el clima, la que ofrece una inconmensurable biodiversidad, variedad y sabiduría de los pueblos que la habitan. Por lo tanto, depender de la Amazonía es de orden vital para todos nosotros. No importa la religión, política o ideología que se tenga. La Amazonía, con todos sus dones, sólo seguirá existiendo si el bosque permanece de pie.

Así que defendamos nuestros intereses y el de nuestras familias; en el caso de que usted fuese más generoso, piense en la humanidad y en la comunidad de la vida, en lugar de defender los intereses del agronegocio, de las instalaciones mineras, de los deforestadores o de los Estados Unidos, que quieren tomar posesión de la Amazonía, en especial, del subsuelo, rico en tantos minerales como: hierro, niobio, oro, petróleo, gas, etc.

Para todos nosotros, es mejor que la Amazonía permanezca de pie que quemada por el fuego. El Sínodo de la Amazonía puede ser el gran punto de inflexión y de cambio para la humanidad. ¡Qué todos recen por ella!


Traducción del portugués por Erika Rodriguez