Entrevista a Tim Wright, ICAN

30.07.2019 - Ciudad de Nueva York, EE.UU. - Tony Robinson

Este artículo también está disponible en: Inglés

Entrevista a Tim Wright, ICAN
Tim Wright, Coordinador de Tratados, ICAN, entrevistado para The Beginning of the End of Nuclear Weapons, el 26 de septiembre de 2018, en Nueva York (Imagen de Álvaro Orús)

El 6 de Junio nosotros en Pressenza estrenamos nuestro más reciente documental llamado “The Beginning of the End of Nuclear Weapons”. Para este documental entrevistamos a 14 personas, expertos en sus campos, quienes pudieron darnos una idea de la historia del tema, el proceso que llevo al Tratado para la Prohibición de Armas nucleares, y a los esfuerzos actuales para estigmatizarlos y convertir la prohibición en eliminación. Como parte de nuestro compromiso para hacer que esta información esté disponible para el mundo entero, publicamos la versión completa de estas entrevistas junto con sus transcripciones con la esperanza de que esta información sea usada para futuros realizadores de documentales, activistas e historiadores a quienes les gustaría escuchar los poderosos testimonios grabados en nuestras entrevistas.

Esta entrevista se realiza a Tim Wright, Coordinador de Tratados con ICAN, filmado bajo la lluvia en Bryant Park, Nueva York, el 24 de septiembre del 2018.

Hablamos con Tim acerca del desarrollo de ICAN, su llamado a los jóvenes, el impacto de las armas nucleares en Oceanía y el Océano Pacífico y el Tratado para la Prohibición de Armas Nucleares.

Preguntas: Tony Robinson, Camara: Álvaro Orús.

Transcripción

Acerca del desarrollo de ICAN

Así que establecimos esta campaña alrededor del 2006 y la dimos a conocer formalmente en 2007, y en ese entonces supongo que teníamos un plan audaz para establecer un movimiento global contra las armas nucleares.

Nos preocupaba que el movimiento antinuclear estuviese languideciendo y que necesitara ser revitalizado y consideramos que el objetivo específico debía ser un tratado que prohibiera completamente las armas nucleares. Así que establecimos esta campaña alrededor del 2006 y la lanzamos formalmente en el 2007, y en ese entonces supongo que teníamos un plan audaz para establecer un movimiento global contra las armas nucleares.

Nos preocupaba que el movimiento antinuclear estuviera languideciendo y necesitara ser revitalizado, y consideramos que el objetivo específico debía ser un tratado que prohibiera completamente las armas nucleares.

Ya existían tratados que prohibían las armas químicas y biológicas, así como las minas terrestres.  En ese momento se estaba llevando a cabo un proceso de prohibición de las municiones en racimo.  Y pensamos, ¿por qué no prohibir las armas nucleares?  Estas son las peores de todas las armas.  Seguramente deberían estar sujetos a una prohibición total, y el hecho de que estuviéramos en Australia en el fondo del mundo no nos impidió asumir esta tarea de construir esta red global.

Y todas las personas con las que nos pusimos en contacto en el mundo realmente aceptaron la idea y rápidamente formamos una coalición de unos pocos cientos de organizaciones.  La idea de una prohibición mundial de las armas nucleares realmente resonó, y fue un momento emocionante para mí.  Yo era estudiante universitario y estaba estudiando derecho internacional, y la idea de formar parte de un movimiento que crearía una nueva ley internacional para abordar uno de los mayores desafíos a los que nos enfrentamos como humanidad era realmente emocionante.

Y fue la primera vez que visité las Naciones Unidas en 2007, cuando tuvimos uno de los lanzamientos oficiales de la campaña, y ver a los gobiernos en la sala y darme cuenta de que realmente no estaban haciendo lo que realmente se necesitaba hacer, fue una llamada de atención y me demostró la importancia de este movimiento mundial de la sociedad civil.

No podíamos dejar que los gobiernos por sí solos hicieran lo correcto, y recuerdo que uno de los embajadores que conocimos me dijo que nada cambiaría hasta que no se produjera otro ataque nuclear.

