Unas 20.000 personas, según la Guardia Urbana, han participado en la manifestación celebrada el 27 de septiembre en Barcelona para pedir medidas contra el cambio climático.

Impulsada por el movimiento “Fridays for future” junto con “Alianza por el Clima”, “Alianza por la Emergencia Climática” y “2020 Rebelión por el Clima”, la huelga ha sido respaldada por más de 300 organizaciones y se han realizado protestas en más de 1.600 ciudades de todo el planeta.

La manifestación de Barcelona ha finalizado en Plaza Cataluña con parlamentos de niños que reclamaban dejar de usar productos plásticos, implementar más transporte público o lanzar menos emisiones contaminantes, así como un futuro mejor para el planeta y para los humanos.

También el colectivo de mujeres brasileñas en Barcelona ha denunciado el genocidio de los incendios en la Amazonia, un gran ataque ecológico que beneficia a los intereses de las grandes corporaciones de la agroalimentación, la minería y los madereros.

El manifiesto conjunto de “Fridays for future” pide que los gobiernos declaren el “Estado de Emergencia Climática”, así como que se comprometan a impulsar medidas concretas y urgentes para alcanzar, como mínimo, los objetivos establecidos en el “Acuerdo de París” (dicho acuerdo, firmado en 2015 y ratificado por 185 países, persigue que los Estados reduzcan sus emisiones para limitar la subida de la temperatura en 2 ºC con respecto a niveles preindustriales. El acuerdo entrará en vigor en el año 2020). Así mismo, el manifiesto pone de relieve que Cataluña se ha convertido en la primera comunidad autónoma de España en sumarse a la declaración del Estado de Emergencia.

Para finalizar el manifiesto acaba recordando: “El cambio climático es la mayor amenaza a la que se enfrenta la humanidad en toda su historia, y para hacer frente a esta situación, debemos, más que nunca, estar todas las personas unidas”.