Cuando llegue la próxima crisis, los progresistas deben estar preparados para aprovechar la agenda

12.05.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

Cuando llegue la próxima crisis, los progresistas deben estar preparados para aprovechar la agenda
Personas haciendo cola frente a una sucursal en Golders Green, Londres, el 14 de septiembre de 2007, para retirar sus ahorros debido a las consecuencias de la crisis de las hipotecas subprime (Imagen de Alex Gunningham de Londres, Perfidious Albion (UK plc) - CC BY 2.0)

En 2008, los progresistas carecían de una alternativa coherente y convincente a las políticas neoliberales. Esta vez debe ser diferente.

Carys Roberts 9 de mayo de 2019 para openDemocracy

«Sólo una crisis, real o percibida, produce un cambio real. Cuando ocurre esa crisis, las acciones que se toman dependen de las ideas que hay por ahí».

Milton Friedman comprendió que los momentos de crisis no generan cambios automáticamente. Están moldeados por la política. Cuando estalló la crisis financiera mundial, fueron las ideas neoliberales que estaban «tiradas por ahí», y sus exponentes las que enmarcaron con éxito las causas y las soluciones. Los progresistas carecían de una alternativa coherente y convincente.

Como resultado, las políticas empleadas en el Reino Unido durante la última década han dañado el nivel de vida y los servicios de la población común, y no han solucionado las debilidades de nuestro modelo económico, que desde hace mucho tiempo, de hecho, han empeorado algunas de sus peores características. El reto para los progresistas de hoy en día es demostrar que realmente existe una alternativa, y no sólo estar contentos de mejorar los fracasos del statu quo sin cambiar los parámetros. Cuando llegue la crisis, tenemos que estar preparados con un plan de transformación.

El año pasado, la Comisión de Justicia Económica de IPPR estableció un plan de diez partes para una reforma fundamental de la economía para igualar las dimensiones, si no la dirección, de los últimos grandes cambios en la forma en que organizamos nuestra economía y para quién: el momento de la posguerra y el contraataque neoliberal de finales de la década de 1970 en adelante. Hoy, estamos lanzando el Centro para la Justicia Económica para llevar adelante esa agenda y crear un programa de políticas coherente para una economía más justa y fuerte.

Los argumentos a favor del cambio son claros. La economía del Reino Unido no está dando resultados. El crecimiento del empleo desde la crisis financiera ha ido acompañado de la década más débil de crecimiento medio de los ingresos reales en 200 años. En los últimos 40 años, sólo el 10% del crecimiento del ingreso nacional se destinó a la mitad inferior de la distribución del ingreso. El Reino Unido es la economía más desequilibrada geográficamente de Europa, con grandes disparidades de riqueza y poder entre naciones y regiones, y comunidades que en su momento fueron prósperas y sufrieron un declive económico. Estos problemas no son fallos en un sistema que por lo demás es saludable; son el resultado de fallas estructurales en nuestro modelo económico.

Durante los últimos tres años, toda la atención se ha centrado en el proceso Brexit. Pero los nuevos riesgos en la economía mundial, así como los profundos cambios en la forma en que produciremos y distribuiremos los bienes en la economía futura, significan que ahora debemos mirar hacia afuera.

Hay buenas razones para prepararse para la inestabilidad y una posible recesión en los próximos años. Si bien el mayor contribuyente al crecimiento mundial es ahora China (véase el gráfico 1), su economía podría estar perdiendo fuerza. La deuda ha aumentado en China y en muchas economías avanzadas: si la política monetaria se refuerza, como se esperaba, esto podría llegar a ser insostenible. La incertidumbre política en la Eurozona y la escalada de las guerras comerciales plantean nuevos riesgos. Aunque por naturaleza las crisis económicas son impredecibles, el Reino Unido debe estar preparado: la historia de la posguerra nos muestra que se espera una recesión en el Reino Unido cada 10-15 años.

