Malalai Joya: Tengo que difundir la verdad sobre Afganistán y despertar la conciencia de la gente

03.05.2018 - Liane Arter - Anna Polo

Este artículo también está disponible en: Inglés, Francés, Italiano, Griego

Malalai Joya: Tengo que difundir la verdad sobre Afganistán y despertar la conciencia de la gente
(Imagen de Liane Arter)

Malalai Joya es una política, activista y escritora afgana. Como diputada electa, el 17 de diciembre de 2003, en la asamblea de la Loya Jirga, denunció la presencia en el Parlamento de personas a las que calificó de «señores de la guerra y criminales de guerra». Desde entonces ha sufrido ataques y amenazas de muerte, tanto que ahora tiene que vivir escondida y escoltada.

En mayo de 2007 fue suspendida de su función como diputada al Parlamento por llamarla zoológico. La suspensión, que posteriormente apeló, generó fuertes protestas internacionales, incluyendo una declaración firmada por escritores e intelectuales como Naomi Klein y Noam Chomsky, así como por parlamentarios canadienses, alemanes, ingleses, italianos y españoles.

En marzo y abril de este año tuvo numerosos encuentros en Alemania e Italia, donde fue invitada por el festival Dedica y Cisda (Coordinación Italiana de Apoyo a las Mujeres Afganas). Pudimos encontrarnos con ella en Milán unos días antes de su regreso a Afganistán.

Foto de Laura Quagliolo

En una reunión en CAM Garibaldi en Milán, usted habló a menudo de la necesidad de desenmascarar la falsa democracia traída por los Estados Unidos a Afganistán. ¿Puede explicar con más detalle este punto?

Esta democracia es falsa porque el pueblo afgano no tenía voz ni voto en la forma en que se aplicó, como se nos impuso. La «democracia» de Estados Unidos no fue sólo una invasión, sino también una guerra propagandística. Ninguna nación puede dar la liberación a otra, debe haber autodeterminación. En segundo lugar, el extremismo y los extremistas han permanecido en esta falsa democracia, ya que el gobierno está controlado por ellos, que no son más que fotocopias de los talibanes. Controlan el país restringiendo la libertad y celebrando elecciones fraudulentas para que parezca que hay democracia. Occidente cae en gran medida en esta máscara de falsa democracia, ya que reconoce e interactúa con los líderes de los señores de la guerra, incluso invitándolos a la ONU.

Los valores democráticos han sido traicionados, las violaciones de los derechos humanos son constantes, la corrupción es galopante y la producción de opio está aumentando, lo que se traduce en un enorme aumento del número de consumidores de drogas (incluidos 100.000 niños). Mucha gente en Afganistán termina diciendo: «Si esto es democracia, no la queremos».

También dijo que en este momento hay cuatro enemigos en Afganistán: los talibanes, los ocupantes extranjeros, los señores de la guerra y el ISIS. ¿Qué se puede hacer para combatirlos?

Todos estos enemigos provienen de la causa raíz del imperialismo y el fundamentalismo. Los ocupantes extranjeros y los gobiernos que han traído la guerra y la ocupación también han creado y apoyado el extremismo. El extremismo se basa en el control y el miedo del pueblo afgano, así como en los fondos extranjeros. La educación es una herramienta clave para combatir el extremismo, porque a través de ella las personas pueden comprender su identidad y sus capacidades económicas y educativas. Una vez que la gente se entere de la verdadera barbarie de los talibanes, los señores de la guerra y los ISIS (que sólo difieren en su nombre, pero cometen los mismos actos de barbarie) y que los ocupantes extranjeros los han apoyado de diversas maneras en diferentes períodos de conflicto, el pueblo no lo tolerará. Esta es la razón por la que los extremistas a menudo se dirigen a las escuelas y a los estudiantes, que se ven amenazados por una población educada, ya que las personas sin educación son más fáciles de controlar.

Usted describió la situación de las mujeres como «un infierno». Sin embargo, al mismo tiempo, hay iniciativas y proyectos para apoyar sus derechos. ¿Puede explicarnos más sobre esto?

Lamentablemente, la imagen y la historia comunes del pueblo afgano, especialmente de las mujeres, son de opresión. Es cierto que tenemos derechos muy limitados y sufrimos de opresión, ignorancia y violencia, pero hay muchas mujeres y hombres valientes que luchan por la libertad. Estas historias deben ser contadas para mostrar a Afganistán en una luz positiva para que la gente del mundo crea en nosotros y apoye nuestra lucha. Organizaciones como Rawa (Asociación Revolucionaria de las Mujeres de Afganistán), cuya fundadora Meena fue asesinada por fundamentalistas en 1987 en Pakistán, Opawc (Organización para la Promoción de las Capacidades de las Mujeres Afganas) y Spa (Partido de la Solidaridad de Afganistán) tienen como objetivo difundir la educación y los recursos a las mujeres. También hay otras iniciativas locales como los programas de música. Las mujeres progresistas que están detrás de estas organizaciones y actividades necesitan apoyo y que sus historias sean compartidas, ya que arriesgan sus vidas para llevar recursos a su gente. Cuando gente valiente como ellos alzan la voz, esto es democracia.

Están terminando su ronda de reuniones en Italia. ¿Cuál era el objetivo de este viaje?

