El Ayuntamiento de Barcelona se topa con la piedra de tropiezo de Lluís Companys

03.05.2018 - Barcelona, España - Krystyna Schreiber

Este artículo también está disponible en: Alemán

El Ayuntamiento de Barcelona se topa con la piedra de tropiezo de Lluís Companys
(Imagen de Heike Keilhofer)

En febrero de 2018, 68 piedras de tropiezo para las víctimas catalanas del nacionalsocialismo fueron puestas en Cataluña por el artista alemán Gunther Demnig. Iba a ser una contribución de la parte alemana a la tan necesaria revalorización histórica del fascismo en España.

Sin embargo, el hecho de que una víctima política como el presidente catalán Lluís Companys, extraditado a España por la Gestapo y asesinado a tiros por los franquistas, se haya convertido en un escollo político, parece que sigue siendo políticamente incómodo 80 años más tarde: El Ayuntamiento de Barcelona suspendió la colocación de su piedra de tropiezo hasta nuevo aviso.

El hombre que proclamó la República Catalana

Muchos alemanes habrán notado que desde la detención del ex presidente catalán Carles Puigdemont en Schleswig-Holstein, algunos catalanes han trazado paralelismos con la extradición de Lluís Companys por la Gestapo alemana.

Justificada o no, esta comparación muestra hasta qué punto el destino del presidente histórico de Cataluña sigue conmocionando. Ya en octubre del año pasado, tras el controvertido referéndum, el comentario de un portavoz del partido gobernante español, de que Puigdemont podía «acabar como Companys», hizo que las emociones entre los seguidores de Puigdemont hirvieran. Pero, ¿quién era Lluís Companys, que sigue jugando un papel tan decisivo para muchos catalanes casi 80 años después de su muerte?

Lluís Companys i Jover nació en 1882 en el Pirineo catalán, en El Tarròs, Lleida, en el seno de una rica familia de agricultores. Después de estudiar derecho, defendió a numerosos sindicalistas como abogado. Durante la dictadura de Primo de Rivera (1923-1930) ya estaba en prisión y más tarde pasó a la clandestinidad.

En 1933 fue elegido Presidente de la Generalitat de Catalunya. El 6 de octubre de 1934, el republicano de izquierdas catalán y presidente del Generalitat proclamó el Estado catalán dentro de la República Soviética española. Companys y su gobierno fueron arrestados por el entonces gobierno conservador español y sentenciados a 30 años de prisión.

El Primer Ministro vasco, José Antonio Aguirre Lecube, y el Presidente de la Generalitat de Catalunya, Lluís Companys, en Barcelona el 16 de octubre de 1938. (Imagen: Jesús Elosegi Irazusta | CC BY-SA 3.0 vía Wikimedia Commons).

Pero ya en 1936 Companys fue liberado por la victoria del frente popular revolucionario (Frente Popular) y se convirtió de nuevo en presidente de la Generalitat. Tras el golpe de Estado de Franco contra la Segunda República española en 1936, Companys fue el punto de concentración de la resistencia política en Cataluña.

 

Cuando Franco invadió Barcelona en enero de 1939, Companys como miles de republicanos huyeron a Francia. Un año más tarde fue detenido por las fuerzas armadas alemanas en Bretaña y extraditado a España. Companys fue brutalmente torturado por Francos Terrormiliz y fusilado en Montjuïc (Barcelona) el 15 de octubre de 1940. Desde 1985, los restos de Companys descansan en el mausoleo del Fossar de la Pedrera de Barcelona.

La capacidad de Companys para unir diferentes corrientes ideológicas en la lucha contra el enemigo en tiempos difíciles y su compromiso con los trabajadores y sindicalistas han quedado grabados en la memoria colectiva de Cataluña.

Al mismo tiempo, su ejecución como único presidente democráticamente elegido por el fascismo y la negativa de la política española a reconocer y condenar este crimen de guerra como tal es una herida abierta para muchos catalanes. El año pasado, la petición de la Generalitat de Catalunya y de las organizaciones de la sociedad civil que trabajan para levantar su condena y ejecución fue rechazada una vez más por la política española.

El «Pacto de Silencio» español y la deuda alemana por entregar

El año 2018 marca el 40 aniversario de la Constitución Española. Sin embargo, muchos españoles todavía ven un importante déficit democrático en su país en la falta de confrontación histórica con la Guerra Civil española (1936-39) y la dictadura franquista (1939-75).

Todos los gobiernos españoles, independientemente de su color, siempre se han referido a una ley de amnistía de 1977 acordada en el marco de la llamada transición (la transición del franquismo a la democracia entre 1975-1978). Esta amnistía, que impidió que todos los crímenes de la dictadura franquista fueran esclarecidos y reconocidos, se conoce en España como el «Pacto del Silencio».

Incluso la ONU ha pedido en varias ocasiones a España que rectifique los crímenes del franquismo y promueva la reparación de las víctimas y la apertura de más de 2.500 fosas comunes de la guerra civil, en las que siguen enterradas más de 114.000 personas desaparecidas. No ha habido suerte hasta ahora.

En 2007, bajo el mandato del socialista José Luis Zapatero, se dio un primer paso con la ley de revalorización histórica, pero las víctimas la consideran insuficiente. Entre otras cosas, la ley reconoce a los tribunales de guerra franquistas como ilegítimos, pero no invalida sus sentencias.

Por otra parte, desde que el Partido Popular de Mariano Rajoy asumió el poder en 2011, ningún euro nacional ha desembocado en la apertura de más de 2.500 fosas comunes de la guerra civil o de las víctimas de los franquistas, como prevé la ley de Zapatero. Como en el caso del asesinado presidente catalán Lluís Companys, decenas de miles de familiares de las víctimas de la guerra civil y de la dictadura franquista han estado esperando justicia, verdad y reparación durante generaciones.

