Turquía: crisis económica; motivos y consecuencias

17.09.2018 - Murat Cinar

Este artículo también está disponible en: Italiano

Turquía: crisis económica; motivos y consecuencias
(Imagen de GriHat)

Turquía está atravesando una crisis económica muy fuerte. Detrás estaría el conflicto entre la administración Trump de los Estados Unidos de América y el gobierno conducido por el Presidente de la República de Turquía.

Crisis de Brunson

Andrew Craig Brunson es un pastor evangelista estadounidense que ha vivido y trabajado en Turquía durante veintitrés años. El 7 de octubre de 2016, él y su esposa fueron arrestados por tener vínculos y funciones en el fallido intento de golpe de estado del 15 de julio de 2016. La señora Brunson fue liberada después de trece días, cuando ya estaba claro que la detención del pastor evangelista duraría más de lo esperado, también porque entre las acusaciones se había añadido la de tener conexiones con el Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), una organización armada llamada «terrorista» por el Estado.

A pesar de varios recordatorios en diferentes momentos y en varias ocasiones, por parte del gobierno de Estados Unidos, Brunson estuvo en prisión hasta el 25 de julio de 2018. Ese día fue liberado de la cárcel, bajo condiciones, debido a su estado de salud. Brunson no puede salir del país y tiene que esperar en su casa. El tribunal que se ocupa de su caso lo procesa con una petición de sentencia de hasta treinta y cinco años de prisión.

Si bien se hacen numerosas acusaciones sobre el nombre de Brunson a nivel local como internacional, tanto en los medios de comunicación como en la política, su caso, tras su liberación, se ha convertido en el motivo de una crisis histórica entre estos dos países. La situación se puso muy candente, especialmente cuando se descubrió que el ciudadano turco Ebru Ozkan, acusado por el Estado de Israel de pertenecer a Hamás y encarcelado, fue puesto en libertad a petición personal del Presidente Donald Trump. El objetivo del líder de Estados Unidos era una especie de trueque. Según el Washington Post, este acuerdo fue discutido y tomado entre los dos presidentes durante una reunión confidencial.

Reacciones económicas y políticas

Así que, en el momento en que la administración Trump vio que, a diferencia de su palabra que era mantenida, el gobierno turco no había hecho una acción similar, se tomaron algunas medidas de boicot. El 1 de agosto de 2018, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos decidió aplicar una serie de sanciones contra el Ministro de Justicia y el del Interior, considerados los principales responsables de esta crisis. Desde entonces, Donald Trump ha expresado su enojo contra el gobierno turco en varias oportunidades públicas. Al final, para muchos productos turcos, las cuotas se redujeron y los impuestos aumentaron.

Las reacciones del Presidente de la República de Turquía y de sus colegas fueron agresivas y agudas. Las decisiones de la administración Trump fueron definidas desde el principio como una «guerra económica». La crisis política ha sido descrita como un «intento de derrocar al gobierno electo». Los medios de comunicación alineados con el poder administrativo han lanzado una campaña de linchamientos y calumnias contra Donald Trump y los Estados Unidos. Evidentemente, no faltaron frases, posiciones y reacciones ultranacionalistas por ambas partes. Por primera vez, los dos aliados históricos de la OTAN han llegado a un choque de amenazas y rabia.

«Si ellos tienen el dólar, nosotros tenemos a Alá», es así como el Presidente de la República de Turquía ha invitado a sus ciudadanos a boicotear los productos estadounidenses. Un tipo de guerra santa. Esta sentencia se ha extendido por todo el país como una orden. A los pocos días, algunos ciudadanos comenzaron a vender moneda y productos estadounidenses.

¿Es todo culpa de Brunson?

Por supuesto que no. Las relaciones económicas y políticas entre estos dos países han sido tensas desde hace algunos años. Las opciones militares y políticas del gobierno turco en la guerra civil siria, en particular contra las fuerzas armadas kurdas, pueden definirse como una de las razones más significativas. Además, el caso del empresario turco-iraní acusado de eludir el embargo estadounidense contra Irán fue uno de los vergonzosos escándalos políticos entre estos dos miembros de la OTAN. El empresario Reza Serraf fue arrestado hace unos dos años en Estados Unidos y luego, durante las audiencias, afirmó que todo el negocio de lavado de dinero y transferencias de dinero era un proyecto realizado con varios ministros del gobierno y ejecutivos del banco estatal HalkBank. Según Serraf, el actual Presidente de la República siempre ha estado al tanto de los hechos.

Definitivamente, uno de los puntos álgidos entre estos dos aliados históricos es también el caso del ex imán Fethullah Gulen, líder del movimiento religioso Hizmet y acusado por el gobierno turco de ser el cerebro detrás del fallido golpe de estado de 2016. El antiguo aliado del gobierno ha estado autoexiliado en Estados Unidos durante más de quince años y, a pesar de varias solicitudes de repatriación, el gobierno turco no ha recibido hasta ahora una respuesta positiva de la administración estadounidense.

