Es difícil no odiarlos

25.10.2019 - Ivan Marchetti

Este artículo también está disponible en: Italiano

Es difícil no odiarlos
(Imagen de Tim Dennell vía Flickr)

Debo confesar que el ataque de Erdogan a los kurdos me provocó sentimientos negativos que me llevaron a tener pensamientos igualmente feroces. Con una regurgitación imparable sentí un profundo desprecio por la indiferencia y la ignorancia italiana. Vi a simple vista todo ese fango de cualquier tipo invadiendo las calles y plazas de mi ciudad. Miré, a veces mirando fijamente, el fenómeno del «A quién le importa» con los ojos del odio, y comprendí más allá de lo políticamente correcto que es difícil no odiarlos.

Mientras los misiles que Italia vende a Turquía masacraban a civiles indefensos; mientras el gobiernucho anunciaba el cese de la venta de esas mismas armas; mientras una madre y su hijo yacían abrazados en el fondo del mar; mientras Whirpool se marchaba; mientras los parlamentarios estaban siendo aislados, yo me sentí odiado, asustado por esto y tratando de defenderme de ello, reflexionando sobre lo que realmente estaba ocurriendo.

Gracias a las redes sociales, todos tienen la verdad en sus bolsillos. Antes, por lo menos, sólo éramos CTs de la selección nacional de fútbol, mientras que ahora somos todólogos. Sin una pizca de preparación, sin leer ni siquiera un libro al año, evitando como la plaga la necesidad de conocimiento y amor para el cuestionamiento de sí mismos y de sus creencias, todos estamos allí, dispuestos a decir lo nuestro y a apoyar a los poderosos en el deber, porque de esta manera si hago lo que todos hacen, me siento fuerte también. Este es el mecanismo que conduce a la monstruosidad de una sociedad en la que una mujer es asesinada cada tres días, en lo que equivocadamente se llaman tragedias familiares. La tragedia es social, generacional e histórica.

En este punto, mientras el mundo tiembla y sus expresiones enajenadas permiten la manifestación de cada atrocidad, ¿por qué no debería odiarlos?

¿Por qué no debería odiar a Erdogan el asesino?

¿Por qué no debería odiar a los fascistas de la Liga?

¿Por qué no debería odiar la información manipulada?

¿Por qué no debería odiar a los grupos de poder?

¿Por qué no debería odiar las coaliciones imposibles?

En resumen, ¿por qué no debería odiarlos a todos?

El odio es una bestia mala. Se presenta como un amigo, porque siempre te da razón y te pone en una posición de superioridad. El odio no te deja solo, porque siempre hay muchos que odian. Entonces el odio es cómodo, no te hace luchar para encontrar nuevas respuestas, porque el odio siempre tiene el favor de la mayoría y finalmente el odio te hace sentir fuerte: ¡fuerte con el débil y débil con el fuerte! Pero este último supuesto, para los que son amigos del odio, no representa un gran problema, de hecho, es bueno saber que entre sus puntos de referencia están los más fuertes, los más inteligentes, los que no tienen escrúpulos, que muchos admiran y que les gustaría ser como ellos.

El odio se desliza y comienza a desgastar el alma, con un lento e inexorable trabajo de autodestrucción del sujeto en el que vive. Es un mecanismo fácil: la vida es cada vez más dura, tanto desde el punto de vista económico como existencial. Las tensiones aumentan, al igual que sus insuficiencias y las oportunidades perdidas para una vida de «habría sido hermoso, pero ha ido de otra manera». La palabra voluntad y coherencia desaparece del diccionario y todo se vuelve banal; pero esa cólera existe, existe y a pesar de los esfuerzos realizados para poder suprimirla, debe ser desatada. Entonces, ¿qué hacer para evitar cuestionar las razones que crearon esa situación? Descarguen el odio sobre los más débiles y conviértanse en odio ellos mismos. De esta manera estructuramos toda una sociedad basada en la violencia que nos acompaña desde la cuna hasta el cofre de la muerte.

Se trata de un examen en estado natural, que todavía muy pocos aceptan y se comprometen a desviar el curso. Nuestras mentes están cerradas, porque el tema del fracaso personal es demasiado fuerte para ser trabajado y entendido en profundidad. Todos estamos en peligro y cuando explota, realmente lo está. Aquí están las tragedias familiares mencionadas anteriormente, el racismo, el surgimiento de nuevos chivos expiatorios y guerras, las muchas guerras en las que ni siquiera lo más grave y atroz como la muerte de un niño puede humanizarnos más.

A la luz de esto no puedo convertirme en odio, no puedo ceder a la bestialidad de este momento histórico y no permitiré que las fuerzas oscuras del mal se apoderen de mi corazón y de mi mente. Somos criaturas maravillosas que se desperdician por nada. Acojo con gran satisfacción los movimientos ecológicos, porque pueden representar una ruptura no violenta con las generaciones anteriores.

Ha llegado el momento de que el vacío generacional no reanude las antiguas glorias del enfrentamiento, sino que se abra a una nueva experiencia de encuentro, influencia mutua y colaboración, porque sólo así será posible eliminar definitivamente a los Dinosaurios que siguen considerando al ser humano como un animal social y avanzado. El ser humano es una criatura intencional y esto es exactamente lo que los Dinosaurios temen.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Humanismo y Espiritualidad, Internacional, Opiniones
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 13.12.19

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.