Greta Thunberg y más: cambiando hábitos para salvar el planeta

28.04.2019 - Andrea Intonti

Este artículo también está disponible en: Italiano

Greta Thunberg y más: cambiando hábitos para salvar el planeta
(Imagen de https://www.facebook.com/fridaysforfutureitaly/)

¿Más contaminación por transportarse en vehículos terrestres o aéreos? ¿Es mejor comer carne o verduras para respetar el medio ambiente? ¿Y cuánto cuesta el tiempo que pasamos en Internet en términos medioambientales? En este último período, entre apologistas y críticos, se habla mucho de Greta Thunberg, la joven activista sueca que nació en 2003 y que se convirtió en mensajera de una vieja y nueva protección del medio ambiente gracias a sus huelgas escolares. Pero no hay necesidad de movilizar a las masas para salvaguardar nuestro planeta. Los pequeños gestos son suficientes, pequeñas elecciones diarias que cada uno de nosotros puede hacer sin demasiado esfuerzo. En Pressenza nos divertimos encontrando algunos datos.

¿Cuánto contamina una empresa multinacional de alimentos?

Según un estudio realizado por Oxfam [1] y actualizado en el 2016, teniendo en cuenta sólo los factores «cambio climático» + «tierra» + «agua», el ranking de las multinacionales más contaminantes en el sector de la alimentación parece ser:

[fuente: green.me]

¿Cuánto contaminan sus actividades?

¿Qué pasa con la mercancía?

  • Transporte de mercancías por carretera en Italia: 167.500 millones de toneladas por kilómetro recorrido [fuente: Wired.it]
  • Rotterdam (11.577 contenedores); Amberes (9370); Hamburgo (8.848); Bremerhaven (5.467); Valencia (4.609) son los cinco primeros puertos de Europa por volumen de contenedores movilizados en el 2015. Gioia Tauro – novena en el ranking – «se mantiene» en 3.030. Según el profesor James Corbett (Universidad de Delaware), un solo buque de carga contamina hasta 50 millones de automóviles.
  • En porcentaje, Ispra sigue procesando en los datos de Eurostat ( La Oficina Europea de Estadística) correspondientes a 2015 los porcentajes de contaminación por óxidos de nitrógeno (NOx): 59,1 % de carga; 40 % de pasajeros; 0,9 % «otros» (por ejemplo, náutica) – compuestos orgánicos volátiles no metánicos (COVNM): 79,4 % de pasajeros; 16,6 % de carga; 4 % de otros; – pm 2,5: 57 % de carga; 40,6 % de pasajeros; 2,4 % de otros contaminantes.

Esto significa que, en el 2015, en lo que respecta al óxido nítrico:

  • Los automóviles producen 156.520 toneladas;
  • vehículos de más de 3,5 toneladas y autobuses: 181.317 toneladas;
  • vehículos de peso inferior a 3,5 toneladas: 51.242 toneladas:
  • ciclomotores y motocicletas: 5.180 toneladas;
  • ferrocarriles: 1.003 toneladas;
  • actividades marítimas: 74.796 toneladas;
  • aeropuertos: 6.724 toneladas;

Para el COVNM:

  • automóviles: 24.533 toneladas;
  • vehículos de más de 3,5 toneladas y autobuses: 7.278 toneladas;
  • vehículos de peso inferior a 5 toneladas: 3.380 toneladas;
  • ciclomotores y motocicletas: 51.055 toneladas;
  • ferrocarriles: 93 toneladas;
  • actividades marítimas: 17.355 toneladas;
  • aeropuertos: 1.650 toneladas;

Para el Pm 2,5:

  • automóviles: 5.535 toneladas;
  • vehículos de más de 3,5 toneladas y autobuses: 3.981 toneladas;
  • vehículos de peso inferior a 5 toneladas: 2.774 toneladas;
  • ciclomotores y motocicletas: 979 toneladas;
  • ferrocarriles: 25 toneladas;
  • actividades marítimas: 6.032 toneladas;
  • aeropuertos: 48 toneladas;

Benceno:

  • automóviles: 882 toneladas;
  • vehículos de más de 3,5 toneladas y autobuses: 5 toneladas;
  • vehículos de peso inferior a 5 toneladas: 77 toneladas;
  • ciclomotores y motocicletas: 546 toneladas;
  • ferrocarriles: 2 toneladas;
  • actividades marítimas: 21 toneladas;
  • aeropuertos: 35 toneladas;

[Fuente: Ispra, también según datos de Eurostat.]

¿Cuánto contamina un crucero?