Por lo tanto, las numerosas diferencias en la elección política y económica entre los aliados han llevado a una crisis política significativa. Hoy parece que esta crisis también se está convirtiendo en una crisis económica.

Investigación de apoyo internacional

Desde los primeros días de la crisis, el Ministro del Tesoro, Berat Albayrak, yerno del Presidente de la República, ha organizado numerosas reuniones públicas con representantes de bancos y empresarios turcos y extranjeros. En cada ocasión trató de tranquilizar al mercado. El Banco Central decidió aumentar ligeramente la tasa de interés para compensar la caída de la inversión. Apresuradamente se aprobó el nuevo escudo fiscal, que permite la entrada de dinero de fuentes desconocidas a cambio de un bajo porcentaje de comisión. En los días siguientes, varios miembros del gobierno se reunieron con representantes de Rusia, Irán, China y Qatar, Alemania, Inglaterra y Francia para transmitir el mensaje de una Turquía capaz de resistir.

Estos encuentros han sido objeto de diversas promesas de inversión, colaboración y apoyo. Quizás el más concreto fue el de Qatar, que prometió, el 15 de agosto, una inyección inmediata de dinero, en forma de inversiones, por un total de unos quince mil millones de dólares estadounidenses. La ayuda de los Príncipes del Golfo cubre los sectores energético, inmobiliario y alimentario.

Motivos estructurales detrás del motivo crónico

Tal y como señaló el profesor universitario Erinç Yeldan en su discurso televisivo en Medyascope TV el 31 de agosto, muchas empresas turcas han estado endeudadas con bancos extranjeros en los últimos años. Según Yeldan, la deuda total de las empresas supera el ingreso nacional, unos doscientos mil millones de dólares estadounidenses. El tema se ha convertido en un problema importante por dos razones: una economía impulsada por el sector de la construcción que no produce bienes; luego está la devaluación de la moneda local. Por lo tanto, un sistema económico que ve crecer las deudas. La crisis de la lira turca (1 dólar ha pasado de 3 liras a 7 liras) ha llevado a muchas empresas a la imposibilidad de saldar sus deudas en moneda extranjera.

Desde hace varios meses, numerosas empresas de energía, alimentos y construcción han estado pidiendo a los bancos renegociar un plan de pago alternativo para pagar sus deudas. Entre las empresas en crisis se encuentran: Yildiz Holding, que opera en el sector alimentario y tiene deudas por valor de 7.000 millones de dólares; Dogus Holding, que opera en varios sectores y debe unos 2.500 millones de dólares a bancos extranjeros; Bereket Enerji, que opera en el sector energético y tiene cuatro mil millones de deudas bancarias en dólares estadounidenses y Yeni Elektrik, una empresa energética también fundada por el capital de la empresa italiana Ansaldo Energia, que debe setecientos millones de dólares a los bancos. Finalmente, el consorcio IcTas Astaldi debe unos tres mil millones de dólares. Algunas empresas han logrado obtener un nuevo plan de pagos, pero para otras se están llevando a cabo negociaciones o se está abriendo el camino para la subasta pública.

De hecho, una de las empresas más importantes del país, Turk Telekom, fue vendida a través de una subasta, el pasado mes de agosto, a tres bancos turcos: Akbank, Garanti Bankasi e Iş Bankasi. El inversor libanés, la familia Hariri, a través de su empresa Oger Telecom, compró Turk Telecom en 2005 por seis mil quinientos millones de dólares. Durante la adquisición, el comprador había obtenido cuatro mil setecientos millones de dólares de los EE.UU. de financiación de los bancos locales mediante la hipoteca del cincuenta y cinco por ciento de las acciones. En estos trece años la familia Hariri no ha podido pagar sus deudas y, por lo tanto, una de las empresas más estratégicas de Turquía ha sido vendida a los bancos. Haydar Akar, diputado nacional, en su discurso parlamentario del 3 de septiembre, señala que en 2004 la empresa no tenía deudas y tenía unos dos mil millones de beneficios en sus arcas.

Primeras quiebras

Las privatizaciones desenfrenadas y no reguladas y la implementación de una cultura económica insostenible son algunas de las razones estructurales de esta crisis económica.

Una de las más importantes empresas de calzado, Hotiç, fundada en 1938, ha aceptado la quiebra. La empresa cuenta con ciento cincuenta puntos de venta con novecientos empleados.

Otra compañía lista para declarar la bancarrota acordada es Gilan, fabricante de joyas. Según Bloomberg, la empresa había acumulado deudas con doce bancos, locales y extranjeros, y había estado en dificultades económicas cerca de dos años debido a la fuerte caída del sector turístico y al aumento de los alquileres de las tiendas en los centros comerciales.

