Entrevista con Daniel Högsta, Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares

29.07.2019 - Ginebra, Suiza - Tony Robinson

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano

Entrevista con Daniel Högsta, Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares
Daniel Högsta, Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares, entrevista para The Beginning of the End of Nuclear Weapons, 12 de diciembre de 2018, Ginebra, Suiza (Imagen de Álvaro Orús)

El 6 de junio, en Pressenza estrenamos nuestro último documental, «El principio del fin de las armas nucleares».  Para esta película, entrevistamos a 14 personas, expertas en sus campos, que pudieron darnos una idea de la historia del tema, el proceso que condujo al Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares, y los esfuerzos actuales para estigmatizarlos y convertir la prohibición en una eliminación. Como parte de nuestro compromiso de poner esta información a disposición de todo el mundo, publicamos las versiones completas de esas entrevistas, junto con sus transcripciones, con la esperanza de que esta información sea útil para los futuros realizadores de documentales, activistas e historiadores a quienes les gustaría escuchar los poderosos testimonios grabados en nuestras entrevistas.

Esta entrevista es con Daniel Högsta, Coordinador de la Campaña Internacional para la Abolición de las Armas Nucleares en sus antiguas oficinas en Ginebra, Suiza, el 12 de diciembre de 2018.

Preguntas: Tony Robinson, cámara: Álvaro Orús

Transcripción

Cuéntanos sobre cómo se logró el Tratado de Prohibición

Creo que, en lugar de hablar de fechas y citas, en mi opinión, se ha producido este replanteamiento del debate en torno al enfoque humanitario, en comparación con un enfoque centrado en la seguridad de las armas nucleares, que tiende a favorecer más los argumentos de disuasión y el número de armas nucleares que necesitamos en un país para preservar la disuasión como fuente creíble de defensa nacional.

Eso es bastante desempoderante para los activistas y también para los estados que quieren participar en él. Esto nos lleva a una situación en la que ciertos estados cuentan con el control y que pueden también hablar en el debate, con el resto del mundo que debería sentarse, callarse, escuchar en silencio, y gritar un poco desde los costados.

Por lo tanto, este replanteamiento humanitario facultó tanto a la sociedad civil como a los estados para que asumieran un papel de liderazgo, como lo han hecho en otras campañas: las municiones en racimo y las minas terrestres, que estoy seguro has escuchado a otros mencionar en muchas ocasiones.

Creo que la reformulación fue una gran decisión, así como también lo fue la capacidad de la campaña de ICAN. Cuando digo campaña no me refiero sólo a ICAN, sino también a los estados que participaron, a los académicos, al CICR, a este tipo de grupo más amplio de personas, y así encontrar momentos en el tiempo para construir y continuar el impulso.

Así pues, las conferencias sobre el impacto humanitario fueron los ejemplos más destacados de ello. Fue una gran congregación de estados la que se reunió. Se revelaron muchas pruebas nuevas y escuchamos de manera muy conmovedora y prominente a los sobrevivientes, los Hibakusha, y también a los sobrevivientes de las pruebas nucleares.

Por lo tanto, tener esos momentos a tiempo creó y construyó una sensación de impulso a medida que la gente comenzó a darse cuenta de que en realidad hay otra forma de avanzar.  La ONU como foro también fue muy útil para ello. Tuvimos varias reuniones en la Asamblea General en las que estados se reunieron para formular declaraciones conjuntas cada vez más firmes sobre las consecuencias humanitarias, y también, sobre la necesidad de un nuevo instrumento que llenara la brecha jurídica, como ha sido denominada.

Así pues, en 2016 llegamos a una especie de punto de inflexión con el Grupo de Trabajo de Composición Abierta, un grupo que se creó para identificar las diferentes opciones sobre la mesa que ayudaran a remediar esta situación, para romper el statu quo. En ese grupo de trabajo de composición abierta quedó bastante claro que la idea más eficaz y apoyada era la idea de un tratado que las prohibiera.

