La búsqueda del orden en tiempos de caos

07.05.2018 - Coimbra, Portugal - IDN InDepthNews

Este artículo también está disponible en: Inglés

La búsqueda del orden en tiempos de caos
(El sociólogo portugués Boaventura Souza Santos durante el VI Foro Mundial de Jueces en 2010. CC BY 3.0 br)

Punto de vista de Boaventura de Sousa Santos*

El bombardeo de sitios sirios donde supuestamente se fabrican o almacenan armas químicas, para ser utilizadas por el gobierno de Bashar al-Assad contra los rebeldes, ha dejado a los ciudadanos de todo el mundo en un estado de confusión, lleno de una mezcla de perplejidad y escepticismo.

A pesar de los bombardeos de los medios de comunicación occidentales (una metáfora particularmente acertada en este caso), en su intento de persuadir a la opinión pública de las últimas atrocidades cometidas por el régimen de al-Assad; a pesar de la opinión casi unánime de los comentaristas políticos de que no era más que una respuesta humanitaria, un castigo justo y una prueba más de la vitalidad de la «alianza occidental»; a pesar de todo esto, siempre que se les ha preguntado, los ciudadanos de Occidente (y mucho más en el resto del mundo) han expresado sus dudas acerca de esta narrativa mediática y, en su mayor parte, se han pronunciado en contra de los ataques. ¿Por qué es eso?

Las consecuencias

Porque los ciudadanos que poseen al menos un mínimo de información tienen mejor memoria que los comentaristas, y porque, aunque carecen de conocimientos especializados sobre las causas de tales actos de guerra, tienen un conocimiento práctico de sus consecuencias, que es algo que los comentaristas siempre pasan por alto.

Recuerdan que en 2003 la justificación de la invasión de Irak fue la existencia de armas de destrucción masiva que resultaron no existir. Recuerdan que las fotos que se exhibieron en ese momento habían sido manipuladas para darle credibilidad a la gran mentira. Recuerdan que entonces, como ahora, el ataque ocurrió en vísperas de la llegada de una comisión independiente de expertos enviados a investigar la existencia de esas armas.

Recuerdan que la mentira dejó un millón de muertos y un país destruido, con gruesos contratos de reconstrucción que fueron entregados a compañías estadounidenses (como Halliburton) y contratos de exploración de petróleo dados a compañías petroleras occidentales.

Recuerdan que en 2011 la misma coalición destruyó Libia, convirtiéndola en una guarida de terroristas y traficantes de refugiados y emigrantes, y dando el mismo tipo de contratos abultados.

Recuerdan que hasta ahora la guerra en Siria ha causado unos 500.000 muertos, 5 millones de refugiados y 6 millones de desplazados dentro de las fronteras sirias.

Sobre todo, gracias quizás a esa misteriosa «astucia de la razón» de la que hablaba Hegel, recuerdan lo que los medios de comunicación no les dicen. Recuerdan que hay dos genocidios en curso en la región.

Están siendo perpetrados por el terrorismo de Estado, pero casi nunca se mencionan porque los Estados agresores son «nuestros» aliados: uno es el genocidio yemení a manos de Arabia Saudí, el otro es el genocidio de Israel contra el pueblo palestino.

Estas son las consecuencias más visibles. Pero hay otras víctimas, de las que los ciudadanos de a pie apenas son conscientes, cuyas sospechas a veces no son más que una vaga incomodidad. Me centraré en tres de esas víctimas.

El primero es el derecho internacional, que una vez más ha sido violado, dado que las acciones bélicas sólo son legítimas en caso de legítima defensa o bajo un mandato del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas. No se ha cumplido ninguna de estas condiciones. Los tratados bilaterales y multilaterales se están desechando uno tras otro, a medida que las guerras comerciales se vuelven cada vez más feroces.

¿Estamos entrando en una nueva Guerra Fría, con menos reglas y más muertes inocentes? ¿Nos dirigimos hacia una tercera guerra mundial? ¿Dónde están las Naciones Unidas para impedirlo a través de la diplomacia? ¿Qué más se puede esperar de países como Rusia, China o Irán, sino que se alejen más de los países occidentales y de su falso multilateralismo y que propongan sus propias alternativas de cooperación?

