Puente Morandi: una tragedia existencial en un país que muere

17.08.2018 - Ivan Marchetti

Este artículo también está disponible en: Italiano

Puente Morandi: una tragedia existencial en un país que muere

«Sr. Marchetti, pero ¿cómo una tragedia existencial? En todo caso, es una tragedia humana, a lo sumo económica. Como de costumbre, siempre hablamos de todo excepto del tema central: las razones por las que suceden las cosas. Ahora bien, ¿por qué un puente, que tenía poco más de cincuenta años, se derrumba así y se lleva la vida de 39 personas? Concreto, mantenimiento, política, privatización, diseño, beneficio. Todo está bien y, por supuesto, a partir de ahora todos estaríamos implicados en apoyar las polémicas, las recriminaciones y las transmisiones de los acontecimientos en profundidad, mientras que ya ha comenzado, un segundo después del colapso, la fantástica actividad de la que somos los mayores poseedores: la descarga del cañón y el rebote de responsabilidades, así como la explotación de la tragedia para la publicidad y la propaganda de diversos tipos.

Así que hablemos de responsabilidades; pero intentemos hacerlo desde un punto de vista que, por un momento, no está en los titulares de estos días. Antes que nada, es necesario revisar totalmente la idea, transmitida de generación en generación, de lo maravillosos que fueron los años sesenta del siglo XX. En mi opinión, este es el principio del fin, más que el mejor momento que ha vivido nuestro país desde la posguerra. Tratemos de analizar, con un poco de honestidad intelectual, lo que realmente ocurrió en esos años, en relación con los acontecimientos de los últimos tiempos. Italia se separó de una dictadura que la había llevado al abismo de la guerra, una guerra que había traído hambre, destrucción, deportación y muerte, como todas las guerras. Un conflicto que nos vio cambiar de enemigos y amigos en el curso del trabajo, dejando consecuencias fatales en la fiabilidad real del pueblo italiano. Después del fascismo fuimos sometidos a la influencia americana, de la que ya no podíamos separarnos convirtiéndonos, de hecho, en una colonia geopolíticamente estratégica y útil para los EE.UU. para intentar dominar el viejo continente y Oriente Medio, así como el Mediterráneo. Entonces, nuestro país, sacó del sombrero de copa el conejo del PCI, que se convirtió en el partido comunista más poderoso del mundo después del Pcus; y para evitar que tomara el poder y actuara como efecto dominó para todo Occidente, los Estados tuvieron que organizarlo. Pensaron en utilizar el BOOM, tanto en la dirección de la estrategia de la tensión, como en el increíble crecimiento económico, de tal manera que anestesiara cada anhelo de libertad y profundizara en las condiciones reales del país y en el progreso de los acontecimientos históricos.

La fórmula era clara y simple: bienestar económico + miedo = mantener el status quo. Este cálculo es tan bueno que ha sido exitoso hasta el día de hoy.

Italia necesitaba ser reconstruida. ¿Qué mejor ocasión para verter un río de miles de millones de dólares en nuestro país, para la creación de grandes obras, nuevos barrios, fábricas, supermercados, entre los años 50, 60 y 70? ¿Cuántas de nuestras ciudades se han visto afectadas y desfiguradas por la urbanización desenfrenada con fines de lucro y sin seguridad? Queremos recordar la tragedia de Vajont; Génova con sus cuarteles de 12 pisos construidos en las colinas; el Saqueo de Palermo; el Eternit, el Hotel Fuenti en la Costa Amalfitana. Y luego muchas, muchas otras obras olvidadas en algún rincón olvidado de la provincia.

Pocos, entonces, trabajaron duro para hacer preguntas y oponerse a esta destrucción que era sí, arquitectónica, pero también y sobre todo existencial, porque se basaba en la creencia de que el bienestar material era el valor central, es decir, si soy bueno económicamente, estoy satisfecho, poseo todas las comodidades del progreso, así que soy feliz y ni siquiera paso por la antecámara del cerebro para hacer preguntas sobre las consecuencias de ese supuesto progreso. Estoy allí con mis necesidades y con todo el mundo exterior, como si los engranajes de las mismas estuvieran fuera de mí y, al mismo tiempo, lo viviera. Estoy tan torcido que soy adoptado como una verdad absoluta tan cómoda y para la cual ha valido y vale la pena, luchando a tiros de titubeos, desinterés e indiferencia. Es así como un pueblo, una nación y el deseo de ser protagonistas de una historia humana y no un mero camino hacia la deshumanización de un mundo que pasa, necesariamente, por la contribución que puedo dar como persona y no como un animal urbano que consume para vivir y es consumido por el consumismo desenfrenado y mortal.

Mientras nos perdíamos en cuotas, hipotecas y facturas, Italia seguía acumulando una serie de monstruosidades que, en el futuro, habrían pedido la factura. No queríamos darnos cuenta de que, cuanto mayor es el nivel de opulencia de nuestros centros urbanos, mayor es el riesgo hidrogeológico, la contaminación y degradación del medio ambiente y los edificios hechos de tanta arena y tan poco cemento. Todo esto iba, día tras día, con una ineludible constancia para erosionar el poder de la crítica, la voluntad de conocer y, por lo tanto, de oponerse a esa realidad que estaba haciendo, del mundo entero, un enorme banco de pruebas para las atrocidades más atroces, para las injusticias, para la nueva esclavitud. Una pereza mental y física vio su amanecer, hasta el punto de celebrar su victoria final en este comienzo del Tercer Milenio.

Todo esto para decir que todo lo que ha sucedido, lo que está sucediendo y lo que sucederá mañana ha dependido, depende y dependerá del grado de madurez y cultura de todo un pueblo. Es inútil señalar con el dedo enfadado las secuelas de la tragedia, es inútil hacer acusaciones vehementes, es inútil dejarse llevar por el neo paradigma cualitativo de «en vez de hacer esto, deberían hacerlo de otra manera». ¿Quién debería hacer qué, si no es que cada uno de nosotros cumplió con su deber como persona que decide dejar el individualismo?

Por supuesto, empezar a tomar conciencia de estas cuestiones es muy difícil, porque significa admitir que, de un modo u otro, fui cómplice de la repugnancia que en palabras tan contextualizadas y que, en el fondo, todos nosotros, los que más y los que menos, somos responsables de la tragedia de Génova. Nuestro silencio al aceptar todo lo que se nos ha propuesto a lo largo de los años como verdad absoluta, hoy, nos está siendo devuelto en forma de un puente que se derrumba. Y ten por seguro que esta no será la última tragedia que nos golpeará si no decidimos levantar nuestras cabezas y nuestros espíritus, perdidos en el túnel de quien como una criatura maravillosa se convierte en un consumidor, en zombis metropolitanos, engañados por los más astutos.

Espero que toda la rabia, el dolor y la impotencia ante la tragedia de Génova nos den la fuerza para empezar a reaccionar. Una reacción en la que el intelecto sustituye al olvido del pensamiento; el corazón sustituye al impulso emocional; la inteligencia sustituye a los intestinos; y la hipermetropía actúa como eje entre el presente y el futuro, sin olvidar los horrores del pasado, de modo que no pueden reproducirse, ni siquiera en el acto más simple y banal de la vida cotidiana.

Categorías: Europa, Noviolencia, Opiniones
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.