Espíritu, conciencia y visión: el gran salto humano

19.06.2019 - Londres, RU - Silvia Swinden

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés

Espíritu, conciencia y visión: el gran salto humano

Hace unos días publicamos dos artículos aparentemente sin relación. El primero: «Ciencia espiritual: cómo una nueva perspectiva de la conciencia podría ayudarnos a entendernos a nosotros mismos»

El autor utiliza la palabra conciencia como sinónimo de estar alerta,  pero lo desconcierta  la capacidad de altruismo y encuentra en un esquema más espiritual (que es diferente al religioso pero no mutuamente excluyente) donde el cerebro recoge la conciencia del universo circundante una posible concepción más satisfactoria.

El segundo artículo «Vision is finally on the rise in U.S. politics» (Visión aparece finalmente en la política de USA) en la  que advierte que el rechazo de visiones alternativas (ideologías) tan arraigado en la agenda neoliberal está finalmente retrocediendo y nuevas «visiones» o imágenes como el New Deal Verde, el Socialismo Democrático, etc., ya no están provocando las reacciones de cuerpos extraños de las últimas décadas y, por el contrario, están empezando a movilizar el entusiasmo de los nuevos movimientos sociales y políticos.

La convergencia de estos dos conceptos aparentemente inconexos son, desde el punto de vista de la Psicología del Nuevo Humanismo (PNH), precisamente lo que define la concepción del ser humano en su existencia en el mundo y su capacidad de evolucionar. No vivimos ni en «el mundo exterior» ni en «la conciencia interior». De hecho, existimos en una estructura conciencia-mundo en la que lo que percibimos como el espacio externo a nosotros es una representación de ese espacio que ha sido adquirido por los sentidos externos (con sus limitaciones tales como la capacidad de funcionar dentro de ciertos umbrales) y filtrado a través de los caminos hacia los centros de percepción del sistema nervioso central, en comparación con experiencias previas en la memoria, dado un cierto tono afectivo y reubicado en el espacio de representación para dar una ilusión de estar en el espacio externo. Esto es lo que llamamos «realidad» y explica por qué diferentes personas perciben diferentes realidades. La diversidad no es una elección, sino una oportunidad para expandir nuestra comprensión de la realidad más allá de nuestras limitaciones individuales.

La manera particular en que cada persona estructura el mundo, lo que los fenomenólogos denominan Intencionalidad, es la fuerza impulsora más poderosa en la evolución de la humanidad, al ayudar al proceso de pasar del determinismo a la libertad. La negación de la intencionalidad en otros está en la raíz de todas las formas de violencia. Muchos perciben en lo profundo de su propia conciencia un impulso a veces sutil, a veces dramático, de crecer, de evolucionar, de crear un yo mejor y un mundo mejor. He aquí una cualidad inefable de intencionalidad. Es un registro, una sensación, pero es difícil de definir y por lo tanto se interpreta en función de paisajes formativos personales y culturales. ¿Es concedido por Dios, los dioses, los daemons, una intención evolutiva, el inconsciente, o qué? Tiene el sabor de una experiencia espiritual, ya que tal vez no sepamos de dónde viene, pero siendo experiencial es difícil de descartar y aunque es profundamente personal nos conecta con un registro que trasciende al yo individual.

Las sensaciones propioceptivas del mundo interno, como la coenestenia (sensación general del cuerpo) y la kinestesia (sensación de posición y movimiento) siguen patrones similares a los sentidos externos, pero finalmente se representan dentro de los límites del cuerpo. La percepción de otros objetos de conciencia como pensamientos e imágenes tienden a ser representados dentro de la cabeza. La energía asociada a ciertas imágenes se registra en diferentes lugares dependiendo de su carga emocional, su brillo, su tema. Las imágenes místicas se representan en la parte superior del espacio de representación y mueven el cuerpo para construir catedrales. Enamorarse abruma el corazón o nos da mariposas en el estómago y ver fútbol hace que nuestras piernas se sientan como si también estuviéramos pateando el balón con los jugadores. Y las imágenes sexuales mueven lo que tienen que mover pero también venden coches, perfumes y poder, y a veces hamburguesas.

Las «visiones» o imágenes son fundamentales para mover esta estructura conciencia-mundo en el mundo social, político, natural y psicológico. He aquí un ejemplo.

Una persona está sentada en casa sintiendo hambre. Entonces le viene a la mente la imagen de un sándwich en el refrigerador. Movida por la imagen, la persona va a la cocina a recoger el sándwich y el hambre desaparece.

Esto no es muy diferente de lo que sucede cuando la gente se siente oprimida y deshumanizada. Entonces se forma una imagen de un mundo mejor y se comunica a los demás para que se puedan tomar medidas para mejorar las cosas. De hecho, no hay acción sin una imagen (una visión) que movilice el cuerpo, el sufrimiento no es suficiente, debe haber una imagen de algo que se pueda lograr para dar dirección y energía a la búsqueda de la superación de ese sufrimiento.

