Antonella Bundu: desobedecer a Salvini y a la Unión Europea

14.06.2019 - Florencia - Per Un Altra Citta

Este artículo también está disponible en: Italiano

Antonella Bundu: desobedecer a Salvini y a la Unión Europea
(Imagen de Página Facebook Antonella Bundu)

Sinistra Progetto Comune  (Izquierda Proyecto Común), este es el nombre del recién formado grupo del consejo de la ciudad de Florencia encabezado por Antonella Bundu, candidata a la alcaldía de la izquierda antirracista, antifascista y antiliberalista y elegida con un halagador 7,3% de preferencias en la ronda de elecciones del pasado 26 de mayo.

Madre italiana y padre de la Sierra Leona, «mujer negra, florentina y de izquierda», como le gusta llamarse a sí misma, elegida por una coalición también de mil colores, rica en diversidad -no es casualidad que el eslogan de la campaña electoral fuera «Florencia es diferente»-, pero con una firmeza esencial, oponerse desde la izquierda a Darío Nardella, el alcalde del Partido Demócrata, ya heredero del trono de Matteo Renzi. ¿Cómo? Empezando por escuchar las necesidades de una ciudad vendida al turismo y a los inversores extranjeros, reconstruyendo un debate público que dé cabida a los muchos «valores y principios de la izquierda» negados por el Partido Demócrata. Una izquierda que no se limita, por tanto, a una mera acción de testimonio, sino que es capaz de llevar adelante las disputas y prácticas antagónicas que siempre han estado activas en el territorio.

Esa es la teoría. Para entender cómo pretende trasladarse al Palacio Viejo, junto con los otros elegidos por la coalición Dmitrij Palagi, lo escuchamos en los días inmediatamente anteriores a la instalación del nuevo Concejo Municipal el lunes 17 de junio. Con la Consejera Bundu no pudimos evitar empezar por tratar un tema vital para miles de florentinos, la ausencia de una casa donde vivir. A menudo debido a la enorme especulación debida a la propagación de plataformas como Airbnb, siempre por las insuficientes políticas de vivienda de la administración Nardella.

¿Cuáles son sus propuestas?

Resolver el problema de la casa es lo primero en nuestra agenda porque hay demasiadas propiedades deshabitadas y demasiada gente sin casa. Es evidente que es necesario partir de una concepción alternativa de la vida, apoyando aquellas luchas que son útiles para convertir los edificios públicos abandonados a su suerte en viviendas sociales. Para evitar la especulación, la transformación de las casas deshabitadas hacia otros usos también debe ser estrictamente regulada, y también es necesario un impuesto sobre la propiedad privada no vendida.

Hay muchas ocupaciones en la ciudad. ¿Tiene un mensaje para los cientos de personas afectadas por las tenencias legalistas puestas por Nardella y Salvini?

Debemos dar respuestas, ayudar, apoyar y no castigar. Los espacios autogestionados que responden a la emergencia de la vivienda son preciosos y marcan un camino, como el del antiguo jardín de infancia Ritter: una ocupación que responde a la necesidad generalizada de tener un «techo sobre la cabeza», eventualmente reconocido por las instituciones, y que se ha convertido así en una importante práctica de autorrecuperación. También lucharemos para que las personas que ocupan permanentemente una propiedad puedan inscribirse en el Registro Civil y así acceder a los derechos sociales que se les niegan a quienes no tienen una residencia.

Otro capítulo es el espacio que ocupan las realidades sociales autogestionadas, liberadas de los mecanismos de la renta y el beneficio.

Estas son realidades importantes. Los centros sociales crean un espacio de practicidad social que resta piezas de la ciudad a las reglas impuestas por el mercado y propone lógicas alternativas a aquellas en las que se basa el sistema. Espacios muertos que literalmente vuelven a la vida gracias a preciosas actividades culturales que llenan el vacío social que las administraciones locales no llenan. Otra cuestión son los espacios ocupados por los escondites de los fascistas: deben cerrarse de inmediato porque están en marcado contraste con la Constitución.