También era importante la idea de que el tratado es algo que podía y debía perseguirse, incluso si los estados poseedores de armas nucleares se mantenían al margen del proceso.  Creo que, obviamente, esto condujo a las negociaciones del año siguiente, en las que el impulso nos llevó a ello. Pero me gustaría terminar enfatizando la importancia de que la sociedad civil, los gobiernos y el mundo académico se den cuenta de que perseguir un instrumento legal sin los estados principalmente responsables del daño que estamos alegando, no siendo parte de él, es algo que debemos seguir haciendo, algo que es útil en términos de construir una norma que afecte tanto a la práctica como a la teoría en torno a las armas nucleares.

¿Qué pasó en el momento en que recibió la llamada sobre el Premio Nobel de la Paz?

De hecho, tuvimos la transmisión de la ceremonia del Premio Nobel -el anuncio, la conferencia de prensa- porque las armas nucleares habían estado en las noticias mucho el año pasado, e ICAN ha sido nominada para el Premio Nobel de la Paz anteriormente.  Hemos tenido periodistas deambulando por aquí ese día, esperando, y nunca nos lo tomamos en serio. Así que pensamos que iba a ser otro de esos años, pero sabíamos que las armas nucleares habían estado en las noticias. Así que esperábamos que fuera a una organización relacionada con las armas nucleares; tal vez la OTPCE, o quizás los negociadores del acuerdo con Irán.

Así que queríamos estar preparados para hacer una declaración al respecto. Obviamente, no teníamos ni idea de que estábamos en la consideración clave de la misma; por así decirlo. Así que 10 minutos antes de las 11 en punto recibimos la llamada. Levanté el teléfono -es un teléfono viejo muy malo, con botones pegajosos- y al contestarlo escuché una voz muy fuerte con acento noruego, que era la de Olav Njolstad del Comité Noruego del Premio Nobel de la Paz, y me dijo: «Creo que tengo buenas noticias. Necesito hablar con Beatrice Fihn.»

Y luego le di el teléfono a Beatrice Fihn. Todavía en ese momento no creía que esto fuera algo serio. Pensé que era un periodista que estaba pidiendo una reacción, pero entonces obviamente vi su cara derretirse y congelarse, y ¡Oh Dios mío, oh Dios mío!

Así que en ese momento se hizo evidente. Bueno, no debería decir que se hizo exactamente evidente, seguía pensando que podría haber sido un engaño o algo así. Entonces dije: «¡Nadie publique ningún comunicado de prensa!»

Luego, efectivamente, nuestro sitio web -a las 11 en punto, una vez que se había hecho la declaración- se vino abajo. Así que no pude publicar el comunicado de prensa que habíamos preparado apresuradamente. Entonces tuvimos que ponerlo primero en Facebook.

Así que esa fue la locura, y luego tuvimos diez minutos de estar frenéticamente -creo que hay un video de esto- caminando frenéticamente alrededor de la oficina, y preguntándonos, «Oh Dios mío, ¿qué se supone que debemos hacer? Vale, tenemos que dar una conferencia de prensa. Tenemos que dar una conferencia de prensa, eso es lo que hacen las organizaciones cuando se enfrentan a este tipo de cosas».

Pero entonces el teléfono empezó a sonar. Había periodistas fuera de la sala, que entraron casi a la fuerza y tomaron algunas fotos al principio.

Lo que fue muy emocionante, obviamente. Fue un día de locura que no se detuvo hasta que -eso fue un viernes- no se detuvo hasta el lunes siguiente.

¿Qué diferencia ha hecho en su trabajo y en la campaña?

Yo diría que, en términos del trabajo que hacemos, y en lo que nos enfocamos y priorizamos, no ha cambiado tanto. Nuestras prioridades siguen siendo las mismas, los proyectos que vamos a hacer, tal vez los hubiéramos hecho de todos modos, pero eso lo eleva todo. Nos da muchas más oportunidades de tener reuniones con gente.

Obviamente nuestra interacción con los medios de comunicación ha mejorado enormemente, pero todo se ha incrementado. Pero ¿ha cambiado la forma en que somos como campaña? No, creo que el espíritu de ICAN es el mismo de antes, y creo que, debido a que ICAN es una campaña bastante grande, muchas organizaciones asociadas en todo el mundo, varias de ellas trabajando en contextos bastante difíciles, como los estados con armas nucleares, donde sienten que están martillando, y que no están logrando ningún tipo de resultados tangibles, que esperen y sientan en el exterior, o que están solos en un país donde las armas nucleares no se encuentran en absoluto en la agenda, y se preguntan cuánto impacto está causando esto realmente. ¿Vale la pena intentar que mi gobierno se una a la lucha contra las armas nucleares cuando no les importan en absoluto?

