El derechista Bolsonaro toma posesión de su cargo en Brasil, prometiendo un cambio populista a los votantes enojados

03.01.2019 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

El derechista Bolsonaro toma posesión de su cargo en Brasil, prometiendo un cambio populista a los votantes enojados
Bolsonaro con John Bolton, Asesor de Seguridad Nacional de Donald Trump en Río de Janeiro. (Imagen de Consulado de Estados Unidos en Río - Dominio público, Wikimedia Commons)

Benjamin H. Bradlow, Universidad Brown para The Conversation

El nuevo presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, que asumió el poder el 1 de enero, es a menudo llamado el «Trump de los Trópicos» por su retórica de la ley y el orden, sus comentarios racistas y sexistas, sus posturas a favor de los negocios y sus promesas de poner fin a la política como de costumbre.

El secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, estuvo entre los líderes derechistas del mundo que asistieron a su toma de posesión en Brasilia, junto con el primer ministro israelí Benjamin Netanyahu y el primer ministro húngaro Viktor Orban.

Bolsonaro utilizó un libro de jugadas populista al estilo de Trump para ganar la presidencia de Brasil en octubre con 54 por ciento de los votos. Difundiendo airados mensajes contra el sistema, persuadió a suficientes votantes de la clase obrera descontentos para crear una coalición electoral victoriosa, aunque inusual, de la clase obrera y los muy ricos.

Sin embargo, a diferencia de los Estados Unidos, donde Trump apuntaba a los estadounidenses de las zonas rurales que el progreso económico dejaba atrás, los partidarios de la clase obrera de Bolsonaro provienen en su mayoría de las ciudades brasileñas, en particular de los barrios pobres de las afueras de las ciudades.

Estas áreas, que son el centro de mi investigación sociológica sobre las ciudades y la democracia, han sido duramente golpeadas por la severa ola de crímenes y recesión que azota a Brasil desde 2015, dejando a un grupo de votantes precarios y descontentos listos para los llamados de Bolsonaro a un cambio radical.

La ‘nueva clase media’ de Brasil

Paradójicamente, muchos de los brasileños de la clase obrera que votaron por Bolsonaro en contra de su oponente progresista, Fernando Haddad, habían visto cómo su calidad de vida mejoraba dramáticamente bajo el Partido de los Trabajadores de centroizquierda de Haddad.

Las mayores ganancias se produjeron bajo la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, presidente de Brasil de 2003 a 2010. Unos 30 millones de brasileños pobres -el 15 por ciento de la población- fueron sacados de la pobreza durante sus dos mandatos.

A medida que aumentaban los ingresos, los brasileños de la clase trabajadora comenzaron a asistir a la universidad, volando en aviones y comprando automóviles, lujos que antes estaban reservados para los ricos.

Los ambiciosos programas de mejora de los barrios marginales añadieron sistemas de saneamiento, transporte público y electricidad a los barrios de barracas urbanas que durante mucho tiempo se habían pasado por alto. Los subsidios de vivienda asequible pusieron a más trabajadores brasileños en hogares seguros y estables.

Rocinha, una gran favela en Río de Janeiro con vistas al rico barrio de São Conrado.

AHLN/flickr, CC BY

Brasil fue celebrado en todo el mundo como una estrella sudamericana.

Los logros de Lula en la lucha contra la pobreza le ganaron a su Partido de los Trabajadores la lealtad feroz de los brasileños más pobres. Votaron abrumadoramente por su reelección en 2006 y apoyaron a su sucesora, Dilma Rousseff, en las elecciones presidenciales de Brasil de 2010 y 2014.

Pero en 2018, Bolsonaro ganó muchos barrios urbanos de la clase obrera que se esperaba que fueran para su oponente del Partido de los Trabajadores, Fernando Haddad.

En la periferia urbana de São Paulo, por ejemplo, Bolsonaro ganó 17 de las 23 zonas electorales que votaron abrumadoramente por Rousseff en las elecciones de 2010.

¿Cómo atrajo un candidato de extrema derecha a los votantes de izquierda?

La ola de crímenes en Brasil

Una nueva investigación de Brasil sugiere que el apoyo a Bolsonaro entre los brasileños más pobres fue impulsado en gran parte por la alta criminalidad urbana.

Brasil ha tenido una de las peores tasas de homicidio del mundo en más de una década. En promedio, 175 brasileños son asesinados cada día.

Los barrios urbanos pobres son puntos críticos en esta ola de delincuencia nacional. Las guerras territoriales entre bandas rivales y los tiroteos policiales aterrorizan a los brasileños a diario en los asentamientos de tugurios y barrios de favelas que rodean incluso a las ciudades más ricas de Brasil.

