La migración, las guerras imperialistas, el comercio de armas y el funcionamiento del capitalismo

20.07.2019 - Londres, R.U. - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

La migración, las guerras imperialistas, el comercio de armas y el funcionamiento del capitalismo
Rafeef Ziadah, habló en el Foro Social Internacional del Partido Laborista, el 14 de julio de 2019 (Imagen tomada por Middle East Monitor)

Una gran cantidad de oradores internacionales asistieron para dar charlas en el Foro Social Internacional organizado por el Partido Laborista del Reino Unido, los días 13 y 14 de julio de 2019, sobre temas de economía global, crisis climática, finanzas globales y responsabilidad, movimiento de personas y proteccionismo comercial. Publicamos aquí la transcripción de la conferencia de Rafeef Ziadah, profesora de Política Comparada de Oriente Medio de la Escuela de Estudios Orientales y Africanos (SOAS) de la Universidad de Londres, en la sesión plenaria sobre el Movimiento de Personas.

Debería empezar por darles la bienvenida a esta Universidad, un lugar que se enfrenta a la peor parte de la comercialización de la educación y esta es una lucha que estamos teniendo actualmente aquí en SOAS y van a escuchar mucho de nuestro sindicato el año que viene. Así que espero que lo tengan en cuenta mientras hablamos de la migración y el movimiento de personas, hoy, que hay estas luchas en todo el sector académico y que no podemos esperar a que un gobierno laborista detenga las amenazas que se ciernen sobre nuestro sector.

Esta es una pregunta sobre cómo nos tratamos unos a otros como seres humanos, cómo pensamos unos de otros y cómo vivimos y sobrevivimos en este planeta.

Dicho esto, quiero ser realmente honesta sobre lo difícil que fue para mí escribir esta ponencia. Escribo esta conferencia como alguien que es una refugiada palestina a la que se le niega el derecho de regresar a su casa, y como alguien que hasta hace muy poco era indocumentada, o lo que algunas personas llaman ilegal. Así que sé lo que significa que un pedazo de papel pueda dictar toda tu vida; si puedes ver a un dentista cuando estás enfermo, si puedes ver a un médico, pero también a quién puedes amar, con quién puedes casarte y cómo puedes moverte. Así que para mí esta no es sólo una cuestión de política, es una cuestión de cómo nos tratamos los unos a los otros como seres humanos, cómo pensamos los unos en los otros y cómo vivimos y sobrevivimos en este planeta, porque a pesar de las fronteras es en realidad un solo planeta que podríamos estar enviando al infierno y en llamas en este momento.

El llamado régimen de migración internacional es brutal y violento. La llamada gestión de fronteras ha conllevado realmente a la titulización, a la externalización y a la criminalización de los migrantes y refugiados, y de cualquiera que se atreva a apoyarnos. El objetivo general más grande ha sido guardar a la gente en otro lugar, para asegurarse de que no lleguen a las costas de Europa o América del Norte. Por supuesto, existe el mito común de que Europa y Norteamérica no pueden hacer frente al gran número de inmigrantes.  La realidad es que la mayoría de las personas desplazadas terminan en el sur del mundo. Realmente vimos esta histeria alrededor de los 44 migrantes que recientemente intentaron cruzar el Canal de la Mancha durante el período navideño. Y la histeria era tan intensa que la gente hablaba de mover barcos de guerra y traer cazas para 44 migrantes que solo intentaban cruzar por el canal.

No es una casual, por tanto, que cuando personas como Muammar Gaddafi estaban siendo expulsadas del poder, la amenaza que representaban para Europa era que abrirían las fronteras a los refugiados. Esto se debe a que durante décadas el régimen migratorio de la UE ha dependido en gran medida de conectar la ayuda al desarrollo para estos regímenes dictatoriales con el control de las fronteras. Esa ha sido la política. Reciben ayuda al desarrollo si mantienen a los migrantes alejados de nuestras fronteras. Y con esto también consiguen equipo de vigilancia. Este es el sistema del que estamos hablando y este es el sistema que queremos desmantelar.

