De Mário Juruna a Joênia Wapichana

01.07.2019 - Italia - Loretta Emiri

Este artículo también está disponible en: Italiano, Portugués

De Mário Juruna a Joênia Wapichana

La novela comenzó un mes antes del inicio del «IV Tribunal Internacional Bertrand Russel», que se celebró en Rotterdam en noviembre de 1980; Mário Juruna había sido invitado a participar como jurado; el tribunal internacional debía juzgar simbólicamente las denuncias de agresión contra los pueblos indígenas americanos, de las cuales seis en Estados Unidos y Canadá, dos en América Central y seis en América del Sur. El Consejo Indigenista de la FUNAI – Fundación Nacional de la India, una agencia gubernamental que supuestamente protegía los intereses indígenas, prohibió a Juruna asistir al evento; posteriormente, el presidente de la FUNAI le prometió la emisión de su pasaporte; luego el Ministro del Interior intervino para impedir que saliera de Brasil. El diputado José Costa, elegido por Alagoas, prometió a Juruna su colaboración, argumentando que si el Estado protegía a los indígenas, esto no significaba que no tuvieran derecho a un pasaporte. Reunidos en el «Encuentro Indígena de Alagoas», cuatro representantes de los pueblos indígenas iniciaron un movimiento de opinión a favor del viaje de Juruna. El telegrama con el que el Tribunal Russell solicitó su presencia fue firmado por los seis partidos políticos holandeses, la Sociedad Americana de Francia y la Sociedad Belga de Apoyo a las Causas Indígenas. En un primer momento, el tribunal federal ante el que Juruna había apelado la decisión del Ministro del Interior confirmó la prohibición de viajar a los Países Bajos. Mientras continuaba detenido en Brasil, fue elegido presidente del Tribunal Russell, que comenzó su labor analizando la situación de los pueblos indígenas en Colombia y Perú. Al final de una sesión de seis horas y cinco minutos, el Tribunal Federal de Apelaciones de Brasil dictaminó finalmente que Juruna podía viajar a Rotterdam. Un gran número de personas se reunieron en el aeropuerto de Río de Janeiro para saludarlo festivo y verlo partir. A su llegada, los miembros del Tribunal Russell, de pie, le aplaudieron durante mucho tiempo; Juruna, que el último día de las reuniones pudo finalmente ocupar la presidencia honoraria, le dio las gracias primero en su propio idioma y luego en portugués. Entre las declaraciones que hizo en su momento, tres resumen bien el asunto: el gobierno no quería que participara en el Tribunal Russell porque sabía que, en términos inequívocos, denunciaría la dramática situación de los indios; con el fin de conceder el pasaporte, la presión internacional ejercida sobre el gobierno brasileño había sido decisiva; ya era hora de que la FUNAI se diera cuenta de que los indios ya no querían que se les tratara como menores de edad o como personas discapacitadas.

Con un repertorio de frases impactantes que ridiculizaban a la política oficial indígena y a sus creadores, Juruna ocupó un gran espacio en periódicos y canales de televisión a lo largo de 1981. Su conducta impredecible y sus frases lapidarias llenas de humor, barreras lingüísticas y verdades lo convirtieron en el ídolo más conocido de Brasil y, en el mundo indígena, en una figura bastante controvertida. Su entrada en la vida política estuvo determinada por la invitación de Leonel Brizola y Darcy Ribeiro. En septiembre Juruna se unió al PDT – Partido Democrático de los Trabajadores, confirmando que quería ser candidato a diputado federal. En diciembre se casó con una mujer blanca y ningún indígena fue invitado a asistir a la ceremonia. La grabadora inseparable se convirtió en el símbolo de su campaña electoral, realizada principalmente en favelas y barrios populares de Río de Janeiro. Sistemáticamente, registró las promesas de los coroneles de la FUNAI, revelando así su desconfianza hacia las autoridades, especialmente las militares, actitud en la que grandes sectores de la población se identificaron. La feroz defensa de los pueblos indígenas y de sus derechos le valió la simpatía de los grupos sociales más pobres y marginados, con los que logró establecer afinidades y entendimientos.  La prensa ayudó a formar la imagen de un indígena aculturado-exótico, pero también se puso al servicio de la FUNAI, que trató de quitarle su credibilidad: con tonos a menudo sarcásticos, la opinión pública fue bombardeada por noticias sobre su vida privada, y tendiendo a resaltar sobre todo la astucia con la que se integró en las costumbres de los blancos. Con más de treinta mil votos, en noviembre de 1982 Mário Juruna fue elegido diputado federal por el Estado de Río de Janeiro: por primera vez un indígena brasileño entró en el Congreso Nacional como diputado.