Básicamente, necesitábamos ver la incineración de cientos de miles, quizás millones de personas, antes de que los gobiernos finalmente reunieran la voluntad política para abordar este problema de las armas nucleares.

Y para mí eso fue horrible y perturbador, e hizo que tuviera realmente la voluntad de tener éxito, y creo que había mucha gente que compartía ese objetivo de cambiar realmente el debate diplomático y también de concienciar a la opinión pública mundial sobre la amenaza a la que nos enfrentamos.

¿Cómo se desarrolló ICAN a partir de esos días en Australia?

Desde el principio quisimos incluir a organizaciones que no estuviesen necesariamente involucradas en el trabajo de desarme nuclear, pero que, si estuviesen involucradas en trabajos que estaban directamente, o de alguna manera, relacionados con lo que estábamos tratando de lograr.

Así que nos acercamos a los sindicatos, a las iglesias, a los grupos medioambientales, a los grupos humanitarios y dijimos que este es un tema que afectará profundamente el trabajo que están haciendo, que si todos trabajamos juntos podemos realmente lograr un progreso significativo para alcanzar un mundo libre de armas nucleares.

Y la única manera de lograr la eliminación es construyendo un movimiento global y no podemos lidiar con las consecuencias de una guerra nuclear, nuestra única opción es impedirlo.

Así que, por supuesto, escribimos a las organizaciones y utilizamos las redes existentes, pero también viajamos por todo el mundo e informamos a la gente sobre esta nueva campaña que estábamos lanzando y les pedimos que se involucraran y buscaran formas de contribuir a este esfuerzo global.

Hablamos en las Naciones Unidas, hablamos en los parlamentos nacionales, hablamos con los medios de comunicación, informamos a los periodistas, hicimos todo lo que pudimos para dar a conocer la existencia de ICAN y la prohibición de las armas nucleares era una idea cuyo momento había llegado.

¿Cómo es que ICAN tuvo tanto éxito con los jóvenes?

Creo que una de las críticas más comunes al movimiento antinuclear es que se trata principalmente de personas mayores, y ciertamente no queríamos crear una campaña que fuera de una generación en particular, así que trabajamos arduamente para involucrar a muchos estudiantes de colegios y universidades, y creo que uno de los puntos fuertes de ICAN es que tenemos gente de todas las generaciones involucrada, tenemos a personas de 90 años de edad trabajando muy bien junto a otras personas en su adolescencia, y creo que siempre hemos tratado de incluir todas esas voces.

No creemos que la opinión de nadie sea más importante que la de otra, porque creo que todos aportamos a esta campaña nuestras propias experiencias y perspectivas, las cuales han sido esenciales para el éxito de lo que hemos hecho hasta ahora.

Historia de las armas nucleares en la región de Oceanía

Así que en las décadas de 1950 y 1960, el gobierno británico, con el pleno apoyo del gobierno australiano, probó armas nucleares en Australia, lo cual ha tenido un profundo impacto, particularmente en las comunidades indígenas que viven en las cercanías.

También hemos tenido pruebas en nuestro vecindario, en las Islas del Pacífico, particularmente en las Islas Marshall, y en lo que ahora es Kiribati y la Polinesia Francesa.

Se trata de pruebas realizadas por el gobierno de los Estados Unidos, por el gobierno francés y por el gobierno británico con muy poca preocupación por la salud y el bienestar de los isleños del Pacífico, y aunque las pruebas se detuvieron hace más de dos décadas, las consecuencias se siguen sintiendo hoy en día.

Y las voces de quienes han sufrido como resultado de los ensayos nucleares, tanto en Australia como en el Pacífico, han sido tan importantes para demostrar por qué necesitamos esta prohibición total de las armas nucleares y para realmente aumentar la conciencia pública mundial sobre las consecuencias catastróficas de su uso.