La realidad es que hoy tenemos fronteras abiertas: tenemos fronteras abiertas para el capital y tenemos fronteras abiertas para las personas que pueden adquirir la ciudadanía.

Por lo tanto, hablar de una crisis de migración o de una crisis de refugiados, en realidad, es sólo un debate sobre los cuerpos, pero sobre cuerpos que tienen derecho a moverse y sobre los cuerpos que no lo tienen, y sobre quiénes deben ser contenidos y quiénes deben ser guardados. Mientras que algunos consideran que la demanda de fronteras abiertas es demasiado vaga, la realidad es que hoy tenemos fronteras abiertas: tenemos fronteras abiertas para el capital y tenemos fronteras abiertas para las personas que pueden adquirir la ciudadanía. Por ejemplo, los programas de ciudadanía por medio de inversiones permiten la compra directa de derechos de residencia y una vía rápida hacia la ciudadanía, si es que usted puede permitírselo. Para este país, el llamado programa de visados dorados, que se introdujo en 2008, realmente ha introducido una gran cantidad de dinero de inversión por valor de 3.180 millones de libras esterlinas para 2015, con más del 60% de solicitudes exitosas procedentes de China y Rusia.

Así que cuando hablamos de la circulación de personas y de limitar la circulación de personas, realmente estamos hablando de limitar la circulación de los trabajadores que no pueden permitirse adquirir la ciudadanía. Estamos limitando el desplazamiento de personas específicas, de cuerpos específicos que están clasificados por raza y, en muchos casos, también por género de maneras determinadas.

Por supuesto que ha habido una respuesta liberal a esto y la respuesta liberal es afirmar el universalismo basado en los derechos humanos y las normas internacionales, enfatizar el respeto por la dignidad de los refugiados y otros tipos de migrantes, dar provisiones para la asistencia humanitaria y cumplir con las obligaciones gubernamentales bajo el derecho internacional. Todo esto está muy bien. Así que, en lugar de las ideas xenofóbicas sobre los migrantes como una amenaza, se supone que debemos tener una actitud de bienvenida hacia ellos y se nos anima a ver que los migrantes retribuyen.

Y hasta que no podamos decir que el capitalismo funciona creando expropiación, entonces no estamos hablando realmente de las causas principales del problema.

Tienen un dinamismo empresarial, devuelven el crecimiento económico y también aumentan la demanda de los consumidores. Una vez más, todo esto puede ser realmente bien intencionado, pero esto no llega a abordar las causas fundamentales de por qué la gente se traslada en primer lugar y personalmente, y creo que la mayoría de las personas que trabajan sobre los inmigrantes esperan mucho más y mucho mejor, porque este paradigma se basa realmente en la producción de la idea de un «buen inmigrante» y de un «mal inmigrante». Un migrante que se vio forzado a abandonar el país a causa de la guerra frente a los que se marcharon a causa de la migración económica. Pero no sé qué personas, si se trata de sus familias que viven o mueren, no se mudarían por razones económicas. ¿Cómo separar la guerra de la pobreza? Cuando hablamos de políticas que se limitan a adherirse a los dictados del sistema migratorio y a suavizarlo, se trata esencialmente de una política más suave de simplemente ordenarlos, etiquetándolos como quiénes son dignos y quiénes no lo son.  Explica la migración como un tema de «por allí”. Hay gente «allí» que tiene problemas, pero eso no explica el porqué de la migración y el movimiento de personas, o si el desplazamiento y la desposesión es realmente fundamental para el funcionamiento del capitalismo. Y hasta que no podamos decir que el capitalismo funciona creando desposesión, entonces no estamos hablando realmente de las causas originales del problema.

Las guerras imperialistas y el comercio de armas del que este país se beneficia ampliamente son los factores que lo producen.

