¿Dónde han estado, Maestros de todos los tiempos?

18.10.2018 - Ivan Marchetti

Este artículo también está disponible en: Italiano

¿Dónde han estado, Maestros de todos los tiempos?

Llamado a aquellos que han escogido la enseñanza como su misión de vida.

Siempre he tenido respeto y admiración por aquellos que eligen la enseñanza como su misión. Por supuesto, la misión y no sólo la profesión porque, cuando te encuentras con los caminos y los recorridos, así como con las opciones de las personas, en la realización de su trabajo, para mí, es una misión, es decir, una manera de interpretar su vida, poniéndola a diario a disposición de los demás, incondicionalmente y alejada de intereses que no son los de la explotación de los demás, precisamente, para cualquier beneficio personal.

Los maestros, ya sean de primera infancia, primaria o profesores, siempre han tenido la tarea de transmitir la cultura, o, mejor dicho, el amor por la cultura. Pero, después de todo, ¿qué es el amor por la cultura? Es la curiosidad, que se convierte en la práctica indómita de continuar, cada día y a cualquier hora, haciendo preguntas, descubriendo, es decir, las razones y la historia de las cosas y acontecimientos que nos precedieron, en relación con la próxima planificación del futuro que, recuerdo, está en nuestras manos y en nuestra intención de hacer o negar la existencia de cada uno de nosotros, en los años venideros.

El material humano que todos ustedes, como Maestros de todos los tiempos, tienen a su disposición, es la mejor y más receptiva parte de la persona, ese período en el que todos están abiertos al conocimiento y al mundo de una manera limpia y sin infraestructura existencial, libres de juicio y culpa. Por lo tanto, los jóvenes son maravillosos cuando se encuentran con Maestros dignos, mientras que se convierten en los destructores más feroces, cuando, esos Maestros, son malos, deprimidos y resignados.

Muchas veces las generaciones mayores se encuentran sosteniendo la iniquidad y escasez de las generaciones más jóvenes, sin recordar que, las generaciones más jóvenes de hoy, son hijos de las generaciones más jóvenes de ayer, maestros o padres por igual. De esta manera, se produce el rechazo de las propias responsabilidades como educador, dando lugar al vacío generacional, que crea abismos tan profundos que todas las sociedades se ven muy afectadas, dejando espacio a la ignorancia y al desinterés, en primer lugar, los padres.

Siempre he sostenido que el nivel de una sociedad viene dado por el nivel de enseñanza: es decir, cuanto más inspirados, motivados y despiertos estén los profesores, más capaces serán los chicos de responder de forma positiva, lúcida y extraordinaria a los estímulos de un buen Maestro. Es una especie de intercambio mutuo entre estudiantes (jóvenes) y profesores (no tan jóvenes) que se contaminan entre sí, superando la brecha entre generaciones y cosiendo años de oscuridad y de creciente indiferencia. Si no es así, reaparecen los antiguos esplendores de la violencia social y la anestesia del pensamiento, ocupando un espacio y transformando el mundo en un lugar plano, retrógrado e insalubre que, de hecho, se come años de evolución y conquistas en todos los campos. Justo lo que está sucediendo en Italia y más allá, con el poderoso retorno del racismo y la xenofobia.

Mis queridos Maestros, es hora de recuperar la capacidad de asumir sus responsabilidades, ayudando a «vuestros» jóvenes a asumirlas cada vez más con el gusto y la fuerza para hacerlo. Para lograrlo tendrán que dar un gran paso adelante, renunciando a la pereza que los ha llevado a ser ejecutores de las elecciones de los demás; repetidores aniquilados de lo que siempre ha sido y será. Por supuesto, como nosotros, los padres, los profesores también tienen una responsabilidad si los jóvenes parecen haber abandonado el gusto por la desobediencia y la curiosidad por el conocimiento que genera preguntas profundas sobre todo lo que es la existencia hoy, y sobre todo lo que será la existencia mañana.