El diputado Mário Juruna fue incansable en su primer año en el cargo. El volumen de actividades llevadas a cabo y las medidas tomadas por él asustaron a la nación. En su gabinete recibió a los electores del Estado de Río de Janeiro, a los hambrientos del Nordeste, a los dirigentes y delegaciones indígenas de las más diversas regiones del país. Visitó áreas críticas. Dondequiera que iba, escuchaba a los que se le acercaban. Fue a quejarse con las más altas instancias de poder en Brasil. Estableció contactos directos con el Presidente de la República, los ministros, el Presidente de la FUNAI. Atentos sólo al impacto de sus pintorescos discursos, los críticos de Juruna no vieron, y por lo tanto no analizaron, la variedad y riqueza de sus preocupaciones cotidianas, que van desde la elección directa del Presidente de la República hasta la transformación de las leyes electorales, de la corrupción a la deuda externa. En relación con la política indígena, inició dos proyectos de ley de particular importancia. Sugirió la creación de una Comisión Parlamentaria Indígena, que sería permanente; la mera presencia de un representante indígena en la Cámara de Diputados hizo incuestionable la propuesta; en todo caso, el consenso de la opinión pública sobre la incompetencia y la corrupción de la FUNAI contribuyó a que la comisión se creara de inmediato, convirtiéndose, el propio Juruna, en su primer presidente. La comisión sería la base de la actual Comisión de Derechos Humanos y Minorías de la Cámara de Diputados.  El otro proyecto de ley, aprobado posteriormente, preveía la reformulación de la política oficial indígena y la reestructuración de la FUNAI, determinando, por ejemplo, que la dirección pasara a formar parte de los pueblos indígenas.

Ya en el segundo año de su mandato como diputado, poco se dijo sobre Juruna en el ámbito indígena, mientras que la prensa destacaba sistemáticamente todos los episodios ambiguos que le conciernen. A petición suya, su esposa fue contratada por la FUNAI; al terminar la noticia en los periódicos, se le pidió que solicitara el despido de su mujer, que nunca se presentó a trabajar durante el mes de la contratación; cuando las aguas se calmaron, fue contratada de nuevo poco después. Admitió, Juruna, que había recibido tres mil dólares del piloto y amigo del presidente de la FUNAI, y se justificó diciendo que los necesitaba para asistir a una reunión de la ONU en Suiza. En el estado de Bahía llegó a un lugar, reclamado por el pataxó-hã-hã-hã-hãe, a bordo de un avión alquilado por los blancos que acampaban en la misma zona, y provocó reacciones de indignación declarando que los que luchaban por sus tierras no eran auténticos indígenas, sino que eran mestizos. La noticia que se difundió entre 1985 y 1986 se refiere principalmente a la mala financiación aplicada por los partidarios de Juruna para transportar y mantener en Brasilia a los indígenas pertenecientes a su partido; con ellos se posicionó a favor, y ahora en contra de los que, a un ritmo implacable, se turnaron en la presidencia de la FUNAI. Haciendo nada más que ejecutar las mismas maniobras que al principio de su carrera política había reprochado a los funcionarios corruptos de la FUNAI, Juruna mostró signos de haber llegado al final de la línea. Al final de su mandato, casi nunca se le volvió a mencionar. Durante uno de esos viajes al sur que necesitaba para estar al día, pedí noticias de Juruna a un amigo y abogado, consultor del Congreso Nacional de Legislación Indígena. La respuesta fue agotadora: «Vendido». No puedo cerrar este párrafo con la terrible palabra «vendido», así que concluyo diciendo que la presencia polémica de Juruna en la escena política nacional ha sacudido valores y preconceptos profundamente arraigados, y ha iniciado una reflexión enérgica sobre el problema de la diversidad cultural dentro de un Estado-nación contemporáneo. La esperanza que indios e indígenas habían puesto en Juruna siempre se ha transformado en un espacio para el reconocimiento de las sociedades indígenas: hasta entonces relegados, de los objetos, en la esfera administrativa, comenzaron a formar parte creativamente del sistema político del Estado brasileño.