Creo que es una gran validación para el trabajo que esos activistas están haciendo en cualquier contexto, creo que eso es lo más hermoso que sentí inmediatamente después, y se me pone la piel de gallina sólo de pensarlo ahora mismo, son las celebraciones de toda la campaña, desde Sudáfrica hasta Kenia, pasando por Zambia y Panamá. Con sólo ver a nuestros activistas y a estas personas de todo el mundo salir en la televisión, hacerse cargo de este increíble momento que había sucedido, ser realmente elevados y validados por el arduo trabajo que han realizado a lo largo de los años.

Así que creo que eso ha sido lo más especial.

ICAN como red de organizaciones

Veo nuestro papel aquí, quiero decir que somos un personal bastante pequeño aquí en Ginebra y algunos colegas también fuera de Ginebra, pero nuestro papel es principalmente ayudar y facilitar el trabajo que nuestros socios están haciendo, porque es el trabajo en las capitales lo que marca una gran diferencia, especialmente ahora que el tratado ha sido abierto a la firma y está en vías de entrar en vigencia, ese trabajo que tal vez solía tener lugar en centros diplomáticos como las Naciones Unidas aquí en Ginebra o en Nueva York, es aún más importante que se esté llevando a cabo en las capitales en estos momentos.

Son los creadores de opinión, los que toman las decisiones, a los que tenemos que convencer. Así que el valor de la red es enteramente, en mi opinión, la fuerza de las organizaciones asociadas.

Cuéntanos sobre la campaña de ICAN: Las ciudades apoyan el TPAN.

Así que la campaña “Las ciudades apoyan el TPAN” es un compromiso que las ciudades pueden hacer para apoyar el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y pedir a sus gobiernos que se unan.

Una tendencia general que hemos visto es que la gente de todo el mundo, no sólo en cuestiones de armas nucleares, sino en todo el espectro político, está bastante insatisfecha con los gobiernos nacionales y existe esta frustración con eso. Además, ha dado algunos giros desagradables en algunos contextos. Pero, creo que una de las cosas emocionantes que está surgiendo es la resonancia mucho mayor de los gobiernos locales, del activismo local, de la participación con los gobiernos municipales y la relevancia que eso puede tener.

En el pasado, creo que eso ha sido algo secundario. La política local puede ser considerada como algo no tan emocionante, pero creo que está cambiando ahora con este enfoque de la organización en la comunidad. El gobierno local también puede tener una repercusión en términos de la construcción de un movimiento a nivel nacional.

Creo que eso también va a ser real para las armas nucleares. Así que las ciudades que en realidad son los principales objetivos de las armas nucleares. Las armas nucleares están diseñadas para ser destructoras de ciudades, para tener el máximo impacto, para destruir tantas vidas y tanta infraestructura como sea posible.

Tiene sentido que las ciudades tengan una responsabilidad; que los gobiernos, los alcaldes y los funcionarios municipales tengan la responsabilidad ante su pueblo de hablar en contra de esta cuestión. Es su trabajo velar por el bienestar de su gente. Por lo tanto, cuando se trata de un tema como las armas nucleares, tiene sentido que también usen su voz, al ser los representantes más cercanos de su pueblo, hablar con el gobierno nacional y expresar que están involucrados en esto de alguna manera, ya sea un país que realmente posea armas nucleares o cualquier otro país. Existen docenas que apoyan el uso de armas nucleares a través de ser parte de las llamadas alianzas de paraguas nucleares, estos gobiernos de las ciudades en dichos países tienen la responsabilidad de decir: «Eso no es aceptable. No actuarán de esa manera en nuestro nombre, ni en el de la ciudad.”

Así que creo que es algo que, se aprovecha una tendencia y que está ocurriendo ahora mismo, como tiene sentido por la naturaleza de las armas nucleares.

¿Cómo puede la gente involucrarse en iniciativas para prohibir las armas nucleares?

Hay varias maneras diferentes. “Las ciudades apoyan el TPAN”, del que hablamos, es una de las claves. Involúcrate con tu gobierno local. Averigua quién es el representante local de tu distrito y pregúntales si han oído hablar de “Las ciudades apoyan el TPAN”.  Pregúntales si la ciudad tiene una política sobre armas nucleares.

