El Multilateralismo: Un Testimonio

16.03.2019 - Human Wrongs Watch

Este artículo también está disponible en: Inglés

El Multilateralismo: Un Testimonio
(Imagen de Wikipedia)

Por los Embajadores Idriss Jazairy y Roberto Savio

Durante más de 70 años, el sistema de las Naciones Unidas  ha sido percibido como el guardián de la paz y el desarrollo en el mundo. Sin embargo, es innegable que el multilateralismo que se encuentra hoy en día está bajo presión. Se cuestiona la eficacia de las instituciones mundiales y de la formulación de políticas mundiales, y las alianzas se están desintegrando.

A menudo, en tiempos de transición, revisar las enseñanzas del pasado son una buena manera de encontrar soluciones e inspiración para el camino a seguir.

En este sentido, es importante recordar a los inspirados líderes del sistema de las Naciones Unidas que han impulsado el concepto de multilateralismo a lo largo de los años.

Por lo tanto, es importante evocar el legado de Boutros Boutros-Ghali y Maurice Strong, pero también el de Jim Grant de UNICEF, ya que todos ellos representan figuras visionarias de las Naciones Unidas que contribuyeron en gran medida a la evolución del multilateralismo.

La ONU comenzó como una alianza de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial.  Las alianzas cambian.  Este es un recordatorio de que cuando ocurren situaciones de guerra en el mundo real, la política de poder de esos vencedores puede tomar el control. Pueden atraer el multilateralismo a su lado, como en la Guerra de Corea, o ir a la guerra sin la aprobación multilateral, como en el caso de la invasión de Irak.

En los años 60, manteniendo la estructura de un club de vencedores, la ONU se convirtió, durante dos décadas, en una organización universal que defiende el objetivo de la autodeterminación y de la eliminación de los obstáculos al desarrollo.

Un momento importante a este respecto fue la firma de los Principios que rigen las relaciones comerciales internacionales y las políticas comerciales, que condujeron finalmente al Acta Final de la UNCTAD I en 1964.

Hubo un sentimiento general de «reformar el orden internacional» y de escribir la historia. De hecho, Juan Somavia, más tarde Director General de la Organización Internacional del Trabajo, participó, junto con uno de los co-signatarios de este editorial, bajo la dirección del ganador del Premio Nobel Jan Tinbergen, en la redacción de un libro con el mismo nombre para el Club de Roma[1].

En diciembre de 1977, la Asamblea General decidió crear un Comité Plenario (CP), para devolver al seno de las Naciones Unidas el diálogo Norte-Sur que había sido transferido sin incidentes al CIEC de París.

El Embajador Idriss Jazairy dirigió el trabajo del CP como su primer presidente a lo largo de 1978, con el objetivo de negociar sobre cuestiones sustanciales y producir conclusiones orientadas a la acción sobre las relaciones Norte-Sur.

Thorvald Stoltenberg, el Ministro noruego que falleció recientemente, le sucedió en este cargo y, con su generosidad y apertura de espíritu, prosiguió con éxito los esfuerzos de la CP hacia un mayor diálogo Norte-Sur.

Así pues, el clima multilateral de los años 70 fue cooperativo. Las negociaciones se centraron en los ajustes a las políticas externas e internacionales. Pero la situación después de eso cambió. Incluso nuestro consuelo de un dividendo de paz después del fin de la Guerra Fría, como lo confirma la Declaración de la Asamblea General sobre el Derecho al Desarrollo de 1986, se convirtió en una quimera.

El enfoque de la ONU evolucionó más tarde para responder a la prioridad estratégica de los vencedores de la Segunda Guerra Mundial al proclamar en 1995 una extensión indefinida del Tratado de No Proliferación de Armas Nucleares (TNP), sin ninguna contraparte de los Estados nucleares.

La Cumbre de las Naciones Unidas de 2005 también respaldó la «responsabilidad de proteger» (R2P), que condujo, entre otras cosas, a la Resolución del Consejo de Seguridad de 1973 por la que se imponía una zona de exclusión aérea a Libia en 2011. Sin embargo, los Estados que se ofrecieron voluntariamente para aplicar esta resolución excedieron su mandato y provocaron un cambio de régimen.

El recurso a la fuerza en virtud del Capítulo VII requiere en adelante mandatos más inteligentes y una mayor rendición de cuentas para su aplicación.  Del mismo modo, no se debe abusar de la responsabilidad de protección, como en Libia, ni ignorarla, como en Gaza.  La militarización del humanitarismo es otra consecuencia gratuita de la RdP.