Usted habla de fascismo mientras que Italia se está convirtiendo en un estado policial. Ni que decir tiene que los más débiles pagan por ello. En Florencia, Nardella promovió la innovación de las Zonas Rojas junto con el prefecto Lega y con el aplauso del ministro Salvini.

Para nosotros, seguridad no es sinónimo de securitarismo (tendencia colectiva en busca de seguridad, estabilidad y orden), de militarización del territorio que pasa del control sofocante de las cámaras a incentivos públicos para las rejas o, peor aún, para el Daspo urbano.

Una «buena política» da el peso adecuado a las cosas, no especula sobre los temores inducidos por la «mala política». En mi experiencia, la seguridad que la gente pide escuchando sus necesidades más profundas es la seguridad social. Por lo tanto, nuestra tarea como consejeros es también dar voz a los que no la tienen. La seguridad es, por tanto, el respeto y la aplicación de los derechos sociales: del trabajo a la vida, de la salud y la educación plenamente públicas al respeto del medio ambiente, útiles para garantizar un futuro a las nuevas generaciones.

A menudo el poder asocia la palabra «seguridad» con la palabra «legalidad».

La «seguridad» no va necesariamente de la mano de la «legalidad», y menos aún, en el sentido actual, del término «justicia». Las leyes pueden ser «antidemocráticas», como los decretos de Salvini que prohíben el registro de los solicitantes de asilo y la manifestación de la disidencia, o las normas que establecieron las Zonas Rojas. Medidas no por casualidad rechazadas por los tribunales que tienen en mente y aplican nuestra Constitución. Sin embargo, estamos asistiendo a la acción de un ministro del Interior que no dudo en llamar subversivo, porque no cede a estos fracasos e incluso propone una lista de proscripciones para los magistrados que no se ajustan a sus directivas. Pero, ¿cuánto vamos a tener que soportar esta forma de hacer las cosas?

En cuanto a la legalidad, pero también a la ética de la política, en la nueva junta de Nardella surge el conflicto de intereses de la concejal de Urbanismo del Re. ¿Cómo va a tratar esta cuestión en el Consejo?

No daremos descuentos, como nunca lo hizo la oposición en años anteriores, no es casualidad que el informe venga del laboratorio de perUnaltracittà. Estos días estamos recogiendo toda la información para traer al debate del consejo las muchas contradicciones de la nueva junta, será el lugar donde verificar y rendir cuentas. Sin duda, este caso será uno de los primeros que señalaremos a la atención del Consejo.

Los consejeros de la oposición de izquierda en Florencia han acompañado a los movimientos en la defensa de los que tienen menos derechos, apoyando también los actos de desobediencia civil. ¿Cómo introducir en el Palacio las contradicciones planteadas por las luchas y disputas activas en el territorio?

Seguiremos en la misma línea que los consejeros del pasado. Practicar una sana desobediencia civil es una necesidad, paradójicamente en obediencia a la primera parte de nuestra Constitución. También es tarea de la administración municipal eliminar «los obstáculos de carácter económico y social que, al limitar efectivamente la libertad y la igualdad de los ciudadanos» – y para mí de todos los que viven en la ciudad – «impiden el pleno desarrollo de la persona humana y la participación efectiva de todos los trabajadores en la organización política, económica y social del país».

Ampliando el razonamiento sobre la legalidad, llegamos a tratar el tema de las Grandes Obras. Los sitios de Florencia a menudo terminan en los ojos del poder judicial o son rechazados por el Alquitrán y el Consejo de Estado.

Las grandes obras, desde el aeropuerto, el túnel de Tav y el incinerador, son un desperdicio de dinero público si no satisfacen las necesidades de la ciudad, como en nuestro caso. El frente liberal y soberano están unidos en estas cuestiones, el Pd y la Liga, centroizquierda y derecha, proponen las mismas opciones dogmáticas a los florentinos.

