El agujero negro de la política italiana

24.07.2019 - Tobia Savoca

Este artículo también está disponible en: Italiano

El agujero negro de la política italiana

Quien piense que la política italiana se ha convertido ahora en un conflicto entre fanáticos, intentan dar la impresión de una imparcialidad falsa e imposible. Los partidarios se han alineado y representarían la simplificación mediática de un trasfondo cultural actual y real que se está convirtiendo en una verdadera guerra civil. En realidad, en dos guerras civiles. La de los ricos contra los pobres, y aquella entre los «de izquierda» y los «soberanistas». La primera es la real, la segunda es la mediática. Salvini ha reemplazado la segunda con la primera, invirtiendo e interrumpiendo la estructura existente. Al hacerlo, reemplazó los «problemas reales» con los «problemas de los italianos».

A través de esta sustitución impuso una fuerte polarización del debate, gracias a una mediatización que lo alimenta y lo simplifica al punto de transformar a protagonistas y extras en las caricaturas que ejecutan un diálogo entre sordos. Trataremos aquí de hacer abstracción en este universo donde las distancias entre las personas no dejen de aumentar.

Un universo político y mediático polarizado

Por un lado, está quien, considerando que la competencia, la razón y el profesionalismo de la clase política no han resuelto los problemas de la gente, ahora piensa que cualquiera puede ocuparse de los asuntos públicos. A esta afirmación se une la típica de esos italianos, que en lugar de los asuntos públicos, prefieren ocuparse de esa pequeña porción de lo público que les concierne. Esto no solo indica una ganancia personal, sino también la capacidad de identificarse con una mediocridad ostentosa y exaltada con un rasgo de autenticidad contra la creciente hipocresía.

Se dice que, después de todo, este gobierno no es más que la sublimación política de aquellos que nunca han hecho gran cosa en la vida, de los que ahora, finalmente, encuentran una razón para sentirse mejor que otros luego de una vida de fracaso. De ahí toda la teoría del chivo expiatorio de las tantas que ya conocemos.

Además, estas personas piensan que la política de competencia, de las élites intelectuales, de los más preparados, no solo no crearon bienestar, sino que explican este fracaso con el plan de conspiración de «sustitución étnica», como si la clase dominante anterior tuviera una pasión masoquista por no pensar en los intereses de los italianos, prefiriendo a los extranjeros e inmigrantes. Conocemos la consecuencia de este pensamiento en las redes sociales: el enemigo serial se desata de las ataduras de la camiseta subversiva contra el chico bueno radical-chic.

Estos últimos, sin embargo, siempre creen que están en el lado justo del universo político y que hay una cruzada contra el mal, el soberanismo o el fascismo, que se alimentan de la ignorancia de la gente.

Contrariamente a los primeros, piensan que la Razón y la Competencia lo son todo y no hacen nada por el daño que estas entidades han causado después de años de oposición insustancial al berlusconismo o al gobierno liberal. Han abandonado su capacidad de buscar el atractivo de todos los cuerpos celestes intermedios (las políticas de abstención), señalando con el dedo la ignorancia de las personas en lugar de analizar sus necesidades, los llamados «problemas reales».

Los protagonistas de esta izquierda que «debería empezar de nuevo» cada vez, desde Greta, Mimmo, Carola, elevan a estos héroes de un antifascismo, que para la onda más radical siempre ha sido tópico, pero que a veces es solo un instrumento prefabricado de conveniencia y de emergencia, erigida por toda esa área liberal que creó el virus y ahora pretendería tener la cura.

Este universo está gobernado por un hechizo hecho de leyes físicas, creado por un agujero negro, Salvini, que genera esta polarización a partir de su verbo social o en vivo, dictando con una velocidad espasmódica los tiempos y los temas de la agenda política y mediática del país, causando una satisfacción en el vientre y los intestinos del país comparable solo a la causada por la evacuación de estos órganos.

Este agujero negro no hace más que dividir el país, hasta el punto de que ahora ya no es posible mediar.

El agujero negro atrae y polariza. Es imposible permanecer imparcial

Es imposible hacer entender a las dos partes. Basta con medio comentario en Facebook para aplastar al otro en uno de los dos partidarios y, al responder, pretender ser más justos e imparciales que nuestros interlocutores, basados ​​en nuestra presunción ignorante de saber.

Incluso aquellos que han tratado de ejercer la imparcialidad, los pentastellatos, están ahora completamente atraídos por la órbita fascista-leguista, víctimas de su política vacilante y neutral, que ya no puede más que aspirar a representarse a sí misma como «ni de derecha ni de izquierda». La vacuidad política del liderazgo cinquestelle (del Movimiento 5 Estrellas) es la misma que la de su electorado incierto, y está claro que ha sido elegido contra la casta. Ahora que gobierna, teme perder el consenso, y en la incertidumbre y la vaguedad ideológica, tal vez entienda la razón principal de su triste caída.

Pero la fuerza del agujero negro es tal que, en parte, se encontraron reciclando el voto de abstención por consenso de los leguistas, permitiendo que salgan a la luz muchos fascistas reprimidos presentes en sus filas. Al hacerlo, ahora han entrado en el cono oscuro o agujero negro de la propaganda de la Liga, convirtiéndose en más o menos cómplices.

Incluso estos indecisos, que han representado para muchos la esperanza de una verdadera renovación, han sido empujados a uno de los dos polos, permitiendo a una fracción del electorado, que se abstuvo en los últimos años, ser parte de un proyecto en el que son protagonistas.

¿Quién se encuentra en el medio?

Al observar el rápido paso del consenso que llevó a los Cinquestelle al poder y a la Liga a revertir el equilibrio de fuerzas durante las elecciones europeas, observamos un electorado muy fluido. Antes, solo contestatarios de la oposición; ahora, los perros guardianes del gobierno.

Esto demuestra que precisamente de este «caldo primigenio» y magmático se nutre el consenso que fluye en los dos polos mencionados anteriormente, que atrae a miles de personas, meteoritos del pensamiento, perfiles que, por un lado, repiten como loros lo que ya se ha dicho y elaborado en los respectivos sitios; y aquellos que tratan de razonar, en el medio, que, teniendo ideas simpatizantes, resultan aplastados de un lado o del otro.

Convencer, discutir, animar un debate en las redes sociales es tan inútil como contraproducente debido a la naturaleza misma del soporte.

Sin embargo, estoy convencido de que es dentro de este caldo, en medio de los dos extremos, en donde ocurre y se refuerza el paso de una persona indecisa hacia una persona racista y xenófoba. Este paso es lento e inexorable y ahí es donde debemos intervenir.


Traducción del italiano por Melina Miketta

Categorías: Migrantes, Opiniones, Política
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

 

#8M

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.