Érase una vez Alemania, y quizás incluso el capitalismo

26.09.2019 - Luca Cellini

Este artículo también está disponible en: Italiano

Érase una vez Alemania, y quizás incluso el capitalismo
Ulisse 2020 (Foto de Luca Cellini)

Hay 1,65 millones de alemanes que actualmente dependen de las donaciones de alimentos. Según Tafel, la organización alemana de bancos de alimentos, el número de personas que solicitan alimentos ha aumentado en un 10% y un 20% entre la población de edad avanzada. El número de bancos de alimentos se ha duplicado, pasando de 480 en 2015 a 947 en 2019, mientras que el número de jubilados que corren el riesgo de caer en la pobreza en Alemania podría aumentar en 2039, pasando del 16,8% al 21,6%.

La organización Tafel que opera en Marl, en Renania del Norte-Westfalia, había ido a las noticias el verano pasado para una controversia que la había visto acusada de negar comida a hombres solitarios sin ciudadanía alemana. «El problema es que no tenemos suficientes fondos y medios de subsistencia», dijo la directora Renate Kampe en ese momento, denunciando que el número de personas que solicitaban alimentos se había duplicado en poco más de un año.

Por primera vez desde 2009, la tasa de empleo ha disminuido. También se produjo un fuerte descenso en el índice de las Pmi (en español: índice de gestores de compras), el índice compuesto que mide el nivel de actividad manufacturera en un país.  A finales de septiembre, el PIB alemán sufre un descenso seguro por segundo trimestre consecutivo y, por lo tanto, Alemania entrará oficialmente en recesión.

La locomotora de Europa se está frenando, de hecho, ya se ha frenado, y con ella podría conducir a un largo período de estancamiento en la mayoría de los países europeos que son el primer socio comercial de Berlín, empezando por Italia.

Los datos reales tienen en cuenta principalmente la producción industrial, que el país ha estado en recesión durante los últimos doce meses. Económicamente no es una cifra pequeña, porque hay que tener en cuenta que en Alemania la industria nacional genera el 25% del producto interior bruto, un porcentaje muy superior a la media de la UE, que se sitúa en torno al 17%.

Las causas de esta recesión son muchas y variadas: las guerras comerciales internacionales que han tenido lugar en los últimos tres años, las sanciones europeas contra Rusia, que han sido muy solicitadas por la OTAN y los Estados Unidos, en lugar de debilitar a Rusia, están teniendo el efecto contrario, es decir, que la economía europea está colapsando, en primer lugar, la economía alemana. El clima general de incertidumbre ha afectado negativamente a la economía alemana, que depende en gran medida de las exportaciones, que representan casi la mitad de la producción económica anual del país.

Alemania es el mayor exportador de productos a Europa y ocupa el tercer lugar entre los mayores exportadores del mundo, después de China y los Estados Unidos.

La demanda de China, que es un mercado importante para los productos alemanes, se ha debilitado debido a la ralentización del crecimiento chino, los derechos impuestos por Trump finalmente dieron un fuerte golpe a la industria automotriz alemana.

No es casualidad que las semanas de trabajo se hayan reducido. En este contexto, un número cada vez mayor de empresas alemanas han reintroducido rápida y frenéticamente programas de trabajo a corto plazo, los que se aplicaron durante la última crisis financiera mundial para mitigar su impacto en las empresas industriales y sus trabajadores. Según una encuesta realizada por el Instituto de Investigación Económica Ifo, con sede en Baviera, el 8,5% de las empresas manufactureras alemanas tienen previsto introducir programas de trabajo de semana corta al final de los próximos tres meses.

Al mismo tiempo que la brusca desaceleración de Alemania, también existe la economía Brexit que, al menos en términos de estructura europea, ha abierto una verdadera puerta a lo desconocido.

En el ámbito de la política interna, no se contemplan planes estratégicos de gran alcance en el horizonte, al contrario, también en este caso existe una gran incertidumbre, a la derecha de Merkel los liberales y Afd están alineados graníticamente en la trinchera del rigor y de las cuentas ordenadas. La izquierda representada por el Linke y los Verdes, por otro lado, pide una fuerte discontinuidad, pero está demasiado dividida en su interior y demasiado minoritaria para proponer planes unitarios.