Figura 1: Contribuciones al crecimiento mundial (PIB basado en PPA, participación en el mundo)

Lo que es más importante, los sistemas en los que se basa nuestro modelo económico -los sistemas naturales de la Tierra- están siendo cada vez más dañados por nuestra actividad y sistemáticamente ignorados en las decisiones de inversión en todo el mundo. El cambio climático plantea riesgos para la estabilidad de nuestro sistema financiero, la actividad económica futura y la productividad. La situación actual ya no es una opción: la cuestión es cuándo, no si es que cambiamos a un modelo menos extractivo.

De la misma manera, el cambio tecnológico exige una re imaginación de nuestra economía. El cambio tecnológico está cambiando la forma de producción, dónde puede ocurrir y quién capta los beneficios del crecimiento. Si se gestiona bien, existen enormes oportunidades de cambio; si se gestiona mal, se corre el riesgo de exacerbar las desigualdades de poder y de recompensa existentes.

El Reino Unido tiene un papel importante en la economía mundial, sobre todo por el papel destacado que desempeña la ciudad de Londres en el sistema financiero internacional. Brexit, y cómo se maneja, dará forma a nuestra economía y a otras economías en los años venideros. Hemos demostrado liderazgo climático en el pasado y podemos hacerlo de nuevo en el futuro, para estar a la altura de nuestras responsabilidades históricas y nuestras capacidades actuales. Pero muchos de estos cambios están ocurriendo fuera de la influencia de las instituciones políticas unilaterales y nacionales del Reino Unido. Sin embargo, aunque los responsables de la formulación de políticas no puedan controlar la cambiante economía mundial, pueden elegir cómo prepararse y cómo responder. Los defensores de las políticas progresistas deben estar preparados para moldear esta respuesta.

Eso significará abogar por políticas macroeconómicas que protejan a la economía de los riesgos, como las políticas macroprudenciales para ayudar a la inversión directa en la economía productiva y evitar la formación de burbujas. También significará abogar por una política macroeconómica coordinada que tenga como objetivo no sólo unos crecimientos estables, sino también resultados equitativos. Durante la última década, la política fiscal y monetaria se ha movido en direcciones opuestas, con la austeridad despojando a la economía de la demanda y perjudicando gravemente a los servicios públicos, mientras que la Facilitación Cuantitativa ha beneficiado a los ricos al aumentar los precios de los bienes. Con las tasas de interés aún cerca de su límite inferior, será necesario utilizar medidas alternativas y esta vez se debe considerar el impacto de la respuesta sobre la riqueza, y a quién beneficia la respuesta.

También significará abordar las debilidades persistentes de la economía británica, en particular la baja inversión, el déficit comercial y la escasa productividad. Tener éxito en la economía global del mañana significará dar forma a nuestra economía para que responda a la degradación del medio ambiente y al cambio tecnológico. Lejos de huir de los robots, necesitamos más de ellos, pero este proceso debe gestionarse para garantizar que las recompensas sean ampliamente compartidas. De la misma manera, el Reino Unido debería descarbonizar radical y justamente su economía para generar empleos verdes y de alta calidad.

Desde el colapso de Wall Street hasta la crisis financiera mundial, la historia nos muestra que las respuestas políticas a las crisis dan forma no sólo a la estabilidad y el nivel de crecimiento, sino también a los niveles de desigualdad en la sociedad, a quiénes tienen el poder económico y a cómo se sienten las personas con respecto a su futuro. Las consecuencias de la incapacidad de dar una respuesta alternativa y coherente a la crisis están a nuestro alrededor en la votación y en las repercusiones de Brexit. La ironía es que Brexit ha hecho que los políticos miren hacia adentro, cuando lo que se necesita es una visión para la economía del futuro, en un contexto global. Esa economía debe ser una en la que la prosperidad y la justicia vayan de la mano.


Traducción del inglés de: Antonella Ayala

Categorías: Economía, Europa, Opiniones
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 10.12.19

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.