Tamandua tetradactyla

27.08.2019 - Paolo D'Aprile

Este artículo también está disponible en: Italiano

Tamandua tetradactyla
(Imagen de Aranquém Alcântara (elab. Pressenza))

El antropólogo Claude Lévi Strauss detestó la bahía de Guanabara, le recordó una boca sin dientes, mandíbulas mudas de una bestia moribunda cuyos enormes relieves de Pão de Açucar y Corcovado eran centros truncados de dientes pútridos. El antropólogo Claude Lévi Strauss detestó la Bahía de Guanabara, símbolo de Río de Janeiro y de todo Brasil. En los años treinta del siglo XX, el paisaje sin la silueta de rascacielos a ambos lados, dejó al ojo del europeo la posibilidad de ver montañas, bosques, imaginar la Amazonia y el Mato Grosso donde pronto iría a estudiar y escribir sobre tristes trópicos y pueblos sin organización social: sólo personas, como se puede leer en su famoso libro. Si la bahía es una boca sin dientes, el puente es como un freno de caballo que lo cruza. Entre Río y Niteroi, trece kilómetros de torres de hormigón de setenta metros de altura y ciento cincuenta mil coches al día.

Quién sabe lo que habría dicho el ilustre antropólogo si lo hubiera visto, o mejor dicho, si lo hubiera cruzado en hora pico cuando el tráfico se detiene y te quedas en medio de una boca sin dientes de tamaño colosal. En el bosque del interior, a miles de kilómetros de la bahía sin dientes, tuvo tiempo de vivir con los Nhambiquara, un grupo étnico aislado cuya forma de vida, según el estudioso, era realmente miserable: sin casa, excepto plátanos u hojas de palma utilizadas como cabañas, sin cultivar la tierra o criar ganado, sin saber contar más allá del número tres, dedicando el día simplemente a la belleza de la ociosidad, a pintarse el cuerpo con dibujos y arabescos maravillosos, a reírse y a solazarse en abrazos y besos: las puertas del infierno, el paraíso en la tierra.

Claude Lévi Strauss, regresó a París, inventó el estructuralismo y nunca regresó a la Bahía de Guanabara. En el puente Río-Niterói, orgullo de la ingeniería brasileña, trece kilómetros, setenta metros y ciento cincuenta mil máquinas, hoy aterriza allí un helicóptero. La persona que baja de prisa salta como un niño gordo, salta de alegría como un niño gordo feliz cuando gana la Juve con una pena robada: no importa si la pena es robada, lo que realmente importa es ganar. Salta, exultante, cierra el puño, corre y abraza a los presentes.

https://www.youtube.com/watch?v=OepJQPTk1fk

La acción terminó de la mejor manera posible. Ya no hay peligro, podemos reabrir el puente a las ciento cincuenta mil máquinas que tocan la bocina de prisa, las televisiones ya han mostrado y repasado la prodigiosa acción del francotirador que desde cien metros coloca una bala en la cabeza del secuestrador. Los rehenes pueden descender a salvo. Brazos extendidos, saltos de alegría, balanceo del vientre, puños cerrados, abrazos y gritos, palmadas en la espalda, bar sport. Su nombre es Wilson Witzel, es el gobernador del estado de Río de Janeiro. Le dio carta blanca y licencia para matar a su policía, cuyos helicópteros sobrevuelan las favelas disparando a la gente y dejando decenas, cientos de cadáveres: 881 desde principios de año. En Río de Janeiro, se está llevando a cabo una política de exterminio de las poblaciones vulnerables. Hoy, los tiradores han derribado a un loco que secuestró un autobús en el puente con un arma de juguete. Ayer un río de sangre fluyó por los callejones de la favela.

La selva amazónica arde en llamas y el mundo se mueve con razón e incluso llega a pensar que tiene el derecho sagrado de intervenir para apropiarse de un territorio que no le pertenece: es un bien común y usted es incapaz de manejarlo, dice. Como si ese mismo mundo decidiera llevarse de Italia la gestión de sus ciudades de arte, Venecia y Florencia, porque se deja al descuido y al saqueo de hordas de turistas codiciosos y a la deriva transatlántica. Pero todo esto no importa. La mayoría de nuestra gente no lo sabe, hoy están tan contentos como Wilson Witzel porque vieron en directo el momento exacto en que la cabeza del secuestrador se partió en dos con el cerebro y los trozos de cráneo volando sobre la acera, las tripas de los gobernantes balanceándose, los puños cerrados y los brazos estirados como una portería, mientras el bosque de Nhambiquara arde desde hace dos meses sin que Bolsonaro haya movido un dedo, en efecto, arde precisamente porque Bolsonaro dijo que era posible quemarlo, nadie puede detener el desarrollo del país, que la tierra sirve de pasto para las vacas, para plantar soya y para encontrarnos metales preciosos. Quema. Que quema, que dispara a la cabeza del secuestrador y a la de cualquiera que, desde lejos, parezca un criminal, que se regocija en cada árbol talado, en cada cuerpo lavado, en la sangre de nuestro pueblo, en ese pobre Tamandua tetradactyla, un oso hormiguero sin ojos, sin pelo, sin nada más, mudo de pie ante la conciencia maldita del mundo infame.

En el principio era el Verbo, la palabra que define, establece, autoriza. Meses de ataques convulsivos contra todo lo que, según el presidente, representa el marxismo cultural que pretende transformar el país en una «dictadura comunista al estilo cubano». Meses de terror en los que se han extinguido los órganos de control y protección ambiental, en los que se han firmado casi seiscientos permisos de deforestación, en los que los científicos de la institución de estudios ambientales han sido despedidos sumariamente. Hace unos días el cielo de São Paulo estaba literalmente lleno de oscuridad: eran las nubes de humo de los incendios que venían del Amazonas. Noche a plena luz del día. Humo y no nubes, humo que ha recorrido miles de kilómetros, un corredor de aire sucio, un corredor de muerte.

Vista de Sao Paulo a las 3 pm

La reacción del mundo, de Macron, de Merkel… amenaza con sanciones económicas que nos pondrían al borde del abismo. Bolsonaro habla a la televisión con redes unificadas. Dice que hará todo lo que pueda para combatir los delitos ambientales. Está mintiendo, como siempre ha mentido. La gente lo sabe y mira por las ventanas para gritar su desacuerdo. Un grito catártico. Para ayudar al pobre oso hormiguero, abrí la ventana y también grité.

https://www.facebook.com/665517103649471/posts/o-dia-que-%C3%A9-da-ca%C3%A7a-n%C3%A3o-%C3%A9-do-ca%C3%A7ador-parece-que-o-jogo-virou-/1158142221053621/


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Internacional, Opiniones, Política, Sudamérica
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.