«No podemos permitir que Trump y Netanyahu nos oculten la cruel realidad de la ocupación.»

 

Por Eoin Higgins, redactor de Common Dreams

Los representantes Ilhan Omar y Rashida Tlaib llevaron a cabo una conferencia de prensa conjunta el lunes en respuesta a la prohibición de visitar Israel y los Territorios Ocupados la semana pasada.

Omar y Tlaib, las dos primeras mujeres musulmanas estadounidenses en el Congreso, apoyan el movimiento de boicot no violento, desinversión y sanciones (BDS).

Se les impidió que entraran a Israel por esos puntos de vista, pero la verdadera causa por parte del primer ministro israelí Benjamín Netanyahu puede haber sido el empuje del presidente estadounidense Donald Trump, quien ha lanzado acusaciones de antisemitismo contra Omar y Tlaib, para mantener a los dos fuera.

Tlaib, de ascendencia palestina, lloró mientras describía las consecuencias de la ocupación para la salud mental y emocional de su familia.

«Todo lo que puedo hacer…. como nieta de una mujer que vive en territorio ocupado,» dijo Tlaib, «es elevar su voz exponiendo la verdad.»

En sus comentarios, Omar dijo que agradece la solidaridad de sus colegas demócratas que pidieron una moratoria para visitar Israel hasta que tanto Tlaib como Omar pudieran ir al país sin restricciones. Sin embargo, dijo que, de todos modos, los legisladores deberían ir a ver la realidad de la ocupación.

«No podemos permitir que Trump y Netanyahu nos oculten la cruel realidad de la ocupación», dijo Omar.

A Omar y Tlaib se les sumaron en la conferencia otras víctimas de las restricciones de viaje del gobierno israelí.

«La decisión de Netanyahu de negarnos la entrada podría no tener precedentes para los miembros del Congreso», dijo Omar, «pero es la política de su gobierno cuando se trata de los palestinos».

Vea la conferencia de prensa:


Traducción del inglés por Soledad Imbago

El artículo original se puede leer aquí