Por este motivo hemos acogido con satisfacción la parada del Tar al proceso de ampliación del aeropuerto de Peretola gracias al pedido realizado por las Comisiones y seis municipios de Piana. De hecho, se detiene el consumo de suelo para una obra inútil y se abre finalmente el camino al desarrollo del Polo Científico y al proyecto del Parco della Piana.

Paradójicamente, el incinerador, que parecía obsoleto gracias a la movilización de los movimientos, volvió a ser puesto en juego con la aceptación del llamado del gerente QThermo a un proyecto obsoleto, en una época en la que el horizonte es el de la economía circular.

Incluso el subcruce de la Alta Velocidad se ha detenido durante años, y se ha gastado mucho dinero en un trabajo caro, incluso este ya viejo, inútil y perjudicial para las arcas del Estado.

¿Qué alternativas apoyará?

La ciudad es de los que viven allí, de los que trabajan allí, de los que viven allí. Los poderes florentinos, en cambio, la están apretando -con la complicidad de la administración- para el uso y consumo de los 20 millones de turistas que la abarrotan cada año. En su lugar, debemos dejar claro que la ciudad está saturada, no necesitamos más turistas, sino ofrecer a los visitantes algo mejor que el mero consumo relámpago. Sin embargo, es esencial garantizar más transparencia y menos inseguridad, poner fin al trabajo no declarado, a la explotación y a la evasión fiscal, fenómenos muy extendidos en todos los sectores de los alojamientos turísticos y más allá. Los florentinos deben ser traídos de vuelta para poder vivir y habitar la ciudad. Las obras más importantes encajan en este contexto, por lo que es necesario repensarlas desde cero.

¿Específicamente?

Para el aeropuerto llevaremos al interior del Palacio las razones de aquellos comités que llevan años luchando por la protección del medio ambiente y propondremos poner a cero el diseño de la nueva pista. Ese dinero debe invertirse en el proyecto del Parco della Piana, que naturalmente no puede vivir con ningún tipo de incinerador; por esta razón he firmado el Protocolo de Basura Cero, que es lleno de prácticas virtuosas que lo hacen ineficaz.

El megaproyecto del Tav también debe ser desmantelado. Se obtienen mejores resultados gracias a los nuevos sistemas de seguridad y a la adopción, por ejemplo, del proyecto virtuoso del Comité No Tunnel, definido junto con la Universidad de Florencia y nunca considerado seriamente por las instituciones. Para compensar la herida causada por el desmembramiento para la construcción de la estación de Foster, se necesita un camino participativo abierto e inclusivo, seguido de una licitación internacional para dar un futuro de calidad a esa zona de Florencia.

El papel del funcionario público está inevitablemente asociado a los servicios públicos de valor, que hasta ahora ha sido injustamente acusado de todos los males de nuestro país. Muchas de sus funciones se han externalizado y, por lo tanto, están fuera de todo control democrático, empezando por las condiciones de trabajo y la calidad del servicio.

Hemos visto cómo los recortes en el vehículo municipal han conducido a un deterioro de la calidad de las condiciones de trabajo de los funcionarios. Es importante, como se indica en nuestro programa, restablecer unas relaciones sindicales serias para poder ofrecer a los empleados públicos un convenio colectivo descentralizado que mejore la profesionalidad y las capacidades a través de un sistema de compensación justa.

Sin embargo, para mejorar los servicios, también es necesario internalizar los servicios actualmente subcontratados. Hemos visto cómo la calidad se reduce drásticamente tanto para los usuarios como para los trabajadores, y también cómo los costes no disminuyen para la administración municipal. Los sectores que alguna vez fueron el buque insignia de Florencia han sufrido graves daños, basta pensar en las recientes movilizaciones contra los contratos externos de comedores y limpieza escolar.

El problema también se refiere a la formación de educadores que han subcontratado por la tarde en jardines de infancia que no son tratados como maestros matutinos. Tienen que someterse a las condiciones de precariedad, protagonistas de un juego cada vez más a la disminución que va en detrimento de los derechos de todos aquellos que tienen contratos externos.