Según el informe anual de Nature And Biodiversity Conservation Union (Unión para la Conservación de la Naturaleza y la Biodiversidad), la mayoría de las 77 embarcaciones encuestadas (de 77, incluyendo marcas importantes como MSC y Royal Carribean) son propulsadas por petróleo pesado (Hfo), residuo de la refinación de petróleo: esto lleva a que los cruceros -que emiten altos niveles de azufre- «pesen» sobre el medio ambiente hasta 3.500 veces más que un coche propulsado por diesel.

[Fuente: europa.today.it]

En términos más generales, los datos de 2018:

  • transporte de mercancías por carretera en Italia: 167.500 millones de toneladas por kilómetro recorrido

[Fuente: Wired.it, basado en datos de Eurostat]

¿Cuánto contamina una búsqueda en Google?

No existen datos precisos, hasta ahora la única que ha intentado cuantificar la contaminación del uso de Internet es la investigadora Johanna Moll, que ha identificado 10 gramos de dióxido de carbono como el «peso» de la investigación de Google -que no ha desmentido los datos- sobre el medio ambiente: con una media de 47.000 solicitudes por segundo, esto significa que se trata de participar, con cada una de las investigaciones individuales, en la producción de 500 kg de dióxido de carbono por minuto. Google lo sabe, y en 2015 abrió una página web, «CO2Gle»[http://www.janavirgin.com/CO2/], que informa de las emisiones por segundo de estas búsquedas. La búsqueda es en cierto modo una actualización de un estudio similar realizado por el propio Google, que en 2009 calculó en 200 gramos de dióxido de carbono el peso de cada búsqueda individual. Por esta razón, cuando sea posible, es preferible no pasar por los motores de búsqueda.

[Fuente: Agi.it]

En términos más generales:

  • un correo electrónico con un archivo adjunto de un megabyte pesa tanto en el medio ambiente como una bombilla de bajo consumo encendida dos horas (4 gramos de CO2 equivalente)
  • la misma búsqueda durante un minuto desde un PC fijo pesa 100 vatios por hora, 20 en un portátil y aún menos en tabletas y teléfonos inteligentes
  • archivar datos en la nube – señala Marta Tripodi en Wired – un sistema que ahorraría hasta un 87% de energía, se convierte en un sistema altamente contaminante porque los centros de datos que sin darnos cuenta utilizamos para almacenar archivos, fotos, videos o correos electrónicos leídos y no borrados son a menudo alimentados por combustibles fósiles y no por fuentes renovables.

[Fuente: Lifegate.it]

¿Cuánto contamina la carne?

Un estudio de 2013 publicado en el PNAS (Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos)-una de las revistas científicas más prestigiosas del mundo- denuncia la producción de carne como la actividad humana más contaminante del mundo, ya que el 30% de la superficie terrestre no está cubierta por el hielo destinado a la producción de carne para el consumo humano. Una vaca consume entre 75 y 300 kg de materia seca (forraje, cereales, legumbres, etc.) para producir un kilogramo de proteína, mientras que la misma investigación muestra que para importar una hamburguesa importada de América se necesitan, en términos de impacto ambiental, seis metros cuadrados de bosque para cortarlos y convertirlos en pastizales. Además, para comer carne, se necesita de 5 a 10 veces más agua que para comer comida vegetariana.

[Fuente: DonnaModerna]

En un artículo publicado en enero de 2018, SlowFood destaca cómo tres de las mayores empresas del sector -JBS, Cargill y Tyson- pesan en un año con la misma cantidad de dióxido de carbono emitido a la atmósfera que Francia, con niveles similares a los emitidos por grandes compañías petroleras como Exxon, BP y Shell.

¿Cuánto contamina la moda?

La Comisión Económica de las Naciones Unidas para Europa destacó en 2018 que el sistema de la moda es responsable por sí solo del 20% del desperdicio mundial de agua y del 10% de las emisiones de dióxido de carbono, mientras que la industria algodonera es responsable por sí sola del 24% del uso de insecticidas y del 11% del uso de pesticidas. El 85% de la ropa va a los vertederos cada año a pesar de estar en perfectas condiciones («fash fashion o moda rápida»), mientras que sólo el 1% se recicla.

[Fuente: L’OfficielItalia]

¿Cuánto contaminan las ciudades?

  • Las cinco naciones más contaminadas del mundo son: Bangladesh; Pakistán; India; Afganistán; Bahrein:
  • Los cinco países menos contaminados del mundo: Islandia, Finlandia, Australia, Estonia y Suecia;
  • Las cinco ciudades más contaminadas del mundo: Gurugram (India); Ghaziabad (India); Faisalabad (Pakistán); Faridabad (India); Bhwadi (India).
  • Las cinco ciudades menos contaminadas del mundo: Judbury (Australia); Emu River (Australia); St. Helens (Australia); Oak Harbor (EE.UU.); Mornington (Australia).

