Retrospectiva de James Nachtwey en la Casa Europea de la Fotografía

18.06.2018 - París - Rédaction France

Este artículo también está disponible en: Francés

Retrospectiva de James Nachtwey en la Casa Europea de la Fotografía
Mujer errante en las ruinas de la ciudad. Afganistán, Kaboul, 1996 © James Nachtwey Archive, Hood Museum of Art, Dartmouth.

El equipo de Pressenza visitó recientemente la exposición «MEMORIA. Fotografías de James Nachtwey» que tiene lugar en la Casa Europea de la Fotografía de París del 30.05.2018 al 29.07.2018. Esta es la mayor retrospectiva jamás dedicada al trabajo de este gran fotógrafo que dedicó su vida a cubrir temas sociales alrededor del mundo con la misma dedicación.

Su trabajo es increíblemente fuerte. Sus clichés no dejan indiferente a nadie. Observando las reacciones de los visitantes de la exposición, se pueden leer emociones fuertes, que sin duda permiten reforzar el nivel de empatía por todos aquellos que sufren en el mundo.

Bosnia y Herzegovina, Mostar, 1993 © James Nachtwey Archive, Hood Museum of Art, Dartmouth Una habitación convertida en zona de guerra por un miliciano croata que dispara contra objetivos musulmanes.

Para más información sobre esta exposición y sobre el fotógrafo James Nachtwey, compartimos el dossier de prensa cuidadosamente preparado por los equipos de la Casa Europea de la Fotografía:

Producida en estrecha colaboración con James Nachtwey y Roberto Koch, esta exposición es la mayor retrospectiva jamás dedicada al trabajo del fotógrafo. A través de su visión personal, ofrece una notable reflexión sobre el tema de la guerra, cuyo alcance es necesariamente colectivo. Diecisiete tramos diferentes conforman el recorrido expositivo, formando un conjunto de cerca de doscientas fotografías.

Ofrecen un amplio panorama de los informes más significativos de James Nachtwey: El Salvador, los Territorios Palestinos, Indonesia, Japón, Rumania, Somalia, Sudán, Ruanda, Irak, Afganistán, Nepal, Estados Unidos, entre otros un testimonio singular de los atentados del 11 de septiembre, así como muchos otros países. La exposición finaliza con un informe sobre la inmigración en Europa, ahora más actual que nunca.

Así, reúne las fotografías de lo que se puede considerar el fotoperiodista más prolífico de las últimas décadas, un observador excepcional de nuestro mundo contemporáneo y probablemente uno de sus testigos más clarividentes.

James Nachtwey, cuya carrera está marcada por numerosos premios y galardones en diversos campos, es reconocido en todo el mundo como heredero de Robert Capa. Su fuerza moral y sus compromisos sociales y civiles le llevaron a dedicar toda su vida a la fotografía documental. Captura las condiciones más extremas de la vida humana, que con demasiada frecuencia adoptan la forma de un infierno terrenal, convirtiéndose así en un testigo épico de la crueldad de la guerra. Nunca deja de fotografiar el dolor, la injusticia, la violencia y la muerte. Pero para que nunca se olviden el sufrimiento y la soledad humana, crea imágenes de belleza vertiginosa, impecablemente enmarcadas e iluminadas, y con efectos casi cinematográficos. La extraordinaria belleza y la infinita ternura que emanan de ella son otros tantos medios de lucha y resistencia.

Siempre en una postura compasiva, capta una variedad de escenas y contextos: en Bosnia, en Mostar, donde un francotirador apunta a través de una ventana, la hambruna en Darfur, los pacientes de tuberculosis o los terribles efectos del Agente Naranja en Vietnam.

Entre sus imágenes más emblemáticas, se piensa inmediatamente en la de un joven ruandés, superviviente de un campo de concentración hutu, con la cara marcada. También en la parte superior hay fotografías de la segunda Intifada en Cisjordania, donde Nachtwey estaba entonces en primera línea. Ha estado representando la guerra durante 40 años, mostrando en términos inequívocos el destino de la gente que la ha experimentado terriblemente. Como el 11 de septiembre de 2001, cuando la guerra le llegó «a domicilio» en suelo americano, durante el ataque a las torres gemelas, seguido de la guerra en Irak y Afganistán.

Las imágenes de James Nachtwey revelan una humanidad mutilada por la violencia, devastada por la enfermedad y el hambre, una humanidad que, por naturaleza, parece equivocarse.