Otros pueden producir una contra-imagen que se opone a la acción, de hecho, hemos experimentado durante muchos años la agenda neoliberal para suprimir todas las imágenes de alternativas, como la TINA de Margaret Thatcher: «no hay alternativa». Pretendiendo no ser una imagen, una «ideología», un ser pragmático, dejando que los mercados decidan, el viejo concepto de laissez-fair, esta visión de concentración desenfrenada de la riqueza regulada no por el ser humano sino por las fuerzas del mercado ha dominado el mundo desde que su ideólogo principal, Friedrich Hayek, recibió el Premio Nobel de Economía en 1974.

Las imágenes se utilizan para compartir, vender, manipular y liberar. La publicidad exagera las cualidades de un producto. La propaganda informa o crea noticias falsas con fines políticos. Esto no es nuevo. Shakespeare fue alentado a difamar la imagen de Ricardo III para legitimar la toma del trono por parte de los Tudor. En su juicio Sócrates fue denunciado por impiedad y corrupción de la juventud, principalmente por utilizar su método de investigación para enseñar a la gente a encontrar sus propias respuestas, sus propias imágenes, en lugar de aceptar el dogma. Las redes sociales han multiplicado la penetración de imágenes falsas millones de veces. La propaganda de Brexit estaba dominada por dos imágenes falsas: colas masivas de inmigrantes (en particular musulmanes de Turquía) que venían a invadir el Reino Unido y pagos de 350 millones de libras esterlinas a la semana a la UE que serían desviados al Servicio de Salud si el Reino Unido salía de Europa. Boris Johnson, miembro del Parlamento y candidato al puesto de Primer Ministro, fue llevado a los tribunales por apoyar esta mentira, es decir, por mala conducta en un cargo público, pero el Tribunal Supremo desestimó las acusaciones «por el buen sentido del electorado de descartarla si así lo desean» (?!!)….

Ahora tenemos las herramientas para dar el salto: la Revolución de la Conciencia

Lo maravilloso de este momento es que la humanidad ha desarrollado una mejor comprensión de la conciencia, de modo que ahora sabemos cómo neutralizar la propaganda y compartir información real. Se trata de elevar el nivel de conciencia. El gran despertar. Esta posibilidad existe desde hace milenios, pero sólo era accesible a pequeños grupos de «iniciados», o simplemente a los que tenían la suerte de estar cerca de filósofos, guías y pensadores que encontraron el camino y se preocuparon por compartirlo.

Hoy en día son precisamente los medios de comunicación social, las bibliotecas en línea y los medios de comunicación, que crean la posibilidad de acceso de todo para todos. Pero como gran parte de ella (¿la mayor parte?) es basura, debemos hacer un esfuerzo por comunicar las herramientas de concienciación para que la gente pueda reconocerla y desecharla.

Elevar el nivel de conciencia significa ser capaz de observar intencionalmente no sólo lo que se presenta a nuestros ojos, sino también percibir el efecto que dicha información tiene en nuestras mentes, formar una imagen de lo que se pretende con esa información, ser capaz de verificarla y ponerla en contexto entendiendo los procesos, las relaciones y la diversidad de la experiencia humana.

Sabemos que las agencias de publicidad están bien versadas en cómo reducir el nivel de conciencia de los consumidores potenciales. Dado que el sexo funciona mejor en semisueño, donde las imágenes del tipo de ensueño despierto tienen la mayor sugestibilidad, mujeres escasamente vestidas se colocan a menudo junto a autos y otros objetos a la venta, de modo que el sentido crítico se pase por alto agradablemente. En vigilia la publicidad comercial y la propaganda política son menos sugestivas pero es en el estado de conciencia del sí donde se puede ejercer el máximo análisis crítico de los objetos percibidos como observación de los mecanismos de conciencia asociados a la experiencia y sus efectos sobre ellos y se puede dirigir intencionadamente toda la estructura. Las herramientas para formarse para hacer esto están ampliamente disponibles. Incluimos aquí algunos enlaces para aclarar los conceptos presentados en este artículo.

El momento es crítico, ya que el fascismo destructivo avanza con sus propias imágenes populistas dramáticas que promueven la violencia y se alimentan de las frustraciones experimentadas por personas de todo el mundo sumergidas en el fracaso del neoliberalismo. Hay varias emergencias, entre ellas el cambio climático, la resistencia a los antibióticos, la muerte y las enfermedades por contaminación, y la lucha contra la pobreza y la desigualdad, todo lo cual indica la necesidad de cambiar todo el sistema. La metodología de la no-violencia activa está en la base de tal cambio, pero sólo puede ocurrir en el contexto de esta revolución de la conciencia.

1 Contribuciones al pensamiento, Psicología de la imagen, Por Silo

2 El espacio de representación como experiencia psicosocial por Silvia Swinden

3. Autoliberación de Luis Ammann

 

Categorías: Diversidad, Humanismo y Espiritualidad, Internacional, Noviolencia
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.