Praga celebra 20 años en la OTAN: ¿es éste el camino correcto?

17.03.2019 - Praga - Toni Antonucci

Este artículo también está disponible en: Italiano

Praga celebra 20 años en la OTAN: ¿es éste el camino correcto?

El martes 12 de marzo, la República Checa celebró el vigésimo aniversario de su ingreso a la OTAN el 12 de marzo de 1999 junto con Polonia y Hungría. La ceremonia tuvo lugar en las salas del Castillo de Praga bajo la presidencia de la República Checa (1).

La cadena de televisión ČT24 publicó en su página web varios artículos y vídeos sobre el tema que tienden a elogiar a la OTAN y a censurar a sus supuestos antagonistas, especialmente a Rusia y China. Entre los diversos títulos leemos: «Nuestro país no volverá a sucumbir ni a ser sacrificado» (2).

En este artículo citamos como ejemplos  dos acontecimientos  históricos que hasta hoy son experimentados por los checos como verdaderos traumas nacionales, que afectan al imaginario colectivo y a la capacidad de interpretar o no el mundo de hoy de manera equilibrada.

El primero es el famoso Acuerdo de Múnich del 29 de septiembre de 1938. En esa ocasión, los Jefes de Estado de Francia, Inglaterra, Italia y Alemania decidieron permitir que estos últimos tomaran posesión del territorio de los Sudetes, perteneciente a Checoslovaquia, cuyos representantes no participaron en la conferencia (3). Este hecho dio lugar a un sentimiento fuertemente arraigado en los checos y sintetizado por la expresión «o nás, bez nás» (ellos deciden sobre nosotros, sin nosotros).

La segunda es la invasión de Checoslovaquia mediante el Pacto de Varsovia el 21 de agosto de 1968, en la que participaron las fuerzas armadas de la Unión Soviética, Polonia, Hungría y Bulgaria y que puso fin a la Primavera de Praga (4).

Estos dolorosos acontecimientos juegan un papel clave en la decisión de la República Checa de tomar partido por  la OTAN y participar en sus campañas. Sin embargo, es vergonzoso observar que los países que «traicionaron» a los checos en Múnich en el 38 y los que los ocuparon en Praga en el 68, con la excepción de la Federación Rusa, ahora son todos miembros de la OTAN.

Sin responder a las cuestiones morales, éticas y humanas sobre la adhesión a este pacto militar, surge una pregunta práctica: ¿ser miembro de la OTAN será una decisión beneficiosa en el largo plazo?

En este momento no es inútil  observar los rápidos cambios en el equilibrio geopolítico. Desde hace quince años, impulsado por el crecimiento chino, los expertos estadounidenses reconocen su progresiva reubicación como la antigua potencia hegemónica, como sugiere la revista Foreign policy en su «declinómetro» (5).

Un proceso similar ocurre con la reducción  de tamaño de las antiguas potencias como Francia, Inglaterra y otros países occidentales, que siguen a flote en el mercado mundial en parte gracias a los ingresos de sus antiguas colonias. Pero, ¿cuánto tiempo durará? Las recientes solicitudes de países del sur, como Benin,  para la devolución de objetos robados en  la época colonial y » celosamente custodiados » en famosos museos cercanos a la manga son sintomáticas. Dios no permita que se desencadene un efecto dominó en  las legítimas solicitudes de compensación con implicaciones impredecibles para los que tienen que hacerlo (6).

Al mismo tiempo, el rápido crecimiento de países emergentes como India, Brasil, México, Indonesia, China, Rusia, Turquía y otros, por un lado, hace desaparecer viejos sueños de gloria de Occidente y, por otro, plantea proyectos irracionales, inmaduros y fuera de la realidad como «El Nuevo Siglo Americano», que los autores neoconservadores, atrapados en el acto, prefirieron conciliar desde Internet (7).

En cuanto a la solidez de la relación de lealtad entre los miembros de la OTAN, el equilibrio puede cambiar en cualquier momento. Sugiere que Estados Unidos tiene prisa por recobrar la posesión del petróleo venezolano perdido en 1998 con el surgimiento de Chávez, posiblemente antes de que pase a manos chinas. Su obsesión por recuperar el «cinturón de seguridad», el «patio trasero», la supervisión de América Latina es sorprendente. Existe una necesidad futura de trasladar dos tercios de la fuerza militar al Mar de China Meridional para hacer frente al surgimiento de la potencia emergente.

En el escenario de posibles tensiones futuras, los amigos checos harían bien en reflexionar  si los pactos de apoyo mutuo se respetan de acuerdo con las firmas de los documentos. Ya que cuando se trata de seguridad nacional, el Sr. Trump habló claramente: «América primero». ¿Por qué la República Checa debería ser más importante que en el pasado? Y luego, como sucedió en las guerras mundiales, está bien luchar en Europa, siempre y cuando la guerra no llegue a territorio estadounidense.

Pero volviendo a Praga y dejando de lado el análisis geopolítico, también hay fundamentales aspectos humanos, éticos y psicosociales a evaluar, que en última instancia pesan sobre la calidad de vida física y moral de la población. Algunas personas en posiciones neo soberanas y neo patrióticas tienden a relativizar la gravedad de la desigualdad en las relaciones entre el norte y el sur del mundo con la fórmula mágica: «nosotros los checos no hemos colonizado a nadie».

