Fiesta del Nazareno Negro: ¿Superstición, Idolatría, Fanatismo?

15.01.2018 - Manila, Filipinas - Karina Lagdameo-Santillan

Este artículo también está disponible en: Inglés

Fiesta del Nazareno Negro: ¿Superstición, Idolatría, Fanatismo?

Millones, sí, millones de devotos se reúnen en el centro de Manila, Quiapo, cada 9 de enero para celebrar la Fiesta del Nazareno Negro.

Una vez al año, las calles del centro de Manila junto con la ruta de la Traslación se transforman en una masa hirviente de devotos descalzos que recrean el traslado en 1787 de su venerada estatua del Cristo Sufriente negro de su sitio original en la Iglesia Agustiniana en Intramuros a la Basílica Menor del Nazareno Negro en Quiapo, donde está la estatua de madera. Con cuerdas, los devotos arrastran la imagen, en lo alto de un carro llamado Andas, y se abre paso a través de calles estrechas y retorcidas. Miles y miles de filipinos acompañan la procesión, empujándose unos a otros para tener la oportunidad de tocar las cuerdas y ayudar a tirar de las Andas o incluso tocar la estatua, mientras más personas se alinean en las calles esperando ver a la reverenciada estatua. Parte del ritual es el pamamasan, que se hace ya sea por el transporte real de las Andas que es una plataforma sin rueda o por el tirón de la Carrozza (plataforma con ruedas) a través de un par de cuerdas de abacá, las cuerdas actuando como una “cruz virtual” para los devotos que no pueden acercarse a la estatua.

De acuerdo con el precinto policial de la Plaza Miranda (PCP) que monitorea la traslación 2018, más de 4 millones de filipinos de todas las profesiones se unieron a la procesión este año. La estimación llega a un total de 16 millones a 18 millones de devotos si el recuento incluye a las personas que visitaron Quiapo y los que participaron en el Pahalik (Beso de la estatua) en la Tribuna. El Arzobispo Tagle celebró una misa de medianoche y la procesión se demoró 22 horas antes de que terminara en la madrugada del día siguiente, con la estatua en su lugar en la Basílica. Traslaciones similares se llevaron a cabo en otras ciudades de todo el país, mientras que las estaciones de radio y televisión locales dieron un recuento paso a paso durante todo el día para aquellos que no pudieron asistir.

¿Cuál es la razón para que millones de filipinos participen en esta peregrinación extenuante? La procesión es un frenesí de personas de diferentes condiciones, que arriesgan su vida y su integridad física para acercarse a su reverenciado Poon. Mientras que la mayoría son de las clases más bajas de la sociedad, y que han jurado (lo que se conoce como panata) participar en esta fiesta todos los años, los devotos dan fe de que durante la procesión todos se sienten como un solo cuerpo, unidos en su amor y devoción, independientemente de la edad, clase o género. Ya sea que provengan de diferentes clases sociales, los devotos del Nazareno Negro creen que las estatuas pueden curar milagrosamente y dar bendiciones materiales y espirituales.

La clave de este fenómeno es el sufrimiento de Cristo. Los devotos se identifican intensamente con la imagen de Cristo llevando la pesada cruz, símbolo de sus sufrimientos y dificultades, pero mirando hacia arriba, invicto, con esperanza. Al caminar descalzos durante la procesión, ayudar a tirar el carruaje, besar la estatua y limpiar el sudor de los que tiran, comparten el sufrimiento de Poon Nazarene. El sufrimiento, junto con su Poon, es una expresión de su devoción y, a esta imagen, piden coraje para continuar contra el “sufrimiento” causado por la pobreza, la corrupción, las enfermedades, el crimen, las injusticias, entre otros. Al hacerlo, creen que sus oraciones y deseos serán otorgados.

El tacto es la experiencia central de la fiesta. Los devotos del Nazareno negro creen, y muchos por experiencia, que tocar la estatua tiene el poder milagroso de conceder sus deseos y ayudarlos en sus vidas y luchas cotidianas. Muchos testifican por su propia experiencia que sus deseos fueron concedidos, gracias a su profunda devoción y amor por el Nazareno Negro. Los devotos oran por la buena salud, por ellos y por sus seres queridos, algunos testifican que sus dolencias, como el cáncer, fueron curadas, lo que atribuyeron al poder sanador del Nazareno. Oran por la seguridad de sus familias, piden ayuda para encontrar trabajos o piden guía y renovación. Muchos piden perdón e incluso soluciones a problemas sociales.

