Moni Ovadia: Acusar a los críticos de la política israelí de antisemitismo es vergonzoso

24.08.2018 - Anna Polo

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Griego

Moni Ovadia: Acusar a los críticos de la política israelí de antisemitismo es vergonzoso
(Imagen de https://www.facebook.com/MoniOvadiaPaginaUfficiale)

Moni Ovadia, un hombre de teatro y cultura, de origen judío, que desde hace mucho tiempo se dedica a la búsqueda de una solución al conflicto israelí-palestino y que, por este motivo, fue galardonado con el Premio Palomas de la Paz 2005; le pedimos su opinión sobre los últimos acontecimientos.

Aquellos que critican la política de Israel y, en particular, las violaciones de los derechos humanos de los palestinos, son acusados a menudo de antisemitismo. ¿Cómo se podría eliminar esta acusación?

En primer lugar, denunciarlo por lo que es: una infamia, una propaganda contundente para tapar las bocas de los hombres libres, una cobardía para impedir cualquier discurso sobre la injusticia sufrida por el pueblo palestino y también una forma de cortocircuito psicopatológico, de paranoia. Es como si la persona que hizo la fórmula viviera en Berlín en 1935 y no en un país armado hasta los dientes, que también posee armas nucleares y es aliado no sólo de los Estados Unidos, sino también, de hecho, de Egipto, Jordania y Arabia Saudita. El único país que hace lo que quiere e ignora las resoluciones de la ONU sin que la comunidad internacional mueva un dedo.

Yo mismo he sufrido esta infamia. Dado que el antisemitismo en Italia es un delito, he desafiado a mis acusadores a que me arrastren a los tribunales, para que veamos cómo son realmente las cosas. También los invité a ser atendidos por un psiquiatra para una larga terapia.

¿Qué opina de la ley aprobada hace un mes por el Parlamento israelí que declara a Israel como el «Estado Nacional del Pueblo Judío»?

Lo veo como una ley que establece el apartheid y el racismo «de jure», que ya existía «de facto» y expresa una lógica y mentalidad colonialista. Esto es una locura, cuando el 20% de la población es árabe-palestina y, por lo tanto, Israel es ya un Estado binacional.

No estoy diciendo que todos los israelíes tengan esta mentalidad: hay quienes se aferran al miedo y son presa del mito del cerco, quienes prefieren no ver la realidad y quienes critican esta política y pagan las consecuencias de su valor. Lamentablemente, estos últimos son una minoría, pero en la historia han sido a menudo las minorías las que se han redimido y salvado. La mayoría tiene derecho a gobernar, pero no a tener la única razón.

Organizaciones como Combatientes por la Paz reúnen a israelíes y palestinos que han pasado a la no violencia después de participar en acciones militares entre sí. En la Marcha de las Madres participaron miles de mujeres judías, musulmanas y cristianas para exigir una solución no violenta aceptable para ambas partes al conflicto. ¿Qué opina de estas iniciativas?

Se trata de iniciativas valientes y admirables, llevadas a cabo por personas boicoteadas por el gobierno y acusadas de estar en contra de los intereses de Israel. También me gustaría mencionar a los jóvenes objetores de conciencia, que prefieren ir a la cárcel en lugar de servir en los territorios ocupados y en asociaciones de derechos humanos como B’Tselem. Hace dos años, su director, Hagai El-Ad, hizo un llamamiento a la «acción inmediata» contra los asentamientos israelíes durante una sesión especial del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sobre la Ocupación y denunció la «invisible y burocrática violencia diaria» que los palestinos están sufriendo «desde la cuna hasta la tumba».

¿Qué podemos hacer, en su opinión, como europeos y, en particular, como italianos, para contribuir a una solución pacífica del conflicto entre Israel y Palestina?

Lo primero es el trabajo cultural del que he hablado antes: no dejen de reiterar que la denuncia de la injusticia y la opresión que sufren los palestinos no tiene nada que ver con el antisemitismo y la Shoa.

En segundo lugar, presionar a los gobiernos para que adopten una postura y exijan el cumplimiento de las resoluciones de la ONU que siempre son violadas por Israel.

En tercer lugar, apoyar el movimiento BDS, una campaña mundial de boicots, desinversiones y sanciones contra Israel, pidiendo a Europa que confisque los bienes producidos en los territorios ocupados y los asentamientos de colonos como ilegales. El mensaje es simple, pero muy fuerte: «No es su tierra, por lo que estos son mercancías de contrabando e ilegales, y no las queremos».

Categorías: Derechos Humanos, Entrevistas, Europa, Medio Oriente, Política
Tags: , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.