Por lo tanto, es necesario invertir la tendencia de los últimos años y reinterpretar los servicios, reconociendo la antigüedad del servicio, garantizando los estándares de seguridad, recompensando a las empresas que aplican el artículo 18 y no dando cabida a las que trabajan con la más mínima disminución.

¿Cómo se va a proceder con la privatización?

La Florencia que queremos crear no debe ser entregada a la especulación inmobiliaria y al poder financiero. Los espacios públicos deben ser patrimonio de la comunidad. Suficiente con el marketing de la ciudad. Florencia debe volver a ser un grupo de personas capaces de redistribuir la riqueza también, y sobre todo, de hacer una mayor contribución a los que tienen más. Debemos volver a ser una comunidad solidaria que valora el bien común. Los florentinos no necesitan una Disneylandia inaccesible. La revisión de la política de las últimas administraciones municipales, que han vendido activos públicos a favor de los ingresos inmobiliarios, será la principal vía del grupo del ayuntamiento.

La coalición que los expresó es explícitamente antirracista, antifascista y antiliberal, alternativa al Pd y a la derecha. ¿Cómo reconstruir un tejido político sano, capaz de ponerse al lado de los que están en dificultades y en contra de las potencias fuertes?

Hemos puesto de manifiesto -y seguiremos haciéndolo- las muchas discrepancias entre los valores históricos de la izquierda y los actos políticos concretos del Partido Demócrata. Recuerdo a todos la hipocresía del alcalde Nardella, que pidió la desobediencia civil al decreto Salvini, que luego murió de raíz y aprobó, en cambio, las zonas rojas tan queridas para la Liga.

Conseguiste 1.500 votos más que el desayuno que te sostenía, fortaleciste el proyecto sin ambigüedades en comparación con el PD y el centro-izquierda. Te convertiste en el tercer candidato más votado, incluso superando a los M5. Todo esto en una ronda electoral bajo el chantaje del voto útil (¿a quién?) y el voto «antifascista». ¿Ha logrado esa tan anhelada «reconexión sentimental» con la gente de izquierda?

Somos una alternativa al Partido Demócrata. ¡Alto! Nuestras propuestas son claras, concretas y realizables, con vistas a respetar los valores de la izquierda. No tuvimos miedo de hablar de ellos durante la campaña electoral y, sin duda, no dudaremos en ponerlos en práctica en el Consejo Municipal con el apoyo de los muchos votantes que nos han elegido. La gente debe poder votar sin temor a lo que consideran el peor de los males. Debemos ver, analizar y denunciar las políticas llevadas a cabo hasta la fecha por una administración que pretende ser de centroizquierda pero que cada vez más guiña el ojo a la derecha. Lo haremos en los próximos cinco años, eso es seguro.

Más allá de los distintos Renzi-Nardella-Del Re, es evidente que los florentinos sufren las dinámicas que entrelazan el poder económico y financiero de las grandes empresas y bancos con el poder político ejercido por los dictados de la Unión Europea y también a la izquierda comienzan a razonar de desobediencia a los tratados europeos.

La Unión Europea desempeña un papel muy importante en la vida de todos nosotros. Los pueblos de Europa no necesitan políticas de austeridad, sino buen trabajo, justicia social y fiscal, redistribución de la riqueza, políticas medioambientales serias y de acogida.

Debemos escapar de las limitaciones impuestas por la Comisión que están ahogando a los países individuales. Sin caer en la falsa oposición entre los llamados soberanos y los proeuropeos, que acaban apoyando las mismas políticas liberales, debemos ser capaces de romper con los tratados que empobrecen y erosionan cada vez más nuestros derechos.

Como italianos en las últimas elecciones europeas, elegimos una manga de derechistas antieuropeos y/o liberales. Es evidente para todos que con estas dos grandes hipocresías de la política de nuestro tiempo la crisis no terminará. También por esta razón debemos dar fuerza a una verdadera izquierda, y por mi parte puedo asegurarles que llevaré todas las contradicciones de poder al Palazzo Vecchio. Cuente con ello.

De perUnaltracittà – laboratorio político Florencia


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Entrevistas, Europa, Internacional, Política
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.