Y, por supuesto, los efectos se sienten a lo largo de generaciones y en amplias áreas debido a la dispersión de la radiación, y este nuevo tratado, el tratado de prohibición de armas nucleares, no sólo prohíbe el uso de armas nucleares en tiempos de guerra, sino que también prohíbe los ensayos nucleares.

Y esperamos no volver a ver nunca pruebas con armas nucleares.

¿Cuáles son los elementos más importantes del Tratado?

Así que la adopción del tratado de prohibición de armas nucleares en 2017 fue un gran avance para la comunidad internacional, para la sociedad civil mundial.  Las Naciones Unidas han estado trabajando para hacer frente a la amenaza de las armas nucleares desde su fundación.  La primera resolución adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas fue para la eliminación total de todas las armas adaptables a la destrucción masiva y, sin embargo, llevó todo ese tiempo establecer finalmente una prohibición total de las armas.

Y, por supuesto, todavía no cuenta con el apoyo universal, pero cuenta con el apoyo de alrededor de dos tercios de la comunidad internacional, y creo que vamos a ver cómo ese apoyo crece con el tiempo a medida que más y más países acepten que no puede haber un papel legítimo en absoluto para estas armas verdaderamente horribles.

El tratado incluye una amplia gama de prohibiciones; una prohibición, por supuesto, del uso de armas nucleares, así como de la amenaza del uso de armas nucleares, una prohibición a las pruebas y la producción de armas nucleares y, en efecto, una prohibición de la posesión de armas nucleares.

También dice que un país no puede ayudar a otro país a participar en ninguno de estos tipos de actividades, y este es un elemento realmente importante del tratado, porque mientras que sólo tenemos nueve países con armas nucleares, tenemos unas cuantas docenas más de países que son parte de este problema global porque de alguna manera están fomentando la posesión de armas nucleares, o ayudando a otro estado a prepararse para el uso potencial de armas nucleares.

Y este tratado dice que ese comportamiento también es absolutamente inaceptable.

Por lo tanto, creo que cuando podamos incorporar a algunos de esos países a este tratado, cuando podamos incorporar a algunos de los estados poseedores de armas nucleares, observaremos un cambio muy radical y a un rápido movimiento hacia el desarme nuclear total.

El tratado también incluye disposiciones para ayudar a las víctimas del uso de armas nucleares y de las pruebas de armas nucleares, y se inspira en disposiciones similares de los tratados que prohíben las minas terrestres y las municiones en racimo.

Y hay una provisión para la rehabilitación de los ambientes que han sido contaminados por pruebas nucleares.  Así que creo que esto, incluso a corto plazo, puede tener un impacto realmente significativo en las vidas de la gente común en zonas que han sufrido por estas terribles armas.

Y el tratado entrará en vigor una vez que 50 países lo hayan firmado y ratificado.

¿Cuándo entrará en vigencia el tratado?

Así que esperamos que este tratado entre en vigencia en 2019 o 2020. Ya hemos hecho grandes progresos para lograr una entrada en fuerte entrada en vigencia, y sabemos que muchos países están muy avanzados en sus procesos de ratificación, y de hecho el ritmo de ratificación ha sido en general más rápido que el de otros tratados relacionados con las armas de destrucción masiva.

Por lo tanto, nos sentimos muy alentados por el progreso realizado hasta ahora, y sabemos que para la inmensa mayoría de los países del mundo esta es una pregunta muy sencilla.  Por supuesto que apoyan la eliminación total de las armas nucleares.  Por supuesto, creen que estas armas no deberían volver a utilizarse nunca más, por lo que firmar y ratificar el tratado es una opción tan obvia desde una perspectiva humanitaria, desde una perspectiva de derecho internacional.  No quieren tener nada que ver con las armas nucleares.

¿Cuál es la importancia del Tratado de Prohibición y sus futuros impactos?

Creo que éste es uno de los logros más importantes de las Naciones Unidas, y puede que no lo reconozcamos ahora ni cuando se aprobó el tratado.  Muchos medios de comunicación de todo el mundo lo ignoraron, pero creo que en los próximos años lo consideraremos un hito en la historia de las Naciones Unidas y, de hecho, en la historia de la humanidad cuando dijimos: «No, estas armas no son aceptables y deben ser totalmente eliminadas».