El paradigma liberal más blando también significa que la migración se explica como cuestiones de guerra y pobreza en otro lugar. Esto es en sí mismo un proceso de racialización; estas otras personas tienen guerras mientras que nosotros no.  En otro lugar la gente se quita la vida unos a otros y luego vienen aquí en busca de la felicidad. Esto quita completamente la responsabilidad de los países más ricos y de las corporaciones que llevan a cabo políticas en el extranjero que despojan a la gente. Los estados occidentales y las instituciones financieras internacionales son los que están produciendo el desplazamiento y el despojo. Las guerras imperialistas y el comercio de armas asociado a ellas, del que este país se beneficia ampliamente, es lo que produce esto.

Las crisis económicas y ecológicas, la desestructuración neoliberal de las últimas décadas no pueden ser ignoradas como las causas fundamentales del desplazamiento. La inmigración no es un tema que comienza en la frontera nacional, sino que está arraigada en largas historias de colonialismo, imperialismo, presiones económicas internacionales y prácticas de política exterior que generan patrones de migración en primer lugar.

El movimiento de personas no ocurre en un vacío, sino que está profundamente ligado, no sólo a la influencia global colonial del norte o del sur, sino también a las prácticas empresariales y a las políticas respaldadas por el Estado.  Países como éste están implicados en las causas de los desplazamientos de las personas. No son receptores pasivos que simplemente necesitan ser agradables.

Lo que realmente quiero decir es que, en lugar de entender la migración como una cuestión de caridad o simplemente de adherirse al derecho internacional o a las normas internacionales, tenemos que entender que, independientemente de la situación, los inmigrantes son parte de la clase obrera, y si estamos hablando de una clase obrera, no podemos definirla y concretarla en términos de quién tiene un pedazo de papel y quién no. He trabajado en fábricas donde yo era la única persona indocumentada y cada una de las personas que trabajaron conmigo dijeron “eres un trabajador tanto como yo y defenderé tus derechos, y si llegan las redadas de inmigración, nos aseguraremos de esconderte”.

Así es como se vería el internacionalismo y de eso hablan las personas en las trincheras. Así que es muy importante que paremos esta idea de diseccionar a la clase obrera por medio de la ciudadanía y pensemos en la solidaridad y en el internacionalismo.

A nosotros nos corresponde argumentar que los migrantes no son la razón de las malas condiciones de trabajo, pero las corporaciones y las políticas gubernamentales sí lo son y realmente necesitamos cambiarlas.

Por consiguiente, creo que una de las principales tareas de la izquierda consiste en debatir y abordar las causas profundas de la migración, luchando contra las guerras imperiales y las catástrofes ecológicas, con el fin de dar a la gente el derecho de quedarse en casa en primer lugar. Si realmente queremos abordar la migración, tenemos que asegurarnos de que las condiciones para que las personas puedan quedarse en casa estén realmente presentes. Pero lo que también se necesita es centrar el internacionalismo, en lugar de un nacionalismo de izquierda, en nuestros criterios, en lugar de adherirnos a las políticas de denominaciones menos comunes y hacer de los migrantes chivos expiatorios para todos los males económicos, o argumentar que los migrantes están aceptando empleos, y decir que la libertad de circulación es realmente el problema. A nosotros nos corresponde argumentar que los inmigrantes no son la razón de las malas condiciones de trabajo, sino las corporaciones y las políticas gubernamentales, y que realmente necesitamos modificarlas.

Es muy fácil hacer política de denominaciones menos comunes y seguirle la retórica a la derecha. Lo que es más difícil es proponer un debate antirracista sobre la migración.

Así que aquí estamos hablando de un internacionalismo que vincula las condiciones en casa con las existentes en el extranjero y recupera el significado de la solidaridad internacional como un componente orgánico y necesario de la política de izquierda, cualitativamente diferente de la simple caridad o la benevolencia.

Esta es la tarea que todos nosotros tenemos que hacer juntos, pero tenemos que empezar la conversación sobre una base correcta. Es una conversación antirracista, es una conversación sobre el internacionalismo y no simplemente sobre la caridad.

Gracias.


Traducción del inglés por Nicolás Soto

Categorías: Internacional, Migrantes, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.