Lo que estamos viendo son más y más ciudades que aprueban mociones o declaraciones solemnes que respaldan el Tratado sobre la Prohibición de las Armas Nucleares y piden a su gobierno que se una al tratado. Eso es algo que los funcionarios de la ciudad pueden hacer, y eso es algo que la gente puede hacer, porque estos funcionarios de la ciudad tienen que relacionarse con nosotros de alguna manera.

Así que eso es algo que casi todo el mundo puede hacer, porque “Las ciudades apoyan el TPAN” no es sólo para las grandes ciudades, sino también para pueblos y otros municipios.

A nivel nacional, también existe la posibilidad de llegar a tu parlamentario nacional.  ICAN también cuenta con lo que se denomina el Compromiso Parlamentario, firmado por más de 800 parlamentarios de todo el mundo. Y es un compromiso de trabajar para que el tratado entre en vigor en ese país.

Así que todos tienen un representante local, un representante nacional. Todo el mundo puede escribir a su senador o diputado dondequiera que se encuentre y conseguir que apoye el compromiso parlamentario. Y lo último es también: las armas nucleares son una empresa extremadamente costosa y este dinero no sólo proviene de los gobiernos, de hecho, proviene principalmente de bancos e instituciones financieras.

ICAN, a través de la cooperación de nuestra organización asociada PAX, publica cada año el informe Don’t Bank on the Bomb, que es un estudio asombroso que revela la falta de transparencia en cuanto a la forma en que las instituciones financieras y los bancos canalizan el dinero hacia las principales empresas que producen, desarrollan y están involucradas en la modernización de las armas nucleares, así como en el desarrollo de ideas sobre nuevas armas nucleares. Tal como que los Estados Unidos ha hablado recientemente sobre armas nucleares más «utilizables», lo cual es una perspectiva horrorosa en sí misma.

Por lo tanto, a través de este informe, los ciudadanos pueden acercarse a sus bancos y preguntarles cómo están involucrados y animarlos a ser más transparentes, en qué compañías están invirtiendo, y también animarlos a retirar su dinero de las instituciones que desarrollan armas nucleares.

Así que creo que esas son tres cosas en las que casi todo el mundo, seas o no un activista experimentado, puede participar.

¿Cuál es tu motivación?

Creo que una cosa que he aprendido al estar en ICAN es el enfocarme en las pequeñas victorias, las pequeñas victorias a lo largo del proceso, y verlas como si estuvieran en un camino.

Una cosa que es muy importante acerca de ICAN es nuestro enfoque unilateral en la TPAN. Pero el TPAN, no fue sólo para que el tratado entrara en vigencia y listo. Para así dejar que la cosa ocurra por sí misma, sino trazar una línea entre todas las victorias individuales.

Así que cada compromiso, cada compromiso parlamentario que se firma, cada ciudad que se une a “Las ciudades apoyan el TPAN”, cada correo electrónico que recibes de un funcionario del gobierno que toma decisiones y que responde a tu pregunta, de donde obtienes un nuevo pedazo de información que puedes compartir con una red más amplia. Cada una de esas cosas se unen para crear impulso, y así es como lograremos que el tratado entre en vigencia, y así es como vamos a usar el tratado para cambiar las políticas reales.

Así que concentrarse en las pequeñas victorias es increíblemente importante. A veces pienso que la apatía en torno a las armas nucleares proviene del hecho de que la gente lo ve como un problema tan grande, algo que ha existido desde siempre, algo que nunca va a cambiar. Es lo que escucho constantemente, no sólo de los gobiernos, pero desafortunadamente muchos de mis amigos, a veces, en estos gobiernos.

Pero la política cambia constantemente. Estamos en un clima político que habría sido totalmente impensable hace muchos años, y eso no sólo tiene que ser algo negativo. No tiene que ser la cara fea que hemos visto en muchos países. También pueden ser cambios positivos, y también pueden ser cambios rápidos en temas que pensamos que fueron intransigentes durante mucho tiempo, y las armas nucleares son parte de ello.


Traducción del inglés por Sofía Guevara

Categorías: Entrevistas, Paz y Desarme
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.