Y hemos tenido esta mentalidad desde la Guerra Fría, de que las armas de alguna manera brindan seguridad a ciertos países, y están creando estabilidad, etcétera.

Bueno, no hay mucha estabilidad en el mundo hoy en día, y existe el riesgo de que en cualquier momento se vuelvan a utilizar estas armas, ya sea deliberadamente o por accidente, y creo que cada vez más países se están dando cuenta de ello, y estamos viendo como resultado de este tratado un cambio fundamental en el discurso.

Nadie está diciendo que las armas químicas o biológicas sean buenas para ciertos países, pero no para otros, y nadie está diciendo que está bien refugiarse bajo un paraguas de armas químicas o biológicas.  Sin embargo, su actitud hacia las armas nucleares ha sido diferente.

Creo que llegaremos a un punto en el que el tabú contra las armas nucleares es tan fuerte como el tabú contra otras armas de destrucción masiva.

Creo que este tratado tendrá repercusiones muy prácticas, incluso a corto plazo.  Ya hemos visto a varias instituciones financieras de todo el mundo desinvertir en compañías que producen armas nucleares, y lo han hecho porque las armas nucleares son ahora ilegales bajo el derecho internacional, y anteriormente excluían otros tipos de armas controversiales, pero no las más destructivas de todas, y se han dado cuenta de que eso fue un error, y por lo tanto están corrigiendo ese error, y millones, potencialmente miles de millones de dólares, se están quitando a las compañías productoras de armas nucleares.

Esto supone un duro golpe para sus negocios y hará cada vez más difícil para los estados poseedores de armas nucleares seguir modernizando sus arsenales nucleares.  Y cuanto más difícil sea eso, más considerarán el desarme como una opción real.

También creo que países como Estados Unidos han confiado tanto en el apoyo de sus aliados para mantener su capacidad de combate dentro de una guerra nuclear, y si ese apoyo dejara de existir, Estados Unidos se volvería mucho más serio en cuanto al desarme, y si fueran serios en cuanto al desarme, creo que veríamos cómo Rusia cambiaría su actitud, veríamos cómo otros países de la OTAN, como el Reino Unido y Francia, cambiarían sus posiciones.

También presionarán a la India, Pakistán y otros países para que se sumen.

Así que puedes ver cómo estos pequeños cambios ahora podrían tener un gran efecto con el tiempo.

Nunca dijimos que este tratado eliminaría las armas nucleares de la noche a la mañana.  Sabemos que hay un camino, un largo camino por delante, que hay enormes desafíos para llegar a cero armas nucleares, pero no hubiéramos podido llegar allí sin una prohibición total, sin un tratado que establezca claramente que estas armas son ilegítimas para todos los países.

Esa es la base esencial para un mundo libre de armas nucleares, eso es lo que nos va a poner en el camino hacia esa meta.

¿Cuál es tu motivación?

Esta ha sido una campaña tan gratificante de cual ser parte.  Tener la oportunidad de trabajar con gente tan talentosa y apasionada, de formar parte de un proceso histórico que tendrá implicaciones para la seguridad y el bienestar de las generaciones futuras es un gran privilegio y honor.

Y me siento muy afortunada de formar parte de ICAN, de haber podido trabajar con este increíble equipo, y todos los días siento como si estuviéramos progresando un poco hacia nuestra meta final de eliminar las armas nucleares.

Y son esos pequeños logros los que me mantienen motivado, y tenemos una tarea muy concreta, y es conseguir que el tratado entre en vigor y, en última instancia, que todos los países del mundo se unan a él.

Por lo tanto, cada nueva firma y ratificación de este tratado es un paso hacia ese objetivo y eso hace que esta tarea de eliminar las armas nucleares parezca más factible y tangible.

Y no podía pensar en otra cosa que preferiría estar haciendo.


Traducción del inglés por Armando Yánez

Categorías: Entrevistas, Paz y Desarme, Video
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.