Desde 2003 he recibido varias invitaciones para hablar en todo el mundo, y llevo el mensaje de mi pueblo. Mi voz es su voz. Siempre traigo nuestra petición de solidaridad para que los pueblos del mundo nos apoyen y escuchen nuestra verdadera historia, en lugar de las narraciones y mentiras de los medios de comunicación. Necesitamos despertar la conciencia en Occidente, para que puedan examinar críticamente el papel de la ocupación extranjera de EE. UU. y la OTAN y la propia participación de sus gobiernos. También necesitamos apoyo práctico del extranjero para las iniciativas educativas, por ejemplo, así que también presento esta petición en nombre de mi pueblo.

¿Qué podemos hacer como activistas, y como personas que están en general en contra de cualquier forma de violencia, para ayudarles a luchar en Afganistán?

Elegir políticos honestos. Edúquense. Quiero que los periodistas cubran lo que realmente está sucediendo en el país, incluyendo iniciativas positivas como el trabajo de RAWA, para que las historias no siempre sean sobre la opresión. Los periodistas también necesitan desafiar la narrativa de la «liberación» de Afganistán por parte de Estados Unidos y la OTAN y explicar que no somos libres. Quiero que los activistas presten atención y apoyen a todas las personas que luchan en todo el mundo por su liberación, como los palestinos y los kurdos. Tengo mucha esperanza en el éxito de los kurdos que luchan contra ISIS y por la autodeterminación, y debemos aprender de ellos. Quiero que los activistas entiendan que la victoria de los palestinos, de los kurdos o de los estadounidenses que se resisten a Trump es una victoria para nosotros: su victoria es nuestra victoria. Cuando el pueblo realmente tiene el poder, esto es una victoria.

Después de sus condenas, han estado viviendo escondidos por algún tiempo. ¿Qué te da fuerza y esperanza para continuar con tu compromiso como activista de derechos humanos?

Mi conciencia está despierta, y la verdad me lleva a continuar. Tengo que difundir la verdad sobre Afganistán y despertar la conciencia de la gente. Conocer las penas y el dolor de mi pueblo me hace incansable, ya que es mi responsabilidad luchar por ellos. No soy la única activista que vive así, hay muchas otras. La solidaridad que todos recibimos de todo el mundo y el apoyo de intelectuales y activistas como Chomsky nos ayudan a saber que estamos teniendo éxito en la lucha contra este silencio político en Afganistán. Además, las figuras históricas afganas y otras figuras notables como Martin Luther King, Charlie Chaplin y John Lennon son una fuente de inspiración para mí.

¿Qué papel y valor tiene la no violencia para ti?

Estoy totalmente en contra de las armas y la violencia. Creo que hay que dejar el arma a un lado para construir un país, pero los que están en el poder en Afganistán hablan a través del cañón de un arma. Daré un ejemplo que explica mi situación actual como creyente en la no violencia mientras vivo escondida: a pesar de odiar las armas y la opresión de los burkas, ahora confío en su protección como activista. Tengo guardaespaldas y debo usar el burka para que la gente que quiera matarme no pueda reconocerme.

¿Cómo es la justicia en Afganistán?

La justicia es tan fundamental como la comida y el agua. Todos y cada uno de los afganos merecen justicia, ya que todos y cada uno de nosotros hemos perdido a alguien o nos hemos visto afectados por la violencia. Los terroristas, extremistas y señores de la guerra deben ser procesados para que haya justicia. En los corazones y las mentes de los afganos, estas personas ya están siendo procesadas, pero debe haber un enjuiciamiento práctico. No sólo hay que enjuiciar a los caudillos, sino también a los que promovieron, perpetraron y prolongaron la invasión, como Bush y Obama. Ahora mismo hay procesos de paz, pero se invita a los señores de la guerra a opinar, lo que no es justicia. Es importante recordar que la paz sin justicia no es paz real. Los ocupantes extranjeros deben abandonar el país y el pueblo afgano debe establecer su propia democracia laica para que haya justicia.

En su opinión, ¿qué tipo de efecto han tenido las organizaciones internacionales de desarrollo y las ONG en Afganistán?

Las ONG internacionales son en su mayoría corruptas, el dinero a menudo se queda en sus bolsillos en lugar de servir plenamente al pueblo afgano. Creo que las ONG occidentales se utilizan como herramientas para justificar la ocupación de mi país por parte de sus gobiernos. Su trabajo también ha introducido otro enemigo al país: la privatización. Ahora hay escuelas y hospitales, gracias a la colusión entre los ministerios gubernamentales y las ONG, que son proyectos con fines de lucro demasiado caros para que los utilice el afgano medio. Es muy doloroso para mí escuchar elogios a las ONG y a Occidente por traer «seguridad» a Afganistán, ya que sigue siendo un lugar muy inseguro y violento.

Creo firmemente en el poder y el trabajo de organizaciones afganas locales y honestas como RAWA y OPAWC.

Observamos con gran tristeza que el día en que Malalai regresó al Afganistán se produjeron dos mortíferos atentados terroristas en los que murieron civiles, periodistas y fotógrafos. Este es el infierno diario al que Malalai y el pueblo afgano siguen enfrentándose.

Categorías: Asia, Derechos Humanos, Entrevistas, Política
Tags: , , , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.