Cómo las calles principales y los centros comerciales se enfrentan a un «efecto dominó» debido a los cierres de tiendas importantes

11.06.2018 - Pressenza London

Este artículo también está disponible en: Inglés

Cómo las calles principales y los centros comerciales se enfrentan a un «efecto dominó» debido a los cierres de tiendas importantes
Un cierre de Juguetes "R" Us en el sur de Miami, Florida. (Imagen de Phillip Pessar, Wikimedia Commons)

Omar Toulan, IMD Business School y Niccolò Pisani, Universidad de Amsterdam para The Conversation

El comercio minorista tradicional está en el centro de una tormenta, y la cadena de grandes almacenes británica House of Fraser es la última en sucumbir a la tempestad. La compañía planea cerrar 31 de sus 59 tiendas, incluida su tienda insignia en Oxford Street, Londres, a principios de 2019. Los cierres son parte de un acuerdo voluntario de la empresa, que es un acuerdo de insolvencia diseñado para mantener la cadena funcionando mientras renegocia los términos con los propietarios. El acuerdo será votado por los acreedores dentro del mes.

Mientras tanto, en EE. UU., el mercado minorista más grande del mundo, Sears acaba de anunciar que cerrará más de 70 de sus tiendas en el futuro cercano.

Esta tendencia de los principales minoristas que cierran múltiples puntos de venta existe en varios países occidentales, y su magnitud parece no estar relacionada con los fundamentos de la economía. Los EE. UU., por ejemplo, han experimentado recientemente un claro desacoplamiento del cierre de tiendas del crecimiento económico general. Mientras que la economía de EE. UU. creció un saludable 2.3% en 2017, el año terminó con un número récord de cierres de tiendas, casi 9,000, mientras que 50 cadenas principales se declararon en bancarrota.

La mayoría de los analistas y expertos de la industria están de acuerdo en que esto se debe principalmente al crecimiento del comercio electrónico, y no se espera que esto disminuya pronto. Se espera que otras 12,000 tiendas cierren en los EE. UU. antes de finales de 2018. Se observan tendencias similares en mercados como el Reino Unido y Canadá.

Reducir los beneficios

Quizás el impacto más obvio de los cierres de tiendas está en los ingresos y la rentabilidad de los minoristas establecidos, con bancarrotas en los EE. UU. en casi un tercio en 2017. El costo para los inversores en el sector minorista ha sido severo: las acciones de empresas como Sears han perdido más del 90% de su valor de mercado en los últimos diez años. Por el contrario, el precio de las acciones de Amazon ha subido más de 2,000% en el mismo período, más del 49,000% cuando se consideran los últimos 20 años. Esta es una tendencia que el mercado no espera que cambie, ya que la relación entre el precio y las ganancias de Amazon es diez veces superior a la de los mejores minoristas de ladrillo y mortero.

Aunque los niveles de desempleo alcanzaron un mínimo de 17 años en 2017, el sector minorista en los Estados Unidos arrojó 66.500 empleos netos. Los propietarios están perdiendo antiguos inquilinos. La expectativa es que aproximadamente el 25% de los centros comerciales en los EE. UU. corren un alto riesgo de cerrar uno de sus inquilinos ancla como un Macy’s, lo que podría desencadenar una serie de cierres de tiendas y desafiar la propia viabilidad del centro comercial. Se espera que uno de cada cinco centros comerciales se cierre para el 2022, una perspectiva que ejerce una presión a la baja sobre los precios de los inmuebles minoristas y sobre las finanzas de las empresas que poseen y administran estos lugares.

En el Reino Unido, las calles principales tienen problemas similares. Y dado que las calles principales han sido históricamente el corazón de cualquier pueblo o ciudad del Reino Unido, parece ser una necesidad fundamental que las empresas y los consejos locales se adapten a los cambios radicales que afectan al sector minorista para preservar la vitalidad financiera y la vitalidad de sus calles.

Los costos para la sociedad

Si bien la atención se centra en los impactos directos sobre las finanzas de la empresa, el empleo y los alquileres de los propietarios, el cierre de tiendas puede desencadenar un «efecto dominó» en los gobiernos locales y las empresas, que tienen un costo significativo para la sociedad. Por ejemplo, los cierres pueden tener un efecto de arrastre para las empresas cercanas: cuando cierran las grandes tiendas, también se reduce el tráfico peatonal hacia los establecimientos vecinos, lo que pone en peligro la viabilidad de otras empresas locales. Por ejemplo, Starbucks ha anunciado recientemente planes para cerrar todas sus 379 tiendas Teavana. Principalmente ubicados dentro de los centros comerciales, han sufrido duramente por la disminución del tráfico de centros comerciales en los últimos años.

El cierre de tiendas también puede significar problemas para las autoridades locales. Cuando los minoristas y las empresas vecinas cierran, reducen la base de ingresos imponibles de la que dependen muchos municipios para financiar los servicios locales. Agregue a esto la reducción en los impuestos a la propiedad que provienen de los propietarios en bancarrota y el efecto en el financiamiento municipal puede ser sustancial. Desafortunadamente, hasta que se adapten las leyes de impuestos al comercio electrónico, los municipios continuarán enfrentando desafíos financieros a medida que se cierren más tiendas.

No son solo los consejos locales, sino el desarrollo local el que sufre cuando las tiendas cierran. Durante décadas, muchas ciudades en los Estados Unidos y el Reino Unido, por ejemplo en Detroit y Liverpool, han invertido fuertemente en esfuerzos para rejuvenecer sus núcleos urbanos después de años de decadencia en los años setenta y ochenta. Traer tiendas, bares y otros negocios a áreas que alguna vez fueron abandonadas ha sido clave para este redesarrollo. Pero hoy, con el cierre de las empresas, las ciudades podrían enfrentar nuevamente la perspectiva de ver cómo se deshacen sus esfuerzos a medida que sus áreas urbanas clave se vuelven menos atractivas y las poblaciones se trasladan a otros lugares.

Los ecosistemas comerciales que ofrecen desde cadenas de tiendas grandes hasta pequeñas empresas independientes son frágiles y sensibles al cambio. Cuando una tienda cierra no solo afecta a los empleados o accionistas: puede tener un impacto generalizado y duradero en la comunidad local y más allá. Controlar este «efecto dominó» va a ser un gran desafío para los gobiernos locales y las empresas en los próximos años.

Omar Toulan , Profesor de Estrategia y Gestión Internacional, IMD Business School y Niccolò Pisani, Profesor Asistente de Gestión Internacional, Universidad de Amsterdam

Este artículo fue publicado originalmente en The Conversation. Leer el artículo original.

Traducido del inglés por Alejandra Llano

Categorías: Economía, Internacional
Tags: ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

 

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.