Tanto la Cumbre del Milenio como la de 2005 concentraron posteriormente sus esfuerzos en las reformas internas de la forma de gobierno, incluso en el ámbito de los derechos humanos. Creado por la Asamblea General de las Naciones Unidas en 2006 mediante la resolución 60/251, el Consejo de Derechos Humanos de las Naciones Unidas pretendía ser un órgano más cooperativo que su predecesor, la Comisión de Derechos Humanos de las Naciones Unidas, orientada a «nombrar y avergonzar».

Sin embargo, el manejo de las políticas nacionales por parte de las Naciones Unidas es un tema delicado. La aplicación de las reformas en el plano nacional, para ser legítima, debe pasar por un proceso impulsado por las personas.

Dado que el multilateralismo incluye la evaluación de las políticas nacionales en su ámbito de competencia, también debe estar cada vez más orientado a las personas.  De hecho, el actual estallido de populismo surge de la sensación de que la gente corriente se mantiene al margen de la búsqueda de soluciones que le conciernen a los problemas «sin pasaportes», como solía llamar Kofi Annan a las pandemias, la degradación del medio ambiente, la no proliferación, la inmigración, etc.

Entonces, ¿hacia dónde va la democratización del multilateralismo?  En primer lugar, rompiendo el bloqueo de la reforma del Consejo de Seguridad. En segundo lugar, a través del empoderamiento de los ciudadanos de todo el mundo, de conformidad con «Nosotros, los pueblos….» de la Carta de las Naciones Unidas.

Esta representación de los pueblos seguirá sufriendo de problemas de legitimidad mientras sus entidades sigan teniendo su sede principal en los países avanzados. La democracia requiere la participación de un número mucho mayor de actores creíbles de ONG internacionales con sede en el Sur también.

El multilateralismo es, de hecho, una visión de las relaciones internacionales, basada no en la fuerza, sino en el derecho internacional; no en intereses económicos miopes, sino en una estrategia a largo plazo de cooperación internacional.

Es una política bastante obvia: si reducimos el conflicto y la competencia, reducimos las tensiones y presionamos por un mundo civilizado. La competencia y la fuerza han sido el combustible de los dos últimos conflictos mundiales.

Pero como ha observado el famoso etiólogo Konrad Lorenz, el hombre es el único elemento del Reino de los animales que nunca aprende de sus errores.  Hoy en día, no sólo tenemos el sistema multilateral desorganizado.

No tenemos un sistema internacional, pero tenemos países que no reconocen a sus aliados y que ignoran las amenazas existenciales, como el cambio climático («un engaño chino») o el resurgimiento nuclear.

Pero están apareciendo nuevas olas, y no son una repetición del pasado. Nunca antes habíamos tenido una movilización tan formidable de mujeres.

Los estudiantes siguen el ejemplo de una joven sueca que reprende a las élites de Davos y a la presidencia de la Unión Europea, en relación con el cambio climático, para recordarles que están hipotecando su futuro. Todos estos nuevos actores de las relaciones internacionales, creen profundamente en la Paz y la Cooperación.

Se avecina un nuevo multilateralismo, hecho por los ciudadanos y no por los gobiernos. En la historia, la humanidad siempre ha buscado un mundo mejor. Tal vez nos dirigimos hacia un nuevo giro saludable, que nos salvará de las tensiones y las guerras.

En resumen, parafraseando a Churchill sobre la democracia, el multilateralismo puede ser la peor forma de interacción entre las naciones, con excepción de todas las demás. Las Naciones Unidas tienen los mismos principios que ahora con el programa del 2030.

Pero el liderazgo es crucial para lograr el éxito. Aquellos que hoy conmemoramos como grandes líderes, como Dag Hammarskjold, se pararon en las fronteras exteriores del universalismo, errando más, por así decirlo, en el bando del General más que en el del Secretario, al dirigir la innovación hacia una mayor justicia y bienestar del ser humano.  Uno perdió su vida por ello, otro, su segundo mandato. Ellos eran verdaderos líderes.

[1] Remodelación del Orden Internacional: Informe al Club de Roma, Jan Tinbergen, Club de Roma, Jan van Ettinger, Club de Roma, 1976 con contribuciones del Embajador Idriss Jazairy.


Traducido del inglés por Nicolás Soto

Categorías: Asuntos internacionales, Internacional, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.