La segunda víctima son los derechos humanos. Aquí Occidente ha llegado a un paroxismo de hipocresía: la destrucción militar de países enteros y el asesinato de poblaciones inocentes se ha convertido en el único medio de promover los derechos humanos. De alguna manera parece que no hay otro medio de promover los derechos humanos que no sea violarlos y la democracia, al estilo occidental, no sabe cómo florecer excepto entre las ruinas.

La tercera víctima es la «guerra contra el terror». Ninguna persona de buena voluntad puede aceptar la muerte de víctimas inocentes en nombre de algún objetivo político o ideológico y mucho menos cuando es perpetrada por los países -los Estados Unidos y sus aliados- que durante los últimos veinte años han dado plena prioridad a la guerra contra el terrorismo.

Entonces, ¿cómo se puede comprender la actual financiación y el armamento por parte de las potencias occidentales, de grupos de rebeldes sirios que se sabe que son organizaciones terroristas y que, como Bashar al Assad, también han utilizado armas químicas contra poblaciones inocentes en el pasado? Me refiero en particular al frente de al-Nusra, el grupo extremista salafista también conocido como Al Qaeda de Siria, que pretende establecer un Estado islámico.

De hecho, las acusaciones más frecuentes de las instituciones estadounidenses con respecto al financiamiento de grupos extremistas y terroristas señalan precisamente al más leal de los aliados de Estados Unidos, Arabia Saudita. ¿Cuáles son los objetivos ocultos de una guerra contra el terrorismo que apoya a los terroristas con dinero y armas?

Las causas

Dado que las causas eluden todo el ruido de las noticias, es más difícil para los ciudadanos comunes identificarlas. La convención dice que se puede distinguir entre causas próximas y estructurales.

Entre las causas próximas, la disputa sobre el gasoducto de gas natural es la que se menciona con más frecuencia. Las grandes reservas de gas natural en la región de Qatar e Irán pueden tomar dos rutas alternativas para llegar al rico y voraz consumidor llamado Europa: el gasoducto de Qatar, que atraviesa Arabia Saudita, Jordania, Siria y Turquía y el gasoducto iraní, que atraviesa Irán, Irak y Siria. Por razones geopolíticas, Estados Unidos favorece la primera ruta, mientras que Rusia prefiere la segunda.

Bashar al-Assad también estaba a favor de este último, ya que sólo beneficiaba a los gobiernos chiítas. A partir de ese momento, Occidente lo vio como un objetivo a derribar. El mayor Rob Taylor, profesor de la Escuela de Comando y Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos, escribió en el Diario de las Fuerzas Armadas del 21 de marzo de 2014: «Visto desde una perspectiva geopolítica y económica, el conflicto en Siria no es una guerra civil, sino el resultado de la posición de los grandes jugadores internacionales en el tablero de ajedrez geopolítico como preparación para la apertura del oleoducto en 2016».

Las causas estructurales son quizás más convincentes. Mi opinión ha sido que estamos en un momento de transición entre las globalizaciones del capitalismo. La primera globalización tuvo lugar entre 1860 y 1914 y estuvo dominada por Gran Bretaña. La segunda tuvo lugar de 1944 a 1971 y fue dominada por los Estados Unidos. La tercera comenzó en 1989 y ahora está llegando a su fin. Estaba dominada por los Estados Unidos, pero con la creciente participación multilateral de Europa y China.

Entre una y otra globalización, la rivalidad entre los posibles países dominantes tiende a aumentar y puede dar lugar a guerras entre ellos o sus respectivos aliados. En este momento, la rivalidad es entre los Estados Unidos, un imperio en declive, y China, un imperio en ascenso.

En un estudio titulado «Global Trends, 2030» (Tendencias Globales, 2030), el Consejo Nacional de Inteligencia de Estados Unidos -una institución que difícilmente podría considerarse sesgada- afirma que en el año 2030 «Asia va a ser el centro de la economía mundial tal como lo fue hasta 1500», y China podría convertirse en la primera economía del mundo.

La rivalidad se intensifica, pero no puede conducir a una confrontación frontal porque China ya tiene una gran influencia en la economía interna de Estados Unidos y es un acreedor importante de su deuda pública.

Las guerras comerciales son críticas y se extienden a las áreas de alta tecnología porque quienquiera que logre dominar esas áreas (a saber, la automatización o la robótica) estará listo para dominar la próxima globalización.