La escuela, aunque golpeada por la política de corte lineal, podría ser una excelencia maravillosa, si sólo ustedes Maestros en conjunto con nosotros los padres y sus hijos/alumnos, se esfuerzan por salir de una pereza que, en primer lugar, para ustedes, les quitó el entusiasmo y el impulso, la pasión y la dedicación. Decidieron, en un momento dado, que el mundo no podía ser cambiado, que todo era inútil y que el pragmatismo o la presunción de ello era el único elemento digno de mención. No se dieron y no nos dimos cuenta de que los jóvenes, durante años y aún ahora a pesar de todo, esperaban un guiño de todos nosotros, una orientación, un simple intercambio de ideas, que pudiera romper ese muro hecho de papeles estériles y nada constructivo. Desafortunadamente, la indiferencia y la vida tranquila han seguido su curso.

Hoy, y es perfectamente inútil ocultarlo, el viento de la violencia, del racismo, del desinterés y de la superficialidad sopla fuerte sobre esta república enferma nuestra. Con el consentimiento de muchos, se está poniendo en marcha un neofascismo 2.0 que orienta, con las redes sociales en la mano, todo el odio posible hacia los más débiles, creando emergencias donde no hay emergencias y enemigos, donde no existen enemigos.

La comunicación entre las personas y, sobre todo en la familia, se reduce al mínimo porque, al fin y al cabo, nadie nos ha dicho que esto es decisivo para nuestras vidas, cuya esencia va muriendo si ya no hay paso a la experiencia, al compartir y a cuestionar todo, valorizando la importancia, la medida y el peso de la palabra.

Frente a esta destrucción, a esta deriva de la nada que conduce a la falta de sentido y a la disolución, me pregunto: «¿Dónde han estado, Maestros de todos los tiempos?». ¿Cómo es posible que no te des cuenta de todo esto y no levantes un dedo para contrarrestarlo? Tal vez tengas miedo, tal vez no quieras exponerte para no perder los supuestos privilegios o, más simplemente, te hayas rendido, y por eso te animes, pasando tus días en los que el hoy es lo mismo que el ayer y el futuro no es importante.

Ciertamente no han comprendido que esta realidad, esta entrega de ustedes, está pesando como una roca en la vida de las nuevas generaciones que, casualmente, están siguiendo perfectamente el estado de ánimo de ustedes y el nuestro.

A veces, al pasar frente al campus universitario de Turín, veo a docenas y docenas de jóvenes sentados en el bar hablando de nada, y me pregunto dónde estarás tú. ¿Por qué no te sientas en sus mesas y «pones temas», solicitas su interés, hablas de cómo te gustaría que fuera el mundo, aportando tu disponibilidad y tu indudable experiencia como persona, incluso antes que como Maestro? Nada, prefieres mantenerte alejado de ellos, tal vez temiendo que una palabra renovada, como sólo los jóvenes saben ser, pueda poner en tela de juicio tus convicciones profundas y arrojarte, por un momento, fuera del pedestal en el que te subiste y por el que estarías dispuesto a hacer cualquier cosa para no perderlo. Se trata de un fenómeno que, por desgracia, ya es claramente visible desde la guardería.

Lo que he aprendido en 49 años de vida, es que la persona de cultura, el intelectual, no es la persona que se enorgullece de sus conocimientos para poner en aprietos al siguiente, sino la persona curiosa, que sigue haciendo preguntas, para buscar inmediatamente una respuesta. Pues bien, esta es la cultura: nunca dejar de preguntarse y aprender sin límites. ¿Dónde están los Maestros de todos los tiempos?

Espero de verdad, con todo mi corazón, que puedan aceptar mi llamada, la llamada de un hombre como tantos que vive en una sociedad cuyos códigos ya no reconoce, en la que la creciente violencia ya no puede aceptar. Salgan, arriesguen y recobren la carga y la pasión de sus mejores días; ese tiempo en que eligieron la enseñanza porque la sintieron profundamente como su misión, la misión de ayudar a las nuevas generaciones a hacer del mundo un lugar cada vez mejor digno de ser vivido.

Categorías: Educación, Opiniones
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 19.11.19

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.