El orden natural

14.03.2019 - Silvia Nocera

Este artículo también está disponible en: Italiano

El orden natural
(Imagen de Silvia Nocera)

¿De qué naturaleza habla el Ministro de Familia y Discapacidad, Lorenzo Fontana, cuando dice que el único modelo familiar válido es el «natural», con esa expresión reconfortante y confiada de Don Limpio que ciertamente dice la verdad?

Ya se ha demostrado ampliamente que en el entorno natural, formado por compuestos inorgánicos y orgánicos, microorganismos, bacterias y virus, flora, fauna y humanidad, todas las formas de desarrollo, reproducción, asociación y «crianza» son consentidos con el propósito de conservación y crecimiento de diferentes especies. Desde los insectos a los monos antropomorfos, los comportamientos homosexuales y la creación de familias «arcoiris» están ampliamente presentes y, en el caso de los humanos, están documentados desde los albores de la historia, con significados y roles de diferente importancia en diferentes épocas y civilizaciones.

En la historia del cristianismo ha habido voces con mucha autoridad que, en la fuerza y ​​en la capacidad infinita de adaptación y crecimiento observadas en el entorno natural, han visto una manifestación del inmenso amor de Dios, hasta el punto de identificar a su Dios con la Naturaleza con una N mayúscula. Y hasta ahora podemos ver una cierta lógica, probablemente dada por experiencias personales particularmente intensas. Pero, ¿cómo podría suceder que este Dios = Naturaleza se volviera tan intolerante que ya no considerara a sus hijos, todas las manifestaciones maravillosas y variadas de su amor?

No existe ningún orden natural en la demonización de las familias arcoiris, del divorcio, del aborto y de todas las medidas que hoy tratan de describir con el lenguaje de la legalidad, aspectos del paisaje humano que siempre han existido y que crecen con el avance de nuestra civilización. Solo son delirios de sectas oscurantistas, son los gritos decadentes de un mundo que no quiere morir y que no es capaz de trascender, son expresiones demenciales  de mentes traumatizadas por una aceleración de los tiempos que a menudo asustan. Pero el miedo es real, que vibra entre la gente y resuena ante esos gritos fanáticos.

La diferencia nos asusta, todavía nos asusta porque no somos capaces de reconocernos más allá de los diferentes y coloridos despojos que nos han sido entregados o que hemos usado voluntariamente. Yo no creo en Dios y no creo en la Naturaleza divinizada, pero siento claramente que todo ser humano tiene el derecho de percibir la divinidad en su manera particular, de seguir sus preceptos y de crecer de acuerdo a sus experiencias; pero también tiene el deber de respetar profundamente la existencia de cualquier otro ser humano, con sus creencias, sus preceptos y sus formas de crecimiento. Ya no podemos caer, como lo hemos hecho tantas veces en nuestra historia, en el engaño de una verdad absoluta, la que ha generado conflictos y tragedias de los que nadie quiere sentirse responsable.


Traducido del italiano por Michelle Oviedo

Categorías: Europa, Humanismo y Espiritualidad, Internacional, Opiniones
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.