Incluso en São Paulo, donde los homicidios han disminuido desde 1999, los frecuentes robos a mano armada, en particular los robos de automóviles hacen que los residentes se sientan perpetuamente inseguros.

El plan de lucha contra el crimen de Bolsonaro es vago pero contundente. Incluye suavizar las restricciones de armas, instruir a la policía para que «dispare a matar», luchar contra las pandillas y utilizar a los militares como agentes de la ley.

Los expertos dicen que es poco probable que este enfoque de línea dura reduzca la violencia.

Las fuerzas de seguridad brasileñas ya son extremadamente agresivas y matan con más frecuencia que cualquier otra fuerza policial del mundo. Y el envío de soldados para «pacificar» las favelas de Río de Janeiro ha aumentado los tiroteos.

Aun así, muchos brasileños creen en este mensaje de ley y orden que viene de un ex capitán del ejército como Bolsonaro.

Recesión, crisis y reacción violenta

Los problemas económicos también han hecho que los trabajadores brasileños se sientan en peligro.

En 2015, Brasil entró en una grave recesión. El producto interno bruto -que desde 2004 había experimentado un crecimiento medio anual de alrededor del 3 por ciento- se redujo en un 3,5 por ciento tanto en 2015 como en 2016.

El desempleo se duplicó, a más del 12 por ciento. Uno de cada cuatro brasileños en edad de trabajar de repente se convirtió en «subempleado».

La recesión, junto con un escándalo de corrupción a nivel nacional que había implicado a muchos altos funcionarios del gobierno, incluido Lula, creó una sensación de caos político. La crisis de Brasil no hizo más que agravarse tras el juicio político de la presidenta Dilma Rousseff en 2016.

El sucesor de Rousseff – su vicepresidente, Michel Temer – impulsó un presupuesto de austeridad que destruyó los programas sociales que ayudaban a los brasileños pobres y de clase trabajadora.

En enero de 2018, cuando comenzó la carrera presidencial brasileña, estaba claro que la alabada «nueva clase media» de Brasil había sido la más golpeada por la crisis.

Las grandes promesas de Bolsonaro

El presidente Bolsonaro, que quiere reducir el papel del gobierno en la economía brasileña, tiene pocas promesas económicas para los pobres, especialmente en comparación con el fenomenal historial del Partido de los Trabajadores en la redistribución de la riqueza.

Su campaña la compensó con una ira cruda.

Como candidato, Bolsonaro impulsó la narración de que la recesión de Brasil fue causada por la corrupción en el Partido de los Trabajadores, y prometió limpiar la política. Dijo que los criminales deberían morir, alabó las dictaduras militares y propuso encarcelar a los izquierdistas. Utilizó comentarios racistas, sexistas y homófobos para culpar a las minorías y a la rectitud política por el declive de Brasil.

Casi 58 millones de votantes –tanto ricos como no tan ricos, blancos y negros, homosexuales y heterosexuales- pensaron que este autoritario y pomposo hombre fuerte podría ser el hombre que haría que Brasil se recuperara.

¿Puede Bolsonaro ayudar a la clase obrera?

Ahora averiguarán si apostaron bien.

Algunos analistas políticos estiman que la agenda política de Bolsonaro perjudicará a las clases trabajadoras de Brasil.

Un plan para subastar las compañías estatales de electricidad y petróleo de Brasil al mejor postor, por ejemplo, puede dar a la economía un impulso a corto plazo, pero los economistas advierten que la privatización no hará que estos importantes sectores sean más eficientes o innovadores.

La promesa de Bolsonaro de cerrar el Ministerio de las Ciudades, que supervisaba las inversiones federales de Brasil para mejorar los barrios de favelas bajo los presidentes Lula y Rousseff, perjudicará a las ciudades más pobres. Los programas de vivienda, saneamiento y transporte están todos amenazados.

Pero eso no significa que los votantes de la clase obrera urbana abandonarán al presidente Bolsonaro.

Después de todo, los índices de aprobación de Trump entre la base de la clase obrera blanca de Estados Unidos han sido relativamente duraderos a pesar de la reforma tributaria de 2017 que benefició principalmente a los ricos y a los aranceles que perjudicaron a sectores clave de la economía estadounidense.

Bolsonaro se convirtió en el presidente de Brasil usando el probado y verdadero libro de jugadas de los autoritarios de todo el mundo. Los resentimientos que atizaba entre los votantes más pobres pueden seguir floreciendo, aunque sus perspectivas económicas no lo hagan.

Benjamin H. Bradlow, candidato al doctorado, Departamento de Sociología, Brown University

Este artículo ha sido republicado de The Conversation bajo una licencia Creative Commons. Lea el artículo original.

Categorías: Política, Sudamérica
Tags: , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.