Mientras tanto, las víctimas del franquismo también están demandando desde Argentina. En octubre de 2013, un juez argentino inició un proceso contra España por el asesinato de Lluís Companys y de 45 alcaldes y dos diputados del CEI bajo el régimen franquista, aplicando el principio de jurisdicción universal. La solicitud de extradición de los delincuentes franceses supervivientes fue rechazada de nuevo por el Gobierno y el poder judicial españoles en 2017.

A diferencia de España, en 2008 tanto el Cónsul General de Alemania como el Cónsul de Francia reconocieron en un acto conmemorativo la complicidad de sus dos países en la detención y extradición de Lluís Companys con el dictador Francisco Franco.

Bernhard von Grünberg, diputado de la ayuda a los refugiados de la ONU, observador electoral el 9 de noviembre de 2014 hasta las elecciones en Cataluña el 21 de diciembre de 2017, y ex diputado del SPD en Renania del Norte-Westfalia, ve una gran necesidad de una revalorización histórica en España: «Mi padre fue nazi y fundó partidos nazis en Alemania después de la guerra. Gracias a mi compromiso, estamos tratando intensamente con el nacionalsocialismo en Bonn. Considero que el debate sobre el pasado en España es fundamental para los procesos democráticos. En España, los alemanes tenemos una deuda y debemos apoyar los procesos democráticos».

Piedras de tropiezo para las víctimas del nazismo catalán

Una de las iniciativas emprendidas por von Grünberg en relación con la revisión histórica son las piedras de tropiezo. Von Grünberg es un conocido desde hace mucho tiempo del artista Gunther Demnig de Colonia, que hace las piedras de tropiezo. Desde 2015, muchos de estos micromonumentos también se han trasladado a España en memoria de las personas que fueron asesinadas, deportadas, exiliadas o se suicidaron como víctimas del nacionalsocialismo.

Además de víctimas conocidas como Lluís Companys, fueron sobre todo miles de republicanos los que huyeron a Francia tras la victoria del general Franco y fueron arrestados allí por los fascistas alemanes y extraditados al régimen franquista o enviados a campos de concentración, a menudo a Mauthausen. Más de 7.000 españoles fueron condenados a trabajos forzados. Más de la mitad de ellos murieron en los campos.

«En situaciones en las que la revalorización histórica avanza lentamente, como en el caso de España, puede ser de gran ayuda que las asociaciones apolíticas sin ánimo de lucro asuman un papel mediador», dice Heike Keilhofer, miembro de la Asociación para la Promoción del Hermanamiento de Colonia y Barcelona. A principios de 2016, la asociación solicitó por primera vez al Ayuntamiento de Barcelona la aprobación de una piedra de tropiezo para Lluís Companys. Keilhofer explica que esta piedra de tropiezo es particularmente importante para la asociación Colonia-Barcelona porque llama la atención en Alemania sobre la complicidad del nacionalsocialismo alemán en este crimen.

«Esta culpa debe ser llevada a la conciencia alemana y abordada», dice Keilhofer. En este sentido, también sería interesante que las fundaciones políticas que Alemania mantiene en España apoyaran la forma de asumir la situación.

¿Está sujeta a cálculo político la colocación de la piedra de tropiezo de Companys?

Así, la colocación de un total de 68 piedras de tropiezo en febrero de 2018 en Cataluña fue una acción especialmente importante para la Asociación Colonia-Barcelona y el artista Demnig. Neus Català, la última mujer catalana todavía viva, que fue encarcelada en Mauthausen, pudo incluso estar presente cuando se reubicó su piedra de tropiezo.

(Foto: Heike Keilhofer)

La piedra de tropiezo para Lluís Companys también debería encontrar su lugar delante de la sede del gobierno catalán en la Plaça Sant Jaume. Pero la aprobación del traslado está siendo aplazada por el Ayuntamiento de Barcelona. Después de varias preguntas escritas y verbales sin éxito, finalmente se dijo: «Se estudia el caso». Desde entonces, la piedra de tropiezo para el asesinado Companys, envuelta en papel, ha estado esperando una decisión en el Centro Memorial Democrático de Barcelona.

Tanto la Asociación para la Promoción del Hermanamiento de Colonia y Barcelona como Bernhard von Grünberg se sorprenden de la actitud de la administración municipal de Ada Colau. «Esta situación es completamente incomprensible para mí. El alcalde de Barcelona también está ansioso por aceptar la memoria de las muchas víctimas de la guerra civil y la participación del nacionalsocialismo alemán en Barcelona», explica von Grünberg.

Pero, obviamente, los fantasmas políticos están divididos en torno a la figura de Lluís Companys. De hecho, decidir mover su piedra de tropiezo antes de las próximas elecciones municipales en Barcelona en 2019 no es fácil para el ayuntamiento de Ada Colau bajo el mando de En Comú. Si Colau rechaza la transferencia, se encuentra en una mala posición frente a gran parte de los electores independentistas y también de los catalanistas moderados. Si el Ayuntamiento de Barcelona acepta una reubicación, los partidos pro-españoles en Cataluña denunciarían esto en los medios de comunicación como propaganda independentista.

El simple hecho de que, en el contexto actual, casi 80 años después de su muerte, a Companys y a los presidentes de Cataluña se les haya negado el reconocimiento como víctimas del fascismo, posiblemente por razones políticas, es un testimonio particularmente trágico del «éxito» del posfranquista «Pacto de silencio» de 1977.

(Foto: Heike Keilhofer)

 

Categorías: Europa, Política
Tags: , , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.