Gaza: el sueño de un joven escultor interrumpido por un francotirador israelí

04.04.2018 - Gaza - Patrizia Cecconi

Este artículo también está disponible en: Francés, Italiano

Gaza: el sueño de un joven escultor interrumpido por un francotirador israelí

Lo mataron así, con un disparo en la frente. Ejecución sin juicio, también llamado asesinato. Era un artista. Tenía 28 años, se llamaba Mohammed Abu Amr. Era escultor y le gustaba trabajar en la playa de Gaza. Como muchos otros artistas palestinos, los temas de sus creaciones nacieron de las condiciones particulares impuestas por la ilegalidad y la profunda injusticia sufrida por este pueblo durante muchas décadas.

Mohammed utilizaba la grafía árabe en forma artística, y la última de sus obras, realizada el día antes de ser asesinado, representaba su sueño, que es justamente el sueño colectivo reivindicado en la «gran marcha de retorno» que un pueblo festivo pero decidido comenzó el 30 de marzo, Día de la Tierra, y terminará el 15 de mayo, Día de la Naqba, es decir, la expulsión de los palestinos de sus hogares en 1948. Era el sueño del retorno.

Se estaba manifestando en Shujaya, al este de la ciudad de Gaza, junto con decenas de miles de personas de todas las edades, sexo y color, y de diferentes creencias religiosas, porque -cosa que muchos ignoran- en toda Palestina, incluida Gaza, los palestinos son cristianos, aunque en minoría, y musulmanes, y sufren la misma suerte.

La «gran marcha», organizada por jóvenes palestinos fuera de los partidos políticos y, por lo tanto, a través de las diferentes facciones, tuvo todo el aire de una gran fiesta popular, de este pueblo que a menudo se describe de una manera absolutamente opuesta a lo que realmente es: un pueblo que en las más increíbles penurias puede encontrar la capacidad de vivir sin renunciar, en la medida de lo posible, a la alegría.

Sólo había tres o cuatro personas internacionales en la Franja para presenciar el evento, y todos sus testimonios coinciden: una gran manifestación pacífica, con niños, ancianos, incluso personas discapacitadas, hombres y mujeres de todas las clases sociales. Su única arma era su determinación de marchar hacia la frontera para decir a los asediados que Gaza ya no puede más, para recordar al mundo las continuas violaciones sufridas y, en particular, para reclamar el derecho a regresar a sus hogares consagrado en la Resolución 194 de las Naciones Unidas, inaplicada por Israel como muchas otras docenas de resoluciones sin tener ninguna sanción por ello.

Como es habitual, los principales medios de comunicación italianos han competido en contar con grandes versiones de seguridad alejadas de la realidad, a pesar de no tener a sus corresponsales en la Franja. Las televisiones y los periódicos llevan dos días hablando, los que han hablado de ello, de enfrentamientos y batallas, y han añadido, como difundió públicamente el velo israelí, todos buscados por los líderes de Hamas. Sin embargo, no fue una batalla, sino un verdadero tira y afloja para hombres, mujeres y niños que se manifestaron pacíficamente y con las manos vacías.

Mohammed fue uno de los primeros mártires en ser fusilado. Podríamos decir que es una víctima, y de hecho lo es, pero las víctimas de los opresores son testigos del derecho a resistir y, por lo tanto, incluso etimológicamente, se convierten en mártires. Los tiradores seleccionados que Israel había puesto a lo largo de la frontera lo alcanzaron desde lejos, y con perfecta puntería le dieron en la frente. Las palabras de Mohammed, que fueron recordadas después de una entrevista que dio unos días antes de ser asesinado, ahora parecen ser un monumento a la esperanza. El joven escultor no tendrá el futuro que soñaba, los francotiradores israelíes paralizaron su vida y su carrera a los 28 años y Mohammed ya no será un artista, porque desde ayer se convirtió en un mártir y un héroe. Dijo en la última entrevista: «Sé humano, sé optimista, ponte una meta en tu vida y ábrete a los demás… Podemos realizar en sueños lo que no hemos podido realizar en la realidad… imaginamos que nuestros sueños se convierten en una realidad encarnada y así superamos algunas de nuestras dificultades y conflictos psicológicos.» Esa era su filosofía, ahora es su testamento ideal.

Ahora el escultor Mohammed, junto con otros 16 muchachos, algunos casi niños, enriquecerán la lista de héroes. Gaza ha perdido a un artista y ha ganado un gran testimonio, e Israel, siempre dispuesto a convencer al mundo de su necesidad de seguridad, debería entenderlo.

Sobre todo, los gobiernos e instituciones que apoyan a este país, cada vez más rico en ilegalidad manifiesta, deberían entender esto. Deben entenderlo no sólo por el principio de justicia que exigen los palestinos y que la comunidad humana tendría derecho a que se respetara, sino también por la seguridad del país de sus amigos que, al cometer crímenes siempre impunes, aumenta el odio y, desde luego, no la seguridad. Y el sueño de Mohammed Abu Amr y de los otros soñadores asesinados con él seguirá siendo el sueño de los palestinos, la pesadilla de Israel.

Categorías: Asuntos internacionales, Internacional, Medio Oriente, Noviolencia
Tags: , , , , , , ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

50 aniversario "La Curación del Sufrimiento"

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

Renta Básica

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.