La empresa de ropa interior Mendo también quebró a principios de septiembre. Mendo, que ha estado activa por más de cuarenta años, tiene tres identidades tributarias diferentes que operan en el sector textil.

Según el periódico nacional Sozcu, trece grandes empresas se han declarado en quiebra. Entre ellas: Gilan, Keskinoglu, Remoil, Makro Market, Dizayn Boru, Euronet Car Rental, Aker Insaat, Om-Ar Tekstil, Nalpas Gida, Efecan Tekstil y Smach Gida.

Una vida más cara

En un país como Turquía, donde la mayor parte del petróleo y el gas se compra en el extranjero con moneda extranjera, la devaluación de la moneda local afecta obviamente a estos dos productos primero. Como resultado, en un corto espacio de tiempo, se han producido numerosos aumentos de precios en una serie de productos esenciales.

Productos electrónicos, harina, electricidad doméstica, cigarrillos, gasolina, café, transporte público, productos alcohólicos, carne. La lista es muy larga. Entre los productos con mayor incremento se encuentran: café, 33%; aceite de girasol, 29%; huevo, 20%; arroz, 30%; electricidad doméstica, 9%; pan comunal, 15%; cigarrillos, 10%; bebidas alcohólicas en algunos casos hasta 140%. Según Halk Tv, el costo de producción de bienes de primera necesidad aumentó un 25% en menos de dos meses, o el 70% de los productos se ha incrementado.

Prohibido hablar de crisis económica

Dado que, según el gobierno actual, no se han cometido errores en el sector económico en los últimos quince años, la crisis actual es obra de una administración enemiga como la de Trump. Así que, como ha hecho hasta ahora en todos los conflictos sociales, está prohibido criticar al gobierno y acusarlo de estar equivocado en sus decisiones económicas. Se denominan «actos que amenazan la seguridad económica». Desde el 13 de agosto, varios fiscales de la república han denunciado a numerosos ciudadanos con esta acusación. En pocos días, 346 ciudadanos fueron denunciados por motivo de sus mensajes a través de las redes sociales acerca de la crisis económica.

Una prensa que corre el riesgo de desaparecer por culpa del gobierno

Debido a la crisis económica, la impresión en papel también corre el riesgo de declararse en quiebra. Las fábricas estatales de papel, como Seka, fueron privatizadas en los primeros años de la llegada al poder del Partido de Desarrollo y Justicia (AKP), que ha gobernado el país durante más de quince años. A pesar de cinco apelaciones, en 2003, las fábricas de Seka fueron vendidas al grupo de empresas Albayrak. Nombre conocido en todo el mundo desde que uno de los hijos de la familia Albayrak se convirtió en yerno del Presidente de la República, así como en el actual Ministro del Tesoro. Los cinco recursos preparados por diferentes tribunales hablaban de una subasta pública desleal a precios de venta muy por debajo del valor real de las fábricas. Gracias a un cambio legislativo, el gobierno ha otorgado el poder de decisión, de las subastas públicas, al Consejo de Ministros. Así que la venta tuvo lugar inmediatamente. Sin embargo, desde 2005, las fábricas de Seka han cerrado.

Con el tiempo, Turquía ha pasado a depender de la producción extranjera, en primer lugar, de la producción rusa. Obviamente, la compra de papel hecha en moneda extranjera en este momento histórico ha puesto en dificultad la impresión de papel. Hasta la fecha, no se ha firmado ningún acuerdo entre los dos países para establecer un plan para salvar el mercado y garantizar la publicación de periódicos.

Mientras que el gobierno del AKP ha introducido numerosas exenciones fiscales para las empresas constructoras a lo largo de los años, no se han tomado medidas fiscales en el sector del periodismo para la compra de papel. Turquía se ha encontrado con un mercado que depende de países extranjeros para el sesenta por ciento de sus necesidades.

En las últimas semanas, el periódico nacional Aydinlik, las revistas de sátira Leman y Uykusuz, las editoriales Ayrinti y Oglan, los diarios Cumhuriyet y Birgun, la Fundación Ugur Mumcu y siete periódicos locales de Izmir han tenido que aumentar el precio de venta, cambiar el formato o dejar de publicar.

En un país que tiene más de 150 periodistas encarcelados, 70 periódicos, 25 canales de radio, 15 agencias de prensa, 29 editoriales, 20 revistas y 20 canales de televisión cerrados en los últimos dos años, existe el riesgo de perder una parte más de la prensa, esta vez por razones económicas relacionadas con la crisis actual.

Traducido del italiano por María Cristina Sánchez

Categorías: Economía, Europa, Internacional, Medio Oriente, Opiniones
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.