[Fuente: airvisual.com]

¿Cuánto contamina la guerra?

El cálculo realizado por la Sociedad Meteorológica Italiana es un poco antiguo (2004) pero todavía actual, y destaca [2] cómo

  • tanque Abrams M1 (peso: 65 toneladas; 1 km con 4,5 litros de combustible)
  • avión F15E Strike Eagle o Falcon F16 El avión F16 consume 16.200 litros/hora (a partir de ahora l/h)
  • bombardero B52: 12.000 l/h
  • helicóptero de combate AH64 Apache: 500 l/h

Los cálculos, realizados sobre la base de datos públicos de la primera Guerra del Golfo (operación «Tormenta del Desierto», febrero-marzo de 1991), muestran que en 1991 un día de guerra consume la misma cantidad de combustible que podríamos utilizar para llenar 1.125.000 coches, con 112.400 toneladas de CO2 liberadas a la atmósfera. Esta cifra debería añadirse al combustible -y, por tanto, a la contaminación producida- para el transporte de tropas al lugar de la guerra.

[Fuente: Peacelink]

¿Cuál es la huella ecológica de Italia?

En cuanto a nuestro país, según los datos de Footprint Network [3], en 2016 -el último año del que se publicaron los datos- la biocapacidad de cada italiano es de 0,9 «hectáreas globales» (gha, en inglés). Estos datos indican la zona de producción que pertenece a cada ciudadano individual, su » beneficio ecológico”. 4.4 «Hectáreas globales» es la cifra de nuestra huella ecológica individual: esto significa que para 2016 Italia tiene un déficit ecológico de 3,5 hectáreas globales por persona.

Es una cifra que varía poco desde 2013 y que desde 1961 – rango tomado en cuenta por la FN – ha pasado de un déficit de 1,4 hectáreas globales en 1961 (biocapacidad: 1 hectárea global; huella ecológica: 2,4 hectáreas globales) y que sigue siendo hasta la fecha la cifra más baja registrada en Italia, ha alcanzado su punto máximo con un déficit de 4,8 hectáreas globales en 2006, cuando una biocapacidad de 1 hectárea por persona corresponde a una huella ecológica personal de 5,8 hectáreas globales.

La situación global, tal y como se muestra en el mapa de Footprint Network, es, sin embargo, deficiente, con Arabia Saudí en primer lugar (-5,8 hectáreas globales en 2016). Ucrania, Sudán, Malí, Senegal y Honduras son los países con menor déficit (-0,1 hectáreas globales), mientras que Venezuela es, en 2016, el único país con un «presupuesto equilibrado». Los países con mayor superávit en 2016 son:

  • Gabón: +19,9 hectáreas globales (+86,1 en 1961);
  • Bolivia: +12,7 gha (+49,9 en 1961);
  • Congo: +8,2 gha (+7,5 en 1961)

La Guayana Francesa (3,980%); Surinam (2,750%); Guyana (1,900%); Gabón (866%) y el Congo (772%) son los países con mayores reservas de biocapacidad; los que tienen mayores déficits: Singapur (9,950%); Bermudas (5,260%); Reunión (2,380%); Barbados (2,190%); Islas Caimán (1,850%). Italia tiene un déficit del 371%.

[Fuente: footprintnetwork.org];

¿Cuánto contaminas?

Cuánto contamina tu navegación en Internet: http://www.zeroimpactweb.it/

Calcula tu huella ecológica: https://www.wwf.ch/it/vivere-sostenibile/calcolatore-dell-impronta-ecologica

Notas metodológicas

1 – Al tratarse de un artículo sobre el impacto ecológico, el cálculo no ha tenido en cuenta -como hace el estudio de Oxfam- los derechos de los trabajadores ni la transparencia de las empresas;

2 – Del texto: la combustión de 1 litro de gasolina produce 2,35 kg de dióxido de carbono (CO2), la de 1 litro de diesel produce 2,66 kg de CO2, por lo que la media que utilizaremos para nuestros cálculos será de 2,5 kg de CO2 por cada litro de combustible.

3 – «Huella ecológica» significa la estimación de los servicios ecológicos requeridos por la población local, mientras que «biocapacidad» significa la capacidad potencial de los servicios naturales para ser prestados desde los ecosistemas locales. Con estos dos datos es posible definir el llamado «balance ecológico» de un área y, por lo tanto, definir su déficit o superávit ecológico simplemente eliminando la Huella Ecológica (EF, por sus siglas en inglés) de la Biocapacidad (BC, por sus siglas en inglés).

La infografía fue realizada para Pressenza por Franca Banti


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

 

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Internacional
Tags: , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 17.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.