La experiencia de participar en esto puede ser difícil de entender para los no creyentes. Muchos devotos relatan que una vez que tienes que sostener la cuerda o cualquier parte del Mahal na Poong Nazareno, te sientes elevado, como si todos tus problemas desaparecieran. Describen haberse sentido eufóricos, iluminados en su fe. Según algunos, se puede sentir un tipo diferente de energía, algo que cambia por dentro, algo difícil de expresar con palabras, pero lo suficientemente fuerte como para hacer que volvieran.

La panata o voto que hacen los devotos proviene de lo más profundo, como una fuerza interna que los mueve y señala que su devoción es una manifestación de su kalooban (lo que yace dentro).

Mientras que muchos vienen con sus oraciones e intenciones, otros vienen cada año solo para estar con su Señor y dar gracias, lo que los hace felices y los llena de esperanza. Este sentimiento se repite en la homilía del arzobispo de Manila Luis Antonio Cardinal Tagle, durante la misa de la Fiesta de la Traslación del Nazareno. Dijo: «Huwag panghinaan ng loob dahil merong nakikipaglakbay sa atin – si Hesus, kasama natin sa mga Traslacion ng ating buhay,» (No perdamos el corazón porque alguien viaja con nosotros; es Jesús quien está con nosotros en las Traslaciones de nuestras vidas).

¿Quién es el Nazareno para el devoto? Los devotos han descrito su relación con su Poon de muchas maneras: el centro de nuestra vida, la esperanza y la fe totales, para dar fuerza interior y esperanza para enfrentar las pruebas de la vida, alguien que da esperanza y dirección en la vida… Hacia él elevan sus oraciones y esperanzas con profunda fe y convicción de que su Dios seguramente les concederá su misericordia, sabiendo que Nasa Diyos ang awa, nasa tao ang gawa (el bien otorga misericordia, pero depende de la otra persona actuar).

La intensa devoción, la piedad sincera de los devotos, la adrenalina y la energía generada por la multitud pueden sentirse profundamente. Cualquier persona que haya visto la procesión no permanece intacta.

¿Es fanatismo? ¿Idolatría? ¿Superstición? ¿O una expresión de una religiosidad profunda que corre en las venas de los filipinos?

Aunque nunca he experimentado personalmente la Traslación, después de haber visto este fenómeno en la televisión, leer informes y escuchar relatos en primera persona, vislumbro la profunda religiosidad que sostiene y nutre el espíritu filipino. Creo que es esa religiosidad, un sentimiento profundo que casi roza el misticismo folklórico, una fuerte fe nativa envuelta en el manto del catolicismo popular, del que brota la resiliencia y el optimismo frente a la adversidad y las dificultades.

Gracias al símbolo de esta estatua única de una imagen de entre arrodillado y de pie de un Cristo sufriente con su pesada carga en el hombro, tallado en madera pintada de color marrón oscuro y que hace siglos recorrió todo el camino desde México en un galeón, el creyente se siente capaz de pararse cada vez que cae, así como la promesa de Dios a su pueblo.

Traducido del inglés por Valeria Torres

Categorías: Asia, Humanismo y Espiritualidad, Internacional
Tags: ,

Noticias diarias

Suscríbete ingresando tu correo electrónico para recibir un resumen diario de noticias.


Documental: RBUI, nuestro derecho a vivir

Documental: el principio del fin de las armas nucleares

2a Marcha Mundial por la Paz y la Noviolencia

Renta Básica

Alerta Paz Colombia

Comunidad internacional en alerta por una Colombia en paz

App Pressenza

App Pressenza

Despenalizar la eutanasia

Milagro Sala

Programa de Radio

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

International Campaign to Abolish Nuclear Weapons

Foro para la integración de NuestrAmerica

Foro para la integración de NuestrAmerica

Telegram Pressenza

Conéctate con nuestro canal Telegram

Archivos

Except where otherwise note, content on this site is licensed under a Creative Commons Attribution 4.0 International license.