 

Joênia Batista de Carvalho nació el 20 de abril de 1974 en el pueblo de Truaru da Cabeceira. A los ocho años se mudó con su madre a la capital, Boa Vista. Se matriculó en la Facultad de Derecho de la Universidad Federal del Estado de Roraima. Después de completar el curso en 1997, gracias a una beca, llega a los Estados Unidos y se especializa en Derecho Internacional y Políticas Indígenas en la Universidad de Arizona. Su apellido es el término que define su etnia. Joênia Wapichana es la primera mujer indígena que ejerce como abogada en Brasil. Comenzó a trabajar para el CIR – Consejo Indígena de Roraima en la defensa de los derechos territoriales de los grupos étnicos presentes en el Estado y en la Región Norte de Brasil.  En 2004 recibió el Premio Reebok por la defensa de los derechos de estos grupos étnicos. En 2008, ante el Supremo Tribunal Federal de Brasilia, Joênia defendió la delimitación, en una solución continua, de la Tierra Indígena Raposa-Serra do Sol. La Corte reconoce este derecho y sigue todas las fases de este importante proceso, que se ha convertido en paradigmático para la delimitación de otras zonas indígenas. En 2010, fue galardonada con la Orden del Mérito Cultural del Ministerio de Cultura. En 2013 es la primera presidenta de la recién creada Comisión de los Derechos de los Pueblos Indígenas de la OAB – Colegio de Abogados de Brasil.

En marzo de 2018 se celebró la 47ª Asamblea General de los Pueblos Indígenas de Roraima. Los participantes consideran importante que sus líderes ocupen posiciones políticas e institucionales. El movimiento indígena organizado de Roraima identifica a Joênia Wapichana como la persona indicada para presentarse a la Cámara de Diputados. En las elecciones de octubre del mismo año, Joênia se convirtió en la primera mujer indígena en convertirse en diputada federal, 32 años después de que Mario Juruna dejara el escenario. Fue elegida en la primera vuelta con 8.491 votos para REDE – Red de Sostenibilidad.   Por su compromiso con los temas sociales, los derechos humanos, la protección del medio ambiente y la sostenibilidad, recibió muchos votos, incluso entre la población no indígena.  El 18 de diciembre, la ONU le rindió homenaje con el Premio Derechos Humanos 2018. El 1 de febrero de 2019, comenzó su mandato. El 8 de febrero, Joênia registró su primer proyecto de ley, que considera que los delitos ambientales son brutales cuando afectan gravemente el medio ambiente y ponen en peligro la vida y la salud de las personas. El 14 de marzo, la OAB de Brasilia le otorgó la Medalla Mirtes Gomes, que rinde homenaje a los abogados particularmente activos en el frente jurídico nacional, especialmente en la defensa de los derechos de la mujer. También en marzo se formó el Frente Parlamentario Mixto para la Defensa de los Pueblos Indígenas y Joênia contribuyó decisivamente a su creación. Entre las victorias ya reportadas por el frente está la devolución al remitente de la medida por la cual el actual y malicioso presidente de Brasil quiso confiar la delimitación de las tierras indígenas al Ministerio de Agricultura, un ministerio que es el escondite de los grandes terratenientes, enemigos tradicionales y despiadados de los indígenas.

Concluyo con un pensamiento que también quiere ser un deseo para los pueblos indígenas de Brasil. La candidatura de Mario Juruna fue deseada y apoyada por Leonel Brizola y Darcy Ribeiro, dos brasileños más que ilustres, pero Juruna no fue reelegida y durante 32 años los indígenas han desaparecido del parlamento brasileño. Joênia Wapichana fue elegida por el movimiento indígena organizado. Es la primera mujer indígena en convertirse en diputada federal pero, repito, es sólo la primera. Gracias también a la formación académica a la que acceden cada vez más indígenas, su papel de liderazgo en todos los ámbitos de la vida en la República Federativa del Brasil y en la sociedad brasileña se ha vuelto imparable.

Bibliografia Povos Indígenas no Brasil 1980/1981/1982/83/1984/85-86, Aconteceu especial, n. 6(4/81), n. 10 (4/82), n. 12 (4/83), n. 14, n.15, n. 17, CEDI, São Paulo.


Traducción del italiano por Nicole Salas

 

Categorías: Pueblos Originarios, Sudamérica
Tags: , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.