¿Crecimiento y un/sin final?

09.08.2018 - Günter Buhlke

Este artículo también está disponible en: Alemán

¿Crecimiento y un/sin final?

El Dios Padre Zeus hizo que Prometeo se forjara en una roca del Cáucaso. Como castigo por robar el fuego del cielo y llevárselo al hombre. Prometeo soportó dolorosamente su destino con la esperanza de llegar a un acuerdo con Zeus sobre si su acto estaba equivocado. Así es como Esquilo describió un drama de la mitología griega (Inselverlag, Leipzig, 1975).

Se sabe que el fuego tiene propiedades contradictorias. Su control puede ser útil a la gente de muchas maneras. Hace que los minerales sean maleables, puede impulsar máquinas, hace que los alimentos sean más comestibles y protege contra el frío. Por otra parte, los incendios pueden causar desastres y daños devastadores.

El crecimiento económico también es ambivalente. A través del trabajo puede traer bendiciones a la gente. Sobre suficientes instalaciones de alimentación, vivienda, educación y salud y mucho más, si la gente y la sociedad lo desean. Los puestos de trabajo se crean tras el crecimiento. Los negocios pueden desarrollarse. A medida que las artes y la ciencia sigan creciendo, tendrán campos de actividad que abrirán buenas condiciones de vida a los artistas y académicos. El crecimiento material y financiero es necesario para mantener y ampliar las instalaciones de transporte, los bienes inmuebles para la administración pública, la educación, los teatros y los museos. Refuerza la ciencia y la investigación y es necesaria para una financiación ordenada de la sociedad y para el progreso, a partir de los ingresos fiscales. El crecimiento también es necesario para las tareas de reciclaje.

Desde la perspectiva actual, las condiciones de vida naturales significan que el crecimiento no tendrá fin. Está estrechamente ligado a la evolución.

El crecimiento también tiene efectos negativos, especialmente cuando es incontrolado y está estrechamente vinculado a la lógica del beneficio o de la acumulación pura de dinero en unas pocas manos. Bernard Charbonneau, pionero del Movimiento de Decrecimiento, da fe de lo absurdo de la economía. Ejemplar en tres grandes áreas sociales.

En primer lugar, una evaluación aproximada de 2017 muestra un peligroso desprecio por las leyes físicas y biológicas de la naturaleza debido al excesivo crecimiento material y al consumo de energía en la economía y la sociedad, junto con un control político inadecuado. El calentamiento global es imparable y la extinción de especies en el mundo animal continúa. La basura de los mares y las ciudades hace que las sirenas de alarma suenen. Nota: la naturaleza no necesita a los seres humanos para su supervivencia. Sólo está reaccionando. Pero el hombre no es viable sin la naturaleza. En el sector de los bienes de consumo se producen demasiadas tonterías, que no son un requisito básico y que rápidamente terminan en residuos. La publicidad clasifica a las personas como consumidores puros. El sector militar representa el 2 por ciento del crecimiento del PIB y, por lo tanto, consume energía y materias primas inútilmente.

La segunda consecuencia cuestionable conduce a desproporciones mundiales y divide al mundo en proveedores de materias primas y mercados donde hay ganadores y perdedores (World Inequality Report, Th. Piketty). Se viola la igualdad. El presidente Trump ve a EE. UU. como el perdedor y, como representante de la lógica del beneficio, reacciona con decretos inquietantes. La desigualdad de oportunidades para dar forma a la vida está provocando oleadas de refugiados en África, América Latina y Asia, además de guerras civiles.

El tercer ámbito se refiere a la situación social de la población. El crecimiento descontrolado, combinado con conceptos neoliberales, requiere una redistribución de abajo hacia arriba. Las tensiones políticas se están desarrollando en países y en todo el mundo. Con demasiada frecuencia se descargan en crisis económicas y guerras.

Las manecillas del reloj del día del juicio final de Martyl Langsdorf se han mantenido firmes a las 12 en punto desde 1947. Esto sólo puede entenderse como una advertencia contra la autodestrucción.

El problema que hay que resolver es, evidentemente, separar el crecimiento económico necesario para el progreso, compensar las zonas que quedan rezagadas, sustituir la riqueza material y social consumida, aplicar los nuevos descubrimientos científicos, abastecer a una población mundial en crecimiento de los efectos nocivos del crecimiento.

En la era de los derechos humanos, las causas de los efectos nocivos del crecimiento deben encadenarse a las rocas. La historia de la humanidad ha adquirido experiencia práctica y ha desarrollado contraestrategias.

Hay que tomar toda una serie de medidas. Por los políticos, por la economía y con el apoyo de todos. Debería ser posible que la gente encuentre un consenso razonable para una solución. La razón distingue al hombre de la bestia, dijo Voltaire (elogio por la razón, Verlag Dietrich, colección de obras vol. II).

¿Qué hacer?

La humanidad se enfrenta a grandes problemas y se fija metas altas. Actualmente a visitar Marte, entre otros lugares. Ya se dispone de recursos financieros. Los científicos están trabajando en variantes de esta tarea tecnológicamente muy compleja. Cuánto más fácil sería si, en el 75º aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos en 2023, un proyecto de razón y buena voluntad asumiera el compromiso mundial de los países en el marco de las Naciones Unidas de reasignar anualmente los presupuestos militares en un 5 por ciento a favor de proyectos de progreso civil. Según el SIPRI, el gasto militar global en 2016 ascendió a 1.572 billones de euros.

La idea de utilizar capacidades militares en caso de desastres no es nueva. Los accidentes nucleares documentados en Fukushima y Chernóbil, los incendios en California, Suecia, Grecia, las inundaciones en Alemania, Polonia, Pakistán. La Cruz Roja y las misiones de mantenimiento de la paz de las Naciones Unidas tienen antecedentes civiles.

La ONU se ha fijado los Objetivos de Desarrollo del Milenio para 2030. El objetivo 7 es lograr la sostenibilidad ecológica y garantizar la justicia para las generaciones futuras. El Acuerdo de París sobre el Medio Ambiente describe parte del camino a seguir.

La propuesta de reasignar una pequeña proporción de los presupuestos militares es una sugerencia. Una segunda sugerencia es controlar la parte perjudicial del crecimiento planificando el consumo en áreas de interés general.

Categorías: Ecología y Medio Ambiente, Economía, Opiniones
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


video 10 años de Pressenza

10 años de fotoperiodismo Pressenza

App Pressenza

App Pressenza

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.