«Quería ser fotógrafo para capturar la guerra. Pero me impulsaba el sentimiento inherente de que una imagen que revelara el verdadero rostro de un conflicto sería, por definición, una fotografía antibélica». James Nachtwey

James Nachtwey. El deber de recordar

«La memoria es lo más esencial que tenemos para imaginar el futuro y evitar los errores del pasado.» A través de sus fotografías y sus palabras, James Nachtwey nos recuerda que, si no somos capaces de recordar el pasado, estaremos condenados a su perpetua repetición. Durante casi cuarenta años, James Nachtwey ha fotografiado el dolor, la injusticia, la violencia y la muerte. Esa muerte especial que no conoce ni la plenitud de la vejez ni el calor de los seres queridos, sino que tiene los ojos de un niño, las manos escuálidas de una mujer o el rostro de un hombre asolado por la pobreza. Lo que le hace estar, a toda costa, dentro de esta «comunidad afligida» que forma nuestra condición humana, en este torbellino de «dolor eterno», es esta convicción infalible de que el fotoperiodismo, en lo que más ha logrado, todavía puede influir en la opinión pública, como los primeros hitos de un libro de historia que quedaría por escribir.

Nacido en Siracusa, Nueva York, en 1948, James Nachtwey creció en la década de 1960. Sus ojos se llenan de imágenes de la guerra de Vietnam y de las marchas por los derechos civiles. Rápidamente sintió la importancia de dar testimonio y, con su propio trabajo, se comprometió a luchar contra la hipocresía, que tantas veces nos hacía apartar la mirada tanto como nuestra conciencia. El informe de Rumanía, que siguió a la caída del Muro de Berlín y al colapso de la URSS, marca un punto de no retorno. Las puertas están empezando a abrirse. Como los de un infierno terrenal, un orfanato donde se acababa de cometer un dramático crimen contra la humanidad.

La insoportable realidad lo trastornó hasta la médula: «Quería huir, no quería mirar más allá. Pero se había convertido en una prueba. ¿Debo eludir o asumir toda la responsabilidad de estar allí con mi cámara?»

Estas miradas de pánico, capturadas de cerca, se suceden como en tantos círculos infernales: el de la hambruna en Somalia, por ejemplo, «donde la privación de alimentos se utiliza como arma de destrucción masiva y donde, desde mediados de 1992, las epidemias y el hambre han causado la muerte de más de 200.000 personas». Sudán también, devastado por la guerra y el hambre, así como Bosnia en 1993, Ruanda en 1994, Zaire y Chechenia.

El objetivo de James Nachtwey también se centra en la pobreza en la India e Indonesia, el flagelo del SIDA, las drogas o la tuberculosis, pero también en los actos de amor de los seres queridos que permanecen al lado de los enfermos. Luego llegó el 11 de septiembre de 2001. La guerra, que no había afectado a la parte más rica del planeta durante sesenta años, regresó a Occidente. Esta historia marca un nuevo punto de inflexión. Nachtwey documenta las guerras que siguen en Afganistán, en Irak, y que recuerdan amargamente los errores del pasado.

Nueva York, 2001 © James Nachtwey Archive, Hood Museum of Art, Dartmouth.

Su compasión inspira un sentimiento indefectible de empatía hacia los que sufren, poblaciones traumatizadas por los terremotos, como en Nepal, Haití o Japón, y por el tsunami que golpea Indonesia. Luego se codea con la terrible tragedia contemporánea de los inmigrantes en Europa, donde cientos de miles de personas se ven obligadas a huir para tratar de sobrevivir en un lugar que imaginan como una tierra de esperanza y bienvenida.

Nachtwey escribe: «Mi trabajo fotográfico está fundamentalmente ligado al instinto humano, el que prevalece cuando las reglas de la civilización y la socialización se rompen. En ese momento, la ley de la selva toma el control. La violencia y las reivindicaciones territoriales se imponen, llevando consigo su parte de crueldad, terror y sufrimiento, pero también un espíritu ancestral de supervivencia. Es un mecanismo oscuro y aterrador, y trato a través de mi trabajo de traer una parte de la espiritualidad a él. Esencialmente compasión».

“Una mirada compasiva es una mirada de conocimiento, de conciencia y de memoria: el único antídoto posible contra esta oscura expansión, este corazón de tinieblas que toma su horrible carga por la vara de lo que todo hombre es capaz de hacer. Miramos las imágenes de Nachtwey y ahora lo sabemos: no podemos olvidarlo nunca más.”

Roberto Koch, co-curador de la exposición

 

Biografía

James Nachtwey nació en 1948 en Siracusa, Nueva York (EE.UU.). Estudió historia del arte y ciencias políticas en el Dartmouth College de 1966 a 1970. En 1976, trabajó como reportero gráfico para un periódico de Nuevo México y, en 1980, se trasladó a Nueva York como fotógrafo independiente para varias revistas.