Estados Unidos sólo suscribirá tratados que puedan aislar a China. Puesto que China ya es demasiado fuerte como es, tiene que ser confrontada a través de sus aliados. El más prominente entre ellos es Rusia, y los recientes acuerdos entre los dos países prevén transacciones no denominadas en dólares, especialmente las relacionadas con el petróleo, lo que representa una amenaza fatal para la moneda internacional de reserva.

No se puede permitir que Rusia se jacte de una victoria en Siria, una victoria, digamos, contra los extremistas terroristas y una victoria que Rusia ha estado a punto de obtener, supuestamente gracias a la falta de dirección del expresidente estadounidense Barack Obama cuando dejó a Siria fuera de su lista de prioridades.

Por lo tanto, era necesario encontrar un pretexto para volver a Siria y reanudar la guerra unos años más, como es el caso de Iraq y Afganistán. Corea del Norte es también un aliado y debe ser tratada con hostilidad para avergonzar a China. Por último, está el hecho de que China, como todos los imperios en ascenso, está persiguiendo (falsos) multilateralismos y, por lo tanto, está respondiendo a la guerra comercial fomentando el comercio abierto.

Pero también ha perseguido acuerdos multilaterales limitados destinados a crear alternativas al dominio económico y financiero de Estados Unidos. El más destacado de estos acuerdos fue el BRICS, formado por Rusia, India, Sudáfrica y Brasil, además de China. El BRICS incluso creó un banco mundial alternativo. Los países BRICS tuvieron que ser neutralizados.

Desde el ascenso al poder del Primer Ministro Narendra Modi, la India ha perdido interés en el acuerdo. Brasil era un socio particularmente estratégico debido a la articulación -aunque reticente- del país con una alternativa más radical que había surgido en América Latina por iniciativa de varios gobiernos progresistas, en particular el de Venezuela de Hugo Chávez.

En este sentido, cabe mencionar el ALBA, la UNASUR y el CELAC, un conjunto de acuerdos políticos y comerciales destinados a liberar a América Latina y el Caribe de la tutela centenaria de Estados Unidos.

El más vulnerable de los países BRICS era Brasil, quizás porque también era el más democrático. El proceso de neutralización comenzó con el golpe institucional contra la presidenta Dilma Rousseff y continuó con el encarcelamiento ilegal del expresidente Lula da Silva y el desmantelamiento de todas y cada una de las políticas nacionalistas emprendidas por los gobiernos del Partido de los Trabajadores.

Curiosamente, el sudafricano Jacob Zuma, sin duda un líder corrupto y un entusiasta del BRICS, ha sido reemplazado por Cyril Ramaphosa, uno de los hombres más ricos de África (¿no tan corrupto como Zuma?) y un firme defensor del neoliberalismo global.

La Cumbre de las Américas, que tuvo lugar en Lima los días 13 y 14 de abril y fue prácticamente ignorada por los medios de comunicación europeos, fue una pieza geopolítica de gran relevancia en este contexto. La participación de Venezuela fue vetada, y según la edición brasileña de El País del 15 de abril, la reunión marcó la desaparición de la América Bolivariana.

El fortalecimiento de la influencia de Estados Unidos en la región se ha vuelto muy claro, a juzgar por la forma en que la delegación estadounidense criticó la creciente influencia de China en el continente.

Por todas estas razones, la guerra en Siria forma parte de un juego geopolítico mucho más amplio, cuyo futuro parece muy incierto. [IDN-InDepthNews – 05 mayo 2018]

Boaventura de Sousa Santos es profesor de Sociología en la Facultad de Economía de la Universidad de Coimbra (Portugal), distinguido jurista de la Facultad de Derecho de la Universidad de Wisconsin-Madison y jurista global de la Universidad de Warwick. Es cofundador y uno de los principales líderes del Foro Social Mundial. Este artículo fue publicado originalmente en Other News.

Foto: El sociólogo portugués Boaventura Souza Santos durante el VI Foro Mundial de Jueces en 2010. CC BY 3.0 br

IDN es la agencia insignia del Sindicato Internacional de la Prensa.

facebook.com/IDN.GoingDeeper – twitter.com/InDepthNew

Phil Harris

OPINION

05 de mayo de 2018

 

Traducido del inglés por María Cristina Sánchez

Categorías: Internacional, Opiniones, Paz y Desarme
Tags: , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

En VIVO movilizaciones diarias en Santiago 20.01.20

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.