Justin Trudeau no es el que quiere hacernos creer

10.05.2018 - Francesco Maria Cricchio

Este artículo también está disponible en: Italiano

Justin Trudeau no es el que quiere hacernos creer
(Imagen de Joseph Morris)

En un artículo reciente, expresé mi confianza en el trabajo del presidente canadiense, pensando que su gobierno podría realmente significar un cambio de rumbo en las relaciones entre el estado y las naciones nativas americanas. Estaba equivocado.

Lo que me engañó a mí y a la mayoría de las comunidades indígenas de América del Norte fue la actitud siempre amistosa y abierta que Trudeau había mostrado hacia ellos desde su campaña electoral. El sueño de ver a estas personas en el centro de la vida política del país, nacidas en la tierra y viviendo durante milenios, parecía hacerse realidad lentamente. Un paso decisivo en esta dirección fue la aprobación del Proyecto de Ley C-262, que prevé la agregación de la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas a la legislación del país.

Desafortunadamente, la ley canadiense, vista desde la perspectiva de las multinacionales que tienen interés en invertir en su (sub)suelo, no es más que un conjunto de palabras en un pedazo de papel. Una vez que la ley es prohibida, se encuentra el truco para eludirla: nada más simple.

El hecho al que me refiero se refiere al nuevo proyecto de ampliación del Trans-Mountain Pipeline, un gasoducto existente que une regiones interiores con Columbia Británica y que ofrece una salida directa al Océano Pacífico. Trudeau, contrariamente a la ley, pero en línea con la actitud poco ética del gobierno hacia los derechos de los nativos, está tratando por todos los medios de apoyar el proyecto, que tendría un gran impacto tanto económico (5.700 millones de dólares) como ambiental en la región. El proyecto triplicaría la cantidad de petróleo crudo transportado tierra adentro en la costa, y la ruta del oleoducto pasaría -miren un poco- a los territorios habitados por los pueblos indígenas; específicamente, a los que son propiedad de la nación Secwepemc.

Una vez más, los intereses de Kinder Morgan, la empresa que construyó el primer oleoducto y presentó el proyecto de ampliación, están muy claros y en perfecta armonía con los de Canadá. La exportación de crudo a los estados de California y Washington, así como a Asia, ha sido siempre un recurso económico fundamental para el país.

Por eso Trudeau afirmó en una entrevista reciente que la construcción del oleoducto sería «en interés del país». No obstante, el Estado de Alberta se opuso al proyecto, alegando que el aumento del material transportado coincidiría con el aumento del riesgo de derrame de petróleo crudo. Estas razones no son sólo suposiciones: es bien sabido que las tuberías sólo cumplen teóricamente con las normas de seguridad necesarias para su construcción. En los últimos años, de hecho, ha habido varias pérdidas de material en los oleoductos tanto en el norte de los Estados Unidos como en Canadá: esto sucede como se mencionó anteriormente, tanto por la negligencia durante su construcción, como por la falta de supervisión de los oleoductos en los años subsiguientes.

En el código de conducta y ética de Kinder Morgan, la empresa tejana tiene como objetivo observar y respetar las leyes de los países en los que opera, respetar los derechos humanos fundamentales y situar las cuestiones medioambientales en el primer plano de la ejecución de sus proyectos, en línea con un tipo de desarrollo sostenible. Frente al trabajo real de la empresa, estas declaraciones son ofensivas e irrespetuosas para las naciones indígenas americanas que viven en la zona: de hecho, fueron casi totalmente ignoradas en el desarrollo del debate sobre la implementación del proyecto. La única vez que la nación Secwepemc fue abordada, sólo 3 de 17 tribus se pronunciaron a favor del plan.

Tomar esta decisión unilateralmente sería ignorar la Declaración de los Derechos de los Pueblos Indígenas que, como ya se ha dicho, se ha convertido recientemente en parte de la legislación canadiense. Kinder Morgan ha anunciado que, si no tiene luz verde para finales de mayo de 2018, abandonará el proyecto; el hecho de que sea la misma empresa que da los ultimátum al gobierno debe hacernos reflexionar sobre la distribución real del poder en Canadá, y sobre la influencia que las multinacionales, canadienses y no canadienses, ejercen en el país.

Categorías: Norteamérica, Opiniones, Política, Pueblos Originarios
Tags: , , , , ,

Noticias diarias

Escriba su correo electrónico para suscribirse a nuestro servicio diario de noticias.

Buscar

Día de la Noviolencia

Día de la Noviolencia

Formación Pressenza

Catálogo de documentales

Renta Básica

Jornadas FCINA-Internet Ciudadana

Todos los domingos

Cuaderno de cultura

¡Movilicémonos por Assange!

App Pressenza

App Pressenza

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

xpornplease pornjk porncuze porn800 porn600 tube300 tube100 watchfreepornsex

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.