Fue a partir de 1981 cuando James Nachtwey se dedicó por completo a fotografiar la guerra y los grandes disturbios sociales. Abarca los conflictos en todo el mundo, ya que considera que la conciencia pública sigue siendo esencial para lograr el cambio, y que las fotografías de guerra difundidas por los medios de comunicación pueden desencadenar una conciencia real para actuar en favor de la paz. En Europa, documenta la desintegración de la antigua Yugoslavia, la guerra en Chechenia y los disturbios civiles en Irlanda del Norte. En África, fotografía el genocidio de Ruanda, la hambruna que se convierte en «arma de destrucción masiva» en Somalia y Sudán, y la lucha por la emancipación en Sudáfrica.

Documenta las guerras civiles que asolaron Centroamérica en la década de 1980, desde El Salvador hasta Nicaragua y Guatemala, así como la invasión de Panamá por Estados Unidos. En Oriente Medio, ha cubierto el conflicto israelo-palestino durante más de veinte años, así como las guerras civiles en el Líbano y, más recientemente, la guerra en Irak, donde resultó herido por la explosión de una granada. Comenzó a trabajar en Afganistán en la década de 1980, fotografiando la resistencia a la ocupación soviética, luego la guerra civil afgana y la ofensiva contra los talibanes en 2001. En 2010, fotografió la lucha militar estadounidense en Helmand, en el sur de Afganistán.

En otros lugares, en Asia, documenta la lucha de la guerrilla en Sri Lanka y Filipinas, así como la sangrienta represión militar contra los manifestantes en Bangkok en 2010. Recientemente ha sido testigo de la crisis de los refugiados en Europa, del terremoto en Nepal y de la «guerra contra las drogas» extrajudicial en Filipinas. James Nachtwey cubre temas sociales alrededor del mundo con igual dedicación. La falta de vivienda, la drogadicción, la pobreza, la delincuencia y la contaminación industrial son algunos de los principales temas que ha fotografiado extensamente. Desde principios de la década de 2000, ha mostrado un gran interés por las cuestiones de salud en todo el mundo, especialmente en los países en desarrollo, demostrando los efectos devastadores de enfermedades que afectan a más personas que a la guerra. En 2007, recibió el premio TED por su campaña mundial de concientización sobre la TB, basada en su creencia de que la concientización colectiva puede alentar la investigación, facilitar la financiación, movilizar a los donantes y motivar la voluntad política.

Muchas distinciones han coronado su carrera como fotoperiodista, pero también para premiar sus contribuciones a causas artísticas y humanitarias. En 2001, recibió el premio Common Wealth Award. En 2003, recibió el Premio Dan David y, en 2007, el Premio Heinz Family Foundation. En 2012, recibió el Premio de la Paz de la Ciudad de Dresde por todos sus reportajes de los últimos 30 años sobre todos los conflictos del mundo. En 2016, James Nachtwey ganó el Premio Princesa de Asturias. Ganó la Medalla de Oro Robert Capa en cinco ocasiones por su excepcional coraje y trabajo. Ha sido nombrado Fotógrafo del Año ocho veces; dos veces Primer Premio de la World Press Photo Foundation; tres veces Premio Infinito de Fotoperiodismo; dos veces Premio Corresponsales de Guerra Bayeux-Calvados y dos veces Premio Leica.

Otorgado por el Overseas Press Club, TIME Inc. y la Sociedad Americana de Editores de Revistas, también recibe el Premio Henry Luce, el Premio de la Fundación Leipzig para la Libertad y el Futuro de los Medios de Comunicación y el Premio Dr. Jean Mayer a la Ciudadanía Mundial. En 2001, el fotógrafo de guerra, un largometraje que documenta la vida y obra de James Nachtwey, fue nominado al Oscar al mejor documental. Sus libros incluyen Deeds of War y Hell.

Las fotografías de James Nachtwey se encuentran en las colecciones permanentes del Museo de Arte Moderno y el Whitney Museum of American Art de Nueva York, el Museo de Arte Moderno de San Francisco, el Museo Getty de Los Ángeles, el Museo de Bellas Artes de Boston, la Bibliothèque nationale de France y el Centre Pompidou. Sus imágenes han sido objeto de numerosas exposiciones individuales en todo el mundo.

Ha sido invitado a presentar su trabajo en varios eventos internacionales, incluyendo las Charlas TED, la Conferencia de Grandes Desafíos de Bill y Melinda Gates, la Cumbre de Salud del Pacífico, la Conferencia Global de TB en Río de Janeiro, la Reunión Anual de la Organización de Jóvenes Presidentes en Sydney y, con ocasión del Día de la Paz 2011, ante el Comité Olímpico Internacional. Es doctor honoris causa por cuatro universidades americanas, incluyendo Dartmouth College, que recientemente adquirió todos los archivos de su obra.

Categorías: Cultura y Medios, Foto reportajes, Internacional
Tags: , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.