Pero estudiando la participación del ejército checo en misiones internacionales, encontramos su presencia militar en la antigua Yugoslavia, Irak, Afganistán, Malí, Liberia, Sierra Leona, Congo y otros países. La retórica oficial intenta debilitar la presencia militar checa en territorios extranjeros, diciendo que después de todo se envían «sólo» las unidades químicas, el hospital militar u otro personal para actividades de «apoyo a la estabilidad» sin mencionar el combate directo. En este sentido, 29 soldados checos han muerto desde que ingresaron en la OTAN, cuidadosamente presentados por la corriente dominante como héroes caídos por la libertad (8).

Pero la retórica oficial no es suficiente para justificar la participación en guerras como la de Irak, que surgieron sobre la base de mentiras vergonzosas y se organizaron en el marco de la lucha por apoderarse delos recursos naturales, las  fuentes de energía y las áreas estratégicas, respondiendo a los intereses de los grupos de poder, de las élites de uno o más países, en perjuicio de otros.

Cualquiera que sea el alcance «humanitario» que se le dé a la guerra de Irak, es fácil enterarse de noticias universalmente reconocidas. En marzo de 2003, la coalición occidental invadió Irak con el objetivo de destituir a Saddam Hussein debido a su supuesta «posesión de armas de destrucción masiva», que más tarde fue desmentida. Muchos recuerdan que el Secretario de Estado de los Estados Unidos, Colin Powell, expuso la fatídica (falsa)  prueba al Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. Mientras que un millón de seres humanos han muerto sobre la base de esta mentira, para las compañías petroleras occidentales, los fabricantes de armas y las compañías de reconstrucción este conflicto representa mucho (9).

Otra historia que puede ser fácilmente rastreada por el atento observador checo es la guerra en Afganistán. Las fuerzas occidentales invadieron este país centroasiático en octubre de 2001 tras los atentados del 11 de septiembre, en el contexto de la «guerra contra el terrorismo» con el objetivo declarado de «destruir a Al Qaeda y capturar y/o matar a Osama bin Laden». Pero las declaraciones del general estadounidense Wesley Clark revelan un plan previo para tomar el control de siete países de Oriente Medio en cinco años, incluyendo Afganistán (10). La misma Hilary Clinton declaró que su país, para controlar esta zona estratégica en las cercanías de China, Rusia e Irán, deliberadamente organizó y  financió esstructuras locales que dieron lugar a Al Qaeda (11).

Sin mencionar la concentración de sadismo expresada en la malvada sonrisa de Clinton ante el linchamiento del presidente libio en octubre de 2011: venir, ver, viciar…ah ah ah ah…

Entrando ahora en un aspecto más psicológico y existencial, tomamos nota del hecho de que la conciencia colectiva sabe estas cosas. La conciencia de cada uno de nosotros graba estas contradicciones. Las imágenes que nos llegan de la televisión o del Internet, por mucho que intentemos apartar la mirada, entran en el circuito de nuestra conciencia y permanecen en la memoria. Y luego, por la noche, resurgen en forma de traducciones oníricas, obligándonos a tomar drogas psicotrópicas. Este tipo de contradicciones latentes no son buenas para la salud, crean violencia en la población y un estado interno generalizado de sinsentido. Lamentablemente, la República Checa se encuentra entre los líderes mundiales en el consumo per cápita de alcohol y sustancias afines.

Es gracioso (si la situación no fu era tan grave) ver a amigos bien intencionados participando en seminarios de autoconocimiento en la oscuridad, asistiendo a psicoterapia, dando la vuelta al mundo con el viejo Trabant, mostrando las banderas de solidaridad con el Tíbet, yendo a la casa de campo los fines de semana, haciendo cualquier cosa que distraiga de los problemas subyacentes. Sin embargo, todas estas hermosas actividades no nos ayudarán a comprender nuestras contradicciones internas y las de este absurdo sistema, donde pocos deciden por todos, donde el Ser Humano sufre y muere.

Estaría fuera de lugar aquí, hacer un paralelismo de la misma contradicción en Italia. Además de ser cómplice de los bombardeos de Yugoslavia y de la destrucción de Libia, sigue teniendo en su territorio bombas atómicas y contingentes extranjeros en una ausencia casi total de soberanía, independencia y dignidad. Desde hace 74 años, el soldado extranjero ha pisado  territorio italiano sin que el pueblo soberano haya sido convocado para confirmar o retirar su consentimiento.

Esperamos que en el futuro una profunda emoción y reflexión nos lleve a participar en la construcción de un mundo multipolar y fraterno junto a otros pueblos. Esperamos dejar de jugar a la guerra como niños dominantes. Esperamos construir una nueva humanidad basada en la igualdad, el respeto mutuo y la preservación de la vida de todos, no sólo de sus propios intereses.

1) Celebración del Vigésimo aniversario de la entrada en la OTAN, https://bit.ly/2HerL5X

2) Nuestro país nunca más será sacrificado, https://bit.ly/2ERp0nA

3) Conferencia y Convenio de Múnich, https://bit.ly/2HqapSY

4) Pacto de Varsovia, Invasión a Checoslovaquia, https://bit.ly/28Ilu2o

5) Declinómetro, https://bit.ly/2SZpqNJ

6) Reparación del colonialismo, http://www.colonialismreparation.org/it/

7) Proyecto para un nuevo siglo americano, https://bit.ly/2UwXdQ7

8) Actividad del ejército checo, https://bit.ly/2CgCF70

9) Prueba falsa de Colin Powell, https://bit.ly/2UvRKZz

10) General Wesley Clark: Las guerras se planean con antelación, https://bit.ly/2Cgwe49

11) Hillary Clinton: Nosotros creamos Al-Qaeda, https://bit.ly/1j6pMIQ


Traducido del italiano por Estefany Zaldumbide

Categorías: Asuntos internacionales, Europa, Opiniones
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.