La reciente declaración del Ministro de Finanzas alemán, es decir, el deseo de ampliar los límites de la bolsa de valores y aumentar el gasto público con intervenciones adicionales de 50.000 millones de euros, equivalentes a lo que la recesión de 2008 le costó a Alemania, sólo puede ser agua dulce.

A nivel internacional, la elección de Ursula von der Leyen como miembro de la Comisión Europea parece certificar la intención de mantener el rigor y los sacrificios alemanes en la cima de la Unión.

Pero la perspectiva que se nos presenta y la dura realidad cotidiana de la economía y la industria de Alemania y Europa, que se teme por la salud, también podrían llevar a un cambio de rumbo drástico.  En resumen, una fase de máxima incertidumbre, claramente visible también desde el suelo, no estando dentro del puente, donde las decisiones económicas se toman a nivel europeo.

Por el contrario, Mario Draghi, el presidente del BCE al final de su mandato, que expira en pocos días en octubre, ha preparado y armado su famosa «bazooka», la del Quantitative Easing (Facilitación Cuantitativa) ilimitado, lista para la necesidad de desfilar.  Cargado de munición pesada, calibre de 20.000 millones de euros al mes si es necesario, lo que en dinero sería decir: producción constante de moneda desde cero, para bajar el valor del euro, para aumentar la circulación interna de dinero, (que por un lado valdrá menos y tendrá menos poder adquisitivo, pero que podrá circular más esperanzadoramente al menos en un incentivo ideal para hacer girar más moneda); mantener bajos los tipos de interés oficiales (para no desanimar la inversión en deuda); y devaluar el euro con el fin de apoyar incluso las exportaciones de productos.

Para completar el cuadro, el tren chino se ha ralentizado considerablemente, y si Europa no lo está haciendo tan bien, Rusia no está ciertamente en mejor situación. Al otro lado del Atlántico, en el horizonte, más de un economista de cada dos pronostica que en 2020 la economía americana entrará en la «zona de peligro», pronosticando un fuerte golpe de freno, o por lo menos fuertes signos de recesión, ya en los primeros meses de 2020. Entre los factores responsables, la globalización, el envejecimiento de la población, el peso desproporcionado de la deuda, el bajo aumento de la productividad, la drástica reducción del comercio generada por la fuerza de los derechos y las contramedidas deseadas por Trump, por último, pero no por ello menos importante, el problema interno y la cada vez más fuerte deconstrucción social.

En resumen, desde el punto de vista económico, para nosotros en Europa es un poco como estar con un barco en medio del gran mar, con el timón pegado a un lado, sostenido firmemente por el rigor del timonel alemán, y por el otro, el arquero italiano que dirige el BCE, antes de bajar del barco, ha soltado los cordones de todas las velas (llenas de agujeros, desgarradas y desgastadas) en un intento de, al menos, embarcar el mayor viento posible.

Esperemos al menos no tener delante de nosotros las famosas rocas de las sirenas de Ulises, que tal vez nos cantan sobre un nuevo capitalismo sostenible, más verde, más azul, más todo, y perdónenme la fácil ironía de este momento, «más humano, más verdadero, es el baile de la pipa», parafraseando una vieja canción de Elio y las tensas historias.

O, quién sabe, dada la situación general a nivel mundial, tal vez podríamos estar frente a las Columnas de Hércules, donde narraba el fin de la tierra, «non plus ultra» (no más allá) advirtió a los antiguos, pero sólo fue una creencia que se desarrolló más tarde, a principios de la Edad Media, inmediatamente después del colapso del «Imperio Romano».

En realidad, el «non plus ultra» representaba sólo el límite extremo, sí, pero no del mundo de manera absoluta, sino del mundo conocido.

Más allá de las columnas Platón el Griego, relata otro «mundo», una civilización diferente, diferente de todas las que entonces se conocían, mejor, más respetuosa, más consciente, más avanzada en el pensamiento, así como en la técnica, que había fundado su sociedad sobre el avance espiritual que le precedía o al menos al mismo ritmo que el material.

En resumen, quizás la era de las ideologías ha terminado y está enterrada, pero ahora sería útil obtener algunas ideas muy buenas, más que capital, sobre el verdadero desarrollo y el crecimiento humano, y hacer que llegue rápidamente también.


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Economía, Europa, Internacional, Política
Tags: , , , , , , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 06.12.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.